Publicidad

Mazda 6 Diesel, 5 puertas y familiar Wagon

Por fin se completa la gama del nuevo Mazda6, que pasa a ser la más amplia de la marca japonesa. A la ya probada carrocería de cuatro puertas, se unen ahora la de cinco y la familiar, denominada Station Wagon, además de los motores que nos faltaban por probar. Entre ellos destacamos el esperado Diesel, que ahora rinde 140 caballos.
-
Mazda 6 Diesel, 5 puertas y familiar Wagon
No existe novedad alguna en cuanto a motores, puesto que su gama ya estaba anunciada, pero sí hemos tenido la oportunidad de conducir por primera vez el Diesel, disponible en todas las carrocerías. Se trata del mismo 2.0 CRTD de la anterior generación y origen Mazda, pero que ahora ha sido retocado para hacerlo más limpio y económico. De los 143 caballos, pasa ahora a 140, pero reduce sus emisiones contaminantes y baja el consumo medio, al menos según datos oficiales. Se ha trabajado sobre el filtro de partículas y modificado la curva de potencia para ofrecer un rango de par más utilizable. Pronto lo tendremos en nuestro Centro Técnico y podremos comprobar si esto es cierto, pero, de momento, os diremos que su funcionamiento es correcto y se nota la mejor insonorización del vano motor.
El resto de motores son los de gasolina: un 1.8 de 120 CV(no disponible en el Wagon), otro 2.0 de 147 caballos y el más potente, que corre a cargo de un 2,5 litros (antes era un 2,3 l) que ahora da 170 caballos. Una de las facetas más cuidadas del Mazda6 nuevo ha sido la reducción de peso. Así, con 90 kilos extra de equipamiento, la marca anuncia una reducción total de 50 kg, que ha de notarse tanto en las prestaciones como en el consumo. Estos motores están disponibles con cajas de cambios de seis velocidades (salvo el 1.8 que lleva una de cinco) y, para el dos litros de gasolina, también hay en opción un cambio automático por convertidor de par. El comportamiento dinámico de estas versiones no difiere mucho del ya conocido. Así encontramos un coche muy dinámico, pero sin llegar a ser incómodo, que los conductores más ávidos de sensaciones deportivas sabrán apreciar. Se nota la diferencia de espejos retrovisores, más grandes y que aportan mayor visibilidad, y la notable mejora en el equipo de serie. Dispone de tres acabados entre los que elegir, aunque no todos están disponibles en todas las mecánicas, y la dotación de serie incluye en todas las variantes el control de estabilidad, los airbag de cortina, las luces diurnas o el volante multifunción, desde el que se puede controlar el climatizador, la radio, la conexión por Bluetooth o el navegador (opcional). Con independencia del motor, las carrocerías de 4 y 5 puertas cuestan lo mismo, con un sobreprecio de 900 euros para la variante familiar.

