Publicidad

Renault Grand Scénic

El nuevo Renault Grand Scénic puede presumir de un comportamiento digno de auténtica berlina, además su práctico interior cuenta con una habitabilidad de lo más generosa y posibilidad de albergar hasta siete plazas.
-
Renault Grand Scénic
éras el éxito cosechado con las dos anteriores generaciones del Renault Scenic, del que se han vendido en España un total de 400.000 unidades, le ha llegado el relevo al monovolumen compacto de Renault. Para esta edición adopta las mejoras introducidas en el último Renault Mégane, entre ellas su bastidor revisado y la dirección mejorada.

Galería relacionada

Renault Grand Scenic, al detalle

Lo que más nos ha llamado la atención del nuevo Renault Grand Scénic es su comportamiento. Se conduce prácticamente igual que un turismo y sus capacidades dinámicas están a muy buen nivel, con un alto agarre en curva, poquísimo balanceo de la carrocería y una gran sensación de seguridad. Es uno de los monovolúmenes más ágiles que hemos conducido. Al mismo tiempo, resulta cómodo y silencioso, al menos con las dos motorizaciones que hemos podido probar, el ya conocido 2.0 dCi, de 160 CV, y el nuevo 1.4 Tce, de 130 CV. Por prestaciones los dos resultan muy solventes, y lo mismo ocurre con los consumos a velocidades mantenidas, como se puede ver en las cifras homologadas por Renault. Sin embargo, en condiciones de uso reales el Diesel consume unos 2 l/100 km menos, y seguramente esta diferencia se incremente sensiblemente con el coche cargado.

Aunque la postura de conducción sigue siendo típica de monovolumen, el volante queda ahora más vertical que antes. También ha mejorado la visibilidad, pues los pilares delanteros no son excesivamente gruesos. Como opción se puede equipar una cámara de visión trasera que complementa los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y cuya información se visualiza en la pantalla del navegador y en la del cuadro de mandos, que hace las veces de velocímetro, cuentavueltas y ordenador de viaje. Salvo en el acabado básico, ésta es en color y de dimensiones generosas, además cuenta con varias configuraciones posibles para adaptar la información mostrada a nuestro gusto. Salvo por este detalle, el resto del salpicadero es muy similar al del Renault Mégane, al igual que los plásticos blandos que lo conforman. Otra novedad es un sistema de navegación integrado desarrollado por Tom Tom, con lector de tarjetas SD y mapas actualizables a través de Internet —incluidas las posiciones de los radares—. Su precio es de 405 euros, unos 1.000 euros más barato que el ya conocido navegador Carminat, que incluye Bluetooth y DVD. La llave inteligente, el freno de mano por botón o los faros bi-xenón direccionales son otros de los lujos que puede incorporar el Renault Grand Scénic. En cuanto a modularidad, el nuevo Renault Grand Scénic está disponible con cinco o siete plazas, con banquetas independientes y un sinfín de posibilidades a la hora de configurarlo. Los dos asientos traseros se pueden abatir fácilmente desde el maletero tirando de una cinta, mientras que los de la fila central son deslizantes, abatibles, plegables y extraíbles. El asiento del copiloto también se puede abatir hacia delante para poder cargar objetos largos. La superficie de carga es plana y bajo el piso hay un hueco específico para guardar la bandeja cubre equipajes. La habitabilidad es otro de sus puntos fuertes, con mucha altura disponible en todas las plazas y gran sensación de amplitud. Los dos asientos traseros pueden albergar tallas de hasta 1,75 metros de estatura, aunque el espacio para las piernas puede resultar algo limitado y requiere deslizar hacia delante la fila central. Las motorizaciones disponibles en el nuevo Renault Grand Scénic serán, en gasolina, un 1.6 16v de 110 CV, un 1.4 Tce de 130 CV turboalimentado y un 2.0 de 140 CV asociado a una caja de cambios de variador continuo. En Diesel, se parte de un 1.5 dCi de 110 CV (105 CV sin filtro de partículas), seguido de un 1.9 dCi de 130 CV y de un 2.0 dCi de 160 CV (150 CV con cambio automático de convertidor de par). A principios de 2010 habrá una caja de cambios de doble embrague para el 1.5 dCi.

