Publicidad

Porsche 911 GT2 RS: ¡probamos el coche de producción más rápido!

El Porsche 911 GT2 RS es ya el coche de producción más rápido en Nürburgring. Sólo mes y medio después, hemos podido pilotarlo en el circuito de Portimao. ¡Brutal!
Juan Collín.

Twitter: @autopista_es -

Porsche 911 GT2 RS: ¡probamos el coche de producción más rápido!

Porsche ha escogido el sur de Portugal para presentar el 911 GT2 RS, el coche de producción más rápido y eficaz que ha construido a lo largo de su historia, como así lo demuestra el récord obtenido en el circuito de Nürburgring a finales del pasado mes de septiembre, donde el GT2 RS conseguía el primer puesto entre los deportivos de serie.

Como viene ocurriendo desde siempre, el 911 GT2 está desarrollado a partir del 911 Turbo y la principal diferencia con este último es que prescinde del sistema de tracción total para ahorrar peso. En este caso, sin embargo, se ha ido mucho más allá y el motor bóxer de seis cilindros y 3.6 litros, que en el Turbo desarrolla  500 y 581 CV  en el Turbo S, eleva su rendimiento hasta los 700 CV. Para ello recibe, entre otras cosas, turbocompresores de mayor tamaño, pistones reforzados, también varían e filtro del aire, los sistemas de admisión y escape, en este caso realizado en titanio lo que permite ahorrar casi 8 kg. De igual manera se mejora el rendimiento del intercooler y para que éste no pierda eficacia con las altas temperaturas, dispone de un sistema de refrigeración con inyección de agua. El GT2 se sirve en exclusiva con cambio automático PDK de siete velocidades, pero este se ha reforzado y optimizado para conseguir un funcionamiento más rápido y deportivo.Porsche 911 GT2 RS: interior

Porsche 911 GT2 RS: su bastidor

Como se puede imaginar, el bastidor de 911 GT2 RS se ha adaptado a las nuevas exigencias y para ello recibe muelles más enérgicos y amortiguadores más duros, que mantienen no obstante el sistema de control electrónico y permiten escoger entre dos tarados diferentes. Las suspensiones van montadas sobre rótulas uniball, como si de un coche de competición se tratara. En el GT2 RS también se monta el eje trasero direccional y los soportes de motor activos. Los discos de freno son cerámicos y, para mejorar la ventilación, las aletas delanteras realizadas en material plástico disponen de rejillas de ventilación en la parte superior, como si de un coche de competición se tratara. Los neumáticos son asimismo lo más parecido a un slick de competición; concretamente se trata de los especialísimos Michelin Pilot Sport Cup 2 en medidas 265/25 ZR20 delante y 325/30 ZR21 detrás.

El Porsche 911 GT2 RS está muy trabajado a nivel aerodinámico para conseguir un agarre extra a alta velocidad y para ello tanto el inmenso alerón posterior como el spoiler delantero permiten diferentes regulaciones.Detalles Porsche 911 GT2 RS

Cómo es por dentro

El habitáculo del 911 GT2 RS recibe entre otras cosas asientos deportivos tipo baquet, arneses de seis puntos y arco de seguridad trasero, que en opción puede ser también delantero. En comparación con el 911 Turbo el peso se ha reducido en aproximadamente 130 kg, 50 de ellos gracias a la eliminación del sistema de tracción total y 19 correspondientes al climatizador, que no obstante se puede montar si uno desea. El techo y el capó son de fibra de carbono, material que también se emplea en los diferentes elementos aerodinámicos. De todas formas la cura de adelgazamiento puede ser todavía mayor si se monta el paquete Weissach con el que se ahorran otros 28 kg y que incluye, entre otras, cosas barras estabilizadoras en carbono, llantas de magnesio, mientras que en este caso el arco de seguridad se realiza en titanio.

Así va en carretera…

En carretera, el Porsche 911 GT2 RS sorprende por su polivalencia. Con los amortiguadores en el modo más suave, la suspensión, aunque muy firme, absorbe con bastante eficacia las irregularidades del asfalto, por lo que no resulta incómodo. Aunque podría pasar por un coche de competición homologado para rodar por carretera, es apto para viajar, pero, eso sí, la falta de material aislante y los anchísimos neumáticos condicionan un nivel sonoro bastante elevado en el habitáculo y especialmente si se pulsa la tecla con la que se libera la retención de los escapes.

