Publicidad

Renault Clio 1.5 dCi Yahoo vs Skoda Fabia 1.6 TDI Young

Sus modernos motores turbodiésel logran una economía de uso formidable, con cifras de consumo en torno a los 5 l/100 km y unas prestaciones decentes teniendo en cuenta su contenida potencia. Estamos ante la racionalidad en estado puro dentro del segmento polivalente.
-
Renault Clio 1.5 dCi Yahoo vs Skoda Fabia 1.6 TDI Young
A diferencia de otras terminaciones del polivalente francés, el acabado Yahoo! resulta a primera vista bastante espartano. Plásticos duros de aspecto muy básico visten un interior que pierde "caché" frente a otros Clio más sofisticados rematados con materiales de mejor calidad, tanto visual como táctil. Lo peor es que el reglaje de la columna de la dirección queda limitado únicamente a su eje vertical, por lo que la postura de conducción no acaba de ser del todo buena, ya que tendremos que ir sentados muy cerca de los pedales. Por otro lado, los retrovisores son de regulación manual, algo menos criticable si el coche únicamente va a ser conducido por una persona. El resto de elementos cumple con lo que podríamos esperar de un modelo orientado a un público joven, sobre todo por un equipo de audio con una calidad de sonido bastante buena, algo de lo que también puede presumir su rival checo. Un extra interesante es el intuitivo navegador Tom Tom integrado, con mando a distancia, avisador de radares fijos y posibilidad de consultas locales en Google (curioso, siendo este buscador competencia de Yahoo!).
El puesto de conducción del Fabia es algo más desahogado gracias a la generosa regulación del volante, tanto en altura como en longitud, lo que permite una postura casi de segmento C. Sin salirse de la funcionalidad pura y dura, transmite algo más de calidad percibida que el Clio gracias al empleo de plásticos con cierto mullido en determinados puntos del salpicadero, así como revestimientos textiles de llamativo color en las puertas —en el Renault también, pero de tono negro—. Cuenta con dos guanteras, aunque en su conjunto no suman tanta capacidad como la del Clio. En ambos modelos están refrigeradas por una salida de aire acondicionado. A la hora de vaciarnos los bolsillos ambos ofrecen abundantes compartimentos dispersos por el habitáculo para depositar nuestros objetos personales.

Respecto a la habitabilidad, el Skoda despunta con un mayor espacio para las plazas traseras, sobre todo en altura libre hasta el techo y en longitud para las piernas. En los dos coches hay hueco suficiente para que los pasajeros posteriores introduzcan los pies por debajo de los asientos delanteros, con lo que se gana algo más de comodidad. El acceso a dichas plazas está bien resuelto, ya que el paso que deja la puerta una vez abierta es amplio y de forma muy rectangular en ambos casos, con la parte posterior prácticamente enrasada con el respaldo. No obstante, en el Clio se echan en falta asideros en el techo, ya que sólo el acompañante dispone de uno. Como suele ser habitual en Skoda, el maletero presenta diferentes soluciones de organización, entre ellas una especie de cesta plegable y dos ganchos laterales escamoteables, elementos muy útiles para sujetar las bolsas de la compra. El del Clio es más sencillo y con algo menos de capacidad. En el apartado de seguridad cuentan de serie con lo mínimo indispensable hoy día, es decir, airbags frontales y laterales. Como opción, el Fabia puede incorporar también airbags de cortina, además de un avisador de pérdida de presión de los neumáticos. Ninguno puede equipar faros de encendido automático ni sensor de lluvia para el limpiaparabrisas. En cuanto a la rueda de repuesto, el Clio trae de serie un kit reparapinchazos y el Fabia, una de "galleta", que se pueden sustituir opcionalmente por una rueda de tamaño normal en los dos modelos. En este tipo de automóviles el precio es sin duda uno de los factores decisivos, si no el que más. A primera vista el Renault parece más asequible, además ofrece de serie control de velocidad de crucero y aire acondicionado, un elemento esencial que en su rival cuesta 750 euros (1.205 euros si se trata de climatizador). Sin embargo, siempre conviene estar atentos a posibles campañas promocionales y Skoda cuenta en el momento de escribir esta prueba con un descuento de 2.650 euros para esta versión del Fabia, con lo que obtiene una ventaja importante y se sitúa a la cabeza en este apartado: 11.330 euros, frente a 11.900 euros del Clio (12.400 euros con carrocería de 5 puertas), que también incluye un descuento oficial ya aplicado, en este caso de 1.500 euros. El duelo, a partir de ahora, deberá seguir en el concesionario.
- Comportamiento y motor
A diferencia de otras terminaciones del polivalente francés, el acabado Yahoo! resulta a primera vista bastante espartano. Plásticos duros de aspecto muy básico visten un interior que pierde "caché" frente a otros Clio más sofisticados rematados con materiales de mejor calidad, tanto visual como táctil. Lo peor es que el reglaje de la columna de la dirección queda limitado únicamente a su eje vertical, por lo que la postura de conducción no acaba de ser del todo buena, ya que tendremos que ir sentados muy cerca de los pedales. Por otro lado, los retrovisores son de regulación manual, algo menos criticable si el coche únicamente va a ser conducido por una persona. El resto de elementos cumple con lo que podríamos esperar de un modelo orientado a un público joven, sobre todo por un equipo de audio con una calidad de sonido bastante buena, algo de lo que también puede presumir su rival checo. Un extra interesante es el intuitivo navegador Tom Tom integrado, con mando a distancia, avisador de radares fijos y posibilidad de consultas locales en Google (curioso, siendo este buscador competencia de Yahoo!). El puesto de conducción del Fabia es algo más desahogado gracias a la generosa regulación del volante, tanto en altura como en longitud, lo que permite una postura casi de segmento C. Sin salirse de la funcionalidad pura y dura, transmite algo más de calidad percibida que el Clio gracias al empleo de plásticos con cierto mullido en determinados puntos del salpicadero, así como revestimientos textiles de llamativo color en las puertas —en el Renault también, pero de tono negro—. Cuenta con dos guanteras, aunque en su conjunto no suman tanta capacidad como la del Clio. En ambos modelos están refrigeradas por una salida de aire acondicionado. A la hora de vaciarnos los bolsillos ambos ofrecen abundantes compartimentos dispersos por el habitáculo para depositar nuestros objetos personales.

