Publicidad

Nissan GT-R

Aprovechando la celebración del evento Nissan 360 -en el que la marca japonesa nos ha enseñado toda su gama asiática, norteamericana y europea-, nos hemos subido al nuevo superdeportivo GT-R. Se trata del modelo de producción más avanzado y espectacular en la historia del fabricante: una bestia aerodinámica con motor V6 biturbo de 480 CV y sorprendente fácil pilotaje. Ya admite pedidos a partir de 79.900 euros.
-
Nissan GT-R
Ahora, justo cuando celebra el 75 aniversario de su primer coche de producción (un honor que corresponde al modelo Type 15), Nissan puede presumir de haberse convertido en todo un gigante automovilístico. Sus casi 3,7 millones de unidades vendidas en 2007, sumadas a las cerca de 2,5 millones de matriculaciones de Renault, han afianzado a esta alianza franco-japonesa en el tercer mayor constructor del planeta. Por sí solo, el fabricante japonés cuenta con más de 224.000 empleados en todo el mundo y 26 plantas de ensamblaje. “Nuestro futuro pasa por la electricidad y, en los próximos años iremos desgranando nuestros avances ecológicos con modelos de producción completamente eléctricos”, nos aseguran los ingenieros asiáticos.

Galería relacionada

Nissan GTR 2

Mientras tanto, Nissan dispone de una de las mayores gamas de automóviles, con más de 100 productos diferenciados para sus principales mercados, el europeo, el japonés y el norteamericano, desarrollados a partir de seis plataformas propias. Los modelos que comercializa en el Viejo Continente son ya conocidos, por lo que resulta interesante aproximarse a sus “best-seller” internacionales. Hemos podido conducir algunos de los modelos más curiosos y de mayor éxito de sus dos principales mercados. Alguno, incluso, llegará a Europa en los próximos años. Te mostramos seis de los más representativos. Curioso que el mercado de origen de Nissan, el japonés, no sea el de sus mayores ventas. Por encima aparece el estadounidense, posiblemente por las ventas añadidas de su firma de lujo Infiniti. Sin embargo, su gama japonesa es de lo más variada y original, siempre con la funcionalidad por bandera. Hemos podido conducir tres de sus productos más carismáticos. Si podemos hablar de modelos de gran éxito en Nissan, sin duda el Moco -nombre poco agraciado desde Europa- es uno de ellos. Al año se venden más de 60.000 unidades. Hablamos de un utilitario de apenas 3,4 metros de longitud, sólo 1,48 m de anchura (uno de los modelos más estrechos que hemos visto) y batalla de 2,36 m, superior por ejemplo a un Fiat 500 o Citroën C1. Desarrollado en colaboración con Suzuki (para sus pequeños modelos japoneses Nissan recurre a alianzas con otros fabricantes asiáticos, también por ejemplo con Mitsubishi), el Moco cuenta con una pequeña mecánica gasolina tricilíndrica de 0,6 litros y 54 CV de potencia, asociada a un cambio automático de cuatro relaciones. Con un nivel de acabado y equipamiento más que aceptable y una configuración interior de 2+2 plazas, con banqueta trasera deslizante y abatible (capaz de ofrecer una superficie completamente plana de carga), nos parece un muy práctico ciudadano. Ágil y muy maniobrable, su pequeño motor resulta suficiente para mover con soltura un peso de apenas 820 kg.

Da igual que lo hayamos conducido con volante a la derecha o que su diseño completamente cuadrado pueda parecer horroroso –gracioso, también-, pero el Cube japonés es uno de los modelos más originales, simpáticos y, ante todo, prácticos que hemos podido conducir. Y deberemos acostumbrarnos a él, porque Nissan tiene intención de comercializarlo en Europa en su próxima generación, prevista para antes de dos años. Abrimos sus puertas y nos quedamos “boquiabiertos” ante tanto espacio concentrado en apenas 3,7 metros de longitud. Amplios cajones y guanteras repartidas por todo el habitáculo, una anchura y una altura interior excepcional, grandísimo portón posterior (toda la zaga) de apertura lateral y asientos traseros deslizables y abatibles subrayan su indudable funcionalidad. Incluso cuenta con una versión denominada Cube Cubic con tres filas de asientos. Sin ninguna concesión a lo superfluo, es pura practicidad urbana coronada con un muy buen motor gasolina de 1,5 litros y 107 CV, con cambio automático CVT que incluye hasta tecla Sport para apurar cada relación. Resulta muy rápido y divertido y, aunque no es pura agilidad, representa una excelente alternativa para ciudad.

Antítesis de Moco y Cube, pero diseñado también para total funcionalidad. Eso sí, con la máxima comodidad para sus ocupantes. El Elgrand es un gran monovolumen de 4,84 metros (más o menos como un Kia Carnival) y tres buenas filas de asientos. Destaca por su total modularidad, su poderoso motor V6 de 3,5 litros y 240 CV y cambio automático de cinco marchas. Su equipamiento es excepcional, con puertas laterales eléctricas, y destaca por una pantalla multifunción orientable en el centro del salpicadero para que todos sus ocupantes puedan ver la información. En carretera resulta muy cómodo y rápido, a pesar de sus más de dos toneladas de peso; un auténtico salón rodante para familias numerosas.

Con casi 1,5 millones de unidades vendidas, Estados Unidos representa a día de hoy el principal mercado mundial del grupo Nissan. Si en Japón, la marca apuesta por mucho ciudadano y modelos funcionales, en Norteamérica triunfa el poderoso todoterreno y berlinas deportivas con motores de muy alta cilindrada. Aquí van tres interesantes modelos que hemos podido conducir. Una de las preguntas que en Nissan Europa no saben responder: ¿Por qué el Xterra no ha llegado nunca a comercializarse en nuestro mercado? Quizás por no incrementar la competencia con la actual y amplia gama 4x4 del fabricante japonés. Pero hablamos sin duda de uno de los mejores todoterrenos de la marca y podría haber sido un salto lógico en Europa entre el X-Trail y el Pathfinder. Muy popular en Estados Unidos, el Xterra es un auténtico 4x4 de 4,54 metros con tracción integral, reductora y suspensión trasera formada por ballestas. Su efectividad en campo es total, con muy buena altura libre y un poderoso motor V6 de 4 litros y 261 CV; todo un guerrero que comparte muchos elementos de plataforma con el Pathfinder.

