Publicidad

Mercedes SL 63 AMG

AMG ha vuelto a sacar toda su magia para dotar a su nueva criatura, el SL 63 AMG, de todo el carisma propio de los modelos que llevan su apellido. Una guinda: de 0 a 100 km/h 4,3 segundos, y todo ello con el cielo como techo.
-
Mercedes SL 63 AMG

Cuando uno tiene en su garaje una cuadriga con 435 CV repartidos en un motor V8, una carrocería cabrio con techo duro escamoteable automáticamente y una estrella apuntando a la carretera en el capó, lo lógico es pensar que no hay "nada más" y si lo hay no es de este planeta.

Craso error, porque en la localidad de Affalterbach (un pueblo alemán de poco más de 5.000 habitantes) hay unas instalaciones que, aunque no son secretas, y bajo la bandera de AMG, esconden a un buen número de ingenieros y mecánicos que están dispuestos a sacar toda la "quintaesencia" de algunos de los modelos que Mercedes fabrica en Stuttgart.

Galería relacionada

Mercedes SL 63 AMG

El nuevo Mercedes SL 63 AMG es la penúltima criatura que ha salido de sus ordenadores. Tomando como base la carrocería SL han puesto "manos a la obra" para transformar a este bello roadster en una auténtica máquina con la que disfrutar al volante. Para empezar, el motor V8 que monta en origen, recibe una buena dosis de vitaminas. Así, de los 435 CV originales, se llega hasta los 537 del AMG y el par se cifra en nada menos que 81,6 mkg disponibles a partir de las 2.000 rpm. Por si a alguien esta potencia no le parece suficiente, existe una preparación sobre la preparación (denominada AMG Perfomance) que aporta, entre otras cosas, mayor potencia (564 CV a 5.500 rpm), más par (91,8 mkg a partir de 2.250 rpm).

Así las cosas, el nuevo SL 63 AMG se posiciona como el modelo más potente de su clase. Comparado con el anterior SL 63 AMG, este nuevo tiene más potencia, pero anuncia una reducción del consumo medio de nada menos que 4,2 l/100, es decir, un 30 por ciento menos. Vale, al propietario de un coche de estas características, lo que menos le importa es si el consumo ha bajado, pero lo cierto es que esta mejora en este apartado da una idea muy clara de que este nuevo motor es mucho más eficiente y, tecnológicamente, más avanzado.

A la hora de ponernos al volante, nos encontramos con que llovía, bueno mejor dicho diluviaba porque hubo muchos momentos que los limpiaparabrisas no daban a basto para limpiar el parabrisas, lo que nos dificultó, y mucho, nuestra prueba.

Aún así, y sin poder exprimir al máximo su motor (que llevaba incluido el AMG Perfomance Package, o lo que es lo mismo, los 564 CV de potencia) las primeras impresiones son más que satisfactorias. Nada más arrancar, el rugido que emana de los tubos de escape nos hacen prepararnos para lo que nos podemos encontrar. El motor tira con rabia desde el ralentí hasta que alcanza su régimen máximo de giro localizado sobre las 6.250 rpm. Las rectas se vuelven muy pequeñas y se “evaporan” con gran facilidad. Eso sí, sin la ayuda de la electrónica desplegada en su interior, sería poco menos que imposible hacerlo en línea recta, ya que, sin desconectar ninguna de estas ayudas, se nota a la perfección que la arrancada no se hace de forma completamente lineal.

La caja de cambios que se monta de serie no es la habitual 7G Tronic de Mercedes, sino que se recurre a una, también con siete marchas, con doble embrague, pero con estos bañados en aceite, denominada Speedshift MCT AMG. Esta caja cuenta con cuatro programas de funcionamiento: C (Controlled Efficiency), S, S+ y M. En el primero de ellos el cambio va buscando una mayor eficiencia de consumo, tiene activo el sistema Stop/Start, arranca siempre en segunda velocidad y los cambios de marcha se hacen a bajas revoluciones si el conductor se muestra suave con el acelerador. En S los cambios se efectúan mucho más rápidos (un 25 por ciento más que en C, según la marca) y en S+ todavía más (otro 25 por ciento más rápido que en S). Poniendo el selector en M, los cambios son realizados por el conductor con las levas que hay tras el volante y no cambia de marcha automáticamente cuando llegamos al régimen de corte, manteniendo la marcha que llevamos insertada. En este modo sólo cambia de marcha (reduce) cuando rodamos más despacio del régimen establecido de revoluciones mínimas en cada marcha.

Lo cierto es que es tal el par motor que ofrece el motor, que incluso en modo C el coche gana velocidad de forma exponencial y los cambios se realizan de forma sumamente rápida. Según datos de AMG, cuando se va a plena carga de gas en cualquier modo que no sea el C, los cambios de marcha duran apenas 100 milisegundos.

La estabilidad del coche es muy buena. Las inclemencias meteorológicas no nos permitieron rodar al ritmo habitual de nuestras pruebas, pero en las ocasiones en las que pudimos “exprimir” su posibilidades, el comportamiento dinámico fue siempre sobresaliente. Y eso que en agua con casi 92 mkg de par desde muy abajo y unos neumáticos 285/30 en llanta 19 detrás no son las condiciones más favorables para que el resultado sea el mejor. Estamos deseosos de que el coche llegue de nuevo a nuestras manos, en nuestros recorridos habituales y con nuestro sol y el asfalto seco.

Para ello habrá que esperar hasta el próximo mes de junio que es cuando el Mercedes SL 63 AMG empezará a comercializarse en nuestro mercado. El precio final recomendado por el fabricante es de 181.500€ a los que hay que sumar 17.520€ más si lo queremos con el AMG Perfomance Package.

¿Mucho dinero? Para los asalariados sí, pero parece ser que hay afortunados que pueden darse el capricho (y los envidiamos) o, al menos, eso es lo que se desprende de las cifras de ventas de sus antecesores: 21.500 unidades del SL 55 AMG vendidas entre 2001 y 2007 y alrededor de 5.000 del anterior 63 AMG “despachadas” entre 2008 y 2011.

- Cilindrada: 5.461 cc
- Configuración: 8 cil. en V, delantero longitudinal
- Diámetro x carrera: 98 × 90,5 mm 
- Compresión: 10:1
- Potencia máxima: 564 CV CEE a 5.500 rpm
- Par máximo: 91,8 mkg CEE a 2.250 rpm
- Transmisión: Propulsión trasera. Cambio automático AMG Speedshift MCT-7
- Suspensión delantera: Paralelogramo deformable
- Suspensión trasera: Multibrazo
- Frenos del/det: Disco autoventilado y perforado
- Neumáticos del/det: 255/35 ZR 19 / 285/30 ZR 19

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.