Publicidad

Peugeot 207 CC

La tradición Peugeot del coupé-cabriolet con techo duro retráctil prosigue con este atractivo 207 que sucede al exitoso 206 CC, mejorándolo en todos los aspectos. El 207 CC estrena motor 1.6 de 120 CV, con cambio manual o automático, además de un 1.6 Turbo de 150 CV y un 1.6 HDI de 110 CV.
-
Peugeot 207 CC
Con casi 367.000 unidades producidas en los últimos seis años, el 206 CC ha sido el cabriolet más vendido en el mundo, y desde finales de 2003 el 307 CC refuerza esa oferta Peugeot de coches de conformación abierta/cerrada. Ahora llega el 207 CC, producido exclusivamente en la madrileña factoría PSA de Villaverde, y del que se esperan unas ventas totales de más de 50.000 unidades en el presente año.

Galería relacionada

peugeot207abrev

Esta variante lúdica de carrocería, que a lo largo de 2007 será seguida por otra de tipo SW (break), es coherente con la variedad de la oferta 207 y con la atraCCión que ejerce sobre su público. El CC, con una longitud de 404 cm idéntica a la variante Sport del 207 dos volúmenes, es 7,5 cm más bajo, por la peculiar línea de su techo. El nuevo Peugeot ha sido estructuralmente reforzado en su plataforma y pilares delanteros y centrales de forma que, si bien la rigidez flexional y torsional es inferior a la de las berlinas 207 -especialmente en modo abierto- su resistencia es de un nivel muy alto entre los vehículos de este tipo. Y eso determina un comportamiento en carretera muy bien afinado, así como ausencia de ruidos y vibraciones típicas de los cabrios. En lo que se refiere a proteCCión pasiva, el 207 CC dispone de un robusto marco de parabrisas y dos arcos de proteCCión traseros con aCCionamiento pirotécnico en caso de vuelco que emergen 20 cm hacia arriba en 175 milésimas de segundo. También equipa dos airbag frontales y otros tantos laterales en los asientos delanteros, mientras que el conductor cuenta con un quinto para proteger sus rodillas. El peso, lógicamente, queda afectado por los refuerzos y el dispositivo del techo, y la cifra mínima homologada empieza en los 1.342 kg, unos 115 más que un 3 puertas equivalente. Peugeot anuncia su cabrio/coupé como un 2+2 plazas con auténticos asientos traseros. Y efectivamente, los asientos posteriores y sus cinturones ahí están, pero las propias cotas oficiales dicen que no hay espacio para las rodillas, ni para las cabezas (con el techo cerrado) de ocupantes que no sean niños pequeños. Otra cosa es lo agradable del interior, que puede llevar opcionalmente tapicería de piel integral en asientos y salpicadero, y que ofrece dos amplias plazas delanteras, con doble regulación de volante y también altura de los asientos. La agradable instrumentación incluye termómetro de aceite en la versión Sport. El maletero es muy espacioso cuando el techo está erguido (370 dm3 normas VDA), y en caso contrario queda limitado a un cuadrilátero bajo la zona ocupada por el techo plegado que no llega a los 150 litros. La operación de plegado del techo es totalmente automática, a toque de botón, y toma menos de 25 segundos, mientras que la nueva transformación a coupé ocupa tres segundos más. En modo abierto, un cortavientos opcional (plegable y almacenable en el maletero) reduce drásticamente los remolinos, mientras que, una vez cerrado el techo, nos encontramos dentro de un auténtico coupé, con muy leves silbidos aerodinámicos. El 207 CC 1.6 de 120 CV, versión básica que se ofrecerá por 18.700 euros, cuenta con un equipamiento razonable, incluyendo llantas de aleación de 16” (con neumáticos 195/55 V 16), ordenador de a bordo, radio CD con 6 altavoces, marcador de intervalo de mantenimiento, cierre centralizado con mando remoto, red de maletero y retrovisores eléctricos y térmicos. Eso sí, el aire acondicionado es siempre opcional. El pedalier de aluminio, los faros direccionales, llantas de 17” (205/45 W 17), volante de cuero y climatizador bizona, son exclusivos de la versión Sport, que lleva también elementos que son opcionales en el básico: ESP+ASR, encendido automático de faros, audio con MP3 y retrovisores plegables. Pintura metalizada, control de crucero, ayuda posterior para aparcamiento y control de presión de neumáticos son opcionales en ambos casos. El nuevo motor de gasolina lleva variación de fase continua en los dos árboles de levas, así como variador de alzada de las válvulas de admisión. Es un ‘primo’ atmosférico del 1.6 Turbo THP de 150 CV (éste lleva además inyección directa), y por tanto equipa la bomba de aceite de arrastre limitado y otros detalles que eliminan rozamientos. Se anuncia con una aceleración 0-100 km/h en 10,7 segundos, velocidad máxima de 200 y un consumo medio homologado de 7,2 litros/100 km. Además de su cambio manual de 5 marchas, este motor puede equipar uno automático de 4 relaciones, con convertidor hidráulico.