La gama de precios abarca desde los 17.500 euros del 1.6 16v en configuración de 5 plazas con acabado Authentique, hasta los 27.400 euros del 2.0 dCi automático con 7 plazas y terminación Privilege. El Renault Scénic, de carrocería más corta, se lanzará en junio. éras el éxito cosechado con las dos anteriores generaciones del Renault Scenic, del que se han vendido en España un total de 400.000 unidades, le ha llegado el relevo al monovolumen compacto de Renault. Para esta edición adopta las mejoras introducidas en el último Renault Mégane, entre ellas su bastidor revisado y la dirección mejorada. Lo que más nos ha llamado la atención del nuevo Renault Grand Scénic es su comportamiento. Se conduce prácticamente igual que un turismo y sus capacidades dinámicas están a muy buen nivel, con un alto agarre en curva, poquísimo balanceo de la carrocería y una gran sensación de seguridad. Es uno de los monovolúmenes más ágiles que hemos conducido. Al mismo tiempo, resulta cómodo y silencioso, al menos con las dos motorizaciones que hemos podido probar, el ya conocido 2.0 dCi, de 160 CV, y el nuevo 1.4 Tce, de 130 CV. Por prestaciones los dos resultan muy solventes, y lo mismo ocurre con los consumos a velocidades mantenidas, como se puede ver en las cifras homologadas por Renault. Sin embargo, en condiciones de uso reales el Diesel consume unos 2 l/100 km menos, y seguramente esta diferencia se incremente sensiblemente con el coche cargado.

Aunque la postura de conducción sigue siendo típica de monovolumen, el volante queda ahora más vertical que antes. También ha mejorado la visibilidad, pues los pilares delanteros no son excesivamente gruesos. Como opción se puede equipar una cámara de visión trasera que complementa los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y cuya información se visualiza en la pantalla del navegador y en la del cuadro de mandos, que hace las veces de velocímetro, cuentavueltas y ordenador de viaje. Salvo en el acabado básico, ésta es en color y de dimensiones generosas, además cuenta con varias configuraciones posibles para adaptar la información mostrada a nuestro gusto. Salvo por este detalle, el resto del salpicadero es muy similar al del Renault Mégane, al igual que los plásticos blandos que lo conforman. Otra novedad es un sistema de navegación integrado desarrollado por Tom Tom, con lector de tarjetas SD y mapas actualizables a través de Internet —incluidas las posiciones de los radares—. Su precio es de 405 euros, unos 1.000 euros más barato que el ya conocido navegador Carminat, que incluye Bluetooth y DVD. La llave inteligente, el freno de mano por botón o los faros bi-xenón direccionales son otros de los lujos que puede incorporar el Renault Grand Scénic. En cuanto a modularidad, el nuevo Renault Grand Scénic está disponible con cinco o siete plazas, con banquetas independientes y un sinfín de posibilidades a la hora de configurarlo. Los dos asientos traseros se pueden abatir fácilmente desde el maletero tirando de una cinta, mientras que los de la fila central son deslizantes, abatibles, plegables y extraíbles. El asiento del copiloto también se puede abatir hacia delante para poder cargar objetos largos. La superficie de carga es plana y bajo el piso hay un hueco específico para guardar la bandeja cubre equipajes. La habitabilidad es otro de sus puntos fuertes, con mucha altura disponible en todas las plazas y gran sensación de amplitud. Los dos asientos traseros pueden albergar tallas de hasta 1,75 metros de estatura, aunque el espacio para las piernas puede resultar algo limitado y requiere deslizar hacia delante la fila central. Las motorizaciones disponibles en el nuevo Renault Grand Scénic serán, en gasolina, un 1.6 16v de 110 CV, un 1.4 Tce de 130 CV turboalimentado y un 2.0 de 140 CV asociado a una caja de cambios de variador continuo. En Diesel, se parte de un 1.5 dCi de 110 CV (105 CV sin filtro de partículas), seguido de un 1.9 dCi de 130 CV y de un 2.0 dCi de 160 CV (150 CV con cambio automático de convertidor de par). A principios de 2010 habrá una caja de cambios de doble embrague para el 1.5 dCi.