Respecto a la habitabilidad, el Skoda despunta con un mayor espacio para las plazas traseras, sobre todo en altura libre hasta el techo y en longitud para las piernas. En los dos coches hay hueco suficiente para que los pasajeros posteriores introduzcan los pies por debajo de los asientos delanteros, con lo que se gana algo más de comodidad. El acceso a dichas plazas está bien resuelto, ya que el paso que deja la puerta una vez abierta es amplio y de forma muy rectangular en ambos casos, con la parte posterior prácticamente enrasada con el respaldo. No obstante, en el Clio se echan en falta asideros en el techo, ya que sólo el acompañante dispone de uno. Como suele ser habitual en Skoda, el maletero presenta diferentes soluciones de organización, entre ellas una especie de cesta plegable y dos ganchos laterales escamoteables, elementos muy útiles para sujetar las bolsas de la compra. El del Clio es más sencillo y con algo menos de capacidad. En el apartado de seguridad cuentan de serie con lo mínimo indispensable hoy día, es decir, airbags frontales y laterales. Como opción, el Fabia puede incorporar también airbags de cortina, además de un avisador de pérdida de presión de los neumáticos. Ninguno puede equipar faros de encendido automático ni sensor de lluvia para el limpiaparabrisas. En cuanto a la rueda de repuesto, el Clio trae de serie un kit reparapinchazos y el Fabia, una de "galleta", que se pueden sustituir opcionalmente por una rueda de tamaño normal en los dos modelos. En este tipo de automóviles el precio es sin duda uno de los factores decisivos, si no el que más. A primera vista el Renault parece más asequible, además ofrece de serie control de velocidad de crucero y aire acondicionado, un elemento esencial que en su rival cuesta 750 euros (1.205 euros si se trata de climatizador). Sin embargo, siempre conviene estar atentos a posibles campañas promocionales y Skoda cuenta en el momento de escribir esta prueba con un descuento de 2.650 euros para esta versión del Fabia, con lo que obtiene una ventaja importante y se sitúa a la cabeza en este apartado: 11.330 euros, frente a 11.900 euros del Clio (12.400 euros con carrocería de 5 puertas), que también incluye un descuento oficial ya aplicado, en este caso de 1.500 euros. El duelo, a partir de ahora, deberá seguir en el concesionario.
- Comportamiento y motor
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.