Publicidad

Mitsubishi Lancer Sports Sedan 2.0 DI-D

La apuesta de Mitsubishi para el segmento de los compactos se centra en su nuevo Lancer, un vehículo interesante por tamaño, comportamiento y precio, que debuta en el mercado con una carrocería de tres volúmenes y cuatro puertas, y un motor Diesel de origen Volkswagen y 140 caballos.
-
Mitsubishi Lancer Sports Sedan 2.0 DI-D
Pues sí, has leído bien en la entradilla de esta prueba. A pesar de su aspecto de berlina media, sus 8 cm más de longitud y de la tendencia marcada por el anterior Lancer (también llamado Carisma en diferentes mercados, entre ellos el nuestro), el nuevo Lancer de Mitsubishi está pensado para competir en el segmento de los compactos. Los 4,57 metros que mide de largo así lo confirman, no ha crecido al ritmo de las gigantes berlinas medias de nueva generación y, por si quedaba alguna duda, Mitsubishi asegura con una variante compacta denominada Sports Back, sin el tercer volumen, que estará en el mercado español en septiembre.
Nace así un modelo que apunta alto, directamente a auténticos superventas como puedan ser Focus, Bravo, 308, C4, Mazda 3 o incluso Golf ¿lo conseguirá? Desde luego que argumentos no le faltan para mezclarse con ellos, aunque, como siempre, se enfrenta a modelos muy curtidos en todos los apartados y difíciles de batir. Se presenta ante ellos con una imagen diferente, marcada por la personalidad de su frontal y el aval comercial que supone un nombre con muchos triunfos en competición a sus espaldas, y un precio muy competitivo, fruto de la sinergia de los grupos a los que ha pertenecido la marca -comparte motores, chasis, tecnologías...-. Hasta la llegada del Sports Back, el nuevo Lancer se vende sólo en esta carrocería de tres volúmenes denominada Sports Sedan, con el bastidor compartido con el Dodge Caliber. Su oferta mecánica se reduce a dos motores, uno de gasolina con 143 caballos desarrollado en conjunto por Daimler-Chrysler y Hyundai, y otro Diesel de origen Volkswagen (el conocido 2.0 TDI de 140 caballos), que es el que a continuación probamos.

Entre dos mundos
Motor conocido
Pues sí, has leído bien en la entradilla de esta prueba. A pesar de su aspecto de berlina media, sus 8 cm más de longitud y de la tendencia marcada por el anterior Lancer (también llamado Carisma en diferentes mercados, entre ellos el nuestro), el nuevo Lancer de Mitsubishi está pensado para competir en el segmento de los compactos. Los 4,57 metros que mide de largo así lo confirman, no ha crecido al ritmo de las gigantes berlinas medias de nueva generación y, por si quedaba alguna duda, Mitsubishi asegura con una variante compacta denominada Sports Back, sin el tercer volumen, que estará en el mercado español en septiembre. Nace así un modelo que apunta alto, directamente a auténticos superventas como puedan ser Focus, Bravo, 308, C4, Mazda 3 o incluso Golf ¿lo conseguirá? Desde luego que argumentos no le faltan para mezclarse con ellos, aunque, como siempre, se enfrenta a modelos muy curtidos en todos los apartados y difíciles de batir. Se presenta ante ellos con una imagen diferente, marcada por la personalidad de su frontal y el aval comercial que supone un nombre con muchos triunfos en competición a sus espaldas, y un precio muy competitivo, fruto de la sinergia de los grupos a los que ha pertenecido la marca -comparte motores, chasis, tecnologías...-. Hasta la llegada del Sports Back, el nuevo Lancer se vende sólo en esta carrocería de tres volúmenes denominada Sports Sedan, con el bastidor compartido con el Dodge Caliber. Su oferta mecánica se reduce a dos motores, uno de gasolina con 143 caballos desarrollado en conjunto por Daimler-Chrysler y Hyundai, y otro Diesel de origen Volkswagen (el conocido 2.0 TDI de 140 caballos), que es el que a continuación probamos.

Entre dos mundos
Motor conocido

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.