Publicidad

Renault Zoe

Un año antes de su producción en serie, en Autopista.es nos hemos podido poner al volante de un prototipo del Renault Zoe. Con las dimensiones y el precio del Clio y una autonomía que, según nos cuentan, superará los 200 kilómetros, el Zoe tiene todas las papeletas para convertirse en un eléctrico de masas.
-
Renault Zoe
Llegamos a nuestra cita con el Zoe en un circuito a las afueras de París. Se trata de un prototipo, pero visualmente nadie lo diría porque tiene más de real que de concepto. Los responsables de Renault nos dicen que el 90 por ciento de su diseño se trasladará al modelo definitivo, apenas cambiarán algunos detalles, especialmente por el tema de costes. Entra por los ojos, es un coche bonito, moderno, deportivo y con un tamaño compacto, similar al de un Clio, perfecto para nuestras grandes urbes. Forma parte de la familia numerosa Z.E. de Renault (Zero Emisions). En octubre de este mismo año dará a luz al Kangoo y al Fluence y posteriormente, a finales de 2011, tendrá a su tercer retoño, el Twizy. Para nuestro protagonista de hoy tendremos que esperar un poco más, hasta mediados del año que viene.

Galería relacionada

Renault Zoe, el contacto

Llega la hora de ponernos al volante. A nuestro lado, una persona encargada de vigilar todos nuestros movimientos. Es un show-car y hay que tener mucho cuidado. Lo primero que nos comenta, antes de arrancar, es que bajo el capó no vamos a encontrar el motor definitivo. Una pena. El arranque tiene lugar a través de un botón situado entre los dos asientos delanteros. Quitamos el freno de mano, eléctrico, e iniciamos la marcha. Vamos incrementando ligeramente la velocidad y escuchamos cómo nos acompaña un sonido un tanto incómodo que nada tendrán que ver con el silencio que se disfrutará en el modelo de producción. Es el proveniente del ajuste «con alfileres» de algunos elementos, especialmente del techo. El Zoe se mueve como pez en el agua por un circuito corto pero revirado. Buena aceleración, con una respuesta inmediata en cuanto pisamos el acelerador. El tacto del freno es un poco extraño y hay que acostumbrarse. La posición de conducción, cómoda y elevada. Los asientos no serán los mismos que en el concepto, pero sí llevará, nos dicen, los reposacabezas integrados. La dirección es muy dura, pero esta sensación no será trasladada al modelo de producción. Podemos decir que la conducción no difiere de la de cualquier vehículo. La única pega es el calor, debido a los rayos de sol que penetran por el enorme techo de plástico.

El interior está presidido por colores claros y superficies suaves. Nos llama la atención la pantalla situada a la derecha del salpicadero, táctil, y en la que se nos mostrará la información sobre la autonomía restante o la carga y reserva de energía, entre otras. Interesante será su sistema de climatización, aunque no tuvimos ocasión de probarlo, con un efecto hidratante, elimina toxinas y con diferentes fragancias. Momento de saber con cuánta autonomía va a contar. Este mismo motor, en el Fluence, ha superado en pruebas reales los 180 kilómetros de autonomía, lo que lleva a los padres de la criatura a afirmar que en el pequeño Zoe, con las baterías de ión-litio que monta totalmente cargadas, se podrá superar la barrera de los 200 kilómetros. Sin duda una cifra más que interesante para un uso diario, como pretenden en Renault. Para "inyectar" más watios a su batería de ión litio, tres posibilidades diferentes de recarga. Una primera, en una toma de corriente doméstica, en seis u ocho horas. La carga rápida permitirá tener el Zoe a plena capacidad en apenas 20 minutos. Para ello, eso sí, necesitaremos puntos de recarga específicos. Finalmente, con el exclusivo sistema Quickdrop (de momento sólo en Dinamarca e Israel) podremos tener un cambio de batería en sólo tres minutos.

Y hablamos de precio. En Renault todavía no lo han confirmado, pero hablan de una tarifa muy similar a la de un Clio con motor Diesel. En el precio, eso sí, no irá incluido el alquiler de la batería. La fórmula de Renault contempla una suscripción mensual aparte para la batería. En el caso del Fluence, este alquiler costará 79 euros, 45 en el caso del Twizy. Es fácil pensar en un precio intermedio para el Zoe.
MOTOR  
Motor Eléctrico
Potencia máxima 95 CV
Par máximo 23 mkg
Batería Ión-litio
Tiempo de recarga completa 6/8 horas (2 horas carga rápida)
TRANSMISIÓN  
Tipo Automática
BASTIDOR  
Dirección Con asistencia eléctrica.
Neumáticos 185/55 R21
Llantas 21 pulgadas
CARROCERÍA  
Tipo Berlina dos volúmenes
Coeficiente Cx 0,25
Nº de plazas 4
Largoxanchoxalto 410x184x151
Peso oficial 1.400 kg
Maletero 150 dm3 (4 ocupantes)
500 dm3 (2 ocupantes)
RENDIMIENTOS OFICIALES
Velocidad máx. 140 km/h
Autonomía máxima 160 km

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.