Publicidad

Opel Astra 2.0 CDTi

En la diana. Llegó primero el Insignia, y acertó. Ahora el nuevo Astra apunta también muy alto. En clara línea ascendente, Opel lanza un afinado dardo al segmento superventas. A contracorriente y con soluciones de berlina, entra ya en juego un nuevo compacto de mucho tamaño exterior, buen confort y, sobre todo, gran bastidor. ¿Se convertirá en nuevo líder? Lo probamos a fondo.
-
Opel Astra 2.0 CDTi

Lo dice la primera ley de marketing. El principal activo y verdadero patrimonio de toda empresa es, sin duda, su producto. Y Opel, desde luego, empieza ya a respirar. Ni los rumores de desaparición para Europa, ni su paralizada venta a Magna, le han hecho tambalear. Al contrario, hoy parece más fuerte… al menos atendiendo a su renovado catálogo, sobre el que General Motors puede al fin comenzar a presumir.

 

Si la espectacular berlina Opel Insignia marcó un importante primer avance, esta vez es turno para la categoría menor, la de los compactos. Claro que también la de mayores ventas de Europa y, en definitiva, punto de partida para el ansiado despegue comercial. Ahí entra en escena este nuevo Opel Astra. Puede que sin una estética rompedora –su hermano Insignia sorprendió más-, pero de imagen afable –gustará a casi todos- y muy completa respuesta global. No es momento de arriesgar. Y eso que la propuesta, de inicio, no puede considerarse ortodoxa.

 

De hecho, parecía que la renovación del Opel Astra era de manual: moderación en dimensiones, máxima ligereza y, por tanto, búsqueda de la mayor eficiencia. Lo pedían los nuevos tiempos, y así reaccionaba en cadena el mercado. Hasta que, en ésas, llega esta cuarta y esperada generación del compacto de Opel para romper el protocolo. Cierto que, tras el maremoto vivido por GM en los últimos años, venía de más atrás. Mientras sus rivales han necesitado sólo ligeras evoluciones de sus ya avanzadas propuestas, Opel ha partido de una hoja en blanco. Así que, para igualarse en tiempo récord, la decisión ha sido salomónica. 

Galería relacionada

Opel Astra 2.0 CDTi

Paso 1: más grande

Rompiendo prácticamente las reglas, Opel ha configurado un compacto de mucho volumen. Claro que por su suavidad de líneas, tal detalle pasa casi desapercibido. Inicialmente claro, porque más llama primero la atención abrir sus puertas. Sorprende su envolvente salpicadero estilo Insignia, un claro paso adelante en cuanto a calidad visual… y material. Abrimos puertas, cerramos portón, subimos ventanillas o manejamos mandos de climatización y luces. Vemos también su sutil iluminación ambiente y el tapizado de los paneles de las puertas. Además de presencia, mucho sabor a coche bueno. Sólo la presencia de algún ajuste o remate irregular de sus múltiples superficies nos devuelven a la realidad: estamos en un compacto con vocación generalista. ¿Compacto?

 

Por espacio interior sí lo parecía, pero acabamos de aparcar el nuevo Opel Astra. Y en el garaje declara intenciones. A un lado, VW Golf. Al otro, Seat Exeo. ¡Pero si parece más una berlina! En efecto, ha crecido… y mucho: 17 centímetros, para situarse con 4,42 metros en cabeza de la categoría, casi como un Opel Vectra de hace una década y hoy sólo superado por los gigantes Lancia Delta (4,52 m) y Mazda 3 (4,46 m). Hasta 20 centímetros más que VW Golf y 10 por encima de Renault Mégane y Ford Focus. Y no sólo aumenta en longitud: hasta 7 cm más de anchura total y de vías, y una batalla de récord: 2,69 metros, 8 cm más que antes. Ahí queda: casi como un Toyota Avensis.

