Publicidad

Los mejores coches que hemos probado en 2016

Otro año más para recordar por el excelente nivel del nuevo producto que ha ido llegando al mercado, pero no todos los coches probados en Autopista tienen esa capacidad para dejarte huella: aquí va esa selección natural.
Raúl Roncero.

Twitter: @Rron0_autopista -

Los mejores coches que hemos probado en 2016

Presentaciones  de nuevos coches, crónicas de competiciones deportivas, reportajes, actualidad, automóviles para recordar. Y pruebas, muchas pruebas y comparativas. 2016 consolida el crecimiento y recuperación que ha ido experimentando el sector y una de las consecuencias directas ha sido la gran actividad que nuestro Centro Técnico y probadores han tenido. De todos ellos, estos diez que a continuación te presento siguen siendo protagonistas de los desayunos con los compañeros de redacción.  

Abarth 695 Biposto: necesitarás un buen antídoto

Este escorpión pica de verdad, tanto que te tenía la esperanza de encontrar este 22 de diciembre el antídoto para poder quitarme de una vez por todas ese "gusanillo" que me anda rondando en el cuerpo desde que probamos este coche en el mes de febrero. Son esos estímulos que me siguen dejando claro que aún queda mucha afición en mis venas, porque si miras el Abarth 969 Biposto desde el lado más racional, a este coche cuesta encontrarle el más mínimo sentido. Es, sencillamente, un deportivo único, particular, caro, incómodo, sin la más mínima practicidad. Yo hasta me atrevería a decir que es ya hoy un coche de colección.  Porque "escuchar" su motor, ver las tripas del selector de un cambio prácticamente de carreras, coger el ticket del peaje a través de la pequeña portezuela de su ventanilla de policarbonato o mirar hacia atrás y ver que cuentas con barras de protección, backets y arneses supone meterse en el papel de un verdadero piloto de carreras enjaulado en un "juguete" de carreras".

Claro que buena parte de todos esos elementos los habrías pagado a golpe de talonario, porque este Abarh 695 Biposto admite tantos grados de especialización como tu cuerpo aguante. El citado cambio "Dog Ring" de dientes rectos hecho por Bacci Romano cuesta 10.500 euros, el Kit Carbono otros 5.500, el Kit de pista 5.500 euros más... Y ahí otro par de extras más hasta poder "fabricarte" este "kart" de carreras a un coste superior a los 60.000 euros. Y, sí, como a ti, se me ocurren coches infinitamente mejores. Llegas casi a poder comprarte un BMW M2, cualquier representante de entre los GTi pequeños, donde el Mini JCW o el Peugeot 208 GTi son dos de esos deportivos que para mi rozan la perfección. E incluso puedes hasta "pilotar" coches en los que cabe la familia e irte de vacaciones con ellos, como el Honda Civic Type T o el Ford Focus RS, pero te aseguro que las sensaciones no son las mismas. Enhorabuena a Abarth por ese punto "de locura". Aquí tienes el enlace a la prueba.

Abarth BipostoFord Mustang V8 Convertible: ahora sí

Nací justo cuando "moría" la primera generación de Ford Mustang, el auténtico, el de las mejores pelis, como Bullit. El resto nunca ha vuelto a ser igual... Hasta esta última en la que Ford ha sabido darle un toque de su particular buen gusto a un deportivo que pasaría perfectamente como un buen producto europeo. Vale, puedes comprar un Mustang con el excelente motor 2.3 Ecoboost de cuatro cilindros y 310 CV, una versión del motor que utiliza el Focus RS que va francamente bien y aporta ese toque de cordura y bajo nivel de consumos que probablemente jamás hayas esperado en un Mustang. Pero el "auténtico" Ford Mustang es no es otro que el que lleva el motor V8 como este. Una unidad, además, descapotable en la que el factor motor cobra aún más importancia y protagonismo. Porque un Mustang no es Mustang sólo porque sea capaz de cubrir los mil metros con salida parada en 24,5 segundos, una cifra, por cierto, que hacen absoluta justicia de los 421 CV que desarrolla su motor, sino por ese ritual de sonido, bramido y empuje a pistonadas de su motor 5.0 litros de cotas, por cierto, súper cuadradas. Ahora sí hay tecnología en el motor, en el chasis, en asistentes de conducción. También buena calidad de realización, incluso una capota con un excelente sistema hidráulico de apertura y eficiente aislamiento. Y como colofón, el Mustang no sólo se saborea en pequeños grandes paseos, sino también entre curvas de montaña, aunque su hábitat natural sean rutas más despejadas. Sin lugar a dudas, uno de esos diez coches que, acabado el año, te siguen proporcionando grandes recuerdos.