Una familia completa
No existe novedad alguna en cuanto a motores, puesto que su gama ya estaba anunciada, pero sí hemos tenido la oportunidad de conducir por primera vez el Diesel, disponible en todas las carrocerías. Se trata del mismo 2.0 CRTD de la anterior generación y origen Mazda, pero que ahora ha sido retocado para hacerlo más limpio y económico. De los 143 caballos, pasa ahora a 140, pero reduce sus emisiones contaminantes y baja el consumo medio, al menos según datos oficiales. Se ha trabajado sobre el filtro de partículas y modificado la curva de potencia para ofrecer un rango de par más utilizable. Pronto lo tendremos en nuestro Centro Técnico y podremos comprobar si esto es cierto, pero, de momento, os diremos que su funcionamiento es correcto y se nota la mejor insonorización del vano motor. El resto de motores son los de gasolina: un 1.8 de 120 CV(no disponible en el Wagon), otro 2.0 de 147 caballos y el más potente, que corre a cargo de un 2,5 litros (antes era un 2,3 l) que ahora da 170 caballos. Una de las facetas más cuidadas del Mazda6 nuevo ha sido la reducción de peso. Así, con 90 kilos extra de equipamiento, la marca anuncia una reducción total de 50 kg, que ha de notarse tanto en las prestaciones como en el consumo. Estos motores están disponibles con cajas de cambios de seis velocidades (salvo el 1.8 que lleva una de cinco) y, para el dos litros de gasolina, también hay en opción un cambio automático por convertidor de par. El comportamiento dinámico de estas versiones no difiere mucho del ya conocido. Así encontramos un coche muy dinámico, pero sin llegar a ser incómodo, que los conductores más ávidos de sensaciones deportivas sabrán apreciar. Se nota la diferencia de espejos retrovisores, más grandes y que aportan mayor visibilidad, y la notable mejora en el equipo de serie. Dispone de tres acabados entre los que elegir, aunque no todos están disponibles en todas las mecánicas, y la dotación de serie incluye en todas las variantes el control de estabilidad, los airbag de cortina, las luces diurnas o el volante multifunción, desde el que se puede controlar el climatizador, la radio, la conexión por Bluetooth o el navegador (opcional). Con independencia del motor, las carrocerías de 4 y 5 puertas cuestan lo mismo, con un sobreprecio de 900 euros para la variante familiar.

Una familia completa
No existe novedad alguna en cuanto a motores, puesto que su gama ya estaba anunciada, pero sí hemos tenido la oportunidad de conducir por primera vez el Diesel, disponible en todas las carrocerías. Se trata del mismo 2.0 CRTD de la anterior generación y origen Mazda, pero que ahora ha sido retocado para hacerlo más limpio y económico. De los 143 caballos, pasa ahora a 140, pero reduce sus emisiones contaminantes y baja el consumo medio, al menos según datos oficiales. Se ha trabajado sobre el filtro de partículas y modificado la curva de potencia para ofrecer un rango de par más utilizable. Pronto lo tendremos en nuestro Centro Técnico y podremos comprobar si esto es cierto, pero, de momento, os diremos que su funcionamiento es correcto y se nota la mejor insonorización del vano motor. El resto de motores son los de gasolina: un 1.8 de 120 CV(no disponible en el Wagon), otro 2.0 de 147 caballos y el más potente, que corre a cargo de un 2,5 litros (antes era un 2,3 l) que ahora da 170 caballos. Una de las facetas más cuidadas del Mazda6 nuevo ha sido la reducción de peso. Así, con 90 kilos extra de equipamiento, la marca anuncia una reducción total de 50 kg, que ha de notarse tanto en las prestaciones como en el consumo. Estos motores están disponibles con cajas de cambios de seis velocidades (salvo el 1.8 que lleva una de cinco) y, para el dos litros de gasolina, también hay en opción un cambio automático por convertidor de par. El comportamiento dinámico de estas versiones no difiere mucho del ya conocido. Así encontramos un coche muy dinámico, pero sin llegar a ser incómodo, que los conductores más ávidos de sensaciones deportivas sabrán apreciar. Se nota la diferencia de espejos retrovisores, más grandes y que aportan mayor visibilidad, y la notable mejora en el equipo de serie. Dispone de tres acabados entre los que elegir, aunque no todos están disponibles en todas las mecánicas, y la dotación de serie incluye en todas las variantes el control de estabilidad, los airbag de cortina, las luces diurnas o el volante multifunción, desde el que se puede controlar el climatizador, la radio, la conexión por Bluetooth o el navegador (opcional). Con independencia del motor, las carrocerías de 4 y 5 puertas cuestan lo mismo, con un sobreprecio de 900 euros para la variante familiar.