Descomunal, gigante y excesivo, pero incomparable como herramienta de trabajo. Se llama Titan, es una pick up que mide 6,2 metros de longitud en su versión de batalla larga y dispone de una impresionante caja con más de dos metros de profundidad y hasta 1,60 m de anchura. En él cabe todo. Y si impactante es su imagen, no menos sorprendente es el espectacular rugido de su motor V8 de 5,6 litros y 317 CV de potencia. Impresiona verlo acercarse por las calles. Subidos, allí arriba, la verdad es que no es para tanto. Tiene una maniobrabilidad más que aceptable para sus dimensiones y basta anticipar los giros levemente para circular incluso en ciudad con relativa comodidad. Además, su increíble batalla (4,1 metros), apenas oscila verticalmente ni siquiera ante fuertes aceleraciones. Y potencia tiene de sobra.

Interesante nos parece también la nueva versión del deportivo 350Z preparada por Nismo. En realidad el modelo se estrenó en Japón, pero este mismo mes se ha puesto a la venta en Estados Unidos, y quién sabe si en algunos meses lo podremos ver rodar por nuestras carreteras. En realidad consiste en un kit rácing que, además de un frontal más aerodinámico, incluye tomas de aire sobredimensionadas, difusores y un mayor spoiler trasero. También, cómo no, suspensiones más firmes, carrocería rebajada y frenos firmados por el prestigioso fabricante Brembo. Su motor, el conocido V6 de 3,5 litros de Nissan, no sufre apenas variaciones y anuncia aquí 306 CV de potencia. Tuvimos ocasión de rodar una sola vuelta con él en Estoril y, aunque obviamente no cuenta con la sujeción y el rendimiento del GT-R, nos pareció un deportivo muy rápido y ágil. Eso sí, su cambio manual de 6 relaciones –con un tacto algo duro- resulta infinitamente menos eficaz para sacar partido al motor en comparación con el excelente automático de doble embrague estrenado en el GT-R.

Nuevos Nissan GT-R y Murano
Ahora, justo cuando celebra el 75 aniversario de su primer coche de producción (un honor que corresponde al modelo Type 15), Nissan puede presumir de haberse convertido en todo un gigante automovilístico. Sus casi 3,7 millones de unidades vendidas en 2007, sumadas a las cerca de 2,5 millones de matriculaciones de Renault, han afianzado a esta alianza franco-japonesa en el tercer mayor constructor del planeta. Por sí solo, el fabricante japonés cuenta con más de 224.000 empleados en todo el mundo y 26 plantas de ensamblaje. “Nuestro futuro pasa por la electricidad y, en los próximos años iremos desgranando nuestros avances ecológicos con modelos de producción completamente eléctricos”, nos aseguran los ingenieros asiáticos. Mientras tanto, Nissan dispone de una de las mayores gamas de automóviles, con más de 100 productos diferenciados para sus principales mercados, el europeo, el japonés y el norteamericano, desarrollados a partir de seis plataformas propias. Los modelos que comercializa en el Viejo Continente son ya conocidos, por lo que resulta interesante aproximarse a sus “best-seller” internacionales. Hemos podido conducir algunos de los modelos más curiosos y de mayor éxito de sus dos principales mercados. Alguno, incluso, llegará a Europa en los próximos años. Te mostramos seis de los más representativos. Curioso que el mercado de origen de Nissan, el japonés, no sea el de sus mayores ventas. Por encima aparece el estadounidense, posiblemente por las ventas añadidas de su firma de lujo Infiniti. Sin embargo, su gama japonesa es de lo más variada y original, siempre con la funcionalidad por bandera. Hemos podido conducir tres de sus productos más carismáticos. Si podemos hablar de modelos de gran éxito en Nissan, sin duda el Moco -nombre poco agraciado desde Europa- es uno de ellos. Al año se venden más de 60.000 unidades. Hablamos de un utilitario de apenas 3,4 metros de longitud, sólo 1,48 m de anchura (uno de los modelos más estrechos que hemos visto) y batalla de 2,36 m, superior por ejemplo a un Fiat 500 o Citroën C1. Desarrollado en colaboración con Suzuki (para sus pequeños modelos japoneses Nissan recurre a alianzas con otros fabricantes asiáticos, también por ejemplo con Mitsubishi), el Moco cuenta con una pequeña mecánica gasolina tricilíndrica de 0,6 litros y 54 CV de potencia, asociada a un cambio automático de cuatro relaciones. Con un nivel de acabado y equipamiento más que aceptable y una configuración interior de 2+2 plazas, con banqueta trasera deslizante y abatible (capaz de ofrecer una superficie completamente plana de carga), nos parece un muy práctico ciudadano. Ágil y muy maniobrable, su pequeño motor resulta suficiente para mover con soltura un peso de apenas 820 kg.

Da igual que lo hayamos conducido con volante a la derecha o que su diseño completamente cuadrado pueda parecer horroroso –gracioso, también-, pero el Cube japonés es uno de los modelos más originales, simpáticos y, ante todo, prácticos que hemos podido conducir. Y deberemos acostumbrarnos a él, porque Nissan tiene intención de comercializarlo en Europa en su próxima generación, prevista para antes de dos años. Abrimos sus puertas y nos quedamos “boquiabiertos” ante tanto espacio concentrado en apenas 3,7 metros de longitud. Amplios cajones y guanteras repartidas por todo el habitáculo, una anchura y una altura interior excepcional, grandísimo portón posterior (toda la zaga) de apertura lateral y asientos traseros deslizables y abatibles subrayan su indudable funcionalidad. Incluso cuenta con una versión denominada Cube Cubic con tres filas de asientos. Sin ninguna concesión a lo superfluo, es pura practicidad urbana coronada con un muy buen motor gasolina de 1,5 litros y 107 CV, con cambio automático CVT que incluye hasta tecla Sport para apurar cada relación. Resulta muy rápido y divertido y, aunque no es pura agilidad, representa una excelente alternativa para ciudad.

