Publicidad

Nissan Micra 1.2 DIG-S

Que no te confunda su motor sobrealimentado. Si miras sus pequeñas ruedas empezarás a entender la tecnología que Nissan encierra en este pequeño gran motor. Y si miras detrás, el logo Pure Drive se lo dejará totalmente claro. Este nuevo motor encierra un alto contenido tecnológico para reducir emisiones.
-
Nissan Micra 1.2 DIG-S
Planteamiento urbano por excelencia. Reducidas dimensiones exteriores con toda su tecnología volcada a consumir lo menos posible. Coche global, para 160 mercados, sin Diesel, pero con una alternativa para que los clientes puedan disfrutar de un Micra que gasta poco, que además es ecológico y que, si surge la necesidad de abandonar la ciudad, cumpla perfectamente su cometido sin ningún tipo de compromiso mecánico, dando por sentada una alta seguridad gracias a su correcto comportamiento y adecuada equipación en seguridad activa y pasiva.
Llegará después del verano en los tres habituales acabados de la marca a un precio 1.200 euros más caro que la versión atmosférica. Además de motor, estrena Stop-Start en las tres versiones de equipamiento que, en el caso de las versiones Tekna, añaden además un 'medidor' de CO2 ahorrado a la atmósfera en cada trayecto —cada vez que reiniciemos el ordenador de viaje—. 780 gramos durante nuestras dos horas y cuatro minutos de pruebas en Berlín. Una estimulación más a usar este nuevo motor para lo que realmente está concebido, aunque además ofrezca una respuesta verdaderamente espontánea de medio régimen en adelante.

A decir verdad, el Stop-Start no tiene demasiada 'autonomía' cuando el motor se para: a veces, bajo el intenso calor que nos acompañó durante el test, el rearranque era inmediato a la parada mecánica —en otras ocasiones llegamos a contar hasta 15 segundos— , pero es justo señalar que este dispositivo tiene dos cosas muy buenas para un coche que devorará kilómetros en la urbe: el funcionamiento es muy suave al parar y, pese a la aquitectura del motor, también al arrancar; y no baja la intensidad ni el caudal del aire acondicionado. Mandos suaves, dirección eléctrica que ofrece precisión y tacto, buen espacio y ergonomía incluso cuando no hay regulación de volante en longitud. Pequeño, pero bien resuelto. Sin grandes lujos ni materiales, pero con un corazón que le hace especial. Echamos a rodar y habría que afinar los sentidos para saber que este Micra lleva un motor de tres cilindros. Lo alabamos en su momento en la versión atmosférica, pero aquí, con más prestación aún, se agradece el casi inexistente nivel de vibraciones y el poco ruido que hace cuando se rueda a velocidades de carretera, y eso que el Cx baja de 0,33 a 0,29 y el efecto de rodadura podría hacer más notable el mecánico. La misma relación de cambios que el 1.2 atmosférico, así que las diferencias son abismales.

Primera, segunda. De ahí a quinta. No hemos salido de la ciudad. Y tampoco hemos superado las 2.500 revoluciones. Hay mucho por debajo para verse en la necesidad de hacerlo. La inyección directa, la sobrealimentación por compresor Roots y la elevada relación compresión (todo bajo una funcionamiento de trabajo bajo ciclo Miller, que roba menos energía al comprimir los gases en la cámara respecto al ciclo normal) permite que este pequeño 1.2 litros de tres cilindros sea ágil de respuesta al acelerador, casi inmediato. DIG-S, un pequeño gran motor de inyección directa de gasolina que invita a la ecoconducción gracias a su buen funcionamiento a bajo régimen. Intentamos cuidar el consumo y el 1.2 DIG-S pone todo de su parte, al menos en usabilidad y agrado de conducción. Entretanto, descubrimos una tercera relación que vale 'para todo', desde avanzar en el garaje hasta encontrar el hueco hasta ser la marcha «deportiva» para adelantar con prisas, aunque en quinta, desde nuestros legales 120 km/h, el Micra gana velocidad con mucha facilidad. En resumidas cuentas, una gran mecánica siempre y cuando entendamos para qué llega a la gama. Con ella, Nissan pretende competir en el segmento Diesel de la categoría (representa el 49 por ciento del mercado), pero con un motor que para que la que se avecina en emisiones, cuesta menos de desarrollar que el Diesel (con sus costosas depuradoras de escape). Si bien, tal vez sea un tanto optimista. Nuestras dos horas de uso acabaron un con registro en el ordenador de 5,8 l/100 km, mezclando un 75% de conducción muy tranquila con otro 25% buscando el mínimo consumo, con media de 53 km/h para 104 km. En meses, lo pondremos en manos de nuestro Centro Técnico.
Motor
Nº de cilindros: 3 en línea
Cilindrada: 1.198 cm3
Alimentación: Inyección directa de gasolina con compresor volumétrico e intercambiador térmico
Potencia máxima: 98 CV a 5.600 rpm
Prestaciones, consumos y emisiones de CO2
Velocidad máxima: 180 km/h
Acel. 0-100 km/h: 11,3 segundos
Consumo urbano: 5 (Visia) - 5,2 (Resto) l/100 km
C. Extraurbano: 3,6 (Visia) - 3,7 (Resto) l/100 km
C. Mixto: 4,1 (Visia) - 4,3 (Resto) l/100 km
CO2: 95 (Visia) - 99 (Resto) g/km

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.