Publicidad

Mazda6 2.0 CRTD 5p

El nuevo Mazda 6 es mucho mejor coche que antes en todos los aspectos, salvo en el motor Diesel. Emplea el mismo 2.0 CRTD que antes pero con menos potencia y desarrollos de cambio más largos que, en teoría, bajan consumos y emisiones contaminantes; conclusión, pierde prestaciones y carácter... ¿es esto evolución?
-
Mazda6 2.0 CRTD 5p
El interior de la nueva generación del Mazda 6 pasa por ser uno de los más amplios del segmento. El anterior 6 ya era un coche bien aprovechado y en este, que mide 7 cm más, con una batalla 5 cm superior, se ha mejorado esta característica notablemente. Así, junto con el Mondeo, dispone de la mejor cota de anchura interior, tanto trasera como delantera. En espacio para las piernas de los ocupantes traseros, sólo le ganan el Passat y el Octavia, llegando a rivalizar incluso con modelos de segmentos superiores. Mención aparte se merece el maletero. En esta variante de cinco puertas medimos 590 litros -40 litros menos que en el 4 puertas-, que lo sitúan como el segundo maletero más grande, 45 litros por detrás de lo que ofrece el generoso Skoda Octavia, y entre 45 y 150 litros más que el resto de sus rivales.

Galería relacionada

Mazda6 2.0 CRTD 5p

En conjunto y por espacio puro, es de los más habitables del segmento, muy seguido de Passat y Mondeo. Como novedad en esta carrocería de 5 puertas, que también dispone la familiar, existe un nuevo sistema de plegado de asientos traseros muy rápido y sencillo de utilizar. La marca lo denomina Karakuri y consiste en dos tiradores ubicados en las paredes del maletero que, al accionarlos, se abaten los respaldo y se bajan las banquetas, logrando en apenas unos segundos, y sin necesidad de desmontar los reposacabezas, el fondo plano del maletero. También es buena la calidad interior. Sí se aprecia una mejora sustancial con respecto al anterior 6, y es que, aunque sigue recurriendo a los típicos plásticos duros habituales en los coches japoneses, ahora todo el interior ofrece mucha mejor presencia. Los asientos son cómodos en las cuatro plazas principales. La central trasera tiene un respaldo mejorable, puesto que al alojar el reposabrazos, queda algo duro. Para trayectos cortos no hay problema, pero en un viaje puede llegar a ser una tortura; lamentablemente esta característica la encontramos en la mayoría de modelos con reposabrazos trasero. Todas las plazas disponen de sus respectivos cinturones de seguridad de tres puntos y de reposacabezas, escamoteables los traseros y activos los delanteros. Con independencia del nivel de acabado elegido, el nuevo Mazda 6 dispone en todas sus versiones de un sistema de manos libres por Bluetooth, que se activa por medio de comandos de voz. Otro sistema interesante, que también es de serie hasta en el acabado básico, es el volante multifunción. Además de las funciones habituales, subir y bajar volumen o cambiar de emisora, por medio de dos botones y una palanca, se puede modificar la información del ordenador o variar la temperatura del climatizador bizona sin necesidad de soltar las manos del volante.

Con este motor Diesel hay tres acabados disponibles, Active, Sportive y Luxuy. Con el básico Active ya se dispone de una dotación importante de la que destacamos los anclajes Isofix, los airbag frontales, laterales y de cortina, el control de estabilidad, los sensores de lluvia y luces, el climatizador dual, el retrovisor interior fotosensible, el cargador de 6 CD, la radio con MP3, las llantas de aleación de 17 pulgadas o los espejos retrovisores eléctricos y plegables. Su precio es de unos interesantes 25.500 euros. Si añadimos 3.300 euros más, se puede acceder a los dos acabados superiores, que cuestan lo mismo. En los dos se añaden los faros de bi-xenon, el testigo de presión de neumáticos, un equipo de sonido BOSE con 8 altavoces, las llantas de 18 pulgadas y los asientos eléctricos. La diferencia radica en que en el Sportive tenemos tapicería mixta alcántara/cuero, paragolpes distinto y faldones laterales, pedales de aluminio y cristales tintados, mientras que en el Luxury, como el de nuestra prueba, la tapicería es de cuero y cuenta con sensores de aparcamiento. Comparado con sus rivales, la relación entre precio, tamaño y equipamiento, es de las mejores y más si utilizamos en la comparativa las versiones básicas de sus rivales, puesto que la dotación de serie del acabado básico del Mazda es de las más completas del mercado. No dispone de un motor brillante pero sí correcto. Quizá esperábamos una evolución mayor en este apartado, puesto que en el resto el coche ha mejorado considerablemente. El hecho de mantener el motor permite un precio más ajustado, aunque no hubiese estado de más haber apostado por una mecánica a la altura de lo que los rivales ofrecen, puesto que, sin duda, este será el motor más demandado.

