Publicidad

Nissan GT-R

Aprovechando la celebración del evento Nissan 360 -en el que la marca japonesa nos ha enseñado toda su gama asiática, norteamericana y europea-, nos hemos subido al nuevo superdeportivo GT-R. Se trata del modelo de producción más avanzado y espectacular en la historia del fabricante: una bestia aerodinámica con motor V6 biturbo de 480 CV y sorprendente fácil pilotaje. Ya admite pedidos a partir de 79.900 euros.
-
Nissan GT-R
Lisboa, casi 100 modelos de serie y dos días por delante. Con este impresionante despliegue, Nissan nos ha reunido en la capital portuguesa para mostrarnos su verdadera concepción de fabricante global, la misma que le ha llevado a vender casi 3,7 millones de vehículos en 2007. Pero la celebración contaba también con otro importante reclamo: la posibilidad de ponernos por primera vez a los mandos de su descomunal buque insignia Nissan GT-R, un fantástico deportivo que comenzará a entregarse en marzo del año que viene y con el que espera plantar cara a las firmas más emblemáticas del segmento, fundamentalmente Porsche.

Galería relacionada

Nissan GTR 2

Sólo han sido unas pocas vueltas, eso sí en el exigente circuito de Estoril; pero nos han bastado para comprobar como “el superdeportivo del siglo XXI para cualquier persona”, como lo definen los directivos japoneses, es toda una fiera sorprendentemente fácil de domesticar. Para empezar cabe destacar que el GT-R, aunque ahora se venderá por primera vez en Europa, es la quinta generación de un legendario deportivo japonés. No obstante, por primera vez, no deriva de un modelo de producción como los Skyline, sino que ahora tiene un desarrollo propio bajo una plataforma única desarrollada específicamente para él, combinando aceros de alta resistencia, aluminio (en brazos de suspensión, techo, piso o paneles), fibra de carbono (frontal, soportes de radiador y difusor trasero) y hasta fibra de vidrio en el carenado de sus bajos. Todo ello, junto a su impactante figura –mide 4,65 m de longitud con perfil de coupé clásico y largo capó- genera una espectacular aerodinámica con un Cx de sólo 0,27. Tiempo récord del Nissan GT-R en el siempre concluyente circuito alemán de Nurburgring para comprobar sus posibilidades. Según ha anunciado la marca japonesa, este deportivo ha logrado un tiempo por vuelta de 7 minutos y 29 segundos, por debajo de los Porsche Carrera GT y GT-2 o los Lamborghini Murciélago LP640, por citar sólo algunos ejemplos. ¡Impresionante! Pero no sólo la aerodinámica del nuevo Nissan GTR ha sido fruto de un cuidadoso trabajo de optimización. También el reparto de peso y masas, con una configuración de lo más equilibrado: motor delantero longitudinal, caja de cambios automática trasera de doble embrague y seis relaciones, y tracción total activa con diferencial trasero autoblocante. Y todo coronado con una suspensión delantera de paralelogramo deformable y trasera independiente de cinco brazos, con control de dureza variable de amortiguación firmado por Bilstein en función de hasta once parámetros de conducción y con tres posiciones –Confort, Sport y Race-. No faltan imponentes neumáticos 255/40 R20 delante y 285/35 detrás, ni potentes discos de frenos Brembo de 380 mm.

Conocido ya su espectacular arsenal tecnológico es hora de arrancarlo. Pulsamos el botón de encendido y lo primero que sorprende es el rugido de su impresionante motor, un nuevo V6 de 3,8 litros de cilindrada y dos turbocompresores de 0,7 bar de soplado máximo. El resultado son 480 CV de potencia máxima y un brutal par máximo de 60 mkg entre 3.200 y 5.200 rpm, con la zona roja del cuentavueltas marcada en 7.000 rpm. El nuevo V6 biturbo de 480 CV del GT-R es el motor más potente lanzado nunca al mercado por Nissan. Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, con una velocidad máxima de 300 km/h. ¡Para dejarte completamente pegado al respaldo! Su arrancada es espectacular, igual que su dulce manera de ganar velocidad. Su tracción total activa desarrollada por Nissan, un sistema conocido como ATTESA E-TS, reparte el par hacia donde haga falta con la ayuda de los diferenciales. Según nos comentaron los ingenieros japoneses, de 0 a 20 km/h hasta un 50 por ciento de la fuerza de propulsión puede impulsar los neumáticos delanteros del Nissan GT-R para facilitar las arrancadas y que las ruedas traseras no patinen por su endiablada velocidad. A partir de ahí, y en condiciones normales, el reparto es de 3/97 entre el eje delantero y trasero, para mandar posteriormente y si las condiciones lo aconsejan hasta un 30 por ciento máximo al tren anterior. “Es un sistema de tracción completamente prestacional y automático, sobre todo para el manejo y la direccionalidad en curva, actuando en función del agarre, el ángulo de giro y posición del volante, del acelerador…”, concluye el directivo. La tracción es máxima e impresiona la excelente motricidad, sin prácticamente pérdidas, del Nissan GT-R sobre el circuito. Confirmada su excelente puesta a punto. Además, resulta sorprendentemente noble, equilibrado y con un comportamiento más neutro de lo esperado. Quizás menos emocional que todo un Porsche, pero muy seguro para casi cualquier conductor que lo pilote con un mínimo de racionalidad, ya que nos transmite sus reacciones con gran fidelidad. Frena muy bien, en curva gira plano y los cambios de apoyo los pasa con nota y una más que aceptable agilidad para los 1.700 kg de peso que soporta, que sólo en virajes muy cerrados pueden pasar cierta factura. Por si fuera poco el cambio automático de doble embrague (uno para las marchas pares y otro para las impares) funciona de maravilla, muy rápido en la transición de marchas y con rápido modo secuencial mediante levas tras el volante.

