Publicidad

Contacto: Porsche 911 Targa, vuelta a los orígenes

Desde el nacimiento del Porsche 911 han pasado por sus filas unas cuantas generaciones del modelo Targa. La que se pone ahora a la venta es, quizás, la que más se asemeja al original por su forma de ser. Sólo cambia que ahora es mucho más fácil quitarle el techo a nuestro Targa.
Jesús Aguado.

Twitter: @jag_autopista -

Contacto: Porsche 911 Targa, vuelta a los orígenes

Como sucede con un buen número de variantes, ya sea de carrocería o de motores, un Porsche con todas las letras no tiene su gama completa al cien por cien hasta que no dispone de una carrocería Targa con la que satisfacer a uno de cada diez clientes que son propietarios de un modelo de la ya mítica marca alemana. El primer Targa nació como una “necesidad”, ya que en el mercado americano no se permitían los descapotables sin barra antivuelco y el 911 Cabrio tenía una carrocería sin este elemento. Su éxito fue total desde el primer momento ya que ofrecía las cualidades de un Cabrio sin tener algunos de sus inconvenientes. La primera generación era manual completamente, el techo central de lona se quitaba “a mano” y se tenía que dejar en el maletero o en casa. Algo complicado en cualquiera de los dos casos.

 

Porsche 911 TargaSegún dicen en Porsche, esta nueva edición del Targa (correspondiente a la séptima generación del 911) es la que más se asemeja a aquella que se presentó en el Salón del Automóvil de Frankfurt en 1965 y que se empezó a vender a principios de 1967. Mantiene sus características principales en todo lo referente al techo pero, evidentemente, puesto al día con la tecnología que se maneja hoy. El Targa tiene como punto de partida a su hermano Cabrio y se diferencia de él a partir del pilar “B”. Pesa 20 kg más que éste y unos 90 kg más que el 911 Coupé.

 

La cinemática de la capota se ha trabajado para hacer que el conductor no tenga que hacer nada más que pulsar un botón situado entre los dos asientos delanteros para pasar de un coupé con techo de lona a un Targa. Cuando se pulsa el botón, la luneta trasera se abre hacia atrás y se inclina hacia abajo. Al mismo tiempo, se abren dos secciones del arco para dejar libre el mecanismo de plegado.

 

La capota de lona se recoge y se oculta tras los asientos traseros, volviendo la luneta a su sitio. Esta operación tarda 19 segundos y no se puede efectuar si el coche no está completamente parado. El motivo por el que no se puede efectuar esta operación en marcha es porque al bajar la luneta en su desplazamiento, limita la visibilidad de los pilotos traseros y eso está prohibido. Se probaron y se diseñaron distintas soluciones cinemáticas para paliar este inconveniente, pero ninguna de ellas convenció al equipo de desarrollo y se optó por mantener el original.

 

El secreto del techo

Porsche 911 TargaOtro de los problemas con los que se encontraron los ingenieros a la hora de diseñar esta cinemática es que el techo duro sobresale de la carrocería 40 cm cuando está en esta operación, con lo que si el coche está pegado a algún objeto trasero, golpearía contra él. Para evitarlo se ha introducido en el sistema de ayuda al aparcamiento ParkTronic un nuevo sensor que avisa al conductor mediante señales luminosas y acústicas, de que hay algo que puede impactar con la luneta de cristal. Este sistema no detiene la operación de capotado/descapotado ya que, según nos comentó el ingeniero responsable del proyecto, prefieren que el conductor esté atento e intervenga él, a que lo haga el sistema automáticamente.

 

El techo está diseñado teniendo como principal objetivo la seguridad de los ocupantes, pero sin dejar de utilizar materiales ligeros. La cubierta y los travesaños son de magnesio (como en el Cabrio) y mantienen tersa la capota de lona para que no se mueva cuando el coche va rodando. La capota de lona cuenta con una capa inferior de un aislante para reducir el ruido y la temperatura en el interior del vehículo. En el borde del marco del parabrisas se ha instalado un deflector que tiene dos posiciones (abierto y cerrado) que se manejan de forma manual. Cuando se circula por debajo de 60 km/h (aproximadamente) lo ideal es llevar el deflector abierto para que apenas se noten los sonidos molestos que las turbulencias dejan en el interior del vehículo. Una vez superada esa velocidad lo mejor es bajar el deflector con lo que se reducen las turbulencias y se evita el ruido que el aire hace cuando pasa entre el deflector y el parabrisas. No hemos encontrado una respuesta convincente a por qué se ha hecho así, aunque nos han comentado que lo decidieron así porque era lo mejor.

 

Porsche 911 targaEl chasis del 911 Targa tiene una puesta a punto específica para este modelo atendiendo a las características propias de su carrocería, aunque en un alto porcentaje, todo procede del Cabrio, como es natural.

 

350 ó 400 CV

Dos son las versiones disponibles para esta versión: 911 Targa 4 y 911 Targa 4S. Ambos cuentan con el motor Bóxer de seis cilindros con inyección directa de gasolina, con una cilindrada de 3.436 cm3 para el primero y 3.800 cm3 para el segundo. La potencia máxima anunciada es de 350 CV para el Targa 4 y 50 CV más para el Targa 4S; en ambos casos a 7.400 rpm. De serie en ambos modelos se cuenta con la caja de cambios manual de 7 velocidades mientras que como opción se ofrece la caja de doble embrague PDK que mejora tanto las prestaciones como los consumos.

 

Los precios para España del 911 Targa son de 125.973 euros para el Targa 4 y de 142.806 euros para el Targa 4 S.

 

Galería relacionada

Contacto: Porsche 911 Targa,

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.