La gama de precios abarca desde los 17.500 euros del 1.6 16v en configuración de 5 plazas con acabado Authentique, hasta los 27.400 euros del 2.0 dCi automático con 7 plazas y terminación Privilege. El Renault Scénic, de carrocería más corta, se lanzará en junio. éras el éxito cosechado con las dos anteriores generaciones del Renault Scenic, del que se han vendido en España un total de 400.000 unidades, le ha llegado el relevo al monovolumen compacto de Renault. Para esta edición adopta las mejoras introducidas en el último Renault Mégane, entre ellas su bastidor revisado y la dirección mejorada. Lo que más nos ha llamado la atención del nuevo Renault Grand Scénic es su comportamiento. Se conduce prácticamente igual que un turismo y sus capacidades dinámicas están a muy buen nivel, con un alto agarre en curva, poquísimo balanceo de la carrocería y una gran sensación de seguridad. Es uno de los monovolúmenes más ágiles que hemos conducido. Al mismo tiempo, resulta cómodo y silencioso, al menos con las dos motorizaciones que hemos podido probar, el ya conocido 2.0 dCi, de 160 CV, y el nuevo 1.4 Tce, de 130 CV. Por prestaciones los dos resultan muy solventes, y lo mismo ocurre con los consumos a velocidades mantenidas, como se puede ver en las cifras homologadas por Renault. Sin embargo, en condiciones de uso reales el Diesel consume unos 2 l/100 km menos, y seguramente esta diferencia se incremente sensiblemente con el coche cargado.

Aunque la postura de conducción sigue siendo típica de monovolumen, el volante queda ahora más vertical que antes. También ha mejorado la visibilidad, pues los pilares delanteros no son excesivamente gruesos. Como opción se puede equipar una cámara de visión trasera que complementa los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y cuya información se visualiza en la pantalla del navegador y en la del cuadro de mandos, que hace las veces de velocímetro, cuentavueltas y ordenador de viaje. Salvo en el acabado básico, ésta es en color y de dimensiones generosas, además cuenta con varias configuraciones posibles para adaptar la información mostrada a nuestro gusto. Salvo por este detalle, el resto del salpicadero es muy similar al del Renault Mégane, al igual que los plásticos blandos que lo conforman. Otra novedad es un sistema de navegación integrado desarrollado por Tom Tom, con lector de tarjetas SD y mapas actualizables a través de Internet —incluidas las posiciones de los radares—. Su precio es de 405 euros, unos 1.000 euros más barato que el ya conocido navegador Carminat, que incluye Bluetooth y DVD. La llave inteligente, el freno de mano por botón o los faros bi-xenón direccionales son otros de los lujos que puede incorporar el Renault Grand Scénic. En cuanto a modularidad, el nuevo Renault Grand Scénic está disponible con cinco o siete plazas, con banquetas independientes y un sinfín de posibilidades a la hora de configurarlo. Los dos asientos traseros se pueden abatir fácilmente desde el maletero tirando de una cinta, mientras que los de la fila central son deslizantes, abatibles, plegables y extraíbles. El asiento del copiloto también se puede abatir hacia delante para poder cargar objetos largos. La superficie de carga es plana y bajo el piso hay un hueco específico para guardar la bandeja cubre equipajes. La habitabilidad es otro de sus puntos fuertes, con mucha altura disponible en todas las plazas y gran sensación de amplitud. Los dos asientos traseros pueden albergar tallas de hasta 1,75 metros de estatura, aunque el espacio para las piernas puede resultar algo limitado y requiere deslizar hacia delante la fila central. Las motorizaciones disponibles en el nuevo Renault Grand Scénic serán, en gasolina, un 1.6 16v de 110 CV, un 1.4 Tce de 130 CV turboalimentado y un 2.0 de 140 CV asociado a una caja de cambios de variador continuo. En Diesel, se parte de un 1.5 dCi de 110 CV (105 CV sin filtro de partículas), seguido de un 1.9 dCi de 130 CV y de un 2.0 dCi de 160 CV (150 CV con cambio automático de convertidor de par). A principios de 2010 habrá una caja de cambios de doble embrague para el 1.5 dCi.

