Mercedes EQC 400: probamos el nuevo SUV eléctrico, basado en el GLC

El Mercedes EQC pertenece a la nueva familia EQ de coches cien por cien eléctricos. Está basado en el GLC. Tiene 408 caballos y una autonomía de más de 400 km.
Daniel Cuadrado
Mercedes EQC 400: probamos el nuevo SUV eléctrico, basado en el GLC
Mercedes EQC 400, un SUV eléctrico

Ya se puede comprar el primer coche eléctrico de Mercedes. Es cierto que ya había oferta dentro de la marca Smart, pero como coche cien por cien eléctrico no se había vendido firmado por la estrella. Dado el éxito de los SUV en Mercedes, que vende más coches de este tipo que de berlinas, no es casual que para su primera incursión hayan optado por estrenarse con el EQC, un modelo derivado por completo del GLC. Dicen en Mercedes que ambos SUV sólo comparten el 85 por ciento de las piezas, si bien el 15 por ciento restante corresponde a lo que se ve y a las piezas más grandes, de ahí que deje claro su origen.

Publicidad

La familia EQ tendrá 10 modelos de aquí a 2025. Inicia su andadura con el EQC, tras él llegará al mercado este mismo año el EQV, derivado del Clase V, y el que viene lo hará el EQA y luego el EQB. A partir de éstos dos últimos, serán modelos con base propia y, aunque tengan las denominaciones A, B, C, E, S… compartirán menos piezas con estos últimos. La razón está en el tamaño de las baterías y los motores, ya que en coches como el Clase V o el GLC se han podido instalar sin estropear las cualidades de espacio del vehículo. Tendrán, eso sí, un gran parecido estético con ellos, ya que en el “libro de estilo” de la casa no se contempla crear vehículos de estética diferenciadora; no quieren “bichos raros” en su gama.

Mercedes EQC 400, un SUV eléctrico

Mercedes EQC 400, un nuevo SUV eléctrico

Mercedes EQC: la técnica

El Mercedes EQC es un SUV eléctrico que mide 4,76 m. Lleva dos motores, uno en cada eje, con los que alcanza entre los dos los 300 kW (408 CV). Ambos tienen la misma potencia pero cumplen distintas funciones. El delantero está optimizado para alcanzar una máxima eficiencia a baja o media carga de acelerador, mientras que el trasero busca el dinamismo de la conducción. Para adaptarlos al GLC ha sido necesario crear dos nuevos subchasis que los alojan y, dado el tamaño original, no han obligado a modificar ni la carrocería ni el espacio interior. Tampoco cambia el esquema de suspensiones y sí lo hace la tracción, ya que cada motor se encarga individualmente de repartir el par en cada eje, sin conexión mecánica entre ellos. Son motores asíncronos, es decir, funcionan por inducción y carecen de los costosos imanes. Se alimentan a través de una batería de iones de litio con 80 kWh de capacidad, ubicada bajo el suelo y pesa nada menos que 652 kilos, es decir, el 26 por ciento del total (2.795 kg) del coche.

Este Mercedes EQC anuncia un consumo medio entre 19,7 y 20,9 kWh cada 100 kilómteros, en función del acabado o versión elegida. Esto le permite una autonomía entre 445 y 471 kilómetros según el ciclo NEDC, que en WLTP, más cercana a las condiciones reales, se quedará rondando los 400 km. Durante la prueba del coche en los alrededores de Oslo, con velocidades máximas limitadas legalmente a 80 km/h, me estuve moviendo en consumos rondando los 23 kWh, aunque habrá que esperar a que el coche pase por nuestro Centro Técnico para valorar si el consumo es alto o no.

Mercedes EQC 400, un SUV eléctrico

Mercedes EQC 400: así es su interior

El Mercedes EQC ofrece un elevado nivel prestacional, con un impresionante paso de cero a cien kilómetros por hora de 5,1 segundos. La velocidad máxima está limitada a 180 km/h y se alcanza enseguida. Dispone de cuatro modos de conducción más un quinto configurable. A los tradicionales “Confort, Sport o Eco” del resto de Mercedes se suma el denominado “Max Range”, con el que el propio coche te ayuda a lograr la máxima autonomía. Cuenta con un pedal de acelerador háptico, con el que el EQC ayuda al conductor a ser más eficiente. Así, por ejemplo, en el modo “Eco” el recorrido del pedal sólo deja acelerar hasta la velocidad máxima que se reconoce a través de las señales de tráfico que lee durante la ruta. En el “Max Range” incluso adapta la capacidad de recuperación de energía en función de la ruta elegida en el navegador.

Como el resto de los eléctricos ofrece una única marcha. El volante cuenta con las tradicionales levas de cabio que aquí se utilizan para establecer la capacidad regenerativa y, por tanto, el porcentaje de freno motor que queremos. Se puede elegir entre tres niveles de retención, más un cuarto que te deja el coche en rueda libre cuando sueltas el acelerador y un quinto (el D Auto) que va variando de retención en cada situación.

Publicidad

Mercedes EQC: tiempos de carga

Los tiempos de recarga de la batería, como es lógico, varían en función de dónde se enchufe. El cargador de corriente alterna (AC) que lleva el coche integrado permite cargar a 7,4 kW y puede ser enchufado tanto a la red doméstica en cualquier enchufe Schuko como al cargador de pared que la propia Mercedes suministra. En la mejor de las condiciones (7,4 kW - 16A) tardaría 11 horas en llenar del 10 a 100 por ciento de la capacidad de la batería. En corriente continua (DC) tardará unos 40 minutos en pasar del 10 al 80 por ciento de la capacidad, con 400 V y al menos 300ª, ya que el EQC puede cargar a 110 kW como máximo. Mercedes ofrece la suscripción a la red IONITY, muy escasa en nuestro país de momento, pero muy interesante cuando crezca en sus puntos de suministro.

Mercedes EQC 400, un SUV eléctrico

Mercedes EQC 400

Por lo demás es un Mercedes GLC con similares cualidades. El espacio interior se mantiene tal cual y sólo cambia el diseño del salpicadero y sus materiales, más ligeros. Dispone del sistema MBUX ampliado a las funciones de coche eléctrico **pero con idéntico y agradable funcionamiento. Conducir el EQC no difiere mucho en sensaciones de las de cualquier otro coche eléctrico del mercado. Sobre la gran mayoría de ellos **aporta un exquisito refinamiento, buen comportamiento y la calidad habitual de la casa. Ya está a la venta a partir de los 77.425 euros en su versión básica. Al inicio ofrece una edición de equipamiento más completo denominada 1886 (año de creación del triciclo Benz) por 87.405 euros. Se denomina EQC 400 y vendrán más versiones con distinta potencia y acabado.

Publicidad

Galería relacionada

Mercedes Benz EQC 400

También te puede interesar

El Mercedes EQC en formato de carrocería de tipo SUV es el primer vehículo cien por cien eléctrico que pone a la venta la firma alemana. Llegará a España en verano y ya se aceptan pedidos.

El i-Pace no sólo es el primer eléctrico de Jaguar, también está, con sus 400 CV, entre los más potentes y rápidos y es uno de los pocos e-SUV a la venta. Lo probamos a fondo.

Por fin hemos conducido el primer coche eléctrico de Audi, el e-tron. Y la primera toma de contacto se ha centrado fuera del asfalto: tracción, suspensiones, frenos… Así es y así va.