Publicidad

Mercedes Clase B

La línea penetrante y silueta más convencional del nuevo Mercedes Clase B esconden toda una renovación de planteamiento en este 5 puertas, que combina la seguridad y practicidad con una oferta sugestiva de conducción.
-
Mercedes Clase B

El Mercedes Clase B es un coche enteramente nuevo por fuera y por dentro. Resulta  curioso constatar los antecedentes que se remontan a catorce años atrás, cuando Mercedes presentó su primer Clase A, casi 80 cm más corto que este nuevo modelo. Entonces, los responsables de la marca afirmaban que en esa extrema compacidad se reunían ya las posibilidades (mínimamente) necesarias para un pequeño familiar; y también aseguraban que no habría un Clase B. Tres años más tarde llegaba la versión convenientemente alargada 20 cm; y en otoño de 2004 aparecía la novísima -y aún más crecida- generación del excelente A actual, con su derivado y alargado B en la primavera siguiente.

Todas aquellas interesantes realizaciones se basaban en la revolucionaria plataforma tipo sandwich que ahora decae, si bien algunos derivados de este Clase B tendrán una sección funcional ‘semi-sandwich’. El nuevo giro consiste en no tener que usar estructuras no convencionales o motores y cajas de cambio específicas para ofrecer un Mercedes tracción delantera con buenas posibilidades familiares. Aunque estas transmisiones sean totalmente nuevas, su aplicación en otros vehículos convencionales de motor delantero transversal es más que probable, mientras que los nuevos motores en realidad se derivan, muy evolucionadamente, de otros existentes en Mercedes; algo imposible anteriormente.

Caracterizado por una línea más ‘break’ que monovolumen, el nuevo Mercedes Clase B es atractivo y, sobre todo, muy aerodinámico, con coeficientes de 0,26/0,27 que aún se reducirán en versiones específicas. Mientras la longitud total aumenta, la distancia entre ejes y la altura encojen respecto a un ‘B sandwich’. El milagro conceptual y de realización consiste en no perder habitabilidad, más que generosa para cuatro adultos e incluso posible para cinco. La suspensión trasera multibrazo que recuerda mucho al esquema de los Ford, también contribuye con su compacidad. El maletero no desmerece respecto a los modelos de primera fila del segmento C, si bien no alcanza la cifra oficial de capacidad cuando se mide por debajo de la toldilla en vez de en la línea de ventanillas. La ausencia de sandwich se lleva por delante también el hueco para rueda de repuesto; éste es el primer Mercedes declaradamente ‘tirefit’ o ‘runflat’. El maletero en sí tiene una modalidad básica, y más amplia, con su honda parte inferior sin enrasar con los respaldos traseros plegados. Luego está la posibilidad de un ‘suelo’ articulable -con una sola mano- para quedar en el citado enrase o bien en el fondo. Y, para aquellos a quienes realmente preocupa disponer de un maletero ampliable sin perder ocupantes, queda la opción ‘easy-vario-plus’, con los asientos traseros deslizables longitudinalmente hasta 14 cm en sectores 60/40, que también comporta una asiento de pasajero delantero abatible hacia delante para poder portar bultos muy largos.

Algunas de sus peculiaridades

En este clarísimo anti-Audi A3 o anti-VW Golf Plus (el BMW Serie 1 y Lexus CT200h quedan lejos en cuanto a practicidad), se han previsto múltiples detalles de dotación y refinamiento, más allá de su notable prestancia básica. Pero resaltemos que, además de los siete airbags y el ESP de última generación, el equipo de serie incluye por primera vez en la categoría, no sólo un sistema activo de prevención de colisión, sino también una advertencia de fatiga del conductor. El Mercedes Clase B puede llevar también el sistema preventivo ‘pre-safe’ de modelos superiores, el Comand Online con mando por voz y acceso a Internet, audio Harman Kardon, navegación, techo de cristal practicable, diversas decoraciones y aditamentos interiores (como mesitas plegables y cajones suplementarios) y todos los detalles en boga como control de crucero con mantenimiento de distancia, ayuda activa de aparcamiento, control de ángulo muerto, detector de cambio de carril, faros bixenon y control inteligente de iluminación, cámara de marcha atrás, etc.