Antítesis de Moco y Cube, pero diseñado también para total funcionalidad. Eso sí, con la máxima comodidad para sus ocupantes. El Elgrand es un gran monovolumen de 4,84 metros (más o menos como un Kia Carnival) y tres buenas filas de asientos. Destaca por su total modularidad, su poderoso motor V6 de 3,5 litros y 240 CV y cambio automático de cinco marchas. Su equipamiento es excepcional, con puertas laterales eléctricas, y destaca por una pantalla multifunción orientable en el centro del salpicadero para que todos sus ocupantes puedan ver la información. En carretera resulta muy cómodo y rápido, a pesar de sus más de dos toneladas de peso; un auténtico salón rodante para familias numerosas.

Con casi 1,5 millones de unidades vendidas, Estados Unidos representa a día de hoy el principal mercado mundial del grupo Nissan. Si en Japón, la marca apuesta por mucho ciudadano y modelos funcionales, en Norteamérica triunfa el poderoso todoterreno y berlinas deportivas con motores de muy alta cilindrada. Aquí van tres interesantes modelos que hemos podido conducir. Una de las preguntas que en Nissan Europa no saben responder: ¿Por qué el Xterra no ha llegado nunca a comercializarse en nuestro mercado? Quizás por no incrementar la competencia con la actual y amplia gama 4x4 del fabricante japonés. Pero hablamos sin duda de uno de los mejores todoterrenos de la marca y podría haber sido un salto lógico en Europa entre el X-Trail y el Pathfinder. Muy popular en Estados Unidos, el Xterra es un auténtico 4x4 de 4,54 metros con tracción integral, reductora y suspensión trasera formada por ballestas. Su efectividad en campo es total, con muy buena altura libre y un poderoso motor V6 de 4 litros y 261 CV; todo un guerrero que comparte muchos elementos de plataforma con el Pathfinder.

Descomunal, gigante y excesivo, pero incomparable como herramienta de trabajo. Se llama Titan, es una pick up que mide 6,2 metros de longitud en su versión de batalla larga y dispone de una impresionante caja con más de dos metros de profundidad y hasta 1,60 m de anchura. En él cabe todo. Y si impactante es su imagen, no menos sorprendente es el espectacular rugido de su motor V8 de 5,6 litros y 317 CV de potencia. Impresiona verlo acercarse por las calles. Subidos, allí arriba, la verdad es que no es para tanto. Tiene una maniobrabilidad más que aceptable para sus dimensiones y basta anticipar los giros levemente para circular incluso en ciudad con relativa comodidad. Además, su increíble batalla (4,1 metros), apenas oscila verticalmente ni siquiera ante fuertes aceleraciones. Y potencia tiene de sobra.

Interesante nos parece también la nueva versión del deportivo 350Z preparada por Nismo. En realidad el modelo se estrenó en Japón, pero este mismo mes se ha puesto a la venta en Estados Unidos, y quién sabe si en algunos meses lo podremos ver rodar por nuestras carreteras. En realidad consiste en un kit rácing que, además de un frontal más aerodinámico, incluye tomas de aire sobredimensionadas, difusores y un mayor spoiler trasero. También, cómo no, suspensiones más firmes, carrocería rebajada y frenos firmados por el prestigioso fabricante Brembo. Su motor, el conocido V6 de 3,5 litros de Nissan, no sufre apenas variaciones y anuncia aquí 306 CV de potencia. Tuvimos ocasión de rodar una sola vuelta con él en Estoril y, aunque obviamente no cuenta con la sujeción y el rendimiento del GT-R, nos pareció un deportivo muy rápido y ágil. Eso sí, su cambio manual de 6 relaciones –con un tacto algo duro- resulta infinitamente menos eficaz para sacar partido al motor en comparación con el excelente automático de doble embrague estrenado en el GT-R.

Nuevos Nissan GT-R y Murano
Ahora, justo cuando celebra el 75 aniversario de su primer coche de producción (un honor que corresponde al modelo Type 15), Nissan puede presumir de haberse convertido en todo un gigante automovilístico. Sus casi 3,7 millones de unidades vendidas en 2007, sumadas a las cerca de 2,5 millones de matriculaciones de Renault, han afianzado a esta alianza franco-japonesa en el tercer mayor constructor del planeta. Por sí solo, el fabricante japonés cuenta con más de 224.000 empleados en todo el mundo y 26 plantas de ensamblaje. “Nuestro futuro pasa por la electricidad y, en los próximos años iremos desgranando nuestros avances ecológicos con modelos de producción completamente eléctricos”, nos aseguran los ingenieros asiáticos. Mientras tanto, Nissan dispone de una de las mayores gamas de automóviles, con más de 100 productos diferenciados para sus principales mercados, el europeo, el japonés y el norteamericano, desarrollados a partir de seis plataformas propias. Los modelos que comercializa en el Viejo Continente son ya conocidos, por lo que resulta interesante aproximarse a sus “best-seller” internacionales. Hemos podido conducir algunos de los modelos más curiosos y de mayor éxito de sus dos principales mercados. Alguno, incluso, llegará a Europa en los próximos años. Te mostramos seis de los más representativos. Curioso que el mercado de origen de Nissan, el japonés, no sea el de sus mayores ventas. Por encima aparece el estadounidense, posiblemente por las ventas añadidas de su firma de lujo Infiniti. Sin embargo, su gama japonesa es de lo más variada y original, siempre con la funcionalidad por bandera. Hemos podido conducir tres de sus productos más carismáticos. Si podemos hablar de modelos de gran éxito en Nissan, sin duda el Moco -nombre poco agraciado desde Europa- es uno de ellos. Al año se venden más de 60.000 unidades. Hablamos de un utilitario de apenas 3,4 metros de longitud, sólo 1,48 m de anchura (uno de los modelos más estrechos que hemos visto) y batalla de 2,36 m, superior por ejemplo a un Fiat 500 o Citroën C1. Desarrollado en colaboración con Suzuki (para sus pequeños modelos japoneses Nissan recurre a alianzas con otros fabricantes asiáticos, también por ejemplo con Mitsubishi), el Moco cuenta con una pequeña mecánica gasolina tricilíndrica de 0,6 litros y 54 CV de potencia, asociada a un cambio automático de cuatro relaciones. Con un nivel de acabado y equipamiento más que aceptable y una configuración interior de 2+2 plazas, con banqueta trasera deslizante y abatible (capaz de ofrecer una superficie completamente plana de carga), nos parece un muy práctico ciudadano. Ágil y muy maniobrable, su pequeño motor resulta suficiente para mover con soltura un peso de apenas 820 kg.