Mejor coche
Motor rebajado
El interior de la nueva generación del Mazda 6 pasa por ser uno de los más amplios del segmento. El anterior 6 ya era un coche bien aprovechado y en este, que mide 7 cm más, con una batalla 5 cm superior, se ha mejorado esta característica notablemente. Así, junto con el Mondeo, dispone de la mejor cota de anchura interior, tanto trasera como delantera. En espacio para las piernas de los ocupantes traseros, sólo le ganan el Passat y el Octavia, llegando a rivalizar incluso con modelos de segmentos superiores. Mención aparte se merece el maletero. En esta variante de cinco puertas medimos 590 litros -40 litros menos que en el 4 puertas-, que lo sitúan como el segundo maletero más grande, 45 litros por detrás de lo que ofrece el generoso Skoda Octavia, y entre 45 y 150 litros más que el resto de sus rivales. En conjunto y por espacio puro, es de los más habitables del segmento, muy seguido de Passat y Mondeo. Como novedad en esta carrocería de 5 puertas, que también dispone la familiar, existe un nuevo sistema de plegado de asientos traseros muy rápido y sencillo de utilizar. La marca lo denomina Karakuri y consiste en dos tiradores ubicados en las paredes del maletero que, al accionarlos, se abaten los respaldo y se bajan las banquetas, logrando en apenas unos segundos, y sin necesidad de desmontar los reposacabezas, el fondo plano del maletero. También es buena la calidad interior. Sí se aprecia una mejora sustancial con respecto al anterior 6, y es que, aunque sigue recurriendo a los típicos plásticos duros habituales en los coches japoneses, ahora todo el interior ofrece mucha mejor presencia. Los asientos son cómodos en las cuatro plazas principales. La central trasera tiene un respaldo mejorable, puesto que al alojar el reposabrazos, queda algo duro. Para trayectos cortos no hay problema, pero en un viaje puede llegar a ser una tortura; lamentablemente esta característica la encontramos en la mayoría de modelos con reposabrazos trasero. Todas las plazas disponen de sus respectivos cinturones de seguridad de tres puntos y de reposacabezas, escamoteables los traseros y activos los delanteros. Con independencia del nivel de acabado elegido, el nuevo Mazda 6 dispone en todas sus versiones de un sistema de manos libres por Bluetooth, que se activa por medio de comandos de voz. Otro sistema interesante, que también es de serie hasta en el acabado básico, es el volante multifunción. Además de las funciones habituales, subir y bajar volumen o cambiar de emisora, por medio de dos botones y una palanca, se puede modificar la información del ordenador o variar la temperatura del climatizador bizona sin necesidad de soltar las manos del volante.

Con este motor Diesel hay tres acabados disponibles, Active, Sportive y Luxuy. Con el básico Active ya se dispone de una dotación importante de la que destacamos los anclajes Isofix, los airbag frontales, laterales y de cortina, el control de estabilidad, los sensores de lluvia y luces, el climatizador dual, el retrovisor interior fotosensible, el cargador de 6 CD, la radio con MP3, las llantas de aleación de 17 pulgadas o los espejos retrovisores eléctricos y plegables. Su precio es de unos interesantes 25.500 euros. Si añadimos 3.300 euros más, se puede acceder a los dos acabados superiores, que cuestan lo mismo. En los dos se añaden los faros de bi-xenon, el testigo de presión de neumáticos, un equipo de sonido BOSE con 8 altavoces, las llantas de 18 pulgadas y los asientos eléctricos. La diferencia radica en que en el Sportive tenemos tapicería mixta alcántara/cuero, paragolpes distinto y faldones laterales, pedales de aluminio y cristales tintados, mientras que en el Luxury, como el de nuestra prueba, la tapicería es de cuero y cuenta con sensores de aparcamiento. Comparado con sus rivales, la relación entre precio, tamaño y equipamiento, es de las mejores y más si utilizamos en la comparativa las versiones básicas de sus rivales, puesto que la dotación de serie del acabado básico del Mazda es de las más completas del mercado. No dispone de un motor brillante pero sí correcto. Quizá esperábamos una evolución mayor en este apartado, puesto que en el resto el coche ha mejorado considerablemente. El hecho de mantener el motor permite un precio más ajustado, aunque no hubiese estado de más haber apostado por una mecánica a la altura de lo que los rivales ofrecen, puesto que, sin duda, este será el motor más demandado.

Mejor coche
Motor rebajado

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.