Publicidad

Peugeot 207 CC 1.6 HDI 110 CV

Es utilizable en el día a día, gasta poco, cuenta con un motor agradable, un equipo muy completo y es descapotable, qué más se puede pedir a un coche pequeño… seguramente algo más de espacio pues, en la práctica, casi es un biplaza.
-
Peugeot 207 CC 1.6 HDI 110 CV
Pocos apostaban por el Peugeot 206 CC cuando vio la luz en el año 2000, pero poco a poco fue calando entre un público eminentemente joven y logró unas buenas cotas de éxito, obligando a otras marcas a dar la réplica. La variante descapotable del 207 supone un coupé-cabrio más moderno y avanzado, en el que la marca del león saca partido a su experiencia y con una estética más trabajada obtiene un resultado final superior. Además, es el único descapotable de este tamaño, disponible con un motor Diesel de 110 CV.

Galería relacionada

Peugeot 207 CC: detalles

Pocos apostaban por el Peugeot 206 CC cuando vio la luz en el año 2000, pero poco a poco fue calando entre un público eminentemente joven y logró unas buenas cotas de éxito, obligando a otras marcas a dar la réplica. La variante descapotable del 207 supone un coupé-cabrio más moderno y avanzado, en el que la marca del león saca partido a su experiencia y con una estética más trabajada obtiene un resultado final superior. El primer contacto visual con este modelo evidencia un progreso en la silueta coupé, con un techo metálico escamoteable que se integra perfectamente en la figura del vehículo. Y, precisamente, en ese deseo de buscar una línea más afilada y deportiva, esta variante descapotable pierde unos siete centímetros de altura frente al modelo “normal” . El funcionamiento del techo es totalmente automático, sin ninguna intervención manual, salvo presionar un botón, situado entre los asientos delanteros, durante unos 25 segundos, para que se abra cuando queramos ir descapotados –antes hay que bajar los cuatro cristales con un interruptor centralizado– o lo contrario. Es una operación que también se puede realizar en marcha, siempre que circulemos a menos de 10 km/h.

El sistema utiliza una caja electrónica que gestiona seis gatos hidráulicos y va situada por debajo de la rueda de repuesto –ésta es de emergencia– para atenuar el ruido de funcionamiento. Con el techo puesto el maletero disponible es bastante grande –370 litros–, lo que supone una importante ventaja a la hora de afrontar algún viaje ocasional, pero sin poder descapotar el 207 CC hasta que lleguemos a nuestro destino y saquemos el equipaje. De lo contrario, sólo podremos utilizar 145 litros del maletero, con la obligación de situar los bultos por debajo de la red separadora colocada al efecto, que limita la altura y el volumen de los mismos. Pese a que mide de largo lo mismo que el 207 convencional, sus características constructivas obligan a comer espacio en las plazas traseras y eso se nota en el habitáculo, con un evidente planteamiento 2+2. Es decir, los asientos delanteros reúnen las mismas características de confort que cualquier otro 207, pero el uso de las plazas posteriores debe plantearse como ocasional, ya que el espacio para las piernas es casi testimonial. Para desplazamientos cortos pueden cumplir con su papel si se sitúan en ellas niños de poca estatura –con el techo puesto son más angostas–, pero pensar en un uso diario sería un error absoluto.

