Publicidad

Mercedes E63 AMG

Del espacio exterior llega una nueva estrella con alma de SLS y cuerpo de berlina de lujo. Tiene prestaciones de otra galaxia y un sonido que enamora pero, sin duda, lo que mejor hace el Mercedes E63 AMG es combinar el confort y la máxima deportividad de la casa, que no es poca.
-
Mercedes E63 AMG
El simple hecho de compartir el motor con el SLS, uno de los deportivos de calle más excitantes de los últimos tiempos, ya dice mucho de lo que nos vamos a encontrar con el Mercedes E63 AMG. Como es habitual en la marca, este E no llama la atención en exceso, pero hay que puntualizar: en parado y por fuera. El que no sea muy entendido, puede que le llame la atención el contraste que hay entre la elegancia del Clase E y las llantas deportivas que dejan entrever unas enormes pinzas de freno pintadas en rojo, o que lleva muchas salidas de escape, pero ni se imaginará que tiene delante a una de las berlinas más rápidas que se han construido. La llamada de atención viene en el instante en el que se arranca, momento en el que el E63 pega un bramido que hace volver cabezas –sobre todo si está dentro de un parking-, para enseguida quedarse al ralentí con un ronco sonido a “coche gordo”; ahora sí que ya no engaña a nadie.

Galería relacionada

Mercedes E63 AMG

Emplea el mismo motor V8 hecho a mano que llevaba en la anterior generación, pero con 12 CV más y superior eficiencia. Mientras sus rivales, RS6, Panamera Turbo o el último M5 hace tiempo que pusieron el tope en los 5 litros de cilindrada, el AMG sigue apostando por un mastodóntico 6,2 litros –aunque se denomina 6.3- de 525 CV y 64,3 mkg de par máximo. Ofrece un excelente nivel prestacional, siendo más rápido que un M5 en todas las aceleraciones o recuperaciones con un paso de 0 a 100 km/h de 4,6 segundos o un 0-1.000 metros de 23 segundos -5 y 23,32 segundos hace un M5 en estas mismas mediciones-. La diferencia es poca, pero en la batalla por ser el más rápido, todas las décimas cuentan. Eso sí, siempre hablamos de tiempos “superiores” a los registrados por el Audi RS6 -4 y 21,5 s respectivamente- o el rapidísimo Porsche Panamera Turbo y sus 3,7 segundos en el 0-100 km/h y 21,8 s en el 0-1.000 metros; en resumen, es un avión.

A pesar de la potencia nos ha parecido más fácil de conducir que un M5. No es tan preciso como un Panamera Turbo –ni tan cómodo-, que lleva tracción total, pero se queda cerca. Elegir entre cualquiera de los modelos antes mencionados es ya una cuestión de gustos personales, presupuesto o apego a una marca, porque todos transmiten un nivel de sensaciones elevado, muy por encima de lo que está acostumbrado; otra cosa es la utilización que se le quiera dar. El E63 es un modelo que se conduce con facilidad y transmite a su conductor eficacia. Hay mucho motor, por lo que resulta imprescindible dosificar bien el pie derecho o la cruzada por exceso de gas está asegurada; mejor no desactivar las ayudas a la conducción, puesto que éstas dejan al coche correr y, salvo en circuito, no suponen impedimento para ir rápido. Está claro que es una berlina de altas prestaciones, pensada para las rápidas autopistas alemanas, pero eso no quita que se desenvuelva con soltura en un tramo de montaña. Es un buen coche. La caja de cambios que lleva es el mismo sistema 7G-Tronic de la Clase E pero al que se le ha remplazado el convertidor de par por un embrague multidisco. Esto hace que los cambios sean más rápidos y precisos, pero obliga a poner punto muerto cada vez que paramos en un semáforo, puesto que hay que estar sujetando el coche con el freno para que no salga disparado. Por cierto, el mando electrónico del cambio va ubicado en la consola central, en lugar de llevarlo tras el volante como el resto de los E, para dejar mayor espacio para las levas del cambio cuando ponemos el modo manual.

Entre su equipamiento opcional encontramos elementos como los frenos cerámicos, un autoblocante con tarado al 40 por ciento o un curioso pack AMG que, por 4.726 euros, incluye un aumento del límite de la velocidad a 300 km/h y un curso de conducción AMG. Habrá que esperar a la reacción de BMW y su próximo M5, que está al caer. - Prestaciones
- Comportamiento
- Sonido deportivo
- Autoblocante opcional
- Arrastre del cambio en parado
- Precio
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.