Da igual que lo hayamos conducido con volante a la derecha o que su diseño completamente cuadrado pueda parecer horroroso –gracioso, también-, pero el Cube japonés es uno de los modelos más originales, simpáticos y, ante todo, prácticos que hemos podido conducir. Y deberemos acostumbrarnos a él, porque Nissan tiene intención de comercializarlo en Europa en su próxima generación, prevista para antes de dos años. Abrimos sus puertas y nos quedamos “boquiabiertos” ante tanto espacio concentrado en apenas 3,7 metros de longitud. Amplios cajones y guanteras repartidas por todo el habitáculo, una anchura y una altura interior excepcional, grandísimo portón posterior (toda la zaga) de apertura lateral y asientos traseros deslizables y abatibles subrayan su indudable funcionalidad. Incluso cuenta con una versión denominada Cube Cubic con tres filas de asientos. Sin ninguna concesión a lo superfluo, es pura practicidad urbana coronada con un muy buen motor gasolina de 1,5 litros y 107 CV, con cambio automático CVT que incluye hasta tecla Sport para apurar cada relación. Resulta muy rápido y divertido y, aunque no es pura agilidad, representa una excelente alternativa para ciudad.

Antítesis de Moco y Cube, pero diseñado también para total funcionalidad. Eso sí, con la máxima comodidad para sus ocupantes. El Elgrand es un gran monovolumen de 4,84 metros (más o menos como un Kia Carnival) y tres buenas filas de asientos. Destaca por su total modularidad, su poderoso motor V6 de 3,5 litros y 240 CV y cambio automático de cinco marchas. Su equipamiento es excepcional, con puertas laterales eléctricas, y destaca por una pantalla multifunción orientable en el centro del salpicadero para que todos sus ocupantes puedan ver la información. En carretera resulta muy cómodo y rápido, a pesar de sus más de dos toneladas de peso; un auténtico salón rodante para familias numerosas.

Con casi 1,5 millones de unidades vendidas, Estados Unidos representa a día de hoy el principal mercado mundial del grupo Nissan. Si en Japón, la marca apuesta por mucho ciudadano y modelos funcionales, en Norteamérica triunfa el poderoso todoterreno y berlinas deportivas con motores de muy alta cilindrada. Aquí van tres interesantes modelos que hemos podido conducir. Una de las preguntas que en Nissan Europa no saben responder: ¿Por qué el Xterra no ha llegado nunca a comercializarse en nuestro mercado? Quizás por no incrementar la competencia con la actual y amplia gama 4x4 del fabricante japonés. Pero hablamos sin duda de uno de los mejores todoterrenos de la marca y podría haber sido un salto lógico en Europa entre el X-Trail y el Pathfinder. Muy popular en Estados Unidos, el Xterra es un auténtico 4x4 de 4,54 metros con tracción integral, reductora y suspensión trasera formada por ballestas. Su efectividad en campo es total, con muy buena altura libre y un poderoso motor V6 de 4 litros y 261 CV; todo un guerrero que comparte muchos elementos de plataforma con el Pathfinder.

Descomunal, gigante y excesivo, pero incomparable como herramienta de trabajo. Se llama Titan, es una pick up que mide 6,2 metros de longitud en su versión de batalla larga y dispone de una impresionante caja con más de dos metros de profundidad y hasta 1,60 m de anchura. En él cabe todo. Y si impactante es su imagen, no menos sorprendente es el espectacular rugido de su motor V8 de 5,6 litros y 317 CV de potencia. Impresiona verlo acercarse por las calles. Subidos, allí arriba, la verdad es que no es para tanto. Tiene una maniobrabilidad más que aceptable para sus dimensiones y basta anticipar los giros levemente para circular incluso en ciudad con relativa comodidad. Además, su increíble batalla (4,1 metros), apenas oscila verticalmente ni siquiera ante fuertes aceleraciones. Y potencia tiene de sobra.

Interesante nos parece también la nueva versión del deportivo 350Z preparada por Nismo. En realidad el modelo se estrenó en Japón, pero este mismo mes se ha puesto a la venta en Estados Unidos, y quién sabe si en algunos meses lo podremos ver rodar por nuestras carreteras. En realidad consiste en un kit rácing que, además de un frontal más aerodinámico, incluye tomas de aire sobredimensionadas, difusores y un mayor spoiler trasero. También, cómo no, suspensiones más firmes, carrocería rebajada y frenos firmados por el prestigioso fabricante Brembo. Su motor, el conocido V6 de 3,5 litros de Nissan, no sufre apenas variaciones y anuncia aquí 306 CV de potencia. Tuvimos ocasión de rodar una sola vuelta con él en Estoril y, aunque obviamente no cuenta con la sujeción y el rendimiento del GT-R, nos pareció un deportivo muy rápido y ágil. Eso sí, su cambio manual de 6 relaciones –con un tacto algo duro- resulta infinitamente menos eficaz para sacar partido al motor en comparación con el excelente automático de doble embrague estrenado en el GT-R.