Por otra parte, para asegurar la completa estanqueidad de la capota, Peugeot ha incluido el sistema “short drop”, que consigue un ajuste más eficaz de los cristales y hace que éstos se muevan ligeramente al abrir las puertas para entrar o salir del vehículo. Los reglajes de volante y asiento ayudan al conductor a sentirse cómodo, aunque para ajustar el respaldo nos gusta más el sistema de rueda que montan otros modelos en vez de la palanca elegida por Peugeot. El 207 CC ha recibido refuerzos en el túnel central, largueros, montantes y en la zona baja y lo cierto es que su carrocería muestra una buena rigidez al rodar por asfaltos deteriorados. Se aprecia claramente el eficiente trabajo de las suspensiones, que filtran muy bien cualquier irregularidad y ayudan a que la calidad de rodadura sea elevada. No hay ruidos extraños y los pasajeros perciben un buen nivel de confort. Pocos apostaban por el Peugeot 206 CC cuando vio la luz en el año 2000, pero poco a poco fue calando entre un público eminentemente joven y logró unas buenas cotas de éxito, obligando a otras marcas a dar la réplica. La variante descapotable del 207 supone un coupé-cabrio más moderno y avanzado, en el que la marca del león saca partido a su experiencia y con una estética más trabajada obtiene un resultado final superior. Además, es el único descapotable de este tamaño, disponible con un motor Diesel de 110 CV. Pocos apostaban por el Peugeot 206 CC cuando vio la luz en el año 2000, pero poco a poco fue calando entre un público eminentemente joven y logró unas buenas cotas de éxito, obligando a otras marcas a dar la réplica. La variante descapotable del 207 supone un coupé-cabrio más moderno y avanzado, en el que la marca del león saca partido a su experiencia y con una estética más trabajada obtiene un resultado final superior. El primer contacto visual con este modelo evidencia un progreso en la silueta coupé, con un techo metálico escamoteable que se integra perfectamente en la figura del vehículo. Y, precisamente, en ese deseo de buscar una línea más afilada y deportiva, esta variante descapotable pierde unos siete centímetros de altura frente al modelo “normal” . El funcionamiento del techo es totalmente automático, sin ninguna intervención manual, salvo presionar un botón, situado entre los asientos delanteros, durante unos 25 segundos, para que se abra cuando queramos ir descapotados –antes hay que bajar los cuatro cristales con un interruptor centralizado– o lo contrario. Es una operación que también se puede realizar en marcha, siempre que circulemos a menos de 10 km/h.

El sistema utiliza una caja electrónica que gestiona seis gatos hidráulicos y va situada por debajo de la rueda de repuesto –ésta es de emergencia– para atenuar el ruido de funcionamiento. Con el techo puesto el maletero disponible es bastante grande –370 litros–, lo que supone una importante ventaja a la hora de afrontar algún viaje ocasional, pero sin poder descapotar el 207 CC hasta que lleguemos a nuestro destino y saquemos el equipaje. De lo contrario, sólo podremos utilizar 145 litros del maletero, con la obligación de situar los bultos por debajo de la red separadora colocada al efecto, que limita la altura y el volumen de los mismos. Pese a que mide de largo lo mismo que el 207 convencional, sus características constructivas obligan a comer espacio en las plazas traseras y eso se nota en el habitáculo, con un evidente planteamiento 2+2. Es decir, los asientos delanteros reúnen las mismas características de confort que cualquier otro 207, pero el uso de las plazas posteriores debe plantearse como ocasional, ya que el espacio para las piernas es casi testimonial. Para desplazamientos cortos pueden cumplir con su papel si se sitúan en ellas niños de poca estatura –con el techo puesto son más angostas–, pero pensar en un uso diario sería un error absoluto.

Por otra parte, para asegurar la completa estanqueidad de la capota, Peugeot ha incluido el sistema “short drop”, que consigue un ajuste más eficaz de los cristales y hace que éstos se muevan ligeramente al abrir las puertas para entrar o salir del vehículo. Los reglajes de volante y asiento ayudan al conductor a sentirse cómodo, aunque para ajustar el respaldo nos gusta más el sistema de rueda que montan otros modelos en vez de la palanca elegida por Peugeot. El 207 CC ha recibido refuerzos en el túnel central, largueros, montantes y en la zona baja y lo cierto es que su carrocería muestra una buena rigidez al rodar por asfaltos deteriorados. Se aprecia claramente el eficiente trabajo de las suspensiones, que filtran muy bien cualquier irregularidad y ayudan a que la calidad de rodadura sea elevada. No hay ruidos extraños y los pasajeros perciben un buen nivel de confort.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.