La gama de precios abarca desde los 17.500 euros del 1.6 16v en configuración de 5 plazas con acabado Authentique, hasta los 27.400 euros del 2.0 dCi automático con 7 plazas y terminación Privilege. El Renault Scénic, de carrocería más corta, se lanzará en junio. éras el éxito cosechado con las dos anteriores generaciones del Renault Scenic, del que se han vendido en España un total de 400.000 unidades, le ha llegado el relevo al monovolumen compacto de Renault. Para esta edición adopta las mejoras introducidas en el último Renault Mégane, entre ellas su bastidor revisado y la dirección mejorada. Lo que más nos ha llamado la atención del nuevo Renault Grand Scénic es su comportamiento. Se conduce prácticamente igual que un turismo y sus capacidades dinámicas están a muy buen nivel, con un alto agarre en curva, poquísimo balanceo de la carrocería y una gran sensación de seguridad. Es uno de los monovolúmenes más ágiles que hemos conducido. Al mismo tiempo, resulta cómodo y silencioso, al menos con las dos motorizaciones que hemos podido probar, el ya conocido 2.0 dCi, de 160 CV, y el nuevo 1.4 Tce, de 130 CV. Por prestaciones los dos resultan muy solventes, y lo mismo ocurre con los consumos a velocidades mantenidas, como se puede ver en las cifras homologadas por Renault. Sin embargo, en condiciones de uso reales el Diesel consume unos 2 l/100 km menos, y seguramente esta diferencia se incremente sensiblemente con el coche cargado.

Aunque la postura de conducción sigue siendo típica de monovolumen, el volante queda ahora más vertical que antes. También ha mejorado la visibilidad, pues los pilares delanteros no son excesivamente gruesos. Como opción se puede equipar una cámara de visión trasera que complementa los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y cuya información se visualiza en la pantalla del navegador y en la del cuadro de mandos, que hace las veces de velocímetro, cuentavueltas y ordenador de viaje. Salvo en el acabado básico, ésta es en color y de dimensiones generosas, además cuenta con varias configuraciones posibles para adaptar la información mostrada a nuestro gusto. Salvo por este detalle, el resto del salpicadero es muy similar al del Renault Mégane, al igual que los plásticos blandos que lo conforman. Otra novedad es un sistema de navegación integrado desarrollado por Tom Tom, con lector de tarjetas SD y mapas actualizables a través de Internet —incluidas las posiciones de los radares—. Su precio es de 405 euros, unos 1.000 euros más barato que el ya conocido navegador Carminat, que incluye Bluetooth y DVD. La llave inteligente, el freno de mano por botón o los faros bi-xenón direccionales son otros de los lujos que puede incorporar el Renault Grand Scénic. En cuanto a modularidad, el nuevo Renault Grand Scénic está disponible con cinco o siete plazas, con banquetas independientes y un sinfín de posibilidades a la hora de configurarlo. Los dos asientos traseros se pueden abatir fácilmente desde el maletero tirando de una cinta, mientras que los de la fila central son deslizantes, abatibles, plegables y extraíbles. El asiento del copiloto también se puede abatir hacia delante para poder cargar objetos largos. La superficie de carga es plana y bajo el piso hay un hueco específico para guardar la bandeja cubre equipajes. La habitabilidad es otro de sus puntos fuertes, con mucha altura disponible en todas las plazas y gran sensación de amplitud. Los dos asientos traseros pueden albergar tallas de hasta 1,75 metros de estatura, aunque el espacio para las piernas puede resultar algo limitado y requiere deslizar hacia delante la fila central. Las motorizaciones disponibles en el nuevo Renault Grand Scénic serán, en gasolina, un 1.6 16v de 110 CV, un 1.4 Tce de 130 CV turboalimentado y un 2.0 de 140 CV asociado a una caja de cambios de variador continuo. En Diesel, se parte de un 1.5 dCi de 110 CV (105 CV sin filtro de partículas), seguido de un 1.9 dCi de 130 CV y de un 2.0 dCi de 160 CV (150 CV con cambio automático de convertidor de par). A principios de 2010 habrá una caja de cambios de doble embrague para el 1.5 dCi.