Una familia completa
No existe novedad alguna en cuanto a motores, puesto que su gama ya estaba anunciada, pero sí hemos tenido la oportunidad de conducir por primera vez el Diesel, disponible en todas las carrocerías. Se trata del mismo 2.0 CRTD de la anterior generación y origen Mazda, pero que ahora ha sido retocado para hacerlo más limpio y económico. De los 143 caballos, pasa ahora a 140, pero reduce sus emisiones contaminantes y baja el consumo medio, al menos según datos oficiales. Se ha trabajado sobre el filtro de partículas y modificado la curva de potencia para ofrecer un rango de par más utilizable. Pronto lo tendremos en nuestro Centro Técnico y podremos comprobar si esto es cierto, pero, de momento, os diremos que su funcionamiento es correcto y se nota la mejor insonorización del vano motor. El resto de motores son los de gasolina: un 1.8 de 120 CV(no disponible en el Wagon), otro 2.0 de 147 caballos y el más potente, que corre a cargo de un 2,5 litros (antes era un 2,3 l) que ahora da 170 caballos. Una de las facetas más cuidadas del Mazda6 nuevo ha sido la reducción de peso. Así, con 90 kilos extra de equipamiento, la marca anuncia una reducción total de 50 kg, que ha de notarse tanto en las prestaciones como en el consumo. Estos motores están disponibles con cajas de cambios de seis velocidades (salvo el 1.8 que lleva una de cinco) y, para el dos litros de gasolina, también hay en opción un cambio automático por convertidor de par. El comportamiento dinámico de estas versiones no difiere mucho del ya conocido. Así encontramos un coche muy dinámico, pero sin llegar a ser incómodo, que los conductores más ávidos de sensaciones deportivas sabrán apreciar. Se nota la diferencia de espejos retrovisores, más grandes y que aportan mayor visibilidad, y la notable mejora en el equipo de serie. Dispone de tres acabados entre los que elegir, aunque no todos están disponibles en todas las mecánicas, y la dotación de serie incluye en todas las variantes el control de estabilidad, los airbag de cortina, las luces diurnas o el volante multifunción, desde el que se puede controlar el climatizador, la radio, la conexión por Bluetooth o el navegador (opcional). Con independencia del motor, las carrocerías de 4 y 5 puertas cuestan lo mismo, con un sobreprecio de 900 euros para la variante familiar.

Una familia completa
No existe novedad alguna en cuanto a motores, puesto que su gama ya estaba anunciada, pero sí hemos tenido la oportunidad de conducir por primera vez el Diesel, disponible en todas las carrocerías. Se trata del mismo 2.0 CRTD de la anterior generación y origen Mazda, pero que ahora ha sido retocado para hacerlo más limpio y económico. De los 143 caballos, pasa ahora a 140, pero reduce sus emisiones contaminantes y baja el consumo medio, al menos según datos oficiales. Se ha trabajado sobre el filtro de partículas y modificado la curva de potencia para ofrecer un rango de par más utilizable. Pronto lo tendremos en nuestro Centro Técnico y podremos comprobar si esto es cierto, pero, de momento, os diremos que su funcionamiento es correcto y se nota la mejor insonorización del vano motor. El resto de motores son los de gasolina: un 1.8 de 120 CV(no disponible en el Wagon), otro 2.0 de 147 caballos y el más potente, que corre a cargo de un 2,5 litros (antes era un 2,3 l) que ahora da 170 caballos. Una de las facetas más cuidadas del Mazda6 nuevo ha sido la reducción de peso. Así, con 90 kilos extra de equipamiento, la marca anuncia una reducción total de 50 kg, que ha de notarse tanto en las prestaciones como en el consumo. Estos motores están disponibles con cajas de cambios de seis velocidades (salvo el 1.8 que lleva una de cinco) y, para el dos litros de gasolina, también hay en opción un cambio automático por convertidor de par. El comportamiento dinámico de estas versiones no difiere mucho del ya conocido. Así encontramos un coche muy dinámico, pero sin llegar a ser incómodo, que los conductores más ávidos de sensaciones deportivas sabrán apreciar. Se nota la diferencia de espejos retrovisores, más grandes y que aportan mayor visibilidad, y la notable mejora en el equipo de serie. Dispone de tres acabados entre los que elegir, aunque no todos están disponibles en todas las mecánicas, y la dotación de serie incluye en todas las variantes el control de estabilidad, los airbag de cortina, las luces diurnas o el volante multifunción, desde el que se puede controlar el climatizador, la radio, la conexión por Bluetooth o el navegador (opcional). Con independencia del motor, las carrocerías de 4 y 5 puertas cuestan lo mismo, con un sobreprecio de 900 euros para la variante familiar.