El motor 1.6 Diesel, que en España será preponderante en las ventas y que estará disponible en versiones básica y Sport (desde unos 20.500 euros), rinde 110 CV y lleva filtro de partículas sin mantenimiento en 180.000 km. El par máximo anunciado es de 24,5 mkg a 1.750 rpm, pero el efecto momentáneo ‘overboost’ de soplado adicional eleve la cifra a 26,5 y garantiza prestaciones más que suficientes para una utilización no deportiva. El 1.6 turboalimentado se ofrecerá en versión Sport, con las ruedas de 17” y suspensión endurecida. Es un motor de excelente prestación (aceleración 0-100 en 8,6 segundos según datos oficiales) y a la vez muy tratable. Llevado moderamente, puede ofrecer bajas cifras de consumo, como lo demuestra la cifra media homologada de 7,2 litros /100 km, la misma que el 1.6 atmosférico. Orientado al agrado de conducción y comportamiento seguro, el 207 CC lleva la servodirección eléctrica bien calibrada y con 2,9 de volante de los demás 207. El equipo de frenos es el mismo para todas las motorizaciones mencionadas, con discos delanteros ventilados de 283 mm de diámetro y traseros macizos de 249. “Si el 206 CC sorprendió al mercado en el año 2000 al ofrecer, por primera vez en el segmento, un techo escamoteable eléctrico, el 207 CC supone una perfecta evolución. Su atractiva imagen se asienta sobre una mayor plataforma, lo que se traduce en un mejor comportamiento dinámico. En modo coupé hace gala de una notable rigidez y de un buen aislamiento acústico, mientras que, transformado en cabrio (a través de una sencilla operación que dura sólo 25 segundos), permite disfrutar de un auténtico y cómodo descapotable sin movimientos de consideración en la carrocería, ni turbulencias molestas. Eso sí, conviene montar el imprescindible deflector de aire opcional para circular descubierto a alta velocidad. Cualquiera de sus tres motorizaciones disponibles supone un buen complemento, aunque especialmente divertido resulta junto al 1.6 THP de 150 CV: a su elasticidad y contundencia une unos tarados más rígidos de amortiguación conformando una respuesta muy efectiva en carretera. Un buen maletero –en modo coupé mayor incluso que la berlina- y un precio de entrada a la gama prácticamente idéntico al popular 206 CC, auguran un buen camino comercial. Y eso a pesar de contar con unas plazas traseras nuevamente insignificantes...”
Jordi Moral Con casi 367.000 unidades producidas en los últimos seis años, el 206 CC ha sido el cabriolet más vendido en el mundo, y desde finales de 2003 el 307 CC refuerza esa oferta Peugeot de coches de conformación abierta/cerrada. Ahora llega el 207 CC, producido exclusivamente en la madrileña factoría PSA de Villaverde, y del que se esperan unas ventas totales de más de 50.000 unidades en el presente año. Esta variante lúdica de carrocería, que a lo largo de 2007 será seguida por otra de tipo SW (break), es coherente con la variedad de la oferta 207 y con la atraCCión que ejerce sobre su público. El CC, con una longitud de 404 cm idéntica a la variante Sport del 207 dos volúmenes, es 7,5 cm más bajo, por la peculiar línea de su techo. El nuevo Peugeot ha sido estructuralmente reforzado en su plataforma y pilares delanteros y centrales de forma que, si bien la rigidez flexional y torsional es inferior a la de las berlinas 207 -especialmente en modo abierto- su resistencia es de un nivel muy alto entre los vehículos de este tipo. Y eso determina un comportamiento en carretera muy bien afinado, así como ausencia de ruidos y vibraciones típicas de los cabrios. En lo que se refiere a proteCCión pasiva, el 207 CC dispone de un robusto marco de parabrisas y dos arcos de proteCCión traseros con aCCionamiento pirotécnico en caso de vuelco que emergen 20 cm hacia arriba en 175 milésimas de segundo. También equipa dos airbag frontales y otros tantos laterales en los asientos delanteros, mientras que el conductor cuenta con un quinto para proteger sus rodillas. El peso, lógicamente, queda afectado por los refuerzos y el dispositivo del techo, y la cifra mínima homologada empieza en los 1.342 kg, unos 115 más que un 3 puertas equivalente. Peugeot anuncia su cabrio/coupé como un 2+2 plazas con auténticos asientos traseros. Y efectivamente, los asientos posteriores y sus cinturones ahí están, pero las propias cotas oficiales dicen que no hay espacio para las rodillas, ni para las cabezas (con el techo cerrado) de ocupantes que no sean niños pequeños. Otra cosa es lo agradable del interior, que puede llevar opcionalmente tapicería de piel integral en asientos y salpicadero, y que ofrece dos amplias plazas delanteras, con doble regulación de volante y también altura de los asientos. La agradable instrumentación incluye termómetro de aceite en la versión Sport. El maletero es muy espacioso cuando el techo está erguido (370 dm3 normas VDA), y en caso contrario queda limitado a un cuadrilátero bajo la zona ocupada por el techo plegado que no llega a los 150 litros. La operación de plegado del techo es totalmente automática, a toque de botón, y toma menos de 25 segundos, mientras que la nueva transformación a coupé ocupa tres segundos más. En modo abierto, un cortavientos opcional (plegable y almacenable en el maletero) reduce drásticamente los remolinos, mientras que, una vez cerrado el techo, nos encontramos dentro de un auténtico coupé, con muy leves silbidos aerodinámicos. El 207 CC 1.6 de 120 CV, versión básica que se ofrecerá por 18.700 euros, cuenta con un equipamiento razonable, incluyendo llantas de aleación de 16” (con neumáticos 195/55 V 16), ordenador de a bordo, radio CD con 6 altavoces, marcador de intervalo de mantenimiento, cierre centralizado con mando remoto, red de maletero y retrovisores eléctricos y térmicos. Eso sí, el aire acondicionado es siempre opcional. El pedalier de aluminio, los faros direccionales, llantas de 17” (205/45 W 17), volante de cuero y climatizador bizona, son exclusivos de la versión Sport, que lleva también elementos que son opcionales en el básico: ESP+ASR, encendido automático de faros, audio con MP3 y retrovisores plegables. Pintura metalizada, control de crucero, ayuda posterior para aparcamiento y control de presión de neumáticos son opcionales en ambos casos. El nuevo motor de gasolina lleva variación de fase continua en los dos árboles de levas, así como variador de alzada de las válvulas de admisión. Es un ‘primo’ atmosférico del 1.6 Turbo THP de 150 CV (éste lleva además inyección directa), y por tanto equipa la bomba de aceite de arrastre limitado y otros detalles que eliminan rozamientos. Se anuncia con una aceleración 0-100 km/h en 10,7 segundos, velocidad máxima de 200 y un consumo medio homologado de 7,2 litros/100 km. Además de su cambio manual de 5 marchas, este motor puede equipar uno automático de 4 relaciones, con convertidor hidráulico.