En el interior del nuevo Clase B, destaca el desahogo disponible en las plazas delanteras. También la clara instrumentación, y la amplia pantalla TFT opcional en la parte alta de la consola central. Habilitando más espacio entre las dos cómodas butacas, la palanquita del cambio automático 7G-DCT (disponible en primavera de 2012) está situada tras el volante. Y también despeja la consola la situación en el salpicadero del mando de freno de estacionamiento eléctrico; que, por cierto, no se suelta automáticamente al iniciar la marcha. El nuevo cambio manual de larguísimas marchas lleva la clásica doble ‘H’ para las seis relaciones de avance, con la marcha atrás, que exige elevar la palanca, situada junto a la 2ª. El escalonamiento de marchas de esta compacta y ligera transmisión -lo mismo que en el agradable automático de 7 relaciones y doble embrague- parece sobre el papel un poco estrafalario, especialmente por el abismal salto entre 2ª y 3ª. En la práctica, y debido a la elasticidad de estas dos familias de motores soplados, la segunda apenas debe insertarse, y la continuidad de aceleración desde cero o recuperación queda asegurada por el buen empuje de los motores y el abundante par a bajas vueltas. Las dos versiones del nuevo 1.6 de gasolina, con inyección directa piezoeléctrica multifase, llevan casi idénticos desarrollos de marchas –con la pequeña variación de los diferentes neumáticos-; y lo mismo vale para los agradables Diesel 1.8 de carrera corta, dotados de dos árboles de equilibrado para mayor suavidad. Curiosamente, también son casi idénticos los consumos homologados de los dos gasolina entre sí y los dos Diesel.

Hablemos de motores

El motor de gasolina de 122 CV, que en teoría sólo se diferencia del de 156 CV en la gestión electrónica, no resiste tan adecuadamente los largos desarrollos, y su respuesta en carretera es perceptiblemente menos vigorosa. El otro 1.6, de rendimiento teórico muy paralelo al 1.6 THP de PSA, resulta más que suficiente para un uso dinámico. En cuanto a los Diesel, incluso el de 109 CV tira con ganas del Clase B, pese al sobrepeso de la motorización, y resulta un interesante punto de partida. Huelga decir que el mayor par motor y los 136 CV de la otra versión son un agradable suplemento. Unos y otros llevan de serie el sistema Stop/Start que apaga el motor en detenciones y lo arranca de nuevo cuandose se pisa el embrague (o cuando se suelta el pedal de freno en la versiones automáticas). El cambio automático, de tres programas, permite intervenir manualmente en cualquier momento con las tabletas tras el volante; en el programa E, retorna en seguida al pleno automatismo a los pocos segundos. Su ley de actuación, no obstante, vale para casi todas las ocasiones.

Razonablemente silencioso en marcha, el Clase B con su ágil respuesta nos hace olvidar a su antecesor. Su dinamismo y el disfrute de conducción que proporciona son muy superiores; si bien debemos precisar que los coches ensayados con las cuatro motorizaciones llevaban todos las llantas de 17” (neumáticos 215/45), suspensión rebajada 22 mm y amortiguación específica, no los reglajes de serie. Con la servodirección eléctrica de serie (3,1 vueltas de volante), hemos notado un insuficiente efecto de autoalineación rectilínea en carreteras abombadas. La dirección más deportiva, con 2,4 vueltas y diferente asistencia, mitigaba casi totalmente este fenómeno, poco coherente con el nuevo enfoque del modelo. En todo caso, las sensaciones en el volante eran muy positivas en cuanto el coche quedaba apoyado en curvas, largas o cortas.

Motor 180 B.E. 180 B.E. CDI
Situación Delantero transversal Delantero transversal
Nº de cilindros 4 en línea 4 en línea
Cilindrada cm3 1.595 cm3 1.796
Potencia máxima 122 CV CEE a 5.000 rpm 109 CV CEE a 3.200(3.600)  rpm
Par máximo 20,4 mkg CEE a 1.250 rpm 25,5 mkg CEE a 1.400 rpm
Transmisión    
Tipo Tracción delantera Tración delantera
Embrague Monodisco en seco Monodisco en seco
Carrocería    
Coeficiente Cx 0,26 0,27
Nº de plazas 5 5
Largo x ancho x alto 436 x 178 x 156 cm 436 x 178 x 156 cm
Batalla y vías 270 y 155/155 cm  270 y 155/155 cm
Maletero 486 dm3 486 dm3
Prestaciones y consumos    
Velocidad máx. 190(220) km/h 190(210) km/h
Aceleración 0-100 km/h 10,4(8,6) s 10,9(9,5) s
Consumo y emisiones
Urbano 8,3 l/100 km 5,6 l/100 km
Extraurbano 5,0 l/100 km 4,1 l/100 km
Mixto 6,2 l/100 km 4,6 l/100 km
CO2 145 g/km 121 g/km
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.