Publicidad

Mercedes Clase C Cabrio: un descapotable para todos los días

Cabrio, con capota de lona y posibilidades de conducción que no envidian a la versión cerrada del Mercedes Clase C, el Cabrio añade las sensaciones únicas de conducir a cielo abierto.
Óscar Díaz.

-

Mercedes Clase C Cabrio: un descapotable para todos los días

Mercedes ha conseguido romper una barrera de lo más complicada con su nuevo Clase C Cabrio, un coche que habiendo sido diseñado para ser exhibido con la capota recogida, no desmerece para nada cuando se conduce con ella puesta protegiendo del sol o de la lluvia y  luce una silueta equilibrada y atractiva.

En este caso, el Clase C Cabrio mantiene la tradición de Mercedes de apostar por las capotas de lona para sus coches de dos filas de asientos —dejando las metálicas para los roadsters—, por las facilidades de plegado que ofrecen y la libertad que dan a los diseñadores, que no se deben ver forzados a crear un gran espacio por detrás del habitáculo, que podría desequilibrar la silueta.

La del Mercedes Clase C Cabrio es, pues, de lona, con dos capas la de serie y una opcional que añade una tercera capa con más material absorbente responsable de rebajar la transmisión al interior tanto de calor como de sonoridad. Ambas cuentan con accionamiento electrohidráulico y, como suele ser habitual, puede ser accionada en marcha —hasta una velocidad de 50 km/h— para pasar en 20” de abierto a cerrado, momento enn que el maletero anuncia una capacidad de 285 l (360 en configuración cerrada).

Mercedes Clase C Cabrio

La aerodinámica del Mercedes Clase C Cabrio

Mercedes anuncia un coeficiente aerodinámico Cx de 0,28 para su Clase C, una cifra que iguala a la del BMW Serie 4 Cabrio (de techo metálico) en la cabeza del segmento y representa un punto de partida excepcional para conseguir no sólo un buen rendimiento  de cara a reducir el consumo circulando a alta velocidad, sino también para hacer lo propio con la rumorosidad originada en la aerodinámica.

Para ello se ha trabajado para que el Mercedes Clase C Cabrio no dificulte el paso del aire cuando éste choca con el frontal. Así, los nuevos muelles dejan la carrocería 15 mm más cerca del suelo, de forma que se reduce la cantidad de aire que pasa por debajo de éste y  es más fácil evitar la turbulencia  que se forma en la zaga. Pero también toda la carrocería tiene líneas fluidas y los elementos que pudieran aumentar la resistencia, como los espejos, tienen un trabajo específico encaminado a rebajar la sonoridad.

Pero en el Mercedes Clse C Cabrio se ha ido más allá para facilitar el confort, especialmente al conducir descubierto.  Han desarrollado un sistema de deflectores denominado AirCap (gorra aerodinámica) que minimiza la turbulencia que llegaría a la zona central del interior del habitáculo, especialmente en las plazas traseras. Éste no es otra cosa que un deflector horizontal ubicado sobre el marco del parabrisas que se levanta al accionar un pulsador y se complementa con otro ubicado tras los reposacabezas de la segunda fila. Son opcionales y se integran junto con el Airscarf (salidas de aire en los reposacabezas) en el Cabriolet Comfort Package que aumenta el confort cuando se conduce con la capota plegada. El resultado es una protección notable, incluso cuando hablamos de conductores de más de 1,90 m de estatura, que permite mantener una conversación sin ninguna dificultad circulando a cielo abierto por encima de los 100 km/h.

Mercedes Clase C Cabrio

Los motores del Mercedes Clase C Cabrio

A la venta desde finales de junio, el Mercedes Clase C Cabrio va a estar disponible con cinco motores de gasolina diferentes de cuatro y seis cilindros sin hablar de las versiones AMG, que irían de los 156 CV del C 180 a los 333 del C 400  —siempre con la tracción integral 4Matic éste—, con consumos medios de 6 a 8 l/100 km dependiendo de la motorización. Completan la oferta dos propuestas Diesel de 170 y 204 CV (4,5 a 5 l/100 km) que se corresponden con los C 220 d y C 250 d. Salvo este último, que sólo va a darse asociado al cambio automático 9G-Tronic, todos permiten elegir entre cambios manuales de seis relaciones y este automático de convertidor de par de extraordinario confort de uso al añadir confort y velocidad de accionamiento, además de posibilidades de conducirlo de manera manual con las levas tras el volante.

Las unidades de pruebas de la presentación contaban con la suspensión neumática Airmatic, cómoda, con un excelente filtrado ante las irregularidades del asfalto, y las mejores ayudas a la conducción del catálogo de Mercedes. Entre ellas el Collision Prevention Assit Plus que aplicaría de manera autónoma cierta fuerza de frenado a velocidades de hasta 200 km/h ante una falta de respuesta del conductor en situaciones de riesgo de colisión.

Como la versión cerrada, el Mercedes Clase C Cabrio cuenta con el Dynamic Slect que permite elegir entre cuatro programas diferentes de conducción, que van de la comodidad del Eco a la deportividad radical del Sport+ que no sólo acelera la respuesta del pedal derecho y endurece la dirección, sino que también modifica el setup de la amortiguación y de la caja de cambios en las versiones automáticas, otorgándole comportamiento de auténtico deportivo si es eso lo que se pretende.

El precio de tanta tecnología aplicada a un automóvil no va a ser pequeño. Tendrá un sobrecoste próximo a los 6.000 euros respecto de las versiones cubiertas con las mismas motorizaciones y el monto total aumentará si se le quiere dotar con el mejor equipamiento opcional de la firma de Stuttgart.

Mercedes Clase C Cabrio

También te puede interesar:

Mercedes Clase C

BMW Serie 4 Cabrio

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.