Porsche 911 GT2 RSEl sonido que emite el bóxer a poco que pisemos el acelerador pone los pelos de punta a cualquiera, y la experiencia puede resultar incluso mareante y casi terrorífica para nuestro acompañante si decidimos exprimir las marchas hasta las 7.000 rpm; en pocos segundos estaremos rodando a velocidades de infarto. Y es que la capacidad de aceleración de este biplaza es simplemente brutal; de 0 a 100 km/h emplea tan sólo 2,8 segundos, pero es todavía más llamativo que acelere 0 a 200 km/h en 8,3 segundos.

Las ayudas a la conducción y especialmente el control de tracción tienen mucha tarea en todo momento. Incluso sin desconectar nada, es normal que la trasera se descoloque ligeramente en fase de aceleración a la salida de las curvas o saliendo desde parado cuando pisamos gas a fondo.

… Y así en circuito

Por fin en la pista de Portimao, y tras dos vueltas para familiarizarnos con el trazado, tenemos por delante otras cinco rondas para exprimir al máximo el GT2 RS. Pilotar este aparato impone, pero lo cierto es que si se rueda sin forzar, frenando pronto y acelerando cuando el coche está completamente recto, no plantea demasiados problemas. La capacidad de frenada es impresionante y la precisión del chasis permite optimizar al máximo las trazadas.

Porsche 911 GT2 RS; el más rápidoPero las cosas se complican y de qué manera, cuando uno intenta rodar al 100% de lo que el coche es capaz. Que la trasera se insinúe ligeramente a la hora de acelerar es previsible, pero es casi más delicado que esta deslice por inercia si levantamos ligeramente la presión del gas en pleno apoyo si hemos entrado demasiado deprisa. No conviene olvidar que en los 911 llevan  el motor descolgado por detrás del eje trasero.

El Porsche 911 GT2 RS es, por tanto, relativamente fácil de pilotar a un ritmo tranquilo, pero muy exigente a la hora de afinar con los tiempos. Rodar sin la ayuda de la electrónica es arriesgado incluso para los pilotos con mucha experiencia, a nosotros ni se nos pasó por la cabeza intentarlo.

El precio del superdeportivo del momento

El 9121 GT2 RS se pone a la venta por 326.000 €, cifra que aumentará en otros 30.000 € si se monta el irrenunciable paquete Weissach y en otros 9.000 € si queremos lucir en nuestra muñeca el reloj especial que Porsche Design ha desarrollado a juego con este deportivo. De todas formas, ni siquiera teniendo el dinero será fácil comprarlo; en este caso, la demanda es mucho mayor a la oferta.

También te puede interesar:

Porsche Cayenne 2018: probamos el rey SUV

Porsche 911 Carrera T: así es

Como viene ocurriendo desde siempre, el 911 GT2 está desarrollado a partir del 911 Turbo y la principal diferencia con este último es que prescinde del sistema de tracción total para ahorrar peso. En este caso, sin embargo, se ha ido mucho más allá y el motor bóxer de seis cilindros y 3.6 litros, que en el Turbo desarrolla  500 y 581 CV  en el Turbo S, eleva su rendimiento hasta los 700 CV. Para ello recibe, entre otras cosas, turbocompresores de mayor tamaño, pistones reforzados, también varían e filtro del aire, los sistemas de admisión y escape, en este caso realizado en titanio lo que permite ahorrar casi 8 kg. De igual manera se mejora el rendimiento del intercooler y para que éste no pierda eficacia con las altas temperaturas, dispone de un sistema de refrigeración con inyección de agua. El GT2 se sirve en exclusiva con cambio automático PDK de siete velocidades, pero este se ha reforzado y optimizado para conseguir un funcionamiento más rápido y deportivo.Porsche 911 GT2 RS: interior

Porsche 911 GT2 RS: su bastidor

Como se puede imaginar, el bastidor de 911 GT2 RS se ha adaptado a las nuevas exigencias y para ello recibe muelles más enérgicos y amortiguadores más duros, que mantienen no obstante el sistema de control electrónico y permiten escoger entre dos tarados diferentes. Las suspensiones van montadas sobre rótulas uniball, como si de un coche de competición se tratara. En el GT2 RS también se monta el eje trasero direccional y los soportes de motor activos. Los discos de freno son cerámicos y, para mejorar la ventilación, las aletas delanteras realizadas en material plástico disponen de rejillas de ventilación en la parte superior, como si de un coche de competición se tratara. Los neumáticos son asimismo lo más parecido a un slick de competición; concretamente se trata de los especialísimos Michelin Pilot Sport Cup 2 en medidas 265/25 ZR20 delante y 325/30 ZR21 detrás.