La gama de precios abarca desde los 17.500 euros del 1.6 16v en configuración de 5 plazas con acabado Authentique, hasta los 27.400 euros del 2.0 dCi automático con 7 plazas y terminación Privilege. El Renault Scénic, de carrocería más corta, se lanzará en junio. éras el éxito cosechado con las dos anteriores generaciones del Renault Scenic, del que se han vendido en España un total de 400.000 unidades, le ha llegado el relevo al monovolumen compacto de Renault. Para esta edición adopta las mejoras introducidas en el último Renault Mégane, entre ellas su bastidor revisado y la dirección mejorada. Lo que más nos ha llamado la atención del nuevo Renault Grand Scénic es su comportamiento. Se conduce prácticamente igual que un turismo y sus capacidades dinámicas están a muy buen nivel, con un alto agarre en curva, poquísimo balanceo de la carrocería y una gran sensación de seguridad. Es uno de los monovolúmenes más ágiles que hemos conducido. Al mismo tiempo, resulta cómodo y silencioso, al menos con las dos motorizaciones que hemos podido probar, el ya conocido 2.0 dCi, de 160 CV, y el nuevo 1.4 Tce, de 130 CV. Por prestaciones los dos resultan muy solventes, y lo mismo ocurre con los consumos a velocidades mantenidas, como se puede ver en las cifras homologadas por Renault. Sin embargo, en condiciones de uso reales el Diesel consume unos 2 l/100 km menos, y seguramente esta diferencia se incremente sensiblemente con el coche cargado.

Aunque la postura de conducción sigue siendo típica de monovolumen, el volante queda ahora más vertical que antes. También ha mejorado la visibilidad, pues los pilares delanteros no son excesivamente gruesos. Como opción se puede equipar una cámara de visión trasera que complementa los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y cuya información se visualiza en la pantalla del navegador y en la del cuadro de mandos, que hace las veces de velocímetro, cuentavueltas y ordenador de viaje. Salvo en el acabado básico, ésta es en color y de dimensiones generosas, además cuenta con varias configuraciones posibles para adaptar la información mostrada a nuestro gusto. Salvo por este detalle, el resto del salpicadero es muy similar al del Renault Mégane, al igual que los plásticos blandos que lo conforman. Otra novedad es un sistema de navegación integrado desarrollado por Tom Tom, con lector de tarjetas SD y mapas actualizables a través de Internet —incluidas las posiciones de los radares—. Su precio es de 405 euros, unos 1.000 euros más barato que el ya conocido navegador Carminat, que incluye Bluetooth y DVD. La llave inteligente, el freno de mano por botón o los faros bi-xenón direccionales son otros de los lujos que puede incorporar el Renault Grand Scénic. En cuanto a modularidad, el nuevo Renault Grand Scénic está disponible con cinco o siete plazas, con banquetas independientes y un sinfín de posibilidades a la hora de configurarlo. Los dos asientos traseros se pueden abatir fácilmente desde el maletero tirando de una cinta, mientras que los de la fila central son deslizantes, abatibles, plegables y extraíbles. El asiento del copiloto también se puede abatir hacia delante para poder cargar objetos largos. La superficie de carga es plana y bajo el piso hay un hueco específico para guardar la bandeja cubre equipajes. La habitabilidad es otro de sus puntos fuertes, con mucha altura disponible en todas las plazas y gran sensación de amplitud. Los dos asientos traseros pueden albergar tallas de hasta 1,75 metros de estatura, aunque el espacio para las piernas puede resultar algo limitado y requiere deslizar hacia delante la fila central. Las motorizaciones disponibles en el nuevo Renault Grand Scénic serán, en gasolina, un 1.6 16v de 110 CV, un 1.4 Tce de 130 CV turboalimentado y un 2.0 de 140 CV asociado a una caja de cambios de variador continuo. En Diesel, se parte de un 1.5 dCi de 110 CV (105 CV sin filtro de partículas), seguido de un 1.9 dCi de 130 CV y de un 2.0 dCi de 160 CV (150 CV con cambio automático de convertidor de par). A principios de 2010 habrá una caja de cambios de doble embrague para el 1.5 dCi.

