Publicidad

Porsche Boxster Spyder

Acaba de mostrarse en el Salón de Los Ángeles, pero ya hemos tenido ocasión de conducirlo. Heredero de los míticos roadster de la marca, el Porsche Boxster estrenará en febrero su variante Spyder, caracterizada por su menor peso, una afinada puesta a punto de chasis, mayor potencia (ahora 320 CV) y una estética espectacular. Un deportivo de auténtica fantasía.
-
Porsche Boxster Spyder
Pronto se convertirá, no sólo en el Porsche más ligero de toda la gama, sino también sin duda en uno de los más codiciados. Desde luego, salta a la vista. Recuperados tanto el concepto, como la denominación Spyder (iniciados en 1953 con el Porsche 550 Spyder y su revolucionaria carrocería de aluminio, motor central Bóxer y gran éxito en competición), este nuevo Spyder nace ahora como tercer integrante de la gama Porsche Boxster, tras la versión normal y la deportiva S. Y como pleno modelo de producción; nada que ver con las ediciones especiales de 2004 y 2008.

Galería relacionada

Porsche Boxster Spyder Contacto

Así, cumpliendo a la perfección el papel con el que triunfó la familia Spyder, este nuevo Porsche Boxster apuesta por el recortado tamaño y la ligereza. Mide 4,35 metros, dispone de la habitual configuración biplaza y ha conseguido recortar el peso a sólo 1.275 kg (nada menos que 80 por debajo del Boxster S). Para ello, prescinde de elementos de equipamiento de serie, como equipo de música, aire acondicionado o clásicos tiradores de puertas (en su lugar agradables cintas de tela del mismo color de los cinturones), además de montar nuevas puertas de aluminio hasta 15 kg más ligeras que las de acero tradicionales y más delgados bacquets de carreras.

Ahora, lo importante son las sensaciones al volante y el entorno, porque otro de los principales aportes del nuevo Porsche Boxster Spyder viene del techo. En lugar del pesado techo plegable de apertura y cierre eléctrico del común Boxster (ya más ligero que los rígidos de sus rivales Z4 o SLK), el Spyder monta ahora, más que una cubierta de lona, un toldo que hay que retirar manualmente por completo y guardar en un compartimento específico trasero. "Concebido y desarrollado para no usarse nunca", nos recalcan sus ingenieros. "Sólo sirve para proteger, esporádicamente, de sol, viento o lluvia". Hasta Porsche da su velocidad máxima (267 km/h) descapotado. Eso sí, de serie cuenta con deflector de plástico transparente. A todo este arsenal de reducción de peso (para el que también incluye una batería más pequeña de 60 Ah, nuevo diseño de llantas de 19 pulgadas y una capacidad de depósito de combustible reducida de 64 a 54 litros), el nuevo Porsche Boxster Spyder aporta una imagen que enamora. Sobre todo por sus guiños al 911 Carrera en su grafismo lateral a lo 2.7 RS, y por su capó posterior con resaltes curvados tipo Carrera GT. Frente al modelo de base Boxster S, no sólo el peso marca sobre el asfalto la diferencia dinámica. Porsche avanza también un capítulo más en el Spyder retocando su ya espectacular bastidor. Las suspensiones, por ejemplo, llegan con puesta a punto más deportiva, la carrocería rebaja su altura 20 cm, y por tanto también el centro de gravedad, y cuenta de serie con diferencial de deslizamiento limitado (22 por ciento en aceleración, 27 en retención).

Además, el nuevo Porsche Boxster Spyder integra un nuevo alerón fijo (no como los retráctiles eléctricos del resto de gama), equipa neumáticos sobredimensionados (de medida 265/35 ZR 19 detrás) y puede montar frenos cerámicos en opción. Con semejante equipo, sólo faltaba un único y renovado componente para añadir aún más emoción. Y, aquí, el impresionante motor Bóxer de 6 cilindros opuestos del Boxster S, ya con la eficiente inyección directa estrenada en los 911, sofisticada distribución variable y deportiva lubricación por cárter seco, aterriza en el Boxster Spyder en versión Cayman S. Es decir, con 320 CV -10 más- y permitiendo ahora una relación peso/potencia de sólo 4 kg/CV. También, por supuesto, este motor permite un rendimiento mejorado en el Porsche Boxster Spyder: 4,8 segundos tarda en el 0-100 km/h y 9,3 l/100 de consumo (5,2 s y 9,4 l/100 km marcaba el Boxster S). Eso, claro, con los fantásticos opcionales nuevo cambio automático PDK de doble embrague y 7 relaciones y el Sports Chrono Package, con función de salida Launch Control. Porque con la transmisión manual de serie, extremadamente precisa, las prestaciones empeoran sólo 3 décimas en carretera. En asfalto, la puesta en escena del nuevo Porsche Boxster Spyder es de lo más impactante: el motor gira sin desfallecimiento y extremada fuerza hasta las 7.500 rpm de corte (impresionante su sonido), dando un paso más en la conocida eficacia de los Boxster, con una instantaneidad de reacciones, una agilidad y un agarre muy difíciles de igualar por cualquier otro deportivo. Eso sí, siempre que el clima acompañe, ya que su utilización se reduce al aire libre. Para disfrutar de verdad.

¿Qué más se puede pedir? Pues, quizá, sólo un precio que nos permita dejar de soñar, ya que por casi 71.000 euros el Porsche Boxster Spyder se convierte en la variante más cara de las gamas Boxster y Cayman. Algo malo tenía que tener…
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.