Nuevos Nissan GT-R y Murano
Ahora, justo cuando celebra el 75 aniversario de su primer coche de producción (un honor que corresponde al modelo Type 15), Nissan puede presumir de haberse convertido en todo un gigante automovilístico. Sus casi 3,7 millones de unidades vendidas en 2007, sumadas a las cerca de 2,5 millones de matriculaciones de Renault, han afianzado a esta alianza franco-japonesa en el tercer mayor constructor del planeta. Por sí solo, el fabricante japonés cuenta con más de 224.000 empleados en todo el mundo y 26 plantas de ensamblaje. “Nuestro futuro pasa por la electricidad y, en los próximos años iremos desgranando nuestros avances ecológicos con modelos de producción completamente eléctricos”, nos aseguran los ingenieros asiáticos. Mientras tanto, Nissan dispone de una de las mayores gamas de automóviles, con más de 100 productos diferenciados para sus principales mercados, el europeo, el japonés y el norteamericano, desarrollados a partir de seis plataformas propias. Los modelos que comercializa en el Viejo Continente son ya conocidos, por lo que resulta interesante aproximarse a sus “best-seller” internacionales. Hemos podido conducir algunos de los modelos más curiosos y de mayor éxito de sus dos principales mercados. Alguno, incluso, llegará a Europa en los próximos años. Te mostramos seis de los más representativos. Curioso que el mercado de origen de Nissan, el japonés, no sea el de sus mayores ventas. Por encima aparece el estadounidense, posiblemente por las ventas añadidas de su firma de lujo Infiniti. Sin embargo, su gama japonesa es de lo más variada y original, siempre con la funcionalidad por bandera. Hemos podido conducir tres de sus productos más carismáticos. Si podemos hablar de modelos de gran éxito en Nissan, sin duda el Moco -nombre poco agraciado desde Europa- es uno de ellos. Al año se venden más de 60.000 unidades. Hablamos de un utilitario de apenas 3,4 metros de longitud, sólo 1,48 m de anchura (uno de los modelos más estrechos que hemos visto) y batalla de 2,36 m, superior por ejemplo a un Fiat 500 o Citroën C1. Desarrollado en colaboración con Suzuki (para sus pequeños modelos japoneses Nissan recurre a alianzas con otros fabricantes asiáticos, también por ejemplo con Mitsubishi), el Moco cuenta con una pequeña mecánica gasolina tricilíndrica de 0,6 litros y 54 CV de potencia, asociada a un cambio automático de cuatro relaciones. Con un nivel de acabado y equipamiento más que aceptable y una configuración interior de 2+2 plazas, con banqueta trasera deslizante y abatible (capaz de ofrecer una superficie completamente plana de carga), nos parece un muy práctico ciudadano. Ágil y muy maniobrable, su pequeño motor resulta suficiente para mover con soltura un peso de apenas 820 kg.

Da igual que lo hayamos conducido con volante a la derecha o que su diseño completamente cuadrado pueda parecer horroroso –gracioso, también-, pero el Cube japonés es uno de los modelos más originales, simpáticos y, ante todo, prácticos que hemos podido conducir. Y deberemos acostumbrarnos a él, porque Nissan tiene intención de comercializarlo en Europa en su próxima generación, prevista para antes de dos años. Abrimos sus puertas y nos quedamos “boquiabiertos” ante tanto espacio concentrado en apenas 3,7 metros de longitud. Amplios cajones y guanteras repartidas por todo el habitáculo, una anchura y una altura interior excepcional, grandísimo portón posterior (toda la zaga) de apertura lateral y asientos traseros deslizables y abatibles subrayan su indudable funcionalidad. Incluso cuenta con una versión denominada Cube Cubic con tres filas de asientos. Sin ninguna concesión a lo superfluo, es pura practicidad urbana coronada con un muy buen motor gasolina de 1,5 litros y 107 CV, con cambio automático CVT que incluye hasta tecla Sport para apurar cada relación. Resulta muy rápido y divertido y, aunque no es pura agilidad, representa una excelente alternativa para ciudad.

Antítesis de Moco y Cube, pero diseñado también para total funcionalidad. Eso sí, con la máxima comodidad para sus ocupantes. El Elgrand es un gran monovolumen de 4,84 metros (más o menos como un Kia Carnival) y tres buenas filas de asientos. Destaca por su total modularidad, su poderoso motor V6 de 3,5 litros y 240 CV y cambio automático de cinco marchas. Su equipamiento es excepcional, con puertas laterales eléctricas, y destaca por una pantalla multifunción orientable en el centro del salpicadero para que todos sus ocupantes puedan ver la información. En carretera resulta muy cómodo y rápido, a pesar de sus más de dos toneladas de peso; un auténtico salón rodante para familias numerosas.

Con casi 1,5 millones de unidades vendidas, Estados Unidos representa a día de hoy el principal mercado mundial del grupo Nissan. Si en Japón, la marca apuesta por mucho ciudadano y modelos funcionales, en Norteamérica triunfa el poderoso todoterreno y berlinas deportivas con motores de muy alta cilindrada. Aquí van tres interesantes modelos que hemos podido conducir. Una de las preguntas que en Nissan Europa no saben responder: ¿Por qué el Xterra no ha llegado nunca a comercializarse en nuestro mercado? Quizás por no incrementar la competencia con la actual y amplia gama 4x4 del fabricante japonés. Pero hablamos sin duda de uno de los mejores todoterrenos de la marca y podría haber sido un salto lógico en Europa entre el X-Trail y el Pathfinder. Muy popular en Estados Unidos, el Xterra es un auténtico 4x4 de 4,54 metros con tracción integral, reductora y suspensión trasera formada por ballestas. Su efectividad en campo es total, con muy buena altura libre y un poderoso motor V6 de 4 litros y 261 CV; todo un guerrero que comparte muchos elementos de plataforma con el Pathfinder.