Toyota Prius: todo cambia para seguir casi igual

Abril fue fecha clave en Autopista. Llegaba a nuestra redacción el nuevo Toyota Prius, el híbrido revelación durante prácticamente dos décadas. Nueva plataforma, más calidades... Pero mismo sistema híbrido en el que incluso Toyota afina en eficiencia a costa de sacrificar en rendimiento, pero no pudo ser. Ni gastó menos que el Prius saliente, ni fue más rápido, ni Toyota mejoró el que para mi es el principal mal endémico de esta tecnología: el tacto de su cambio automático. Aun así, sus 4,6 l/100 km conseguidos en condiciones de circulación urbana siguen demostrando el buen hacer de la marca, y sus 5,2 l/100 km en nuestra media siguen siendo, en gasolina, un registro verdaderamente excepcional. Pero ahora el Toyota Prius ya no te conquista como coche híbrido, sino como coche "a secas", algo que descubres nada más echar a rodar. Mucho tiene que ver que la plataforma TNGA aporte un centro de gravedad más bajo, trenes rodantes mucho más elaborados, mejor precisión de guiado y más calidad de rodadura. Mucho tiene que ver también el nuevo y mejor tratamiento interior en ajuste y materiales, donde Toyota ha subido claramente de nivel. Ahora le han salido duros rivales difíciles de roer como el Hyundai Ioniq o el Kia Niro —ambos, clones técnicamente hablando, aunque con diferente diseño de carrocería—, pero, para mi, el Toyota Prius seguirá teniendo el reconocimiento de ser un pedazo importantísimo de la historia del automóvil moderno.

Toyota PriusBMW M2: el mejor "drifter"

¿Un M2 mejor que un M3? Así titulaba la prueba —la puedes leer aquí— mi compañero Daniel Cuadrado, probablemente, uno de los mayores aficionados que podrás encontrar en todo el mundo a esta saga de deportivos —y te aseguro que no son sus únicos niños mimados—. Lo que tal vez no sepas es que, en las líneas que dedicó a Autopista "papel", nuestra revista, en el titular no sólo desaparecían los interrogantes, sino que le deba además un pequeño giro que hacía tambalear por completo la hegemonía del M3 como el BMW M por excelencia. Sencillamente, titulaba así: el mejor M3. Y creo que a buen entendedor, pocas palabras bastan. Este M2 fue también protagonista de una comparativa frente a un M3 específicamente preparado para "driftear", propiedad de Dan Adams, una evolución sobre un M3 E43 con 550 CV que seguramente recordarás por el humo amarillo de los neumáticos que el mismísimo Dan Adams aportó para la sesión de fotos, quién corroboró la eficacia del M2 en su especialidad, más siendo un coche de estricta serie. En mis manos, bastante menos hechas a ir de lado que las de mi compañero Daniel o el citado Dan Adams, este M2 es de esos coches en los que derrapas hasta de manera natural, como si de verdad dominaras la propulsión, y aunque te aseguro que es un verdadero potro salvaje, es hoy por hoy el M más auténtico y más equilibrado, que no por ello el mejor. En esta selección de pruebas del año, tienes otro de de esos máximos exponentes de la filosofía M, aunque esconde "gato encerrado" como en breve veremos.