Entre la emoción y las buenas sensaciones, concluimos nuestro recorrido. Apenas hemos tenido tiempo para visualizar su interior, al margen de comprobar la notable calidad de realización, buen agarre de sus asientos y excelente tacto de los mandos. El nuevo GT-R es un 2+2 plazas, con un habitáculo desarrollado a partir de una amplia batalla de 2,78 m que le permite cierta comodidad de espacio y un maletero aceptable con 315 litros oficiales de capacidad, gracias en parte a que no cuenta con rueda de repuesto pues las de rodaje son de tipo run-flat. Pero si algo destaca del interior del nuevo Nissan GT-R es la enorme pantalla multifunción que domina la consola central, un derivado directo del mundo virtual de la Playstation. Refleja buena parte de los rendimientos del coche, desde los momentos de par e inercias propios de la conducción más dinámica, con medidor de fuerza G que muestra la aceleración lateral y fuerzas de aceleración transversal en curvas, giro de volante, crono de vueltas, y un largo etcétera. Una anécdota más para este fantástico deportivo que ya acepta pedidos con una señal de 5.000 euros a través de Internet y concesionarios. Ya hay más de 1.500 solicitudes. El nuevo Nissan GT-R está a la venta entre 79.900 y 83.300 euros, en función de los tres acabados con que estará disponible. Aunque en Europa todavía no se ha presentado oficialmente –de hecho no llegará a nuestro mercado hasta el próximo mes de octubre-, hemos tenido ocasión de palpar y conducir durante unos breves kilómetros el nuevo Nissan Murano. Estéticamente no introduce modificaciones especialmente sustanciales, conservando sus líneas maestras ahora con nuevos grupos ópticos y una trasera, eso sí, más inclinada y con pilotos horizontales en lugar de verticales. Más cambios refleja su interior, ahora con nuevos asientos, salpicadero, tapizados y remates que elevan la calidad percibida acercándole a cualquier Infiniti, la marca de lujo de Nissan. Y mejora, sobre todo, su funcionalidad: el maletero incluye ahora un separador central con red compartimentada para la carga de pequeños objetos, hay nuevas guanteras por todo el habitáculo y los asientos traseros se abaten ahora a golpe de tirador y con botón automático para recuperar su posición. Los respaldos se regulan también en inclinación.

Técnicamente el nuevo Murano sí es otro coche. Estrenará la nueva plataforma de la renovada berlina norteamericana Altima, que aunque no modifica dimensiones sí añade nuevos brazos de suspensión de aluminio para reducir el peso no suspendido, nuevos amortiguadores y parámetros específicos de la dirección, tomados del deportivo 350 Z. Según Nissan, el nuevo chasis asegura una mejor calidad de rodadura y una disminución de los niveles de ruido, vibraciones y fricciones. Y la verdad es que, a pesar de que nuestra unidad contaba con especificaciones del mercado americano, sí hemos apreciado un excelente y superior confort de marcha y un buen comportamiento dinámico, acentuado por su potenciado motor 3.5i V6, ahora con 265 CV en lugar de 234, y con un par máximo 34,2 mkg a 4.400 rpm (antes 32,4 mkg). Sigue asociado a un estupendo cambio automático Xtronic CVT, pero esta vez en su segunda generación. Su funcionamiento es impecable, rápido y muy progresivo, demostrando el buen hacer y el liderazgo de Nissan en transmisiones de variador continuo: en 2007 vendió más de un millón de unidades con este tipo de cajas.
Gama Nissan global
Lisboa, casi 100 modelos de serie y dos días por delante. Con este impresionante despliegue, Nissan nos ha reunido en la capital portuguesa para mostrarnos su verdadera concepción de fabricante global, la misma que le ha llevado a vender casi 3,7 millones de vehículos en 2007. Pero la celebración contaba también con otro importante reclamo: la posibilidad de ponernos por primera vez a los mandos de su descomunal buque insignia Nissan GT-R, un fantástico deportivo que comenzará a entregarse en marzo del año que viene y con el que espera plantar cara a las firmas más emblemáticas del segmento, fundamentalmente Porsche. Sólo han sido unas pocas vueltas, eso sí en el exigente circuito de Estoril; pero nos han bastado para comprobar como “el superdeportivo del siglo XXI para cualquier persona”, como lo definen los directivos japoneses, es toda una fiera sorprendentemente fácil de domesticar. Para empezar cabe destacar que el GT-R, aunque ahora se venderá por primera vez en Europa, es la quinta generación de un legendario deportivo japonés. No obstante, por primera vez, no deriva de un modelo de producción como los Skyline, sino que ahora tiene un desarrollo propio bajo una plataforma única desarrollada específicamente para él, combinando aceros de alta resistencia, aluminio (en brazos de suspensión, techo, piso o paneles), fibra de carbono (frontal, soportes de radiador y difusor trasero) y hasta fibra de vidrio en el carenado de sus bajos. Todo ello, junto a su impactante figura –mide 4,65 m de longitud con perfil de coupé clásico y largo capó- genera una espectacular aerodinámica con un Cx de sólo 0,27. Tiempo récord del Nissan GT-R en el siempre concluyente circuito alemán de Nurburgring para comprobar sus posibilidades. Según ha anunciado la marca japonesa, este deportivo ha logrado un tiempo por vuelta de 7 minutos y 29 segundos, por debajo de los Porsche Carrera GT y GT-2 o los Lamborghini Murciélago LP640, por citar sólo algunos ejemplos. ¡Impresionante! Pero no sólo la aerodinámica del nuevo Nissan GTR ha sido fruto de un cuidadoso trabajo de optimización. También el reparto de peso y masas, con una configuración de lo más equilibrado: motor delantero longitudinal, caja de cambios automática trasera de doble embrague y seis relaciones, y tracción total activa con diferencial trasero autoblocante. Y todo coronado con una suspensión delantera de paralelogramo deformable y trasera independiente de cinco brazos, con control de dureza variable de amortiguación firmado por Bilstein en función de hasta once parámetros de conducción y con tres posiciones –Confort, Sport y Race-. No faltan imponentes neumáticos 255/40 R20 delante y 285/35 detrás, ni potentes discos de frenos Brembo de 380 mm.