Descomunal, gigante y excesivo, pero incomparable como herramienta de trabajo. Se llama Titan, es una pick up que mide 6,2 metros de longitud en su versión de batalla larga y dispone de una impresionante caja con más de dos metros de profundidad y hasta 1,60 m de anchura. En él cabe todo. Y si impactante es su imagen, no menos sorprendente es el espectacular rugido de su motor V8 de 5,6 litros y 317 CV de potencia. Impresiona verlo acercarse por las calles. Subidos, allí arriba, la verdad es que no es para tanto. Tiene una maniobrabilidad más que aceptable para sus dimensiones y basta anticipar los giros levemente para circular incluso en ciudad con relativa comodidad. Además, su increíble batalla (4,1 metros), apenas oscila verticalmente ni siquiera ante fuertes aceleraciones. Y potencia tiene de sobra.

Interesante nos parece también la nueva versión del deportivo 350Z preparada por Nismo. En realidad el modelo se estrenó en Japón, pero este mismo mes se ha puesto a la venta en Estados Unidos, y quién sabe si en algunos meses lo podremos ver rodar por nuestras carreteras. En realidad consiste en un kit rácing que, además de un frontal más aerodinámico, incluye tomas de aire sobredimensionadas, difusores y un mayor spoiler trasero. También, cómo no, suspensiones más firmes, carrocería rebajada y frenos firmados por el prestigioso fabricante Brembo. Su motor, el conocido V6 de 3,5 litros de Nissan, no sufre apenas variaciones y anuncia aquí 306 CV de potencia. Tuvimos ocasión de rodar una sola vuelta con él en Estoril y, aunque obviamente no cuenta con la sujeción y el rendimiento del GT-R, nos pareció un deportivo muy rápido y ágil. Eso sí, su cambio manual de 6 relaciones –con un tacto algo duro- resulta infinitamente menos eficaz para sacar partido al motor en comparación con el excelente automático de doble embrague estrenado en el GT-R.

Nuevos Nissan GT-R y Murano
Ahora, justo cuando celebra el 75 aniversario de su primer coche de producción (un honor que corresponde al modelo Type 15), Nissan puede presumir de haberse convertido en todo un gigante automovilístico. Sus casi 3,7 millones de unidades vendidas en 2007, sumadas a las cerca de 2,5 millones de matriculaciones de Renault, han afianzado a esta alianza franco-japonesa en el tercer mayor constructor del planeta. Por sí solo, el fabricante japonés cuenta con más de 224.000 empleados en todo el mundo y 26 plantas de ensamblaje. “Nuestro futuro pasa por la electricidad y, en los próximos años iremos desgranando nuestros avances ecológicos con modelos de producción completamente eléctricos”, nos aseguran los ingenieros asiáticos. Mientras tanto, Nissan dispone de una de las mayores gamas de automóviles, con más de 100 productos diferenciados para sus principales mercados, el europeo, el japonés y el norteamericano, desarrollados a partir de seis plataformas propias. Los modelos que comercializa en el Viejo Continente son ya conocidos, por lo que resulta interesante aproximarse a sus “best-seller” internacionales. Hemos podido conducir algunos de los modelos más curiosos y de mayor éxito de sus dos principales mercados. Alguno, incluso, llegará a Europa en los próximos años. Te mostramos seis de los más representativos. Curioso que el mercado de origen de Nissan, el japonés, no sea el de sus mayores ventas. Por encima aparece el estadounidense, posiblemente por las ventas añadidas de su firma de lujo Infiniti. Sin embargo, su gama japonesa es de lo más variada y original, siempre con la funcionalidad por bandera. Hemos podido conducir tres de sus productos más carismáticos. Si podemos hablar de modelos de gran éxito en Nissan, sin duda el Moco -nombre poco agraciado desde Europa- es uno de ellos. Al año se venden más de 60.000 unidades. Hablamos de un utilitario de apenas 3,4 metros de longitud, sólo 1,48 m de anchura (uno de los modelos más estrechos que hemos visto) y batalla de 2,36 m, superior por ejemplo a un Fiat 500 o Citroën C1. Desarrollado en colaboración con Suzuki (para sus pequeños modelos japoneses Nissan recurre a alianzas con otros fabricantes asiáticos, también por ejemplo con Mitsubishi), el Moco cuenta con una pequeña mecánica gasolina tricilíndrica de 0,6 litros y 54 CV de potencia, asociada a un cambio automático de cuatro relaciones. Con un nivel de acabado y equipamiento más que aceptable y una configuración interior de 2+2 plazas, con banqueta trasera deslizante y abatible (capaz de ofrecer una superficie completamente plana de carga), nos parece un muy práctico ciudadano. Ágil y muy maniobrable, su pequeño motor resulta suficiente para mover con soltura un peso de apenas 820 kg.

Da igual que lo hayamos conducido con volante a la derecha o que su diseño completamente cuadrado pueda parecer horroroso –gracioso, también-, pero el Cube japonés es uno de los modelos más originales, simpáticos y, ante todo, prácticos que hemos podido conducir. Y deberemos acostumbrarnos a él, porque Nissan tiene intención de comercializarlo en Europa en su próxima generación, prevista para antes de dos años. Abrimos sus puertas y nos quedamos “boquiabiertos” ante tanto espacio concentrado en apenas 3,7 metros de longitud. Amplios cajones y guanteras repartidas por todo el habitáculo, una anchura y una altura interior excepcional, grandísimo portón posterior (toda la zaga) de apertura lateral y asientos traseros deslizables y abatibles subrayan su indudable funcionalidad. Incluso cuenta con una versión denominada Cube Cubic con tres filas de asientos. Sin ninguna concesión a lo superfluo, es pura practicidad urbana coronada con un muy buen motor gasolina de 1,5 litros y 107 CV, con cambio automático CVT que incluye hasta tecla Sport para apurar cada relación. Resulta muy rápido y divertido y, aunque no es pura agilidad, representa una excelente alternativa para ciudad.