La gama de precios abarca desde los 17.500 euros del 1.6 16v en configuración de 5 plazas con acabado Authentique, hasta los 27.400 euros del 2.0 dCi automático con 7 plazas y terminación Privilege. El Renault Scénic, de carrocería más corta, se lanzará en junio. éras el éxito cosechado con las dos anteriores generaciones del Renault Scenic, del que se han vendido en España un total de 400.000 unidades, le ha llegado el relevo al monovolumen compacto de Renault. Para esta edición adopta las mejoras introducidas en el último Renault Mégane, entre ellas su bastidor revisado y la dirección mejorada. Lo que más nos ha llamado la atención del nuevo Renault Grand Scénic es su comportamiento. Se conduce prácticamente igual que un turismo y sus capacidades dinámicas están a muy buen nivel, con un alto agarre en curva, poquísimo balanceo de la carrocería y una gran sensación de seguridad. Es uno de los monovolúmenes más ágiles que hemos conducido. Al mismo tiempo, resulta cómodo y silencioso, al menos con las dos motorizaciones que hemos podido probar, el ya conocido 2.0 dCi, de 160 CV, y el nuevo 1.4 Tce, de 130 CV. Por prestaciones los dos resultan muy solventes, y lo mismo ocurre con los consumos a velocidades mantenidas, como se puede ver en las cifras homologadas por Renault. Sin embargo, en condiciones de uso reales el Diesel consume unos 2 l/100 km menos, y seguramente esta diferencia se incremente sensiblemente con el coche cargado.

Aunque la postura de conducción sigue siendo típica de monovolumen, el volante queda ahora más vertical que antes. También ha mejorado la visibilidad, pues los pilares delanteros no son excesivamente gruesos. Como opción se puede equipar una cámara de visión trasera que complementa los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y cuya información se visualiza en la pantalla del navegador y en la del cuadro de mandos, que hace las veces de velocímetro, cuentavueltas y ordenador de viaje. Salvo en el acabado básico, ésta es en color y de dimensiones generosas, además cuenta con varias configuraciones posibles para adaptar la información mostrada a nuestro gusto. Salvo por este detalle, el resto del salpicadero es muy similar al del Renault Mégane, al igual que los plásticos blandos que lo conforman. Otra novedad es un sistema de navegación integrado desarrollado por Tom Tom, con lector de tarjetas SD y mapas actualizables a través de Internet —incluidas las posiciones de los radares—. Su precio es de 405 euros, unos 1.000 euros más barato que el ya conocido navegador Carminat, que incluye Bluetooth y DVD. La llave inteligente, el freno de mano por botón o los faros bi-xenón direccionales son otros de los lujos que puede incorporar el Renault Grand Scénic. En cuanto a modularidad, el nuevo Renault Grand Scénic está disponible con cinco o siete plazas, con banquetas independientes y un sinfín de posibilidades a la hora de configurarlo. Los dos asientos traseros se pueden abatir fácilmente desde el maletero tirando de una cinta, mientras que los de la fila central son deslizantes, abatibles, plegables y extraíbles. El asiento del copiloto también se puede abatir hacia delante para poder cargar objetos largos. La superficie de carga es plana y bajo el piso hay un hueco específico para guardar la bandeja cubre equipajes. La habitabilidad es otro de sus puntos fuertes, con mucha altura disponible en todas las plazas y gran sensación de amplitud. Los dos asientos traseros pueden albergar tallas de hasta 1,75 metros de estatura, aunque el espacio para las piernas puede resultar algo limitado y requiere deslizar hacia delante la fila central. Las motorizaciones disponibles en el nuevo Renault Grand Scénic serán, en gasolina, un 1.6 16v de 110 CV, un 1.4 Tce de 130 CV turboalimentado y un 2.0 de 140 CV asociado a una caja de cambios de variador continuo. En Diesel, se parte de un 1.5 dCi de 110 CV (105 CV sin filtro de partículas), seguido de un 1.9 dCi de 130 CV y de un 2.0 dCi de 160 CV (150 CV con cambio automático de convertidor de par). A principios de 2010 habrá una caja de cambios de doble embrague para el 1.5 dCi.