Conocido ya su espectacular arsenal tecnológico es hora de arrancarlo. Pulsamos el botón de encendido y lo primero que sorprende es el rugido de su impresionante motor, un nuevo V6 de 3,8 litros de cilindrada y dos turbocompresores de 0,7 bar de soplado máximo. El resultado son 480 CV de potencia máxima y un brutal par máximo de 60 mkg entre 3.200 y 5.200 rpm, con la zona roja del cuentavueltas marcada en 7.000 rpm. El nuevo V6 biturbo de 480 CV del GT-R es el motor más potente lanzado nunca al mercado por Nissan. Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, con una velocidad máxima de 300 km/h. ¡Para dejarte completamente pegado al respaldo! Su arrancada es espectacular, igual que su dulce manera de ganar velocidad. Su tracción total activa desarrollada por Nissan, un sistema conocido como ATTESA E-TS, reparte el par hacia donde haga falta con la ayuda de los diferenciales. Según nos comentaron los ingenieros japoneses, de 0 a 20 km/h hasta un 50 por ciento de la fuerza de propulsión puede impulsar los neumáticos delanteros del Nissan GT-R para facilitar las arrancadas y que las ruedas traseras no patinen por su endiablada velocidad. A partir de ahí, y en condiciones normales, el reparto es de 3/97 entre el eje delantero y trasero, para mandar posteriormente y si las condiciones lo aconsejan hasta un 30 por ciento máximo al tren anterior. “Es un sistema de tracción completamente prestacional y automático, sobre todo para el manejo y la direccionalidad en curva, actuando en función del agarre, el ángulo de giro y posición del volante, del acelerador…”, concluye el directivo. La tracción es máxima e impresiona la excelente motricidad, sin prácticamente pérdidas, del Nissan GT-R sobre el circuito. Confirmada su excelente puesta a punto. Además, resulta sorprendentemente noble, equilibrado y con un comportamiento más neutro de lo esperado. Quizás menos emocional que todo un Porsche, pero muy seguro para casi cualquier conductor que lo pilote con un mínimo de racionalidad, ya que nos transmite sus reacciones con gran fidelidad. Frena muy bien, en curva gira plano y los cambios de apoyo los pasa con nota y una más que aceptable agilidad para los 1.700 kg de peso que soporta, que sólo en virajes muy cerrados pueden pasar cierta factura. Por si fuera poco el cambio automático de doble embrague (uno para las marchas pares y otro para las impares) funciona de maravilla, muy rápido en la transición de marchas y con rápido modo secuencial mediante levas tras el volante.

Entre la emoción y las buenas sensaciones, concluimos nuestro recorrido. Apenas hemos tenido tiempo para visualizar su interior, al margen de comprobar la notable calidad de realización, buen agarre de sus asientos y excelente tacto de los mandos. El nuevo GT-R es un 2+2 plazas, con un habitáculo desarrollado a partir de una amplia batalla de 2,78 m que le permite cierta comodidad de espacio y un maletero aceptable con 315 litros oficiales de capacidad, gracias en parte a que no cuenta con rueda de repuesto pues las de rodaje son de tipo run-flat. Pero si algo destaca del interior del nuevo Nissan GT-R es la enorme pantalla multifunción que domina la consola central, un derivado directo del mundo virtual de la Playstation. Refleja buena parte de los rendimientos del coche, desde los momentos de par e inercias propios de la conducción más dinámica, con medidor de fuerza G que muestra la aceleración lateral y fuerzas de aceleración transversal en curvas, giro de volante, crono de vueltas, y un largo etcétera. Una anécdota más para este fantástico deportivo que ya acepta pedidos con una señal de 5.000 euros a través de Internet y concesionarios. Ya hay más de 1.500 solicitudes. El nuevo Nissan GT-R está a la venta entre 79.900 y 83.300 euros, en función de los tres acabados con que estará disponible. Aunque en Europa todavía no se ha presentado oficialmente –de hecho no llegará a nuestro mercado hasta el próximo mes de octubre-, hemos tenido ocasión de palpar y conducir durante unos breves kilómetros el nuevo Nissan Murano. Estéticamente no introduce modificaciones especialmente sustanciales, conservando sus líneas maestras ahora con nuevos grupos ópticos y una trasera, eso sí, más inclinada y con pilotos horizontales en lugar de verticales. Más cambios refleja su interior, ahora con nuevos asientos, salpicadero, tapizados y remates que elevan la calidad percibida acercándole a cualquier Infiniti, la marca de lujo de Nissan. Y mejora, sobre todo, su funcionalidad: el maletero incluye ahora un separador central con red compartimentada para la carga de pequeños objetos, hay nuevas guanteras por todo el habitáculo y los asientos traseros se abaten ahora a golpe de tirador y con botón automático para recuperar su posición. Los respaldos se regulan también en inclinación.

Técnicamente el nuevo Murano sí es otro coche. Estrenará la nueva plataforma de la renovada berlina norteamericana Altima, que aunque no modifica dimensiones sí añade nuevos brazos de suspensión de aluminio para reducir el peso no suspendido, nuevos amortiguadores y parámetros específicos de la dirección, tomados del deportivo 350 Z. Según Nissan, el nuevo chasis asegura una mejor calidad de rodadura y una disminución de los niveles de ruido, vibraciones y fricciones. Y la verdad es que, a pesar de que nuestra unidad contaba con especificaciones del mercado americano, sí hemos apreciado un excelente y superior confort de marcha y un buen comportamiento dinámico, acentuado por su potenciado motor 3.5i V6, ahora con 265 CV en lugar de 234, y con un par máximo 34,2 mkg a 4.400 rpm (antes 32,4 mkg). Sigue asociado a un estupendo cambio automático Xtronic CVT, pero esta vez en su segunda generación. Su funcionamiento es impecable, rápido y muy progresivo, demostrando el buen hacer y el liderazgo de Nissan en transmisiones de variador continuo: en 2007 vendió más de un millón de unidades con este tipo de cajas.
Gama Nissan global
Lisboa, casi 100 modelos de serie y dos días por delante. Con este impresionante despliegue, Nissan nos ha reunido en la capital portuguesa para mostrarnos su verdadera concepción de fabricante global, la misma que le ha llevado a vender casi 3,7 millones de vehículos en 2007. Pero la celebración contaba también con otro importante reclamo: la posibilidad de ponernos por primera vez a los mandos de su descomunal buque insignia Nissan GT-R, un fantástico deportivo que comenzará a entregarse en marzo del año que viene y con el que espera plantar cara a las firmas más emblemáticas del segmento, fundamentalmente Porsche. Sólo han sido unas pocas vueltas, eso sí en el exigente circuito de Estoril; pero nos han bastado para comprobar como “el superdeportivo del siglo XXI para cualquier persona”, como lo definen los directivos japoneses, es toda una fiera sorprendentemente fácil de domesticar. Para empezar cabe destacar que el GT-R, aunque ahora se venderá por primera vez en Europa, es la quinta generación de un legendario deportivo japonés. No obstante, por primera vez, no deriva de un modelo de producción como los Skyline, sino que ahora tiene un desarrollo propio bajo una plataforma única desarrollada específicamente para él, combinando aceros de alta resistencia, aluminio (en brazos de suspensión, techo, piso o paneles), fibra de carbono (frontal, soportes de radiador y difusor trasero) y hasta fibra de vidrio en el carenado de sus bajos. Todo ello, junto a su impactante figura –mide 4,65 m de longitud con perfil de coupé clásico y largo capó- genera una espectacular aerodinámica con un Cx de sólo 0,27. Tiempo récord del Nissan GT-R en el siempre concluyente circuito alemán de Nurburgring para comprobar sus posibilidades. Según ha anunciado la marca japonesa, este deportivo ha logrado un tiempo por vuelta de 7 minutos y 29 segundos, por debajo de los Porsche Carrera GT y GT-2 o los Lamborghini Murciélago LP640, por citar sólo algunos ejemplos. ¡Impresionante! Pero no sólo la aerodinámica del nuevo Nissan GTR ha sido fruto de un cuidadoso trabajo de optimización. También el reparto de peso y masas, con una configuración de lo más equilibrado: motor delantero longitudinal, caja de cambios automática trasera de doble embrague y seis relaciones, y tracción total activa con diferencial trasero autoblocante. Y todo coronado con una suspensión delantera de paralelogramo deformable y trasera independiente de cinco brazos, con control de dureza variable de amortiguación firmado por Bilstein en función de hasta once parámetros de conducción y con tres posiciones –Confort, Sport y Race-. No faltan imponentes neumáticos 255/40 R20 delante y 285/35 detrás, ni potentes discos de frenos Brembo de 380 mm.

