Publicidad

Renault Clio TCe 90

Dicen que se desarrolló junto al concept DeZir, en el mismo taller, y de hecho reproduce muchos rasgos estéticos del espectacular deportivo. A juzgar por su comportamiento, también tomó algo más.
-
Renault Clio TCe 90

La cuarta generación del Clio tiene ingredientes de superventas. Por un lado, un diseño lo suficientemente rompedor y llamativo. Y por otro, contenido interesante, desde dos logrados equipos multimedia con pantalla táctil, apetecibles funciones y cámara de marcha atrás, hasta un tacto de conducción y un comportamiento a la altura de su aspecto. Otro dato importante, sobre todo de cara a la eficiencia y comportamiento, es que adelgaza hasta 100 kg frente a su antecesor.

El lado práctico se refuerza con un maletero 10 litros más capaz (300 l), que no tiene que albergar la rueda de repuesto porque, como es habitual en algunos modelos del fabricante francés, va instalada por fuera del habitáculo. La carrocería ha ganado 3 cm de longitud (4,06 m), 2 cm de anchura (1,73 m) y es 4 cm más baja (1,45 m), lo que le proporciona un aspecto más deportivo. También crece la batalla, que pasa de 257 a 259 cm, y las vías: de 147 a 150 cm en ambos ejes. Esperaremos a que nuestro Centro Técnico nos confirme las teóricas mejoras de habitabilidad cuando el coche pase por nuestra redacción, sin embargo, podemos adelantar que en cuanto a comportamiento, y sobre todo en aplomo, sí ha mejorado considerablemente. Tiene tacto más de compacto que de polivalente, con una dirección rápida y precisa que da mucha confianza, y un paso ágil por curva, a la vez que muy estable. Sólo el confort de las suspensiones, sin ser malo, le aleja en este sentido del segmento C, en el que, lógicamente, encontramos coches más cómodos. Renault afirma que el 21% de sus clientes vendrá de los segmentos superiores C, D y E, y no es de extrañar que, además de haber crecido en tamaño, se haya cuidado mucho la imagen y la sensación de calidad que proporciona el nuevo Clio. Algo que no nos gusta tanto es que monta discos traseros de tambor, que puede sonar extraño en nuestros días, aunque la capacidad de frenado debería estar más condicionada por la monta de neumáticos de baja resistencia de rodadura que por ello. 

En cuanto a mecánicas, el Clio IV estrena el TCe 90, un nuevo motor tricilíndrico de gasolina de 898 cm3, con bloque de aluminio, turboalimentado y de 90 CV, que en el momento de su lanzamiento, el próximo 15 de octubre, compartirá gama con otros propulsores ya conocidos (turbodiésel dCi de 90 y 75 CV, y 1.2 16v de 75 CV de gasolina), y el año próximo con otro gasolina 1.2 TCe de 120 CV que podrá ir asociado al cambio de doble embrague EDC. 

El TCe 90 promete muy buenas cifras de consumo y su funcionamiento resulta satisfactorio para una conducción tranquila, aunque no da la sensación de ser muy prestacional, ya que lo mejor de sí lo entrega fundamentalmente en la zona media, y en ocasiones queda en evidencia frente al excelente chasis. Su sonido está bastante bien aislado, aunque en líneas generales no resulta tan refinado como el turbodiésel de 90 CV, que eleva al Clio a un nivel superior también por agrado de uso e inmediatez de respuesta. 

Respecto al interior, destaca la cantidad de superficies de acabado lacado, lo que aporta un aire distinguido y llamativo al nuevo Clio. La postura de conducción es perfecta y no se siente estrecho, mientras que los pasajeros posteriores disponen de bastante sitio para estirar las piernas. Cuenta con un apoyabrazos integrado en el respaldo del asiento del conductor, algo molesto cuando está plegado en vertical, ya que damos con el codo al cambiar de marcha, aunque por suerte, cuando está bajado al máximo no interfiere con la conducción. Mucho peor resueltos están los asideros internos para cerrar el maletero, ya que no se agrarran con facilidad, aunque es un mal menor.  Por cierto, próximamente comenzará a producirse el portón en termoplástico en algunas versiones, para ahorrar peso. 

Nos hemos quedado con ganas de probar el sistema " R-Sound Effect", que procesa el sonido del motor y lo emite a través de los altavoces del coche emulando 6 vehículos diferentes, entre ellos un Clio Cup, un V6, una moto GP o el futurista concept volador Reinastella... todo ello teniendo en cuenta la velocidad, el régimen de giro del motor y el ángulo del acelerador para que sea realista. De igual modo, la versión superior del equipo multimedia podrá contar con muy diversas aplicaciones descargables desde la denominada "R-Link Store". Por supuesto, no falta una función que analiza el grado de eficiencia de nuestra conducción. En definitiva, estamos ante uno de los coches más apetecibles de su segmento.  

¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.