Publicidad

Porsche Cayenne GTS

La firma germana Porsche va a comercializar a primeros del próximo año la versión GTS de su Cayenne. Gracias a un chasis más deportivo y a una potenciación de su motor hasta los 405 CV, esta versión se configura como la más deportiva de la gama, destacando por su extraordinario comportamiento dinámico.
-
Porsche Cayenne GTS
Este GTS no es el Porsche Cayenne más potente, pues ese mérito se reserva al Turbo, pero sí que se anuncia como el que transmite las sensaciones más deportivas de la gama. Y, desde luego, desde su misma estética ya anuncia lo que vamos a encontrar a su volante.

Galería relacionada

cayenneGTSnueva

La versión GTS del Cayenne estrena una imagen similar a la del Turbo, con grandes tomas de aire en el frontal, aletas ensanchadas en 14 mm para poder insertar las espectaculares llantas de 21 pulgadas de diámetro calzadas con neumáticos 295/35, y la posibilidad opcional de montar un apéndice aerodinámico de doble plano al final del techo en lugar del más clásico monoplano. Con una anchura cercana a los dos metros –sin contar los retrovisores- la imagen del Cayenne GTS impresiona como pocos. También influye en la más dinámica imagen, un recorte en la altura de la suspensión en 24 mm, haciendo más bajo el coche.

Al abrir sus puertas, nos encontramos con un interior de calidad visual muy elevada, típica de Porsche. El tapizado en cuero viene como equipo de serie, tanto en los asientos como en parte del salpicadero, y se combina con Alcantara, para crear un cálido ambiente aliado con distintos remates en aluminio. Los asientos delanteros tienen un diseño deportivo pero resultan igualmente cómodos con el reglaje eléctrico en doce ejes como elemento de serie. Detrás, la banqueta toma el diseño de dos asientos individuales laterales con un espacio adosado central plano, lo que vuelve poco confortable su uso para un tercer ocupante, pero dos van de maravilla. Para completar su vocación viajera, el maletero posee una amplia capacidad de 540 litros, que pueden extenderse hasta 1.749 con la banqueta posterior abatida. Lo mejor del Cayenne GTS es que su amedrentadora imagen –sobre todo, si se observa en el espejo retrovisor- viene acompañada del desarrollo técnico necesario que da como resultado el pseudo TT más deportivo y eficaz sobre rutas asfaltadas. Y decimos, pseudo TT, porque con la monta de llantas y neumáticos elegida, es preferible que este coche no vea el campo, so pena de pinchar en pocos kilómetros.

Esta versión GTS anuncia 405 CV de potencia, lo que significa una veintena más que el conocido S, gracias a un importante aumento del diámetro del sistema de admisión, con lo que se gana respuesta a alto régimen. Pero la mejora de las prestaciones que anuncia se consigue más por un recorte significativo de los desarrollos de transmisión, gracias a un nuevo grupo reductor, que pasa de 3,55:1 a 4,1:1. Aparte de las explícitas cifras de la ficha técnica, hay que resaltar los 6,6 segundos que necesita para acelerar de 80 a 120 km/h. El trabajo más profundo se ha realizado sobre las suspensiones, donde por vez primera un Cayenne dispone de muelles helicoidales junto el sistema de amortiguación variable PASM, algo hasta ahora reservado a los cupés de la marca. Los muelles son más cortos y rígidos, bajando la altura de caja en 24 mm, las estabilizadoras varían sus tarados, con un 10 por ciento de más rigidez la delantera y un 5 por ciento menos la posterior y también la caída negativa de las ruedas se incrementa ligeramente. Junto a esto, el sistema PASM permite al conductor elegir tres niveles de eficacia: confort, normal y deportiva, ésta última de extrema dureza y que permite al Cayenne digerir las carreteras reviradas como un turismo de buena eficacia. Como opción, este GTS puede incorporar la suspensión neumática asociada al PASM y al PDCC –estabilizadoras activas- con lo que se dispone de un sistema óptimo desde el punto de vista deportivo. Máxime cuando aparece una tecla SPORT que, una vez accionada, exacerba la respuesta del motor a la actuación sobre el acelerador, se baja automáticamente la carrocería –si se dispone de suspensión neumática- y la amortiguación pasa a modo sport.

El Cayenne GTS con suspensión neumática puede ajustar su altura en seis distintos niveles. En el nivel normal, la altura libre al suelo es de 195 mm. A partir de 125 km/h, la carrocería desciende en 9 mm. Es pasando de 210 km/h cuando desciende aún cinco milímetros más. Estando detenido, existe un nivel de carga situado 34 mm por debajo de la normal, para facilitar el acceso de bultos. Si nos adentramos en terreno no asfaltado, se puede elevar 26 mm por encima del nivel normal, aunque así sólo podemos alcanzar los 80 km/h y, por último, si el entorno es muy agreste existe la posibilidad de subir la carrocería hasta 251 mm más allá del suelo, situación en la que el Cayenne GTS no supera los 30 km/h. Tanto con la caja de cambios manual como con la automática Tiptronic, el Porsche Cayenne GTS dispone de un sistema de asistencia a la arrancada en rampa, que mantiene detenido el coche hasta que el conductor aprieta el acelerador. Por fin, el precio. Se anuncia como 84.004 euros, pero incluido el impuesto de matriculación del año 2007. Como el coche se lanza en 2008 y para entonces ya no estará vigente dicha tasa, el precio exacto para entonces no lo conocemos, aunque podemos vaticinar que superará los 85.000 euros, ya que, a causa de sus emisiones, estará situado en la banda más alta de imposición, con un 14,75 por ciento en lugar del 12 actual.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.