El Porsche 911 GT2 RS está muy trabajado a nivel aerodinámico para conseguir un agarre extra a alta velocidad y para ello tanto el inmenso alerón posterior como el spoiler delantero permiten diferentes regulaciones.Detalles Porsche 911 GT2 RS

Publicidad

Cómo es por dentro

El habitáculo del 911 GT2 RS recibe entre otras cosas asientos deportivos tipo baquet, arneses de seis puntos y arco de seguridad trasero, que en opción puede ser también delantero. En comparación con el 911 Turbo el peso se ha reducido en aproximadamente 130 kg, 50 de ellos gracias a la eliminación del sistema de tracción total y 19 correspondientes al climatizador, que no obstante se puede montar si uno desea. El techo y el capó son de fibra de carbono, material que también se emplea en los diferentes elementos aerodinámicos. De todas formas la cura de adelgazamiento puede ser todavía mayor si se monta el paquete Weissach con el que se ahorran otros 28 kg y que incluye, entre otras, cosas barras estabilizadoras en carbono, llantas de magnesio, mientras que en este caso el arco de seguridad se realiza en titanio.

Así va en carretera…

En carretera, el Porsche 911 GT2 RS sorprende por su polivalencia. Con los amortiguadores en el modo más suave, la suspensión, aunque muy firme, absorbe con bastante eficacia las irregularidades del asfalto, por lo que no resulta incómodo. Aunque podría pasar por un coche de competición homologado para rodar por carretera, es apto para viajar, pero, eso sí, la falta de material aislante y los anchísimos neumáticos condicionan un nivel sonoro bastante elevado en el habitáculo y especialmente si se pulsa la tecla con la que se libera la retención de los escapes.

Porsche 911 GT2 RSEl sonido que emite el bóxer a poco que pisemos el acelerador pone los pelos de punta a cualquiera, y la experiencia puede resultar incluso mareante y casi terrorífica para nuestro acompañante si decidimos exprimir las marchas hasta las 7.000 rpm; en pocos segundos estaremos rodando a velocidades de infarto. Y es que la capacidad de aceleración de este biplaza es simplemente brutal; de 0 a 100 km/h emplea tan sólo 2,8 segundos, pero es todavía más llamativo que acelere 0 a 200 km/h en 8,3 segundos.

Las ayudas a la conducción y especialmente el control de tracción tienen mucha tarea en todo momento. Incluso sin desconectar nada, es normal que la trasera se descoloque ligeramente en fase de aceleración a la salida de las curvas o saliendo desde parado cuando pisamos gas a fondo.

Publicidad

… Y así en circuito

Por fin en la pista de Portimao, y tras dos vueltas para familiarizarnos con el trazado, tenemos por delante otras cinco rondas para exprimir al máximo el GT2 RS. Pilotar este aparato impone, pero lo cierto es que si se rueda sin forzar, frenando pronto y acelerando cuando el coche está completamente recto, no plantea demasiados problemas. La capacidad de frenada es impresionante y la precisión del chasis permite optimizar al máximo las trazadas.

Porsche 911 GT2 RS; el más rápidoPero las cosas se complican y de qué manera, cuando uno intenta rodar al 100% de lo que el coche es capaz. Que la trasera se insinúe ligeramente a la hora de acelerar es previsible, pero es casi más delicado que esta deslice por inercia si levantamos ligeramente la presión del gas en pleno apoyo si hemos entrado demasiado deprisa. No conviene olvidar que en los 911 llevan  el motor descolgado por detrás del eje trasero.

El Porsche 911 GT2 RS es, por tanto, relativamente fácil de pilotar a un ritmo tranquilo, pero muy exigente a la hora de afinar con los tiempos. Rodar sin la ayuda de la electrónica es arriesgado incluso para los pilotos con mucha experiencia, a nosotros ni se nos pasó por la cabeza intentarlo.

El precio del superdeportivo del momento

El 9121 GT2 RS se pone a la venta por 326.000 €, cifra que aumentará en otros 30.000 € si se monta el irrenunciable paquete Weissach y en otros 9.000 € si queremos lucir en nuestra muñeca el reloj especial que Porsche Design ha desarrollado a juego con este deportivo. De todas formas, ni siquiera teniendo el dinero será fácil comprarlo; en este caso, la demanda es mucho mayor a la oferta.

También te puede interesar:

Porsche Cayenne 2018: probamos el rey SUV

Porsche 911 Carrera T: así es

Publicidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.