Publicidad

Mitsubishi Colt 1.3i Cleartec

El Colt se renueva tomando el frontal característico de Mitsubishi que estrenó el deportivo Lancer y además se adecua técnicamente a los tiempos que corren: destaca principalmente su nuevo dispositivo stop-start.
-
Mitsubishi Colt 1.3i Cleartec
La actualización del Mitsubishi Colt viene acompañada de una suma de nuevos elementos, pero también de una resta: desaparece de la gama los motores Diesel y el asiento posterior deslizable que tanta flexibilidad aporta en coches de contenido tamaño. Esto último repercute en el maletero, que con apenas 160 litros medidos (tan cerca de un Twingo como tan lejos de un Clio, por ejemplo) resulta bastante justo para la talla y posibilidades del coche.
Sí está muy bien resuelto el suelo que aparece si reclinamos el respaldo posterior (asimétrico 60/40), que continúa el mismo plano de carga del maletero. Las plazas traseras son buenas en altura, espacio para piernas y anchura para dos personas (está homologado para tres), pero se echan en falta unas asas que la versión de 5 puertas sí monta. Delante, la sensación de espacio es aun mejor, por la generosa altura de techo y la profundidad del parabrisas, fruto de cierta silueta monovolumen.

Desaparecidos los tricilíndricos Diesel compartidos con los olvidados Smart forfour (poco se ha perdido, la verdad), Mitsubishi se ha aplicado en sus muy buenos motores de gasolina para hacerlos energéticamente más eficientes. Bajo el apelativo de ClearTec, este 1.3 de 95 CV recibe un alternador que concentra su trabajo en las fases de retención y frenada y un aceite de baja viscosidad. Se combina con un sistema stop-start, un indicador de marcha adecuada y para cerrar el circulo el Colt recibe unos neumáticos firmados por Continental de baja resistencia a la rodadura. Con todo ello, al final se ha conseguido homologar menos de 120 g/km de CO2 (no paga impuesto de matriculación). El motor es un delicioso «molinillo» que responde con mucho temperamento y suavidad. Podemos creer que depende de su excelente alto régimen, donde hemos medido 110 CV, pero desde muy bajas revoluciones recibimos una reacción muy directa y solvente, propia de un motor de mayor cilindrada. En carretera, a pesar de mover un generoso desarrollo en 5ª, el motor se muestra siempre convincente. En ciudad su golpe de acelerador permite una conducción muy ágil y despreocupada, pero es su sistema stop-start el verdadero protagonista.

Para ser un sistema muy sencillo (aprovecha la misma batería y el propio motor de arranque) su operatividad resulta buena. Lo hemos probado en verano con el aire acondicionado funcionando y en nuestros recorridos urbanos prácticamente se ha parado el motor en casi todas las detenciones. No hay milagros y la climatización pierde poder en parado, pero bien lo vale por reducir el consumo urbano. En cambio, su posterior puesta en marcha desconcierta, porque la operación no resulta muy rápida y el motor tiene un molesto ralentí inicial sobre 1.500 rpm. Otro aspecto que nos ha desconcertado han sido las distancias de frenado. No sabemos hasta qué punto los neumáticos Continental propuestos por Mitsubishi para los objetivos antes comentados pueden influir en los malos registros que hemos medido, siempre por encima de los 80 metros desde 140 km/h, cuando otros Colt anteriores siempre han bajado de esa barrera. En cambio, entre curvas no se puede decir que el Colt muestre carencias de adherencia. Trabaja con una amortiguación cómoda, y aún así su pisada transmite confianza y sus reacciones se producen con rapidez. El Colt es muy ligero y se deja llevar bien rápido, gira y apoya de muy buenas maneras, con sensación de dominio, y es de una nobleza incuestionable cuando llevamos su capacidad dinámica a sus límites. No por ello se puede pasar por alto que no pueda disponer del control de estabilidad. Es lo único achacable a una lista de equipamiento que incluye control de crucero, sensores de luz y de lluvia, reproductor MP3 y una conexión auxiliar para responder a nuestros días. - Con sistema stop-start
- Respuesta motor
- Buen comportamiento
- Distancias de frenado
- Interior plasticoso
- Kit reparapinchazos
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.