Paso 2: peso pesado

Arrancamos y, con estas dimensiones, el Opel Astra avanza como un tanque, con una pisada ejemplar y muy sólida. Pero, ¿cuánto pesará ahora? Desde que lo presentaron, en Opel huían de la pregunta. “Sólo engorda 30 ó 40 kg”, nos anunciaban. Hora de comprobarlo. Lo metemos en báscula y nos frotamos los ojos: casi 1.600 kg. Impresionante, por exagerado… y porque no lo parece al volante.

 

No sólo pesa 150 kg más que el Opel Astra anterior, sino también que sus actuales rivales. Incluido el enorme Lancia Delta. Es decir, pesa exactamente lo mismo que un antiguo y gigante Opel Omega de 2001. Búsqueda de la mayor rigidez, empleo de potentes aceros… Fin a la anunciada contínua rebaja de gramos del sector. Efecto secundario para una buena causa. Porque, en carretera, muy poco que objetar. Se siente ágil, más que antes, y esos kilos sobre el asfalto se traducen a su vez en una extraordinaria calidad de rodadura.

Paso 3: eficacia

Tiene mucho mérito el resultado. Y es que todo en este Opel Astra funciona a favor de la mayor efectividad dinámica. Se lo debemos a su nuevo y evolucionado bastidor, pero también encontramos la respuesta en sus reglajes, en sus grandes neumáticos (de medida 235/45 R18), en la nueva y precisa dirección o en su más potente motor Diesel. Es el mismo 2.0 CDTI de 160 CV que ya monta el Opel Insignia y la versión más pesada de la gama, pero también es la que mejor se ajusta al nuevo Opel Astra y la que creemos que en mejores condiciones se enfrenta a los modernos Diesel rivales.

 

Frente a los algo ásperos 1.7 CDTi, este 2.0 CDTi ofrece un gran bajo régimen y una respuesta muy convincente hasta 3.500 rpm, desde donde no merece la pena estirar mucho más. Ideal para arrastrar tanto tamaño… especialmente junto a un cómodo cambio automático de 6 relaciones. De convertidor de par, muy suave y con cierto resbalamiento (se nota ya veterano), nos ha sorprendido por su gestión casi de carreras. Y eso que se echan de menos unas levas para su manejo secuencial. Poco importa que sus desarrollos sean muy largos. A diferencia de otros cambios automáticos actuales, no busca la marcha más larga. Al contrario, trabaja siempre por la eficacia, dispuesto a situar al motor en su régimen óptimo de respuesta. Ejemplos: la sexta no la introduce hasta pasados los 120 km/h, mientras que en circunvalación con limitación a 80 km/h no sube de 4ª. Ni siquiera nos deja en modo manual por palanca: “Cambio denegado”, reza una leyenda en la instrumentación. Inusual hoy, como también su divertido modo Sport, que también contribuye en deceleraciones con efectivas reducciones: no sólo descarga de trabajo a los frenos, sino que permite salir en curvas con toda la fuerza disponible.

 

Muy trabajado, como también el aislamiento acústico del nuevo Opel Astra. El motor suena a Diesel veterano en frío y a ralentí, pero en marcha obsequia con la menor sonoridad del segmento: por debajo del Citroën C4 y sólo con el Renault Mégane discutiéndole el liderazgo. Rodar de berlina, como también su equipamiento opcional tomado del Opel Insignia: amortiguación regulable, sistema Opel Eye de reconocimiento de señales, faros adaptativos bi-xenón AFL+… por cierto, qué bien alumbran de noche en cualquier ángulo, de lo mejor que hemos probado.

 

¿Y qué hay de los consumos? Pues sorprenderá que hasta ahora no hayamos hablado de eficiencia, pero es que, a priori, nada en el nuevo Opel Astra parece enfocado a tal misión: ni tamaño, ni peso, ni configuraciones. Pero nuestro Centro Técnico mide el consumo en uso real, y sus 7,1 l/100 km de media, sin ser bajos, están a la altura de sus rivales, mejores incluso que los Fiat Bravo o Peugeot 308 manuales. ¿Imaginan lo ágil y eficiente que sería con los 150 kg menos de sus rivales? Claro que, probablemente, ni iría entonces tan asentado, ni sería tan buen coche como es.

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.