Publicidad

Nissan Leaf

Sin ruido mecánico, sólo con el sonido aerodinámico que genera el coche al vencer la resistencia al avance y el que generan los neumáticos al rodar… Así es el nuevo Nissan Leaf, un modelo eléctrico que convence… mientras duran las baterías. Ya lo hemos conducido.
-
Nissan Leaf
No será el primer modelo eléctrico vendido en el mercado automovilístico español porque antes se le adelantará la triada Mitsubishi i-MIEV, Citroën C-Zero y Peugeot iON. Estos tres modelos llegarán a finales de este año o en el arranque de 2011. Por su parte, el nuevo Nissan Leaf tendrá que esperar hasta julio para su arranque comercial por un precio en el entorno de los 30.000 euros.

Galería relacionada

Nissan Leaf, el contacto

Primer impacto visual cuando nos acercamos al nuevo Nissan Leaf y a sus 4,45 metros de longitud y 1,55 metros de altura. Morro acortado en este modelo eléctrico frente a lo que consideramos convencional –el motor eléctrico y sus periféricos abultan mucho menos que un motor convencional-. Faros delanteros saltones pero no fruto sólo del diseño: su misión en el Leaf es la de desviar del flujo de aire para que no percuta contra los retrovisores restando eficiencia aerodinámica.

En la trasera del primer coche eléctrico de Nissan –más adelante llegará un comercial, un compacto Infiniti y una especie de moto que hasta ahora conocemos en forma de concepto bajo la denominación Land Glider- llama la atención la ausencia de tubos de escape, y el prominente alerón prolongando el techo –el único elemento opcional dentro de un completísimo equipamiento será la inclusión de unas células solares en este alerón para generar electricidad suplementaria- y cuyo fin es desplazar lo más atrás posible las turbulencias que todo coche genera. También la antena está especialmente trabajada para generar la mínima resistencia. En el interior del Nissan Leaf –hoja en inglés- nos encontramos con un salpicadero futurista con un diseño que engancha. La información al conductor puede llegar a abrumar ante las casi infinitas posibilidades de parámetros que se nos pueden ofertar frente al volante –cuentakilómetros, carga y autonomía de batería, eficiencia en forma de arbolitos que van naciendo según sea nuestra conducción, temperatura de baterías, modo de conducción elegido en la conducción- y en la pantalla del navegador –puntos de recarga más cercanos, mapa de autonomía, sugerencias de comportamiento al volante…-. Arranque por botón; no podía ser de otra manera en el eléctrico Leaf. Su sigilo se puede convertir en problema, sobre todo en ciudades. Para evitarlo, se ha desarrollado un sistema de sonido característico que alerta de una manera agradable a peatones sin ser molesto para conductor y acompañantes. Funciona hasta que se alcanzan los 30 km/h y cuando al frenar bajamos de 25 km/h. El mando del cambio parece un ratón de ordenador y no da la posibilidad de dos modos de funcionamiento en este Nissan Leaf, uno normal, y uno todavía más eco.

Cuesta acostumbrarse a un pedal de freno poco progresivo y de escaso recorrido en el que al final tienes que clavar el pie derecho. Estamos en carretera abierta y comenzamos a disfrutar de una aceleración a la que no estamos acostumbrados, salvo en este tipo de coches eléctricos –recientemente hemos conducido el Renault Fluence y el Volkswagen Golf eléctrico-. El par y mucho está ahí y de manera progresiva desde que se toca el acelerador. Sensación única ver cómo el Nissan Leaf se lanza sin ruido, sólo emitiendo un bufido aerodinámico. Ningún problema en curvas –nos comentan que con la adopción de baterías bajo el piso del habitáculo han logrado un mejor reparto de pesos, además de rebajar el centro de gravedad-. Nos comentan que la velocidad máxima es de 140 km/h y el tope de autonomía en condiciones casi idílicas de tipo de conducción, tráfico y climatología, alcanza los 200 kilómetros –en situación normal el eléctrico de Nissan recorre 160 km-. Fin del trayecto y hora de la recarga, que se realiza por una toma ubicada en el morro –doble enganche, dependiendo de la celeridad del proceso-. Doble boca de recarga bajo el logotipo de Nissan: en 30 minutos para el 80 por ciento o, si no, ocho horas para recargar completamente partiendo desde cero. El futuro está aquí y parece que ha llegado para quedarse, automovilísticamente hablando. El pistoletazo de salida está dado y los siguientes invitados eléctricos vendrán de la mano de Renault con sus Fluence, Berlingo, ZOE y Twizzy.

Motor

Eléctrico

Potencia

80 kW (108 CV)

Par

28,6 mkg

Tracción

Delantera

Baterías

Iones de litio. 48 módulos de cuatro láminas. Capacidad 24 kWh

Largoxanchoxalto (mm)

4.450x1.770x1.550

Batalla (mm)

2.770

Neumáticos

Bridgestone Ecopia Ep150. 205/55 R16

Número de plazas

5

Maletero

330 litros

Autonomía

160 km

Velocidad máxima

140 km/h

Tiempo recarga

30 minutos 80%. 7-8 horas 100%

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.