Conocido ya su espectacular arsenal tecnológico es hora de arrancarlo. Pulsamos el botón de encendido y lo primero que sorprende es el rugido de su impresionante motor, un nuevo V6 de 3,8 litros de cilindrada y dos turbocompresores de 0,7 bar de soplado máximo. El resultado son 480 CV de potencia máxima y un brutal par máximo de 60 mkg entre 3.200 y 5.200 rpm, con la zona roja del cuentavueltas marcada en 7.000 rpm. El nuevo V6 biturbo de 480 CV del GT-R es el motor más potente lanzado nunca al mercado por Nissan. Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, con una velocidad máxima de 300 km/h. ¡Para dejarte completamente pegado al respaldo! Su arrancada es espectacular, igual que su dulce manera de ganar velocidad. Su tracción total activa desarrollada por Nissan, un sistema conocido como ATTESA E-TS, reparte el par hacia donde haga falta con la ayuda de los diferenciales. Según nos comentaron los ingenieros japoneses, de 0 a 20 km/h hasta un 50 por ciento de la fuerza de propulsión puede impulsar los neumáticos delanteros del Nissan GT-R para facilitar las arrancadas y que las ruedas traseras no patinen por su endiablada velocidad. A partir de ahí, y en condiciones normales, el reparto es de 3/97 entre el eje delantero y trasero, para mandar posteriormente y si las condiciones lo aconsejan hasta un 30 por ciento máximo al tren anterior. “Es un sistema de tracción completamente prestacional y automático, sobre todo para el manejo y la direccionalidad en curva, actuando en función del agarre, el ángulo de giro y posición del volante, del acelerador…”, concluye el directivo. La tracción es máxima e impresiona la excelente motricidad, sin prácticamente pérdidas, del Nissan GT-R sobre el circuito. Confirmada su excelente puesta a punto. Además, resulta sorprendentemente noble, equilibrado y con un comportamiento más neutro de lo esperado. Quizás menos emocional que todo un Porsche, pero muy seguro para casi cualquier conductor que lo pilote con un mínimo de racionalidad, ya que nos transmite sus reacciones con gran fidelidad. Frena muy bien, en curva gira plano y los cambios de apoyo los pasa con nota y una más que aceptable agilidad para los 1.700 kg de peso que soporta, que sólo en virajes muy cerrados pueden pasar cierta factura. Por si fuera poco el cambio automático de doble embrague (uno para las marchas pares y otro para las impares) funciona de maravilla, muy rápido en la transición de marchas y con rápido modo secuencial mediante levas tras el volante.

Entre la emoción y las buenas sensaciones, concluimos nuestro recorrido. Apenas hemos tenido tiempo para visualizar su interior, al margen de comprobar la notable calidad de realización, buen agarre de sus asientos y excelente tacto de los mandos. El nuevo GT-R es un 2+2 plazas, con un habitáculo desarrollado a partir de una amplia batalla de 2,78 m que le permite cierta comodidad de espacio y un maletero aceptable con 315 litros oficiales de capacidad, gracias en parte a que no cuenta con rueda de repuesto pues las de rodaje son de tipo run-flat. Pero si algo destaca del interior del nuevo Nissan GT-R es la enorme pantalla multifunción que domina la consola central, un derivado directo del mundo virtual de la Playstation. Refleja buena parte de los rendimientos del coche, desde los momentos de par e inercias propios de la conducción más dinámica, con medidor de fuerza G que muestra la aceleración lateral y fuerzas de aceleración transversal en curvas, giro de volante, crono de vueltas, y un largo etcétera. Una anécdota más para este fantástico deportivo que ya acepta pedidos con una señal de 5.000 euros a través de Internet y concesionarios. Ya hay más de 1.500 solicitudes. El nuevo Nissan GT-R está a la venta entre 79.900 y 83.300 euros, en función de los tres acabados con que estará disponible. Aunque en Europa todavía no se ha presentado oficialmente –de hecho no llegará a nuestro mercado hasta el próximo mes de octubre-, hemos tenido ocasión de palpar y conducir durante unos breves kilómetros el nuevo Nissan Murano. Estéticamente no introduce modificaciones especialmente sustanciales, conservando sus líneas maestras ahora con nuevos grupos ópticos y una trasera, eso sí, más inclinada y con pilotos horizontales en lugar de verticales. Más cambios refleja su interior, ahora con nuevos asientos, salpicadero, tapizados y remates que elevan la calidad percibida acercándole a cualquier Infiniti, la marca de lujo de Nissan. Y mejora, sobre todo, su funcionalidad: el maletero incluye ahora un separador central con red compartimentada para la carga de pequeños objetos, hay nuevas guanteras por todo el habitáculo y los asientos traseros se abaten ahora a golpe de tirador y con botón automático para recuperar su posición. Los respaldos se regulan también en inclinación.