La gama de precios abarca desde los 17.500 euros del 1.6 16v en configuración de 5 plazas con acabado Authentique, hasta los 27.400 euros del 2.0 dCi automático con 7 plazas y terminación Privilege. El Renault Scénic, de carrocería más corta, se lanzará en junio. éras el éxito cosechado con las dos anteriores generaciones del Renault Scenic, del que se han vendido en España un total de 400.000 unidades, le ha llegado el relevo al monovolumen compacto de Renault. Para esta edición adopta las mejoras introducidas en el último Renault Mégane, entre ellas su bastidor revisado y la dirección mejorada. Lo que más nos ha llamado la atención del nuevo Renault Grand Scénic es su comportamiento. Se conduce prácticamente igual que un turismo y sus capacidades dinámicas están a muy buen nivel, con un alto agarre en curva, poquísimo balanceo de la carrocería y una gran sensación de seguridad. Es uno de los monovolúmenes más ágiles que hemos conducido. Al mismo tiempo, resulta cómodo y silencioso, al menos con las dos motorizaciones que hemos podido probar, el ya conocido 2.0 dCi, de 160 CV, y el nuevo 1.4 Tce, de 130 CV. Por prestaciones los dos resultan muy solventes, y lo mismo ocurre con los consumos a velocidades mantenidas, como se puede ver en las cifras homologadas por Renault. Sin embargo, en condiciones de uso reales el Diesel consume unos 2 l/100 km menos, y seguramente esta diferencia se incremente sensiblemente con el coche cargado.

Aunque la postura de conducción sigue siendo típica de monovolumen, el volante queda ahora más vertical que antes. También ha mejorado la visibilidad, pues los pilares delanteros no son excesivamente gruesos. Como opción se puede equipar una cámara de visión trasera que complementa los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y cuya información se visualiza en la pantalla del navegador y en la del cuadro de mandos, que hace las veces de velocímetro, cuentavueltas y ordenador de viaje. Salvo en el acabado básico, ésta es en color y de dimensiones generosas, además cuenta con varias configuraciones posibles para adaptar la información mostrada a nuestro gusto. Salvo por este detalle, el resto del salpicadero es muy similar al del Renault Mégane, al igual que los plásticos blandos que lo conforman. Otra novedad es un sistema de navegación integrado desarrollado por Tom Tom, con lector de tarjetas SD y mapas actualizables a través de Internet —incluidas las posiciones de los radares—. Su precio es de 405 euros, unos 1.000 euros más barato que el ya conocido navegador Carminat, que incluye Bluetooth y DVD. La llave inteligente, el freno de mano por botón o los faros bi-xenón direccionales son otros de los lujos que puede incorporar el Renault Grand Scénic. En cuanto a modularidad, el nuevo Renault Grand Scénic está disponible con cinco o siete plazas, con banquetas independientes y un sinfín de posibilidades a la hora de configurarlo. Los dos asientos traseros se pueden abatir fácilmente desde el maletero tirando de una cinta, mientras que los de la fila central son deslizantes, abatibles, plegables y extraíbles. El asiento del copiloto también se puede abatir hacia delante para poder cargar objetos largos. La superficie de carga es plana y bajo el piso hay un hueco específico para guardar la bandeja cubre equipajes. La habitabilidad es otro de sus puntos fuertes, con mucha altura disponible en todas las plazas y gran sensación de amplitud. Los dos asientos traseros pueden albergar tallas de hasta 1,75 metros de estatura, aunque el espacio para las piernas puede resultar algo limitado y requiere deslizar hacia delante la fila central. Las motorizaciones disponibles en el nuevo Renault Grand Scénic serán, en gasolina, un 1.6 16v de 110 CV, un 1.4 Tce de 130 CV turboalimentado y un 2.0 de 140 CV asociado a una caja de cambios de variador continuo. En Diesel, se parte de un 1.5 dCi de 110 CV (105 CV sin filtro de partículas), seguido de un 1.9 dCi de 130 CV y de un 2.0 dCi de 160 CV (150 CV con cambio automático de convertidor de par). A principios de 2010 habrá una caja de cambios de doble embrague para el 1.5 dCi.

