Publicidad

Renault Mégane 1.5 dCi vs VW Golf 1.6 TDi, ¿cuál es mejor?

Rival de referencia siempre entre los coches compactos, el Volkswagen Golf, en versión 1.6 TDi/110 CV, encuentra hoy en el Renault Mégane 1.5 dCi/110 CV un hueso duro de roer.
Raúl Roncero.

Twitter: @Rron0_autopista -

Renault Mégane 1.5 dCi vs VW Golf 1.6 TDi, ¿cuál es mejor?

Aunque recién aterrizado en la categoría, no creo que hagan falta presentaciones, sino hechos: este nuevo Renault Mégane viene a comerse el mundo... Y el Volkswagen Golf sigue ahí para intentar impedírselo. ¿Sus estrategias? Por partes. Precio y valor. O valor y precio. Es una constante siempre que enfrentas al Golf con otro rival: las diferencias económicas las suele compensar el contrincante con un equipamiento mayor. Y ahora ¿acaso no entra también en juego el producto? Opel Astra, Peugeot 308... Y también Renault Mégane. Cómo han acortado terreno en este sentido los principales competidores del Golf, manteniendo las distancias, en mayor o menor medida, en el plano comercial. Y para muestra, un botón: el equipamiento adicional que te ofrece este acabado Bosé del Renault Méganeaquí tienes todos los precios de la gamafrente a un más básico VW Golfsus precios— que, a igualdad de potencia, tiene un precio similar.

Estas son las principales "ventajas" en dotación para el francés: alerta de cambio de carril, asistente de arranque en cuesta, cambio de luces cortas a largas automático, cámara y control de visión trasera, control y limitador de velocidad, acceso y arranque sin llave o climatizador, además de contar con una mayor lista de opciones que no podrías montar en este Volkswagen Golf. ¿Su equivalente en dinero? Bastante. Te lanzo ahora otra pregunta. ¿Sigues viendo al Golf un producto de mayor calidad que la media de la categoría? Yo, en cierto modo, sí, aunque desde una apreciación muy personal y sobre todo desde una panorámica de gama completa —más motores, versiones, transmisiones...—.

Renault Mégane 1.5 dCi/110 vs VW Golf 1.6 TDi/110: puntos de equilibrio

Abramos ahora el análisis al producto en sí. Muy fresco, el diseño del Renault Mégane, por dentro y por fuera, es un jarro de agua fría frente al VW Golf "de toda la vida" pero, en lo práctico, ninguno es un coche de diez. El Golf no lo es por capacidad de maletero, demasiado pequeño con sus 380 litros frente a lo 410 del rival —pierde 30 litros en este generación—; ni el Mégane por cota de piernas en las plazas traseras: 71 cm frente a 79 cm del Volkswagen Golf. Foco ahora para el conductor: excepcional la ergonomía del alemán, al Renault Mégane no se le puede poner la más mínima pega tanto en aspecto, ejecución, sujeción de asientos o postura de conducción, con la única excepción de una visibilidad más limitada por el cristal posterior. Me detengo, eso sí, en uno de los elementos en discordia, según el cristal con qué se mire: el completísimo sistema R-Link2 del Renault Mégane que tan sofisticado aspecto aporta al habitáculo y que, en cierto modo, extiende el ya archiasimilado manejo de cualquier cosa que tenga pantalla como si fuera un smartphone o tablet. Prefiero accesos directos a las funciones por botones independientes, pero el amante del gadget seguro que encontrará un gran valor añadido en este sistema de infoentretenimiento, capaz de modificar desde el diseño del cuadro de relojes hasta la iluminación ambiental o de informar hasta de la calidad del aire entre otra infinidad de parámetros, entre ellos, un indicador de eficiencia. Turno, precisamente, para hablar de ello. 

Renault Mégane vs VW GolfEco-Mégane. Y es que, entre los que gastan poco —el Volkswagen Golf 1.6 TDi/110 es uno de ellos —, el Renault Mégane 1.5 dCi/110 es de los mejores. Lo confirman sus 4,9 l/100 km, —5,3 l/100 km del Golf— media de unos excepcionales 4,8 l/100 km en carretera y 5,1 l/100 km en ciudad —4,9 y 6,0 l/100 km para el Golf en los mismos recorridos— . La última evolución del motor 1.5 dCi, ya por su sexta generación y con nuevos ingredientes como sus nuevos pistones de acero, sigue demostrando una eficiencia a toda prueba, aunque se agradecería un stop/start mejor sincronizado con el embrague.

Adelantemos primero que no hay que subestimar el nivel de potencia de ambos motores —en nuestro banco han rendido algo más de lo declarado, 114 CV el Renault Mégane y 118 CV el Volkswagen Golf—, más que honesto para dotar hoy al coche compacto de un mínimo de agilidad incluso en condiciones exigentes. Y es que, aunque "pequeños", desarrollan buenas cifras de par —28,2 mkg, también reales, en cada caso— y excelentes curvas de rendimiento que hacen que tanto el 1.5 dCi como el 1.6 TDi resuelvan bien la ecuación capacidad de respuesta, agrado y costes, tanto de adquisición como de uso, algo ya demostrado.

