Publicidad

Opel Astra OPC

Ya está disponible el nuevo Astra OPC. Mezclar un Motor turbo con 280 CV, diferencial autoblocante, frenos Brembo y un comportamiento efectivo han de ser suficientes para plantarle cara a sus rivales más R. El reto está servido.
-
Opel Astra OPC

Opel ha puesto sobre el asfalto su última y esperada versión OPC, tomando como base el compacto Astra. Como no podía ser de otra forma, lo ha hecho buscando un deportivo de altas prestaciones, que fuese lo más eficaz posible sin que se convirtiese en un modelo radical para la calle. Para ello, ha establecido un pequeño campamento base en los alrededores de Nurburgring y han encomendado al piloto Jockel Winkelhock su puesta a punto final. Presumen de haber realizado 10.000 km dentro del trazado norte de Nurburgring, que aseguran es el equivalente a unos 180.000 km en un trazado normal.

Galería relacionada

Opel Astra OPC el contacto

Para su creación se ha añadido el motor 2.0 Turbo del Insignia. Se trata de un moderno propulsor de aluminio e inyección directa, que ha sido convenientemente modificado para llegar hasta los 280 CV, si bien la cifra que más me llama la atención son los 40,8 mkg de par. La ganancia de los 30 CV surge de la unión del nuevo sistema de admisión redimensionado que, además, incluye un nuevo sensor de humedad y un resonador de la admisión. El nuevo turbo dispone de un colector doble que reparte los gases entre los cilindros 1-4 y 2-3. Está reforzado para soportar la mayor  presión de trabajo, que pasa a ser de 1,5 bares. Incluye la válvula de descarga neumática, una turbina optimizada, y un colector capaz de bajar la temperatura unos 100 grados. El escape se queda con dos de los tres silenciadores del GTC.

Para transmitir tanto par al suelo ha sido necesaria la instalación de un autoblocante mecánico, solución mucho más efectiva y acertada que la de la mayoría de rivales y sus simuladores de bloqueo electrónico. El tarado de la suspensión se ha endurecido, aunque sigue siendo variable. Encontramos tres modos de conducción. Por defecto el OPC arranca en normal. Apretando el botón Sport se endurece ligeramente la suspensión en compresión y extensión y la dirección se hace más directa. Con el modo OPC, lo anterior se vuelve todavía más firme y aumenta la velocidad de rebote, a la vez que el potenciómetro del acelerador se vuelve más directo. El ESP cuenta con su propio selector, pudiendo establecerse como normal, deportivo o totalmente desconectado. La suspensión trasera endurece el eje torsional que lleva el Astra convencional y los apoyos centrales de los brazos de Watt, con unos 'silentblocks' más firmes. El equipo de frenos cuenta con discos y pinzas Brembo, montados sobre bujes de aluminio que reducen 7,8 kg por rueda.

Todo este conjunto puesto sobre el asfalto se traduce en una buena calidad de rodadura y efectividad. El coche corre mucho. A falta de compararlo con los datos de nuestro Centro Técnico, la primera impresión es que podríamos estar ante uno de los más rápidos del segmento, al menos en línea recta. Se siente ligeramente pesado en los apoyos fuertes pero a cambio muestra una generosa capacidad de tracción y frenada. El autoblocante no es muy agresivo en maniobras a baja velocidad y responde bien cuando se acelera a fondo.

En seco y combinado con las llantas de 19 pulgadas que lleva de serie se vuelve un conjunto muy efectivo. Me gustó mucho la suspensión variable, ya que no te castiga en exceso cuando vas en el modo normal, convirtiéndose en una tabla cuando se lo pides. Lo que no me gustó nada es el guiado del cambio, blando e impreciso. Los desarrollos se han establecido largos, pero es que el motor puede con ellos sin problema. Esto, unido al stop/start que lleva de serie logran contener el consumo en la utilización normal. El sonido también me ha gustado, tanto al ralentí como cuando aceleras a fondo, si bien los escapes suenan a turbo soplando más que a motor, como en cualquier turbo que se precie.

Exteriormente, hay que reconocer que se trata de un coche, al menos para mi gusto, muy atractivo. Hay algunas opciones para personalizarlo y dispone de siete colores. El interior está bien terminado. En la consola central me parece que hay demasiado botón y me costaba encontrar lo que buscaba, aunque supongo que es cuestión de aprendizaje. Los asientos, que los hace OPC, son muy buenos, con reglaje hasta en anchura de piernas y espalda. El Astra OPC se pone ya a la venta por 35.495 euros, aunque las primeras unidades no llegan a los concesionarios hasta mediados de verano.  

MOTOR Y TRANSMISIÓN
Motor 4 cil. en línea, delantero transversal
Cilindrada y cotas 1.998 cm3 - 86,0 x 86,0 mm
Distribución Dos árboles de levas en cabeza con distribución variable. 4 val./cil.
Alimentación Inyección directa de gasolina, turbo e intercambiador térmico
Compresión 9,3:1
Potencia máxima 280 CV CEE a 5.500 rpm
Par máximo 40,8 mkg CEE a 2.500-4.500 rpm
Transmisión Tracción delantera con autoblocante. Cambio manual de 6 relaciones
Embrague Monodisco en seco
BASTIDOR Y CARROCERÍA
Susp. delantera McPherson con pivote desacoplado
Susp. trasera Eje torsional con timonería de Watt
Frenos delanteros Disco ventilado de 321 mm
Frenos traseros Disco de 292 mm
Dirección De cremallera con asistencia eléctrica
Neumáticos 245/40 ZR19
Coeficiente Cx N.D.
Largoxanchoxalto 446 x 184 x 148 cm
Batalla y vías 269 y 158/158 cm
Peso oficial 1.550 kg (en vacío)
Depósito comb. 56 litros
Maletero 380 l
RENDIMIENTOS OFICIALES
Velocidad máx. 250 km/h
Acel. 0-100 km/h 6,0 s
Consumo urb. / extrurb. / mixto 10,8 / 6,5 / 8,1 l/100 km
CO2 189 g/km

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.