Técnicamente el nuevo Murano sí es otro coche. Estrenará la nueva plataforma de la renovada berlina norteamericana Altima, que aunque no modifica dimensiones sí añade nuevos brazos de suspensión de aluminio para reducir el peso no suspendido, nuevos amortiguadores y parámetros específicos de la dirección, tomados del deportivo 350 Z. Según Nissan, el nuevo chasis asegura una mejor calidad de rodadura y una disminución de los niveles de ruido, vibraciones y fricciones. Y la verdad es que, a pesar de que nuestra unidad contaba con especificaciones del mercado americano, sí hemos apreciado un excelente y superior confort de marcha y un buen comportamiento dinámico, acentuado por su potenciado motor 3.5i V6, ahora con 265 CV en lugar de 234, y con un par máximo 34,2 mkg a 4.400 rpm (antes 32,4 mkg). Sigue asociado a un estupendo cambio automático Xtronic CVT, pero esta vez en su segunda generación. Su funcionamiento es impecable, rápido y muy progresivo, demostrando el buen hacer y el liderazgo de Nissan en transmisiones de variador continuo: en 2007 vendió más de un millón de unidades con este tipo de cajas.
Gama Nissan global
Lisboa, casi 100 modelos de serie y dos días por delante. Con este impresionante despliegue, Nissan nos ha reunido en la capital portuguesa para mostrarnos su verdadera concepción de fabricante global, la misma que le ha llevado a vender casi 3,7 millones de vehículos en 2007. Pero la celebración contaba también con otro importante reclamo: la posibilidad de ponernos por primera vez a los mandos de su descomunal buque insignia Nissan GT-R, un fantástico deportivo que comenzará a entregarse en marzo del año que viene y con el que espera plantar cara a las firmas más emblemáticas del segmento, fundamentalmente Porsche. Sólo han sido unas pocas vueltas, eso sí en el exigente circuito de Estoril; pero nos han bastado para comprobar como “el superdeportivo del siglo XXI para cualquier persona”, como lo definen los directivos japoneses, es toda una fiera sorprendentemente fácil de domesticar. Para empezar cabe destacar que el GT-R, aunque ahora se venderá por primera vez en Europa, es la quinta generación de un legendario deportivo japonés. No obstante, por primera vez, no deriva de un modelo de producción como los Skyline, sino que ahora tiene un desarrollo propio bajo una plataforma única desarrollada específicamente para él, combinando aceros de alta resistencia, aluminio (en brazos de suspensión, techo, piso o paneles), fibra de carbono (frontal, soportes de radiador y difusor trasero) y hasta fibra de vidrio en el carenado de sus bajos. Todo ello, junto a su impactante figura –mide 4,65 m de longitud con perfil de coupé clásico y largo capó- genera una espectacular aerodinámica con un Cx de sólo 0,27. Tiempo récord del Nissan GT-R en el siempre concluyente circuito alemán de Nurburgring para comprobar sus posibilidades. Según ha anunciado la marca japonesa, este deportivo ha logrado un tiempo por vuelta de 7 minutos y 29 segundos, por debajo de los Porsche Carrera GT y GT-2 o los Lamborghini Murciélago LP640, por citar sólo algunos ejemplos. ¡Impresionante! Pero no sólo la aerodinámica del nuevo Nissan GTR ha sido fruto de un cuidadoso trabajo de optimización. También el reparto de peso y masas, con una configuración de lo más equilibrado: motor delantero longitudinal, caja de cambios automática trasera de doble embrague y seis relaciones, y tracción total activa con diferencial trasero autoblocante. Y todo coronado con una suspensión delantera de paralelogramo deformable y trasera independiente de cinco brazos, con control de dureza variable de amortiguación firmado por Bilstein en función de hasta once parámetros de conducción y con tres posiciones –Confort, Sport y Race-. No faltan imponentes neumáticos 255/40 R20 delante y 285/35 detrás, ni potentes discos de frenos Brembo de 380 mm.

Conocido ya su espectacular arsenal tecnológico es hora de arrancarlo. Pulsamos el botón de encendido y lo primero que sorprende es el rugido de su impresionante motor, un nuevo V6 de 3,8 litros de cilindrada y dos turbocompresores de 0,7 bar de soplado máximo. El resultado son 480 CV de potencia máxima y un brutal par máximo de 60 mkg entre 3.200 y 5.200 rpm, con la zona roja del cuentavueltas marcada en 7.000 rpm. El nuevo V6 biturbo de 480 CV del GT-R es el motor más potente lanzado nunca al mercado por Nissan. Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, con una velocidad máxima de 300 km/h. ¡Para dejarte completamente pegado al respaldo! Su arrancada es espectacular, igual que su dulce manera de ganar velocidad. Su tracción total activa desarrollada por Nissan, un sistema conocido como ATTESA E-TS, reparte el par hacia donde haga falta con la ayuda de los diferenciales. Según nos comentaron los ingenieros japoneses, de 0 a 20 km/h hasta un 50 por ciento de la fuerza de propulsión puede impulsar los neumáticos delanteros del Nissan GT-R para facilitar las arrancadas y que las ruedas traseras no patinen por su endiablada velocidad. A partir de ahí, y en condiciones normales, el reparto es de 3/97 entre el eje delantero y trasero, para mandar posteriormente y si las condiciones lo aconsejan hasta un 30 por ciento máximo al tren anterior. “Es un sistema de tracción completamente prestacional y automático, sobre todo para el manejo y la direccionalidad en curva, actuando en función del agarre, el ángulo de giro y posición del volante, del acelerador…”, concluye el directivo. La tracción es máxima e impresiona la excelente motricidad, sin prácticamente pérdidas, del Nissan GT-R sobre el circuito. Confirmada su excelente puesta a punto. Además, resulta sorprendentemente noble, equilibrado y con un comportamiento más neutro de lo esperado. Quizás menos emocional que todo un Porsche, pero muy seguro para casi cualquier conductor que lo pilote con un mínimo de racionalidad, ya que nos transmite sus reacciones con gran fidelidad. Frena muy bien, en curva gira plano y los cambios de apoyo los pasa con nota y una más que aceptable agilidad para los 1.700 kg de peso que soporta, que sólo en virajes muy cerrados pueden pasar cierta factura. Por si fuera poco el cambio automático de doble embrague (uno para las marchas pares y otro para las impares) funciona de maravilla, muy rápido en la transición de marchas y con rápido modo secuencial mediante levas tras el volante.