La gama de precios abarca desde los 17.500 euros del 1.6 16v en configuración de 5 plazas con acabado Authentique, hasta los 27.400 euros del 2.0 dCi automático con 7 plazas y terminación Privilege. El Renault Scénic, de carrocería más corta, se lanzará en junio. éras el éxito cosechado con las dos anteriores generaciones del Renault Scenic, del que se han vendido en España un total de 400.000 unidades, le ha llegado el relevo al monovolumen compacto de Renault. Para esta edición adopta las mejoras introducidas en el último Renault Mégane, entre ellas su bastidor revisado y la dirección mejorada. Lo que más nos ha llamado la atención del nuevo Renault Grand Scénic es su comportamiento. Se conduce prácticamente igual que un turismo y sus capacidades dinámicas están a muy buen nivel, con un alto agarre en curva, poquísimo balanceo de la carrocería y una gran sensación de seguridad. Es uno de los monovolúmenes más ágiles que hemos conducido. Al mismo tiempo, resulta cómodo y silencioso, al menos con las dos motorizaciones que hemos podido probar, el ya conocido 2.0 dCi, de 160 CV, y el nuevo 1.4 Tce, de 130 CV. Por prestaciones los dos resultan muy solventes, y lo mismo ocurre con los consumos a velocidades mantenidas, como se puede ver en las cifras homologadas por Renault. Sin embargo, en condiciones de uso reales el Diesel consume unos 2 l/100 km menos, y seguramente esta diferencia se incremente sensiblemente con el coche cargado.

Aunque la postura de conducción sigue siendo típica de monovolumen, el volante queda ahora más vertical que antes. También ha mejorado la visibilidad, pues los pilares delanteros no son excesivamente gruesos. Como opción se puede equipar una cámara de visión trasera que complementa los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y cuya información se visualiza en la pantalla del navegador y en la del cuadro de mandos, que hace las veces de velocímetro, cuentavueltas y ordenador de viaje. Salvo en el acabado básico, ésta es en color y de dimensiones generosas, además cuenta con varias configuraciones posibles para adaptar la información mostrada a nuestro gusto. Salvo por este detalle, el resto del salpicadero es muy similar al del Renault Mégane, al igual que los plásticos blandos que lo conforman. Otra novedad es un sistema de navegación integrado desarrollado por Tom Tom, con lector de tarjetas SD y mapas actualizables a través de Internet —incluidas las posiciones de los radares—. Su precio es de 405 euros, unos 1.000 euros más barato que el ya conocido navegador Carminat, que incluye Bluetooth y DVD. La llave inteligente, el freno de mano por botón o los faros bi-xenón direccionales son otros de los lujos que puede incorporar el Renault Grand Scénic. En cuanto a modularidad, el nuevo Renault Grand Scénic está disponible con cinco o siete plazas, con banquetas independientes y un sinfín de posibilidades a la hora de configurarlo. Los dos asientos traseros se pueden abatir fácilmente desde el maletero tirando de una cinta, mientras que los de la fila central son deslizantes, abatibles, plegables y extraíbles. El asiento del copiloto también se puede abatir hacia delante para poder cargar objetos largos. La superficie de carga es plana y bajo el piso hay un hueco específico para guardar la bandeja cubre equipajes. La habitabilidad es otro de sus puntos fuertes, con mucha altura disponible en todas las plazas y gran sensación de amplitud. Los dos asientos traseros pueden albergar tallas de hasta 1,75 metros de estatura, aunque el espacio para las piernas puede resultar algo limitado y requiere deslizar hacia delante la fila central. Las motorizaciones disponibles en el nuevo Renault Grand Scénic serán, en gasolina, un 1.6 16v de 110 CV, un 1.4 Tce de 130 CV turboalimentado y un 2.0 de 140 CV asociado a una caja de cambios de variador continuo. En Diesel, se parte de un 1.5 dCi de 110 CV (105 CV sin filtro de partículas), seguido de un 1.9 dCi de 130 CV y de un 2.0 dCi de 160 CV (150 CV con cambio automático de convertidor de par). A principios de 2010 habrá una caja de cambios de doble embrague para el 1.5 dCi.

La gama de precios abarca desde los 17.500 euros del 1.6 16v en configuración de 5 plazas con acabado Authentique, hasta los 27.400 euros del 2.0 dCi automático con 7 plazas y terminación Privilege. El Renault Scénic, de carrocería más corta, se lanzará en junio.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.