Son, por ello, los niveles más lógicos y equilibrados de ambas gamas, pero ahora vienen los matices, donde el nuevo Renault Mégane se permite el lujo de cobrarse una cierta ventaja. Primero, veamos las que hay en las mediciones principales: 10,26 y 32,2 segundos en la aceleración 0-100 km/h y 1.000 m, respectivamente, para el Renault Mégane 1.5 dCi/110, frente a 10,75 y 32,4 s para el Volkswagen Golf en los mismos ejercicios, poca distancias. Más decisivas son las recuperaciones, porque la caja de cambios de 6 velocidades del coche francés vale su peso en oro. No desahoga a "su motor" en su última relación —53,6 km/h por 1.000 rpm— más que la quinta y última relación del Golf a su correspondiente 1.6 TDi —con 52 km/h por 1.000 rpm—, pero sí cierra el salto entre marchas para optimizar el uso del motor siempre en su zona de mejor rendimiento, sin necesidad de estirarlo puntualmente tanto como hay que hacer con el motor de un Golf que tampoco es que se defienda mal. Así las cosas, mientras que el Mégane recupera de 80 a 120 km/h en 4ª en 8,5 segundos, el Golf lo hace en 9,05 s.

Aunque ambos propulsores son realmente elásticos, esa marcha adicional que tiene el Renault Mégane, junto a su punto de ralentí también algo más bajo, tiene también efectos beneficiosos a la hora de moverse a muy baja velocidad con superior suavidad o regularidad; en estas condiciones, sientes también menor vibración en el Mégane, una transición más suave a la hora de moverse entre calles y, en resumidas cuentas, un refinamiento mecánico algo mayor que su rival. 

VW Golf TDI vs Renault Mégane dciRenault Mégane vs VW Golf: comportamiento

Ante todo seguros, no creo que valores otra cualidad más que ésta. Independientemente del diferente tacto de sus respectivos chasis, ambos coches tienen un comportamiento impecable. Los matices, un mejor tacto de dirección para el Volkswagen Golf —básicamente, por una mayor naturalidad de su retorno al punto central—, aunque desde el primer momento sentirás mayor fidelidad y consistencia en el tren delantero del Renault Mégane, dado que el subviraje del Golf resulta algo más acusado. También el Mégane tiene una acertada flexibilidad de amortiguación capaz incluso de insinuar cierta componente deportiva, girando por tanto con mucho menos balanceo que el rival y cambiando de dirección también de forma más rápida y ágil. Todo ello, sin diluir en absoluto el gran confort general y capacidad de filtrado, francamente bien resuelto en esta generación. El equilibrio, la mejor virtud del Golf, está ahora también garantizado en un Mégane ante el que, seguro, volverás la cabeza a su paso y te sorprenderá al asomarte a su interior.

En pocas palabras:

Aceleración: Entre los que tienen igual potencia, sólo el Opel Astra 1.6 CDTi es algo más rápido. Aceleran como se espera que lo hagan para su potencia. Con un cambio más abierto de 5 marchas el Volkswagen Golf no se descuelga más, tal vez, por su mayor pegada a alto régimen.

Frenada: El VW Golf, por distancias. El Renault Mágane, por su mejor mordiente inicial en el pedal; sus 76 metros están algo por encima del Golf y también de la media, pero el comportamiento de ambos en fases críticas de apoyo o frenada es realmente seguro y noble. 

Sonoridad: Motor y carrocería. El 1.5 dCi del Renault Mégane es más silencioso mientras que el habitáculo del VW Golf está algo mejor aislado, especialmente de ruidos aerodinámicos a alta velocidad. Junto a la cómoda amortiguación, ambos son grandes compañeros de viaje. 

Adelantamientos: Pequeños gigantes. Es la mejor cualidad del turbodiésel, su relación cilindrada/par, y así lo demuestran los dos motores. Si bien, la marcha adicional del cambio del Renault Mégane vale su peso en oro tanto en agrado de utilización como en economía de consumo.

Potencia y par: El motor 1.6 TDi del VW Golf, algo más consistente. Lo es a "alto" régimen, donde en el día a día probablemente te acercarás sólo ocasionalmente. Me quedo con la elasticidad de ambos, la característica que realmente les aporta agrado de utilización.

Consumos: Bajos o muy bajos. Renault ha vuelto a demostrar la eficiencia que esconde su motor 1.5 dCi, destacando en la categoría con los valores más bajos entre coches semejantes. Mejoraría, desde mi punto de vista, la rapidez del stop/start del coche francés.

Dimensiones y pesos. Centímetros frente a litros. El Renault Mégane da la talla, y bien; aunque el VW Golf escarba centímetros decisivos en el habitáculo, el de Renault lo hace, en litros, en capacidad de maletero. Veo mas equilibrio en el francés. El peso, en la media del segmento.

También te puede interesar:

Opel Astra 1.4 Turbo frente a 1.6 CDTi, ¿cuál te interesa?

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.