El motor 1.6 Diesel, que en España será preponderante en las ventas y que estará disponible en versiones básica y Sport (desde unos 20.500 euros), rinde 110 CV y lleva filtro de partículas sin mantenimiento en 180.000 km. El par máximo anunciado es de 24,5 mkg a 1.750 rpm, pero el efecto momentáneo ‘overboost’ de soplado adicional eleve la cifra a 26,5 y garantiza prestaciones más que suficientes para una utilización no deportiva. El 1.6 turboalimentado se ofrecerá en versión Sport, con las ruedas de 17” y suspensión endurecida. Es un motor de excelente prestación (aceleración 0-100 en 8,6 segundos según datos oficiales) y a la vez muy tratable. Llevado moderamente, puede ofrecer bajas cifras de consumo, como lo demuestra la cifra media homologada de 7,2 litros /100 km, la misma que el 1.6 atmosférico. Orientado al agrado de conducción y comportamiento seguro, el 207 CC lleva la servodirección eléctrica bien calibrada y con 2,9 de volante de los demás 207. El equipo de frenos es el mismo para todas las motorizaciones mencionadas, con discos delanteros ventilados de 283 mm de diámetro y traseros macizos de 249. “Si el 206 CC sorprendió al mercado en el año 2000 al ofrecer, por primera vez en el segmento, un techo escamoteable eléctrico, el 207 CC supone una perfecta evolución. Su atractiva imagen se asienta sobre una mayor plataforma, lo que se traduce en un mejor comportamiento dinámico. En modo coupé hace gala de una notable rigidez y de un buen aislamiento acústico, mientras que, transformado en cabrio (a través de una sencilla operación que dura sólo 25 segundos), permite disfrutar de un auténtico y cómodo descapotable sin movimientos de consideración en la carrocería, ni turbulencias molestas. Eso sí, conviene montar el imprescindible deflector de aire opcional para circular descubierto a alta velocidad. Cualquiera de sus tres motorizaciones disponibles supone un buen complemento, aunque especialmente divertido resulta junto al 1.6 THP de 150 CV: a su elasticidad y contundencia une unos tarados más rígidos de amortiguación conformando una respuesta muy efectiva en carretera. Un buen maletero –en modo coupé mayor incluso que la berlina- y un precio de entrada a la gama prácticamente idéntico al popular 206 CC, auguran un buen camino comercial. Y eso a pesar de contar con unas plazas traseras nuevamente insignificantes...”
Jordi Moral

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.