Antítesis de Moco y Cube, pero diseñado también para total funcionalidad. Eso sí, con la máxima comodidad para sus ocupantes. El Elgrand es un gran monovolumen de 4,84 metros (más o menos como un Kia Carnival) y tres buenas filas de asientos. Destaca por su total modularidad, su poderoso motor V6 de 3,5 litros y 240 CV y cambio automático de cinco marchas. Su equipamiento es excepcional, con puertas laterales eléctricas, y destaca por una pantalla multifunción orientable en el centro del salpicadero para que todos sus ocupantes puedan ver la información. En carretera resulta muy cómodo y rápido, a pesar de sus más de dos toneladas de peso; un auténtico salón rodante para familias numerosas.

Con casi 1,5 millones de unidades vendidas, Estados Unidos representa a día de hoy el principal mercado mundial del grupo Nissan. Si en Japón, la marca apuesta por mucho ciudadano y modelos funcionales, en Norteamérica triunfa el poderoso todoterreno y berlinas deportivas con motores de muy alta cilindrada. Aquí van tres interesantes modelos que hemos podido conducir. Una de las preguntas que en Nissan Europa no saben responder: ¿Por qué el Xterra no ha llegado nunca a comercializarse en nuestro mercado? Quizás por no incrementar la competencia con la actual y amplia gama 4x4 del fabricante japonés. Pero hablamos sin duda de uno de los mejores todoterrenos de la marca y podría haber sido un salto lógico en Europa entre el X-Trail y el Pathfinder. Muy popular en Estados Unidos, el Xterra es un auténtico 4x4 de 4,54 metros con tracción integral, reductora y suspensión trasera formada por ballestas. Su efectividad en campo es total, con muy buena altura libre y un poderoso motor V6 de 4 litros y 261 CV; todo un guerrero que comparte muchos elementos de plataforma con el Pathfinder.

Descomunal, gigante y excesivo, pero incomparable como herramienta de trabajo. Se llama Titan, es una pick up que mide 6,2 metros de longitud en su versión de batalla larga y dispone de una impresionante caja con más de dos metros de profundidad y hasta 1,60 m de anchura. En él cabe todo. Y si impactante es su imagen, no menos sorprendente es el espectacular rugido de su motor V8 de 5,6 litros y 317 CV de potencia. Impresiona verlo acercarse por las calles. Subidos, allí arriba, la verdad es que no es para tanto. Tiene una maniobrabilidad más que aceptable para sus dimensiones y basta anticipar los giros levemente para circular incluso en ciudad con relativa comodidad. Además, su increíble batalla (4,1 metros), apenas oscila verticalmente ni siquiera ante fuertes aceleraciones. Y potencia tiene de sobra.

Interesante nos parece también la nueva versión del deportivo 350Z preparada por Nismo. En realidad el modelo se estrenó en Japón, pero este mismo mes se ha puesto a la venta en Estados Unidos, y quién sabe si en algunos meses lo podremos ver rodar por nuestras carreteras. En realidad consiste en un kit rácing que, además de un frontal más aerodinámico, incluye tomas de aire sobredimensionadas, difusores y un mayor spoiler trasero. También, cómo no, suspensiones más firmes, carrocería rebajada y frenos firmados por el prestigioso fabricante Brembo. Su motor, el conocido V6 de 3,5 litros de Nissan, no sufre apenas variaciones y anuncia aquí 306 CV de potencia. Tuvimos ocasión de rodar una sola vuelta con él en Estoril y, aunque obviamente no cuenta con la sujeción y el rendimiento del GT-R, nos pareció un deportivo muy rápido y ágil. Eso sí, su cambio manual de 6 relaciones –con un tacto algo duro- resulta infinitamente menos eficaz para sacar partido al motor en comparación con el excelente automático de doble embrague estrenado en el GT-R.

Nuevos Nissan GT-R y Murano
Ahora, justo cuando celebra el 75 aniversario de su primer coche de producción (un honor que corresponde al modelo Type 15), Nissan puede presumir de haberse convertido en todo un gigante automovilístico. Sus casi 3,7 millones de unidades vendidas en 2007, sumadas a las cerca de 2,5 millones de matriculaciones de Renault, han afianzado a esta alianza franco-japonesa en el tercer mayor constructor del planeta. Por sí solo, el fabricante japonés cuenta con más de 224.000 empleados en todo el mundo y 26 plantas de ensamblaje. “Nuestro futuro pasa por la electricidad y, en los próximos años iremos desgranando nuestros avances ecológicos con modelos de producción completamente eléctricos”, nos aseguran los ingenieros asiáticos. Mientras tanto, Nissan dispone de una de las mayores gamas de automóviles, con más de 100 productos diferenciados para sus principales mercados, el europeo, el japonés y el norteamericano, desarrollados a partir de seis plataformas propias. Los modelos que comercializa en el Viejo Continente son ya conocidos, por lo que resulta interesante aproximarse a sus “best-seller” internacionales. Hemos podido conducir algunos de los modelos más curiosos y de mayor éxito de sus dos principales mercados. Alguno, incluso, llegará a Europa en los próximos años. Te mostramos seis de los más representativos. Curioso que el mercado de origen de Nissan, el japonés, no sea el de sus mayores ventas. Por encima aparece el estadounidense, posiblemente por las ventas añadidas de su firma de lujo Infiniti. Sin embargo, su gama japonesa es de lo más variada y original, siempre con la funcionalidad por bandera. Hemos podido conducir tres de sus productos más carismáticos. Si podemos hablar de modelos de gran éxito en Nissan, sin duda el Moco -nombre poco agraciado desde Europa- es uno de ellos. Al año se venden más de 60.000 unidades. Hablamos de un utilitario de apenas 3,4 metros de longitud, sólo 1,48 m de anchura (uno de los modelos más estrechos que hemos visto) y batalla de 2,36 m, superior por ejemplo a un Fiat 500 o Citroën C1. Desarrollado en colaboración con Suzuki (para sus pequeños modelos japoneses Nissan recurre a alianzas con otros fabricantes asiáticos, también por ejemplo con Mitsubishi), el Moco cuenta con una pequeña mecánica gasolina tricilíndrica de 0,6 litros y 54 CV de potencia, asociada a un cambio automático de cuatro relaciones. Con un nivel de acabado y equipamiento más que aceptable y una configuración interior de 2+2 plazas, con banqueta trasera deslizante y abatible (capaz de ofrecer una superficie completamente plana de carga), nos parece un muy práctico ciudadano. Ágil y muy maniobrable, su pequeño motor resulta suficiente para mover con soltura un peso de apenas 820 kg.

