Publicidad

Nissan Cube 1.6

Es pequeño, se basa en la misma plataforma que el Nissan Micra o el Renault Clio, pero el Nissan Cube no te dejará indiferente. Te puede gustar o no, si circulas en un Cube atraerás miradas.
-
Nissan Cube 1.6

 

El Nissan Cube es una escultura rodante. Y por eso lleva años siendo centro de atención en el mercado japonés, más allá de si es un buen coche o por su fiabilidad. Es tan amplio como atípico, porque ofrece mucho espacio hacia arriba. Lleva desde principios de 2010 en España y demuestra que, si te gusta que te miren, no hace falta que llegues en un Ferrari.

Galería relacionada

Nissan Cube, la prueba

 

Una cosa es haber visto el Cube en fotos, haberlo tocado en un Salón mientras piensas ‘qué cosas tienen los japoneses’ y otra bien distinta salir a la calle con otro Nissan lleno de personalidad. El Cube invita a la comunicación, pero no sólo a los que van dentro, también a los de fuera. Ríete de un Porsche o de un Ferrari a la hora de llamar la atención. Sólo dos coches habían conseguido desatar entre otros automovilistas tanta verborrea hacia mi como circulando en el Cube: el Fiat Multipla y el Ford Scorpio. Ninguno de los dos considerados bonitos. Pero en el caso de este ciudadano de Nissan hay disparidad de opiniones. No hay grises, términos medios, ni indiferencia. O recibes sonrisas con el pulgar hacia arriba o contemplas ostensibles carcajadas mientras niegan con la cabeza. Eso sí, en cuanto el Cube se detiene, sabe cómo ingeniárselas para hacer hablar al más tímido de los viandantes, que incluso se acerca para preguntarte, no sin antes haberse asomado a mirarle el trasero con descaro para conocer su nombre antes de presentarse. Dicen en el comunicado de prensa que se inspiraron en el trasero de Jennifer López… vaya usted a saber. No sé si será una máquina de seducción como Jennifer, pero mientras que no haya muchos en la calle –y dudo que el Cube llegue a la décima parte de ventas de un Ibiza-, tímidos abstenerse. Si el coche tiene ese algo psicológico de reflejar tu imagen, mejor prepara con cuidado tu atuendo para que quienes te vean puedan conseguir encasillarte.

Interior chocante, pero menos

Los ocupantes también se comunican más que de costumbre. El habitáculo es amplio, pero su diseño lleno de planos hace pensar en otro ambiente, más que un coche. El acompañante incluso dispone delante de sí de una repisa, que puedes encontrar inútil en algo susceptible de moverse, pero que a buen seguro el propietario de un Cube podrá añadir su propia iconografía y decoración interior.

En un lado práctico,  nada de formas orgánicas, pero sí huecos para todo lo que llevamos encima. Y ganchos por doquier. Portalatas estándar y también para botes delgados, estilo Redbull. Por supuesto, toma para USB y entrada de audio. Conexión para gadgets y una colección de accesorios creados para el Cube (con la gracia de que estos accesorios disponen de tres años de garantía), que para algunos de los ocupantes no aportan nada, pero para otros simplemente reafirman que, una vez sentado dentro, el coche no tiene nada de excéntrico. Especialmente nos referimos al techo solar, que dispone de dos persianas deslizantes, la habitual con el color del imperial y otra opalina, de plástico traslúcido blanco, al estilo de aquél techo de cristal líquido del Maybach, pero sin costar como un coche entero, inspiración cortinas Shoji de papel de arroz.

La anchura es lo más destacable, como se podía ver desde fuera, el acceso es formidable y el túnel central de transmisión no incomóda detrás, porque no existe. No hace falta porque, aunque existe una versión de tracción total para Japón y Estados Unidos, es mediante un motor eléctrico posterior. El suelo es totalmente plano y el único inconveniente es que un objeto que se caiga a los pasajeros, podría llegar a colocarse bajo los pedales. Detrás se va como en pocos coches de cuatro metros. Si el conductor va en una posición recta y elevada, para mirar de tú a tú a los repartidores en furgoneta, detrás esta sensación de estar por encima del tráfico se acentúa. Incluso se puede reclinar el respaldo posterior. En el lado práctico, la banqueta se puede desplazar longitudinalmente 24 centímetros, para configurar un maletero que va entre 255 litros y algo más de 400, aunque aquí nos podemos quedar sin espacio para las piernas. Sería perfecto si también la banqueta fuese abatible por secciones. Sería el coche hippie del siglo XXI de haber conseguido abatir todos los asientos a la horizontal y dejarlo en forma de cama como el Panda de los 80.

 

Contrapartida en conducción

 

La conducción es gratificante, pero en su vertiente zen. Se ha trabajado para conseguir una dirección suave, una transmisión y un tacto del motor suaves. Este motor de gasolina (también hay un Diesel, que son su claqueteo será ‘menos zen’) proporciona un andar razonable si se estiran las marchas y se usa el cambio –hace falta, porque se ha alargado el grupo final de trasnsmisión respecto a un Nissan Note, con el que comparte casi lo que no se ve-, pero lo hace de forma muy natural. El motor es una delicia, fino en todo su rango y al ralentí parece que se cala. Tampoco es gastón en uso urbano. Un ligero ruido al accionar el embrague era lo único que rompía nuestro ambiente calmo en los atascos. Es ancho, sobresale al aparcar y se revuelve peor al maniobrar de lo que parece. La visibilidad es excelente hacia delante, con un parabrisas tan vertical que no hay reflejos y la visión es límpida. Hacia atrás no es tan buena como se presume de su falso diseño exterior asimétrico –los montantes se mantienen, por supuesto- y la opción de la cámara ayuda, pero no ofrece gran visión. Viene en opción conjunta con el navegador, que se antoja algo pequeño en su pantalla y ‘corta’ los nombres largos.

No para conductores ‘de raza’

 

Si un apasionado de la conducción cae en un Cube primero echará en falta el reglaje en profundidad del volante de dirección. Y una vez en movimiento pedirá un comportamiento más de ‘turismo’ y más sujeción de los asientos. Quizá pensase en más neumático, al estilo de un C3 Picasso, pero entonces se revelarían los límites de las suspensiones y se rompería la armonía de los ocupantes. La motricidad es mejorable y no hay que ser entendido para darse cuenta de la fuerte sensibilidad al viento lateral. No le gusta que le hagan balancear ni que le hagan frenar fuerte en curva, no es inestable y si acaso ahí está el ESP de serie, pero el Cube te hace ver que él no es para esto. No es que en Nissan no sepan hacerlo; sencillamente, quien quiera tracción puede buscar un X-Trail, quien busque deportividad un Z y el de la efectividad, pensará en un GT-R. Como dicen que dijo su diseñador: ‘las buenas ideas requieren de un tiempo para ser comprendidas’. Quizá por eso tuvieron que llegar los franceses de Renault para dar el visto bueno al proyecto del Cube después de un tiempo en el semillero de ideas.

Te recomendamos

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.