Una familia completa
No existe novedad alguna en cuanto a motores, puesto que su gama ya estaba anunciada, pero sí hemos tenido la oportunidad de conducir por primera vez el Diesel, disponible en todas las carrocerías. Se trata del mismo 2.0 CRTD de la anterior generación y origen Mazda, pero que ahora ha sido retocado para hacerlo más limpio y económico. De los 143 caballos, pasa ahora a 140, pero reduce sus emisiones contaminantes y baja el consumo medio, al menos según datos oficiales. Se ha trabajado sobre el filtro de partículas y modificado la curva de potencia para ofrecer un rango de par más utilizable. Pronto lo tendremos en nuestro Centro Técnico y podremos comprobar si esto es cierto, pero, de momento, os diremos que su funcionamiento es correcto y se nota la mejor insonorización del vano motor. El resto de motores son los de gasolina: un 1.8 de 120 CV(no disponible en el Wagon), otro 2.0 de 147 caballos y el más potente, que corre a cargo de un 2,5 litros (antes era un 2,3 l) que ahora da 170 caballos. Una de las facetas más cuidadas del Mazda6 nuevo ha sido la reducción de peso. Así, con 90 kilos extra de equipamiento, la marca anuncia una reducción total de 50 kg, que ha de notarse tanto en las prestaciones como en el consumo. Estos motores están disponibles con cajas de cambios de seis velocidades (salvo el 1.8 que lleva una de cinco) y, para el dos litros de gasolina, también hay en opción un cambio automático por convertidor de par. El comportamiento dinámico de estas versiones no difiere mucho del ya conocido. Así encontramos un coche muy dinámico, pero sin llegar a ser incómodo, que los conductores más ávidos de sensaciones deportivas sabrán apreciar. Se nota la diferencia de espejos retrovisores, más grandes y que aportan mayor visibilidad, y la notable mejora en el equipo de serie. Dispone de tres acabados entre los que elegir, aunque no todos están disponibles en todas las mecánicas, y la dotación de serie incluye en todas las variantes el control de estabilidad, los airbag de cortina, las luces diurnas o el volante multifunción, desde el que se puede controlar el climatizador, la radio, la conexión por Bluetooth o el navegador (opcional). Con independencia del motor, las carrocerías de 4 y 5 puertas cuestan lo mismo, con un sobreprecio de 900 euros para la variante familiar.