Da igual que lo hayamos conducido con volante a la derecha o que su diseño completamente cuadrado pueda parecer horroroso –gracioso, también-, pero el Cube japonés es uno de los modelos más originales, simpáticos y, ante todo, prácticos que hemos podido conducir. Y deberemos acostumbrarnos a él, porque Nissan tiene intención de comercializarlo en Europa en su próxima generación, prevista para antes de dos años. Abrimos sus puertas y nos quedamos “boquiabiertos” ante tanto espacio concentrado en apenas 3,7 metros de longitud. Amplios cajones y guanteras repartidas por todo el habitáculo, una anchura y una altura interior excepcional, grandísimo portón posterior (toda la zaga) de apertura lateral y asientos traseros deslizables y abatibles subrayan su indudable funcionalidad. Incluso cuenta con una versión denominada Cube Cubic con tres filas de asientos. Sin ninguna concesión a lo superfluo, es pura practicidad urbana coronada con un muy buen motor gasolina de 1,5 litros y 107 CV, con cambio automático CVT que incluye hasta tecla Sport para apurar cada relación. Resulta muy rápido y divertido y, aunque no es pura agilidad, representa una excelente alternativa para ciudad.

Antítesis de Moco y Cube, pero diseñado también para total funcionalidad. Eso sí, con la máxima comodidad para sus ocupantes. El Elgrand es un gran monovolumen de 4,84 metros (más o menos como un Kia Carnival) y tres buenas filas de asientos. Destaca por su total modularidad, su poderoso motor V6 de 3,5 litros y 240 CV y cambio automático de cinco marchas. Su equipamiento es excepcional, con puertas laterales eléctricas, y destaca por una pantalla multifunción orientable en el centro del salpicadero para que todos sus ocupantes puedan ver la información. En carretera resulta muy cómodo y rápido, a pesar de sus más de dos toneladas de peso; un auténtico salón rodante para familias numerosas.

Con casi 1,5 millones de unidades vendidas, Estados Unidos representa a día de hoy el principal mercado mundial del grupo Nissan. Si en Japón, la marca apuesta por mucho ciudadano y modelos funcionales, en Norteamérica triunfa el poderoso todoterreno y berlinas deportivas con motores de muy alta cilindrada. Aquí van tres interesantes modelos que hemos podido conducir. Una de las preguntas que en Nissan Europa no saben responder: ¿Por qué el Xterra no ha llegado nunca a comercializarse en nuestro mercado? Quizás por no incrementar la competencia con la actual y amplia gama 4x4 del fabricante japonés. Pero hablamos sin duda de uno de los mejores todoterrenos de la marca y podría haber sido un salto lógico en Europa entre el X-Trail y el Pathfinder. Muy popular en Estados Unidos, el Xterra es un auténtico 4x4 de 4,54 metros con tracción integral, reductora y suspensión trasera formada por ballestas. Su efectividad en campo es total, con muy buena altura libre y un poderoso motor V6 de 4 litros y 261 CV; todo un guerrero que comparte muchos elementos de plataforma con el Pathfinder.

Descomunal, gigante y excesivo, pero incomparable como herramienta de trabajo. Se llama Titan, es una pick up que mide 6,2 metros de longitud en su versión de batalla larga y dispone de una impresionante caja con más de dos metros de profundidad y hasta 1,60 m de anchura. En él cabe todo. Y si impactante es su imagen, no menos sorprendente es el espectacular rugido de su motor V8 de 5,6 litros y 317 CV de potencia. Impresiona verlo acercarse por las calles. Subidos, allí arriba, la verdad es que no es para tanto. Tiene una maniobrabilidad más que aceptable para sus dimensiones y basta anticipar los giros levemente para circular incluso en ciudad con relativa comodidad. Además, su increíble batalla (4,1 metros), apenas oscila verticalmente ni siquiera ante fuertes aceleraciones. Y potencia tiene de sobra.

Interesante nos parece también la nueva versión del deportivo 350Z preparada por Nismo. En realidad el modelo se estrenó en Japón, pero este mismo mes se ha puesto a la venta en Estados Unidos, y quién sabe si en algunos meses lo podremos ver rodar por nuestras carreteras. En realidad consiste en un kit rácing que, además de un frontal más aerodinámico, incluye tomas de aire sobredimensionadas, difusores y un mayor spoiler trasero. También, cómo no, suspensiones más firmes, carrocería rebajada y frenos firmados por el prestigioso fabricante Brembo. Su motor, el conocido V6 de 3,5 litros de Nissan, no sufre apenas variaciones y anuncia aquí 306 CV de potencia. Tuvimos ocasión de rodar una sola vuelta con él en Estoril y, aunque obviamente no cuenta con la sujeción y el rendimiento del GT-R, nos pareció un deportivo muy rápido y ágil. Eso sí, su cambio manual de 6 relaciones –con un tacto algo duro- resulta infinitamente menos eficaz para sacar partido al motor en comparación con el excelente automático de doble embrague estrenado en el GT-R.

Nuevos Nissan GT-R y Murano

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.