Entre la emoción y las buenas sensaciones, concluimos nuestro recorrido. Apenas hemos tenido tiempo para visualizar su interior, al margen de comprobar la notable calidad de realización, buen agarre de sus asientos y excelente tacto de los mandos. El nuevo GT-R es un 2+2 plazas, con un habitáculo desarrollado a partir de una amplia batalla de 2,78 m que le permite cierta comodidad de espacio y un maletero aceptable con 315 litros oficiales de capacidad, gracias en parte a que no cuenta con rueda de repuesto pues las de rodaje son de tipo run-flat. Pero si algo destaca del interior del nuevo Nissan GT-R es la enorme pantalla multifunción que domina la consola central, un derivado directo del mundo virtual de la Playstation. Refleja buena parte de los rendimientos del coche, desde los momentos de par e inercias propios de la conducción más dinámica, con medidor de fuerza G que muestra la aceleración lateral y fuerzas de aceleración transversal en curvas, giro de volante, crono de vueltas, y un largo etcétera. Una anécdota más para este fantástico deportivo que ya acepta pedidos con una señal de 5.000 euros a través de Internet y concesionarios. Ya hay más de 1.500 solicitudes. El nuevo Nissan GT-R está a la venta entre 79.900 y 83.300 euros, en función de los tres acabados con que estará disponible. Aunque en Europa todavía no se ha presentado oficialmente –de hecho no llegará a nuestro mercado hasta el próximo mes de octubre-, hemos tenido ocasión de palpar y conducir durante unos breves kilómetros el nuevo Nissan Murano. Estéticamente no introduce modificaciones especialmente sustanciales, conservando sus líneas maestras ahora con nuevos grupos ópticos y una trasera, eso sí, más inclinada y con pilotos horizontales en lugar de verticales. Más cambios refleja su interior, ahora con nuevos asientos, salpicadero, tapizados y remates que elevan la calidad percibida acercándole a cualquier Infiniti, la marca de lujo de Nissan. Y mejora, sobre todo, su funcionalidad: el maletero incluye ahora un separador central con red compartimentada para la carga de pequeños objetos, hay nuevas guanteras por todo el habitáculo y los asientos traseros se abaten ahora a golpe de tirador y con botón automático para recuperar su posición. Los respaldos se regulan también en inclinación.

Técnicamente el nuevo Murano sí es otro coche. Estrenará la nueva plataforma de la renovada berlina norteamericana Altima, que aunque no modifica dimensiones sí añade nuevos brazos de suspensión de aluminio para reducir el peso no suspendido, nuevos amortiguadores y parámetros específicos de la dirección, tomados del deportivo 350 Z. Según Nissan, el nuevo chasis asegura una mejor calidad de rodadura y una disminución de los niveles de ruido, vibraciones y fricciones. Y la verdad es que, a pesar de que nuestra unidad contaba con especificaciones del mercado americano, sí hemos apreciado un excelente y superior confort de marcha y un buen comportamiento dinámico, acentuado por su potenciado motor 3.5i V6, ahora con 265 CV en lugar de 234, y con un par máximo 34,2 mkg a 4.400 rpm (antes 32,4 mkg). Sigue asociado a un estupendo cambio automático Xtronic CVT, pero esta vez en su segunda generación. Su funcionamiento es impecable, rápido y muy progresivo, demostrando el buen hacer y el liderazgo de Nissan en transmisiones de variador continuo: en 2007 vendió más de un millón de unidades con este tipo de cajas.
Gama Nissan global
Lisboa, casi 100 modelos de serie y dos días por delante. Con este impresionante despliegue, Nissan nos ha reunido en la capital portuguesa para mostrarnos su verdadera concepción de fabricante global, la misma que le ha llevado a vender casi 3,7 millones de vehículos en 2007. Pero la celebración contaba también con otro importante reclamo: la posibilidad de ponernos por primera vez a los mandos de su descomunal buque insignia Nissan GT-R, un fantástico deportivo que comenzará a entregarse en marzo del año que viene y con el que espera plantar cara a las firmas más emblemáticas del segmento, fundamentalmente Porsche. Sólo han sido unas pocas vueltas, eso sí en el exigente circuito de Estoril; pero nos han bastado para comprobar como “el superdeportivo del siglo XXI para cualquier persona”, como lo definen los directivos japoneses, es toda una fiera sorprendentemente fácil de domesticar. Para empezar cabe destacar que el GT-R, aunque ahora se venderá por primera vez en Europa, es la quinta generación de un legendario deportivo japonés. No obstante, por primera vez, no deriva de un modelo de producción como los Skyline, sino que ahora tiene un desarrollo propio bajo una plataforma única desarrollada específicamente para él, combinando aceros de alta resistencia, aluminio (en brazos de suspensión, techo, piso o paneles), fibra de carbono (frontal, soportes de radiador y difusor trasero) y hasta fibra de vidrio en el carenado de sus bajos. Todo ello, junto a su impactante figura –mide 4,65 m de longitud con perfil de coupé clásico y largo capó- genera una espectacular aerodinámica con un Cx de sólo 0,27. Tiempo récord del Nissan GT-R en el siempre concluyente circuito alemán de Nurburgring para comprobar sus posibilidades. Según ha anunciado la marca japonesa, este deportivo ha logrado un tiempo por vuelta de 7 minutos y 29 segundos, por debajo de los Porsche Carrera GT y GT-2 o los Lamborghini Murciélago LP640, por citar sólo algunos ejemplos. ¡Impresionante! Pero no sólo la aerodinámica del nuevo Nissan GTR ha sido fruto de un cuidadoso trabajo de optimización. También el reparto de peso y masas, con una configuración de lo más equilibrado: motor delantero longitudinal, caja de cambios automática trasera de doble embrague y seis relaciones, y tracción total activa con diferencial trasero autoblocante. Y todo coronado con una suspensión delantera de paralelogramo deformable y trasera independiente de cinco brazos, con control de dureza variable de amortiguación firmado por Bilstein en función de hasta once parámetros de conducción y con tres posiciones –Confort, Sport y Race-. No faltan imponentes neumáticos 255/40 R20 delante y 285/35 detrás, ni potentes discos de frenos Brembo de 380 mm.

Conocido ya su espectacular arsenal tecnológico es hora de arrancarlo. Pulsamos el botón de encendido y lo primero que sorprende es el rugido de su impresionante motor, un nuevo V6 de 3,8 litros de cilindrada y dos turbocompresores de 0,7 bar de soplado máximo. El resultado son 480 CV de potencia máxima y un brutal par máximo de 60 mkg entre 3.200 y 5.200 rpm, con la zona roja del cuentavueltas marcada en 7.000 rpm. El nuevo V6 biturbo de 480 CV del GT-R es el motor más potente lanzado nunca al mercado por Nissan. Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, con una velocidad máxima de 300 km/h. ¡Para dejarte completamente pegado al respaldo! Su arrancada es espectacular, igual que su dulce manera de ganar velocidad. Su tracción total activa desarrollada por Nissan, un sistema conocido como ATTESA E-TS, reparte el par hacia donde haga falta con la ayuda de los diferenciales. Según nos comentaron los ingenieros japoneses, de 0 a 20 km/h hasta un 50 por ciento de la fuerza de propulsión puede impulsar los neumáticos delanteros del Nissan GT-R para facilitar las arrancadas y que las ruedas traseras no patinen por su endiablada velocidad. A partir de ahí, y en condiciones normales, el reparto es de 3/97 entre el eje delantero y trasero, para mandar posteriormente y si las condiciones lo aconsejan hasta un 30 por ciento máximo al tren anterior. “Es un sistema de tracción completamente prestacional y automático, sobre todo para el manejo y la direccionalidad en curva, actuando en función del agarre, el ángulo de giro y posición del volante, del acelerador…”, concluye el directivo. La tracción es máxima e impresiona la excelente motricidad, sin prácticamente pérdidas, del Nissan GT-R sobre el circuito. Confirmada su excelente puesta a punto. Además, resulta sorprendentemente noble, equilibrado y con un comportamiento más neutro de lo esperado. Quizás menos emocional que todo un Porsche, pero muy seguro para casi cualquier conductor que lo pilote con un mínimo de racionalidad, ya que nos transmite sus reacciones con gran fidelidad. Frena muy bien, en curva gira plano y los cambios de apoyo los pasa con nota y una más que aceptable agilidad para los 1.700 kg de peso que soporta, que sólo en virajes muy cerrados pueden pasar cierta factura. Por si fuera poco el cambio automático de doble embrague (uno para las marchas pares y otro para las impares) funciona de maravilla, muy rápido en la transición de marchas y con rápido modo secuencial mediante levas tras el volante.

