Publicidad

Nueva gama Mini

Ligeros retoques en el diseño de su carrocería, más opciones de personalización en su renovado interior y, sobre todo, el estreno de dos excelentes propulsores Diesel, brindan una segunda juventud al emblemático Mini.
-
Nueva gama Mini
Aparentemente no hay cambios drásticos en este lavado de cara que Mini ha denominado LCI (Life Cycle Impulse) . De hecho, a no ser que nos indiquen una por una las modificaciones realizadas, éstas podrían pasar perfectamente desapercibidas. Algunas de ellas son relativamente fáciles de identificar, como los pilotos traseros de tipo LED, de atrevida configuración, o la ampliación de la paleta de colores con cuatro tonos, entre ellos atractivos naranja y verde metalizados. Sin embargo, sólo los más fanáticos seguidores de Mini podrán distinguir a simple vista otros de sus nuevos rasgos exteriores, como es el caso del parachoques delantero, que ahora es 9 milímetros más prominente en la zona del faldón para mejorar la protección de los peatones ante atropellos. Con este mismo fin, en algunas versiones se ha elevado ligeramente el capó. En el caso del Cooper S, la parrilla es diferente e incorpora nuevas entradas de aire para refrigerar los frenos, así como un antiniebla trasero con luz de marcha atrás integrada. El paragolpes trasero también se ha rediseñado levemente en las tres carrocerías disponibles, con el fin de resaltar la anchura del coche.

Galería relacionada

Gama Mini 2011

Del interior se podría decir lo mismo, aunque aquí encontramos una mayor evolución. Hay nuevos materiales y más combinaciones posibles a la hora de personalizar el habitáculo a nuestro gusto, además se han sustituido plásticos grises por otros negros más elegantes y que aportan más sensación de calidad. Cambia la radio por una de manejo más intuitivo y es posible conectar un iPhone para escuchar música a través de Internet (webradio), conectarse a redes sociales o realizar búsquedas locales en Google. Con esto último es posible, por ejemplo, localizar un restaurante determinado y que el navegador nos indique cómo llegar. A su vez, se ha mejorado la iluminación ambiental con muchos más colores e intensidades para los LED. En cuanto a equipamiento, por primera vez se pueden solicitar faros direccionales. En el caso del Mini Clubman, se ha ganado practicidad gracias a una bandeja enrollable para el maletero y a un anclaje adicional para sujetar los cinturones y facilitar así el acceso a las plazas traseras. En el apartado mecánico es donde encontramos la mayor sorpresa, ya que hace aparición un nuevo motor turbodiésel fabricado por BMW que sustituye al actual de PSA. Deriva de su conocido bloque de 2 litros con turbo de geometría variable y common-rail, aunque con la cilindrada rebajada a 1,6 litros, debido a la menor carrera y diámetro de los cilindros. Se comercializará con dos niveles de potencia, 90 CV para el Mini One D (17.700 euros) y 112 CV para el Cooper D (21.000 euros), que es el que hemos podido conducir. Su buen nivel de empuje, incluso por debajo de 1.500 vueltas, proporciona un alto agrado de uso. Es progresivo y refinado, muy al estilo de sus “primos” de 2 litros, aunque, lógicamente, menos prestacional. Para lograr las contenidas emisiones de CO2 que homologa la marca (99 g/km) hace uso de sistema Start-Stop, periféricos inteligentes, indicador de cambio de marcha y un desarrollo en 6ª de 60 km/h a 1.000 vueltas, al menos con las enormes llantas opcionales que equipaba nuestra unidad de pruebas. Pero además, se ha revisado la aerodinámica de la zona inferior del coche y se ha ‘encapsulado’ el motor para que mantenga la temperatura tras una parada prolongada, de modo que se evita, dentro de lo posible, arrancar en frío. Esta medida de ahorro de combustible sirve también para reducir la sonoridad.

En definitiva, un lavado de cara que ha sentado de maravilla sobre todo al Mini Cooper D, pues no sólo mejora en prestaciones y consumos, sino que ahora está más acorde con su carácter de modelo aspiracional con tintes deportivos, gracias a un mejor tacto mecánico y agrado de conducción. Los precios oscilarán entre 15.400 y 35.500 euros.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.