Publicidad

Nissan Juke 1.6i

Entra por los ojos. Sin adentrarse en mayor pretensión funcional que el de un pequeño utilitario deportivo, Nissan asalta de nuevo las calles a golpe de descaro. Tras el fenómeno Qashqai llega el Juke, un especial mini SUV de cinco puertas, gran dinamismo y envoltorio rompedor.
-
Nissan Juke 1.6i

Coqueto y maniobrable en ciudad, sin valor añadido en funcionalidad... y muy bueno en su comportamiento en carretera. Para coronar tan atractivo envoltorio, el Nissan Juke sorprende por un gran dinamismo de enormes posibilidades. Y es que, para esta primera prueba, nos alejamos de su versión de impacto superior, con motor turbo de 190 CV gasolina, tracción total con diferencial trasero electrónico (exclusiva para este propulsor), renovado cambio automático CVT y sofisticada suspensión trasera multibrazo.

Galería relacionada

Nissan Juke 1.6i

Imaginamos cómo debe ir teniendo en cuenta el buen resultado ya del resto de versiones, siempre de tracción delantera y con un más simple, pero absolutamente generalizado en el segmento utilitario, eje posterior torsional. Porque es cierto que, frente al multibrazo, no sujeta igual la carrocería y llega a descomponer trayectorias en condiciones extremas, como grandes baches o frenadas en apoyo; pero también lo es que garantiza más que suficiente seguridad en condiciones normales y reacciones vivas en usos más deportivos. Sobre todo en modelos de la ligereza y el buen aplomo de rodadura del Juke.
Y es que si en carretera obsequia con pisada casi de compacto, también cabe destacar su agilidad. Al mencionado gran tacto de cambio añade una dirección eléctrica muy precisa en su guiado, capaz además de elevar algún grado más su instantaneidad en modo Sport. El Juke entra, por tanto, muy bien en curva y responde ágil a los cambios de apoyo, siempre con limitado balanceo de carrocería para su buena altura y con mención especial para unas suspensionesque, como en el Qashqai, ofrecen gran equilibrio entre sujeción/firmeza (no hay mucho recorrido de amortiguación) y confort de marcha.

Apoyado también en unos grandes neumáticos 215/55 R17 (siempre de serie, salvo en acabado básico), agarre, motricidad y frenada (sin sensación de fatiga) son destacables. Dinámicamente, pocas objeciones al nuevo Nissan Juke.
A la espera de recibir el recomendable Diesel 1.5 dCi de 110 CV y origen Renault (debe sentarle como un guante y acaparará las ventas cuando inicie su comercialización), nos hemos subido en esta primera prueba al gasolina 1.6 atmosférico de Nissan, profundamente renovado con distribución variable o sistema de inyección dual (dos inyectores por cilindro). Cierto que ante más modernos motores turbo de baja cilindrada e inyección directa acusa menor ímpetu para subir de vueltas (no tiene el hoy común "efecto Diesel"), pero adaptados a él convence por su carácter progresivo y hasta divertido empuje en su último tercio de giro: espectacular pasadas las 5.000 rpm.
Hay, por tanto, que emplear con agilidad el cambio para sacar todo el potencial al motor, aunque Nissan ayuda con un cambio manual de sólo 5 relaciones y cortos no, cortísimos desarrollos de estilo años 90: su 5ª, por ejemplo, es de sólo 30 km/h cada 1.000 rpm. Gracias a ellos, el Juke 1.6i no peca de falta de vivacidad y obtiene para su potencia (117 CV oficiales) más que correctas prestaciones. De hecho ante sus teóricos rivales 1.6 atmosféricos de similar potencia (Mini Countryman, Suzuki SX4 o Kia Soul) se impone en todas las mediciones, tanto de aceleración como recuperación.
También el Nissan Juke permite circular en ciudad en marchas muy largas (5ª operativa ya desde apenas 40 km/h)… aunque termina pagando caros tanto unos elevados consumos como una pérdida de confort por sonoridad en vías rápidas a poco que circulemos a 120 km/h, cuando su régimen de giro ya empieza a sobrepasar las 4.00 vueltas. Una sexta marcha, aquí, se agradecería. En definitiva, casi especificación de competición para un Juke que también se lanza al mercado muy bien equipado y a un precio no excesivo.
Porque los casi 19.000 € de esta versión superior Tekna Premium pueden rebajarse a más razonables 17.000 si apostamos por el acabado Acenta. Implica renunciar de serie a pequeños lujo como navegador de pantalla táctil, cámara de visión trasera, sistema de acceso/arranque sin llave o tapicería Alcántara. Pero ya completo con 8 airbags, ESP, climatizador, control de crucero, Bluetooth o llantas de aleación de 17”. Prácticamente igual entonces que un Clio, Ibiza o Polo equivalentes. ¿No os convence?
- Originalidad
- Comportamiento general
- Tacto de mandos - Consumo y autonomía
- Sonoridad en vías rápidas
- Altura trasera
Un utilitario diferente
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.