Porsche Boxster 718 PDK: y llegó el cuatro cilindros

Arranco con otro titual: menos es más. Porsche decía adiós al anterior a sus 6 cilindros bóxer a cambio de un 2.0 litros de cuatro cilindros que, en su versión "básica", la de 300 CV, arrasó al más radial de los Boxster Spider de la anterior generación, equipado con el 3.8 litros de 375 CV. Así que quienes dijeron que estos nuevos Porsche 718 serían cafeteras rodantes se pueden tragar ya sus palabras. Hay algo de cierto en que este motor no suena "como siempre", como un auténtico Porsche. Y algo que de cierto hay en ello, pero que suene a Subaru tampoco creo que esté tan mal. El motor dejó claro que corría como un diablo con registros como un mil metros en 23,4 segundos; y sus 7,7 l/100 km de media, que el giro técnico había merecido la pena. Pero las nuevas generaciones 718, sean Boxster o Cayman, llevan también aparejadas una afinación de chasis verdaderamente exquisita en la que la efectividad y calidad del producto han dado también un salto de gigante.  No creo que por algo más de 61.000 euros te puedas comprar un deportivo mejor, pero también te reconozco que, probado el último de los Porsche que han pasado por nuestra redacción —Un 911 Turbo S generación 991 fase II—, mis miras son ya otras, aunque, eso sí, cueste 3,7 veces el precio de este Boxster. Aquí tienes más información.

Porsche 718 BoxsterKia Niro: el anti Prius

Que a un Toyota Prius le salga un buen rival ya es de por sí una gran noticia. Que ese rival se convierta, además, en una nueva referencia en eficiencia es todo un noticiónAquí tienes las impresiones de conducción, aunque te refresco algunos de sus principales datos: 3,9 l/100 km de consumo urbano y 4,8 l/100 km en carretera, cifras dignas de las mejores generaciones Prius. Confirmación de que Kia —y por extensión, Hyundai—, consolida su constante progreso y proyección. El Niro no es sólo un híbrido más, sino un coche que "naturaliza" la tecnología y hasta hace pasar desapercibida su condición de híbrido, concretamente, a ese concepto de híbrido al que nos tenía acostumbrados Toyota con su Prius. Es cierto que, como en él, también tienes que implicarte un mínimo para obtener la máxima rentabilidad de su tecnología, pero su conjunto mecánico, y en especial, el binomio motores/transmisión, aportan al Niro un plus de convencionalidad y agrado extra en la conducción respecto al Prius. No es un coche rápido ni es lo que persigue Kia con él, pero a su refinamiento mecánico el Niro añade una gran calidad de acabados o una excelente pisada, además de "envolverlo" con una práctica y capaz carrocería. Para mi, uno de esos productos "rookie" del año.

Fiat 124 Spider: el "Clon de la bestia"

Pierde un momento de vida y busca en YouTube la —ya mítica— conferencia de Emiilio Duró y entenderás rápidamente por qué el 124 Spider es cómo es y es lo que es. Y es que, existiendo un Mazda MX-5 como referencia absoluta entre los roadster "de bolsillo" —por tamaño y afinación de recursos técnicos relativamente sencillos que redundan en un producto final al alcance de muchos aficionados— parece ser que Fiat ha entendido perfectamente el mensaje que lanza el señor Duró. Dicho y hecho, el fabricante no sólo clona el producto japonés, sino que se alía con él para construir su particular versión de Miata. Un "Miatiña", si me permites este cariñoso apelativo en el que, eso sí, también encontrarás el ADN de Fiat, especialmente en lo que corresponde a la parte mecánica, toda vez que los motores atmosféricos de Mazda dejan paso aquí a unidades turboalimentadas tanto para el 124 Spider que vende Fiat como para la versión más radical que ofrece Abarth. Equilibrio mecánico en estado puro, usabilidad, diversión, ingenio. Habrá coches más excitantes, más potentes, más rápidos y más eficaces, pero no mucho más "auténticos" que este Fiat 124 Spider —aquí tienes la prueba— y, por extensión, su versión "original".  

