Publicidad

Opel Insignia 2.0 CDTI 170 CV, más potencia y menos consumo

Opel reemplaza el veterano motor 2.0 CDTI de 163 CV en el Insignia por uno más eficiente, de 170 CV, con mejor entrega de par y menor consumo de combustible. Está disponible desde 35.028 euros.
Rafa Guitart. -
Opel Insignia 2.0 CDTI 170 CV, más potencia y menos consumo

Opel anunció el año pasado que lanzaría 27 nuevos modelos y 17 motores entre los años 2014 y 2018. La ofensiva ya ha comenzado, pues  hemos conocido algunos de los nuevos modelos como el Corsa y el Karl, y hemos tenido la oportunidad de conducir algunos de los motores que llegan a la gama Opel, como el 1.3 CDTI que monta el nuevo Corsa, con 75 CV de potencia, el 1.6 CDTI  en variantes de 110 y 136 CV del Astra y Meriva, el Mokka 1.6 CDTI de 136 CV, Zafira Tourer 1.6 CDTI de 120 CV o el Insignia 2.0 CDTI, que hoy nos ocupa, con 170 CV de potencia.

Todos ellos han sido desarrollados en el Centro de Desarrollo de Turín —en el que se han invertido más de 50 millones de euros— bajo la supervisión de 550 ingenieros y con la ayuda de las herramientas más modernas en sistemas de ingeniería y laboratorios de alta tecnología. Además, cuentan con cuatro nuevos bancos de pruebas: dos de pruebas climáticas —con simulación desde -40º C hasta más de 70º C y altitud de hasta 2.000 metros—, uno de ruidos, asperezas y vibraciones (NVH) y otro dinámico de alto rendimiento, lo que permite hacer una simulación virtual del comportamiento de los motores en diferentes condiciones de funcionamiento. La puesta a punto se ha realizado  en Rüsselsheim sobre modelos reales en pista de pruebas.

 

Alta eficiencia

Opel Insignia 2.0 CDTI 170 CV, más potencia y menos consumo

La entrada en vigor de la normativa Euro 6 ha sido el motivo de acelerar el desarrollo del nuevo motor 2.0 CDTI de 170 CV. Aún se encuentra a la venta el motor 2.0 CDTI biturbo, que desarrolla 195 CV de potencia, pero sólo hasta que se discontinúe su producción, ya que se trata de un motor que cumple  Euro 5. En ese momento, el nuevo CDTI de 170 CV será la versión más potente y limpia en la gama Diesel de la marca.

Para lograr una importante reducción de óxidos de nitrógeno, el nuevo motor dispone de sistema BlueInjection con reducción selectiva de catalización. Inyecta pequeñas cantidades de AdBlue —mezcla de agua y urea— que se convierte en amoniaco y es absorbido por el catalizador que, al entrar en contacto con los óxidos de nitrógeno se reducen a vapor de agua y nitrógeno, inocuos para el organismo.

La clave del nuevo propulsor se encuentra en el diseño de la cámara de combustión, que permite una mezcla más homogénea, así como en el nuevo sistema de inyección, capaz de funcionar a una presión máxima de 2.000 bares y realizar 10 inyecciones por ciclo, lo que permite un funcionamiento más silencioso y equilibrado.

El nuevo turbo de geometría variable dispone de un accionador eléctrico para la turbina, que proporciona una respuesta de sobrepresión un 20 por ciento más rápida que la de un actuador de vacío convencional. La culata es de aluminio, dispone de una tapa de plástico para absorber ruido y ejes de equilibrado contrarrotantes para eliminar vibraciones.

Todas estas mejoras permiten aumentar la potencia y el par, logrando una respuesta muy lineal y contundente desde el ralentí, a la vez que se mejoran los consumos. Es un 4 por ciento más potente y entrega un 14 por ciento más de par que el anterior 2.0 CDTI de 163 CV. No le sobra potencia montado sobre la carrocería del Insignia, que en su versión más completa y dotada de tracción total alcanza los 1.788 kg pero mueve con facilidad al conjunto. El consumo de combustible se ha rebajado, hasta 4,3 l/100 km, en las versiones equipadas con neumáticos de baja resistencia a la rodadura, que anuncian 114 g /km de CO2.

Nos ha gustado mucho su funcionamiento, es muy suave, silencioso y progresivo, con buena respuesta a bajo régimen y ofrece una entrega de potencia muy lineal. Durante la prueba de conducción, las cifras de consumo que marcaba el ordenador de viaje no distaban demasiado de las oficiales anunciadas por la marca, y sólo con el motor frío se apreciaba una rumorosidad más alta de lo esperado, que iba mitigándose con el aumento de temperatura. Ofrece mejores cifras de prestaciones que el anterior, con más velocidad punta, mejor aceleración y recuperaciones más brillantes.

En principio va destinado al Insignia y al Zafira Tourer, aunque posteriormente se incorporará en otros modelos, previsiblemente en el nuevo Astra, que llegará el próximo año al mercado.

Galería relacionada

Opel Insignia 2.0 CDTI 170 CV

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.