Publicidad

Mazda CX-7

Mazda ofrecerá a principios de agosto un nuevo SUV de moderno diseño, completo equipamiento y precio atractivo, equipado con motor de gasolina de cuatro cilindros turbo y 260 CV de potencia, conocido de los Mazda3 y Mazda6 MPS. Su precio, 37.000 euros con todo incluido de serie.
-
Mazda CX-7
Ver vídeosVer vídeo

Galería relacionada

Mazda CX7 extend

La oferta de modelos SUV continúa creciendo en nuestro mercado. Aparte de lo conocido hasta la fecha se prevé la llegada de bastantes nuevos modelos de marcas generalistas y premium a corto plazo, dada la importancia que está teniendo el segmento de los todo caminos en el que la mayoría de los constructores quieren estar presentes. La marca japonesa no es ajena a esta tendencia y quiere llevar el llamado “espíritu Zoom-Zoom” a todos los segmentos en los que está presente, y precisamente ahora lo hace en el de los SUV con el nuevo CX-7, un modelo que ya lleva un año comercializándose en Norteamérica, donde se han vendido más de 50.000 unidades. En Mazda lo han catalogado como Sport Crossover SUV por su diseño emocional, su nivel de prestaciones y su amplio habitáculo, capaz de albergar a cinco ocupantes y todo su equipaje con bastante comodidad. El diseño exterior del Mazda CX-7 rompe con lo conocido en la categoría hasta la fecha, aunque muestra claramente las señas de identidad y el ADN de la marca. Muestra un frontal deportivo, mucho más bajo de lo habitual, llamativos y anchos pasos de rueda, un parabrisas muy inclinado (más que muchos deportivos) y un perfil en cuña con hombros muy marcados que contribuye a lograr un coeficiente aerodinámico récord en la categoría (Cx=0,34). El interior tampoco pasa fácilmente inadvertido y refleja también las intenciones deportivas con un diseño moderno y atractivo en el que destaca el salpicadero en dos niveles con un cuadro de instrumentos moderno, formas limpias y botones ordenados. Los mandos y la instrumentación son muy similares a los conocidos en el RX-8 o en el Mazda6, transmitiendo buena información y ese aire deportivo característico de los modelos de la marca japonesa. A diferencia de algunos de sus competidores, el CX-7 dispone de cinco plazas (dentro de unos meses habrá una variante de siete plazas, denominada CX-9, aunque no es probable que se comercialice en Europa). Sin embargo, ofrece unas cotas de habitabilidad muy buenas, con excelente anchura y distancia para las piernas de los ocupantes de las plazas posteriores y una buena capacidad de maletero. Como en otros modelos de la marca japonesa, los respaldos posteriores pueden abatirse fácilmente gracias al sistema inspirado en la técnica "Karakuri" de articulación, es decir, mediante un simple tirador ubicado en las paredes del maletero se abaten de forma automática los respaldos traseros (60/40), dejando un suelo plano con capacidad máxima de hasta 1.348 litros.

Ver vídeosVer vídeo
La oferta de modelos SUV continúa creciendo en nuestro mercado. Aparte de lo conocido hasta la fecha se prevé la llegada de bastantes nuevos modelos de marcas generalistas y premium a corto plazo, dada la importancia que está teniendo el segmento de los todo caminos en el que la mayoría de los constructores quieren estar presentes. La marca japonesa no es ajena a esta tendencia y quiere llevar el llamado “espíritu Zoom-Zoom” a todos los segmentos en los que está presente, y precisamente ahora lo hace en el de los SUV con el nuevo CX-7, un modelo que ya lleva un año comercializándose en Norteamérica, donde se han vendido más de 50.000 unidades. En Mazda lo han catalogado como Sport Crossover SUV por su diseño emocional, su nivel de prestaciones y su amplio habitáculo, capaz de albergar a cinco ocupantes y todo su equipaje con bastante comodidad. El diseño exterior del Mazda CX-7 rompe con lo conocido en la categoría hasta la fecha, aunque muestra claramente las señas de identidad y el ADN de la marca. Muestra un frontal deportivo, mucho más bajo de lo habitual, llamativos y anchos pasos de rueda, un parabrisas muy inclinado (más que muchos deportivos) y un perfil en cuña con hombros muy marcados que contribuye a lograr un coeficiente aerodinámico récord en la categoría (Cx=0,34). El interior tampoco pasa fácilmente inadvertido y refleja también las intenciones deportivas con un diseño moderno y atractivo en el que destaca el salpicadero en dos niveles con un cuadro de instrumentos moderno, formas limpias y botones ordenados. Los mandos y la instrumentación son muy similares a los conocidos en el RX-8 o en el Mazda6, transmitiendo buena información y ese aire deportivo característico de los modelos de la marca japonesa. A diferencia de algunos de sus competidores, el CX-7 dispone de cinco plazas (dentro de unos meses habrá una variante de siete plazas, denominada CX-9, aunque no es probable que se comercialice en Europa). Sin embargo, ofrece unas cotas de habitabilidad muy buenas, con excelente anchura y distancia para las piernas de los ocupantes de las plazas posteriores y una buena capacidad de maletero. Como en otros modelos de la marca japonesa, los respaldos posteriores pueden abatirse fácilmente gracias al sistema inspirado en la técnica "Karakuri" de articulación, es decir, mediante un simple tirador ubicado en las paredes del maletero se abaten de forma automática los respaldos traseros (60/40), dejando un suelo plano con capacidad máxima de hasta 1.348 litros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.