Fiat 124 SpiderBMW M4 GTS: el M4 de carreras

Cuando se juega con tanta ventaja es fácil convertirse en uno de los mejores deportivos del mundo. Y es que, este BMW M4 GTS tiene, en realidad, algo de "trampa": es, sencillamente, una excelente aproximación de un coche de carreras con el que poder circular por la calle. La broma te sale por casi el doble de lo que cuesta un M4 normal. Pero es que, y aunque como te puedes imaginar, la transformación no hace más que radicalizar el M4 de serie, lo que también consigue es dotarle de ese equilibrio que también le falta al M4 normal. Suspensiones afinadas, que no intratables, más capacidad de tracción, electrónica menos intrusiva... También barras de seguridad, equipo de ruedas específico, motor también muy especial en el que incluso encontramos inyección de agua en admisión rindiendo 500 CV y más de 61 mkg de par. Y no sólo más potente que la versión de partida, también más ligero. De ser así el M4 —y el M3— de serie, te garantizo que descartaría al M2 como el M más auténtico.

Audi SQ7: un SUV de otra galaxia

Compresor eléctrico —además de otra buena pareja de turbos— o estabilizadoras electromecánicas son parte de los responsables de que el Audi SQ7 ande como anda y se sujete como se sujeta. Digno sucesor del Q7 V12 TDi —que, por cierto, no llegó a llevar la distinción S en su momento—, esconde otra vez uno de los motores más sofisticados del momento. Si, un Diesel, ¡y qué! Tan fino  de funcionamiento, tan aislado en el soberbio Q7, su V8 hace que el SQ7 sea un refinadísimo dragster pese desplazar casi 2.500 kilos. Ahí va algún dato: 4,65 s en el 0-100 km/h. No hay muchos SUV que puedan presumir de semejante capacidad de aceleración. 9,8 l/100 km de consumo medio... Nada mal para un motor de 435 CV. ¿Quién se acuerda ahora del V12?  Como bien dice Pablo Mallo en la prueba, estamos ante uno de los 7 plazas más rápidos del mundo y más fáciles de conducir de todo el mercado. Un verdadero monstruo tecnológico.

Audi SQ7Porsche 911 Turbo S: el Porsche de los Porsches

No ha sido el único Porsche 911 que ha pasado este año por la redacción, pero sigue siendo padre de los 911. Fase 2 de esta última generación de 911-991 en la que parecería mejorar un producto inmejorable. Y para darte alguna reseña más, versión S, ya con el motor de 580 CV y evoluciones en todas las áreas para mejorar la rapidez de respuesta de la anterior versión. Bastan un dato y un par de anécdotas para dejar claro el calibre de coche que es. Lo primero, el mejor registro de aceleración 0-100 km/h de nuestra base de datos: 2,77 segundos. Nuestro probador encargado de realizar los tres de prestaciones aseguraba que sentía falta de riego en el cerebro. Tal es su prestación, que es de esos coches que superan las posibilidades del anillo de velocidad donde realizamos las mediciones, pero por intentarlo que no quede: aún abortando una vez superado los 500 metros de aceleración, y dejando que el coche acabara los 1.000 metros por pura inercia, acabó el kilómetro con salida parada en apenas 20 segundos. Creo que te queda claro de qué nivel prestacional estamos hablando. Pese a todo, este 911, como cualquier otro 911 de la gama, te ofrece ese encanto especial en el día a día, como una usabilidad y agrado poco común en hiper deportivos.

También te puede interesar:

Consumos reales en 2016: los coches que menos han gastado

Todos los nuevos utilitarios que llegarán en 2017

Los coches eléctricos más sorprendentes de 2016

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.