Entre la emoción y las buenas sensaciones, concluimos nuestro recorrido. Apenas hemos tenido tiempo para visualizar su interior, al margen de comprobar la notable calidad de realización, buen agarre de sus asientos y excelente tacto de los mandos. El nuevo GT-R es un 2+2 plazas, con un habitáculo desarrollado a partir de una amplia batalla de 2,78 m que le permite cierta comodidad de espacio y un maletero aceptable con 315 litros oficiales de capacidad, gracias en parte a que no cuenta con rueda de repuesto pues las de rodaje son de tipo run-flat. Pero si algo destaca del interior del nuevo Nissan GT-R es la enorme pantalla multifunción que domina la consola central, un derivado directo del mundo virtual de la Playstation. Refleja buena parte de los rendimientos del coche, desde los momentos de par e inercias propios de la conducción más dinámica, con medidor de fuerza G que muestra la aceleración lateral y fuerzas de aceleración transversal en curvas, giro de volante, crono de vueltas, y un largo etcétera. Una anécdota más para este fantástico deportivo que ya acepta pedidos con una señal de 5.000 euros a través de Internet y concesionarios. Ya hay más de 1.500 solicitudes. El nuevo Nissan GT-R está a la venta entre 79.900 y 83.300 euros, en función de los tres acabados con que estará disponible. Aunque en Europa todavía no se ha presentado oficialmente –de hecho no llegará a nuestro mercado hasta el próximo mes de octubre-, hemos tenido ocasión de palpar y conducir durante unos breves kilómetros el nuevo Nissan Murano. Estéticamente no introduce modificaciones especialmente sustanciales, conservando sus líneas maestras ahora con nuevos grupos ópticos y una trasera, eso sí, más inclinada y con pilotos horizontales en lugar de verticales. Más cambios refleja su interior, ahora con nuevos asientos, salpicadero, tapizados y remates que elevan la calidad percibida acercándole a cualquier Infiniti, la marca de lujo de Nissan. Y mejora, sobre todo, su funcionalidad: el maletero incluye ahora un separador central con red compartimentada para la carga de pequeños objetos, hay nuevas guanteras por todo el habitáculo y los asientos traseros se abaten ahora a golpe de tirador y con botón automático para recuperar su posición. Los respaldos se regulan también en inclinación.

Técnicamente el nuevo Murano sí es otro coche. Estrenará la nueva plataforma de la renovada berlina norteamericana Altima, que aunque no modifica dimensiones sí añade nuevos brazos de suspensión de aluminio para reducir el peso no suspendido, nuevos amortiguadores y parámetros específicos de la dirección, tomados del deportivo 350 Z. Según Nissan, el nuevo chasis asegura una mejor calidad de rodadura y una disminución de los niveles de ruido, vibraciones y fricciones. Y la verdad es que, a pesar de que nuestra unidad contaba con especificaciones del mercado americano, sí hemos apreciado un excelente y superior confort de marcha y un buen comportamiento dinámico, acentuado por su potenciado motor 3.5i V6, ahora con 265 CV en lugar de 234, y con un par máximo 34,2 mkg a 4.400 rpm (antes 32,4 mkg). Sigue asociado a un estupendo cambio automático Xtronic CVT, pero esta vez en su segunda generación. Su funcionamiento es impecable, rápido y muy progresivo, demostrando el buen hacer y el liderazgo de Nissan en transmisiones de variador continuo: en 2007 vendió más de un millón de unidades con este tipo de cajas.
Gama Nissan global
Lisboa, casi 100 modelos de serie y dos días por delante. Con este impresionante despliegue, Nissan nos ha reunido en la capital portuguesa para mostrarnos su verdadera concepción de fabricante global, la misma que le ha llevado a vender casi 3,7 millones de vehículos en 2007. Pero la celebración contaba también con otro importante reclamo: la posibilidad de ponernos por primera vez a los mandos de su descomunal buque insignia Nissan GT-R, un fantástico deportivo que comenzará a entregarse en marzo del año que viene y con el que espera plantar cara a las firmas más emblemáticas del segmento, fundamentalmente Porsche. Sólo han sido unas pocas vueltas, eso sí en el exigente circuito de Estoril; pero nos han bastado para comprobar como “el superdeportivo del siglo XXI para cualquier persona”, como lo definen los directivos japoneses, es toda una fiera sorprendentemente fácil de domesticar. Para empezar cabe destacar que el GT-R, aunque ahora se venderá por primera vez en Europa, es la quinta generación de un legendario deportivo japonés. No obstante, por primera vez, no deriva de un modelo de producción como los Skyline, sino que ahora tiene un desarrollo propio bajo una plataforma única desarrollada específicamente para él, combinando aceros de alta resistencia, aluminio (en brazos de suspensión, techo, piso o paneles), fibra de carbono (frontal, soportes de radiador y difusor trasero) y hasta fibra de vidrio en el carenado de sus bajos. Todo ello, junto a su impactante figura –mide 4,65 m de longitud con perfil de coupé clásico y largo capó- genera una espectacular aerodinámica con un Cx de sólo 0,27. Tiempo récord del Nissan GT-R en el siempre concluyente circuito alemán de Nurburgring para comprobar sus posibilidades. Según ha anunciado la marca japonesa, este deportivo ha logrado un tiempo por vuelta de 7 minutos y 29 segundos, por debajo de los Porsche Carrera GT y GT-2 o los Lamborghini Murciélago LP640, por citar sólo algunos ejemplos. ¡Impresionante! Pero no sólo la aerodinámica del nuevo Nissan GTR ha sido fruto de un cuidadoso trabajo de optimización. También el reparto de peso y masas, con una configuración de lo más equilibrado: motor delantero longitudinal, caja de cambios automática trasera de doble embrague y seis relaciones, y tracción total activa con diferencial trasero autoblocante. Y todo coronado con una suspensión delantera de paralelogramo deformable y trasera independiente de cinco brazos, con control de dureza variable de amortiguación firmado por Bilstein en función de hasta once parámetros de conducción y con tres posiciones –Confort, Sport y Race-. No faltan imponentes neumáticos 255/40 R20 delante y 285/35 detrás, ni potentes discos de frenos Brembo de 380 mm.