Una familia completa
No existe novedad alguna en cuanto a motores, puesto que su gama ya estaba anunciada, pero sí hemos tenido la oportunidad de conducir por primera vez el Diesel, disponible en todas las carrocerías. Se trata del mismo 2.0 CRTD de la anterior generación y origen Mazda, pero que ahora ha sido retocado para hacerlo más limpio y económico. De los 143 caballos, pasa ahora a 140, pero reduce sus emisiones contaminantes y baja el consumo medio, al menos según datos oficiales. Se ha trabajado sobre el filtro de partículas y modificado la curva de potencia para ofrecer un rango de par más utilizable. Pronto lo tendremos en nuestro Centro Técnico y podremos comprobar si esto es cierto, pero, de momento, os diremos que su funcionamiento es correcto y se nota la mejor insonorización del vano motor. El resto de motores son los de gasolina: un 1.8 de 120 CV(no disponible en el Wagon), otro 2.0 de 147 caballos y el más potente, que corre a cargo de un 2,5 litros (antes era un 2,3 l) que ahora da 170 caballos. Una de las facetas más cuidadas del Mazda6 nuevo ha sido la reducción de peso. Así, con 90 kilos extra de equipamiento, la marca anuncia una reducción total de 50 kg, que ha de notarse tanto en las prestaciones como en el consumo. Estos motores están disponibles con cajas de cambios de seis velocidades (salvo el 1.8 que lleva una de cinco) y, para el dos litros de gasolina, también hay en opción un cambio automático por convertidor de par. El comportamiento dinámico de estas versiones no difiere mucho del ya conocido. Así encontramos un coche muy dinámico, pero sin llegar a ser incómodo, que los conductores más ávidos de sensaciones deportivas sabrán apreciar. Se nota la diferencia de espejos retrovisores, más grandes y que aportan mayor visibilidad, y la notable mejora en el equipo de serie. Dispone de tres acabados entre los que elegir, aunque no todos están disponibles en todas las mecánicas, y la dotación de serie incluye en todas las variantes el control de estabilidad, los airbag de cortina, las luces diurnas o el volante multifunción, desde el que se puede controlar el climatizador, la radio, la conexión por Bluetooth o el navegador (opcional). Con independencia del motor, las carrocerías de 4 y 5 puertas cuestan lo mismo, con un sobreprecio de 900 euros para la variante familiar.

Una familia completa
No existe novedad alguna en cuanto a motores, puesto que su gama ya estaba anunciada, pero sí hemos tenido la oportunidad de conducir por primera vez el Diesel, disponible en todas las carrocerías. Se trata del mismo 2.0 CRTD de la anterior generación y origen Mazda, pero que ahora ha sido retocado para hacerlo más limpio y económico. De los 143 caballos, pasa ahora a 140, pero reduce sus emisiones contaminantes y baja el consumo medio, al menos según datos oficiales. Se ha trabajado sobre el filtro de partículas y modificado la curva de potencia para ofrecer un rango de par más utilizable. Pronto lo tendremos en nuestro Centro Técnico y podremos comprobar si esto es cierto, pero, de momento, os diremos que su funcionamiento es correcto y se nota la mejor insonorización del vano motor. El resto de motores son los de gasolina: un 1.8 de 120 CV(no disponible en el Wagon), otro 2.0 de 147 caballos y el más potente, que corre a cargo de un 2,5 litros (antes era un 2,3 l) que ahora da 170 caballos. Una de las facetas más cuidadas del Mazda6 nuevo ha sido la reducción de peso. Así, con 90 kilos extra de equipamiento, la marca anuncia una reducción total de 50 kg, que ha de notarse tanto en las prestaciones como en el consumo. Estos motores están disponibles con cajas de cambios de seis velocidades (salvo el 1.8 que lleva una de cinco) y, para el dos litros de gasolina, también hay en opción un cambio automático por convertidor de par. El comportamiento dinámico de estas versiones no difiere mucho del ya conocido. Así encontramos un coche muy dinámico, pero sin llegar a ser incómodo, que los conductores más ávidos de sensaciones deportivas sabrán apreciar. Se nota la diferencia de espejos retrovisores, más grandes y que aportan mayor visibilidad, y la notable mejora en el equipo de serie. Dispone de tres acabados entre los que elegir, aunque no todos están disponibles en todas las mecánicas, y la dotación de serie incluye en todas las variantes el control de estabilidad, los airbag de cortina, las luces diurnas o el volante multifunción, desde el que se puede controlar el climatizador, la radio, la conexión por Bluetooth o el navegador (opcional). Con independencia del motor, las carrocerías de 4 y 5 puertas cuestan lo mismo, con un sobreprecio de 900 euros para la variante familiar.

Una familia completa

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.