Conocido ya su espectacular arsenal tecnológico es hora de arrancarlo. Pulsamos el botón de encendido y lo primero que sorprende es el rugido de su impresionante motor, un nuevo V6 de 3,8 litros de cilindrada y dos turbocompresores de 0,7 bar de soplado máximo. El resultado son 480 CV de potencia máxima y un brutal par máximo de 60 mkg entre 3.200 y 5.200 rpm, con la zona roja del cuentavueltas marcada en 7.000 rpm. El nuevo V6 biturbo de 480 CV del GT-R es el motor más potente lanzado nunca al mercado por Nissan. Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, con una velocidad máxima de 300 km/h. ¡Para dejarte completamente pegado al respaldo! Su arrancada es espectacular, igual que su dulce manera de ganar velocidad. Su tracción total activa desarrollada por Nissan, un sistema conocido como ATTESA E-TS, reparte el par hacia donde haga falta con la ayuda de los diferenciales. Según nos comentaron los ingenieros japoneses, de 0 a 20 km/h hasta un 50 por ciento de la fuerza de propulsión puede impulsar los neumáticos delanteros del Nissan GT-R para facilitar las arrancadas y que las ruedas traseras no patinen por su endiablada velocidad. A partir de ahí, y en condiciones normales, el reparto es de 3/97 entre el eje delantero y trasero, para mandar posteriormente y si las condiciones lo aconsejan hasta un 30 por ciento máximo al tren anterior. “Es un sistema de tracción completamente prestacional y automático, sobre todo para el manejo y la direccionalidad en curva, actuando en función del agarre, el ángulo de giro y posición del volante, del acelerador…”, concluye el directivo. La tracción es máxima e impresiona la excelente motricidad, sin prácticamente pérdidas, del Nissan GT-R sobre el circuito. Confirmada su excelente puesta a punto. Además, resulta sorprendentemente noble, equilibrado y con un comportamiento más neutro de lo esperado. Quizás menos emocional que todo un Porsche, pero muy seguro para casi cualquier conductor que lo pilote con un mínimo de racionalidad, ya que nos transmite sus reacciones con gran fidelidad. Frena muy bien, en curva gira plano y los cambios de apoyo los pasa con nota y una más que aceptable agilidad para los 1.700 kg de peso que soporta, que sólo en virajes muy cerrados pueden pasar cierta factura. Por si fuera poco el cambio automático de doble embrague (uno para las marchas pares y otro para las impares) funciona de maravilla, muy rápido en la transición de marchas y con rápido modo secuencial mediante levas tras el volante.

Entre la emoción y las buenas sensaciones, concluimos nuestro recorrido. Apenas hemos tenido tiempo para visualizar su interior, al margen de comprobar la notable calidad de realización, buen agarre de sus asientos y excelente tacto de los mandos. El nuevo GT-R es un 2+2 plazas, con un habitáculo desarrollado a partir de una amplia batalla de 2,78 m que le permite cierta comodidad de espacio y un maletero aceptable con 315 litros oficiales de capacidad, gracias en parte a que no cuenta con rueda de repuesto pues las de rodaje son de tipo run-flat. Pero si algo destaca del interior del nuevo Nissan GT-R es la enorme pantalla multifunción que domina la consola central, un derivado directo del mundo virtual de la Playstation. Refleja buena parte de los rendimientos del coche, desde los momentos de par e inercias propios de la conducción más dinámica, con medidor de fuerza G que muestra la aceleración lateral y fuerzas de aceleración transversal en curvas, giro de volante, crono de vueltas, y un largo etcétera. Una anécdota más para este fantástico deportivo que ya acepta pedidos con una señal de 5.000 euros a través de Internet y concesionarios. Ya hay más de 1.500 solicitudes. El nuevo Nissan GT-R está a la venta entre 79.900 y 83.300 euros, en función de los tres acabados con que estará disponible. Aunque en Europa todavía no se ha presentado oficialmente –de hecho no llegará a nuestro mercado hasta el próximo mes de octubre-, hemos tenido ocasión de palpar y conducir durante unos breves kilómetros el nuevo Nissan Murano. Estéticamente no introduce modificaciones especialmente sustanciales, conservando sus líneas maestras ahora con nuevos grupos ópticos y una trasera, eso sí, más inclinada y con pilotos horizontales en lugar de verticales. Más cambios refleja su interior, ahora con nuevos asientos, salpicadero, tapizados y remates que elevan la calidad percibida acercándole a cualquier Infiniti, la marca de lujo de Nissan. Y mejora, sobre todo, su funcionalidad: el maletero incluye ahora un separador central con red compartimentada para la carga de pequeños objetos, hay nuevas guanteras por todo el habitáculo y los asientos traseros se abaten ahora a golpe de tirador y con botón automático para recuperar su posición. Los respaldos se regulan también en inclinación.

Técnicamente el nuevo Murano sí es otro coche. Estrenará la nueva plataforma de la renovada berlina norteamericana Altima, que aunque no modifica dimensiones sí añade nuevos brazos de suspensión de aluminio para reducir el peso no suspendido, nuevos amortiguadores y parámetros específicos de la dirección, tomados del deportivo 350 Z. Según Nissan, el nuevo chasis asegura una mejor calidad de rodadura y una disminución de los niveles de ruido, vibraciones y fricciones. Y la verdad es que, a pesar de que nuestra unidad contaba con especificaciones del mercado americano, sí hemos apreciado un excelente y superior confort de marcha y un buen comportamiento dinámico, acentuado por su potenciado motor 3.5i V6, ahora con 265 CV en lugar de 234, y con un par máximo 34,2 mkg a 4.400 rpm (antes 32,4 mkg). Sigue asociado a un estupendo cambio automático Xtronic CVT, pero esta vez en su segunda generación. Su funcionamiento es impecable, rápido y muy progresivo, demostrando el buen hacer y el liderazgo de Nissan en transmisiones de variador continuo: en 2007 vendió más de un millón de unidades con este tipo de cajas.
Gama Nissan global
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.