Publicidad

Mazda3 2.0 CRTD

Tras la renovación estética efectuada a mediados del año pasado, llega una nueva variante Diesel más potente a la gama del Mazda3. Se trata del 2.0 CRTD ya conocido en los modelos Mazda5 y Mazda6, que permite un nivel de prestaciones en línea con las tendencias actuales del mercado en el segmento de los compactos.
-
Mazda3 2.0 CRTD
Como en la anterior generación del modelo, está disponible desde este momento en dos carrocerías, la de cuatro puertas -denominada Sportsedán-, que tiene una especial acogida en el mercado español –en torno al 30 por ciento de las ventas del Mazda3-, y la de cinco puertas, más vendida en toda Europa y con un aspecto más juvenil. El Mazda3 es el modelo más importante de la marca, con una representación del 40 por ciento de las ventas totales de Mazda en nuestro país, es decir, más de 7.000 unidades anuales vendidas en 2006 y se estima finalizar el ejercicio 2007 con una cifra cercana a las 8.000.

Galería relacionada

Mazda3_06

Las modificaciones estéticas realizadas en el modelo son las mismas que conocimos hace unos meses en el modelo año 2007, es decir, pequeños retoques en la zona frontal para realzar la línea –paragolpes, parrilla y faros antiniebla-, mientras que en la trasera se incorporaron nuevos paragolpes y embellecedores negros para los grupos ópticos que, en las versiones Sportive, están constituidos por diodos electroluminiscentes.

El interior sigue manteniendo ese aire deportivo que siempre le ha caracterizado, con relojes independientes en el cuadro de instrumentos de aspecto moderno y llamativo. Como en el anterior, el Sportive ofrece el sistema de arranque mediante botón con tarjeta “inteligente”. Con la intención de dotar al modelo de las condiciones de seguridad y dinamismo necesarias, se han llevado a cabo algunas mejoras en el chasis de la versión CRTD 2.0, como la instalación de refuerzos en la carrocería tomados del Mazda3 MPS, es decir, en las torretas de la suspensión y anclajes inferiores de los amortiguadores, barras estabilizadoras de mayores dimensiones (2 mm más de diámetro en cada eje), muelles más firmes, amortiguadores de nuevo tarado y discos de freno de mayor diámetro (300 mm de diámetro en el tren delantero y de 280 mm en el trasero en lugar de los de 278 y 265 mm empleados en la variante Diesel de 109 CV). Las versiones CRTD 2.0 se benefician de algunas mejoras efectuadas recientemente en otros modelos de la gama destinadas a reducir la sonoridad, como la instalación de un nuevo alternador eléctrico, mejoras de los soportes y nuevos materiales de aislamiento en el capó delantero.

Los acabados y equipamientos son bastante completos, con nivel de terminación para las variantes Diesel 2.0 CRTD Active+ y Sportive en carrocerías 5 puertas y SportSedán, esta última con un incremento de precio de 475 euros adicionales a las variantes de cinco puertas. El primer nivel de terminación Active+, incorpora llantas de aleación de 16 pulgadas con neumáticos Bridgestone 205/55, sistema de control de tracción y estabilidad, ocho airbags, climatizador automático, equipo de sonido con CD, mandos en el volante y cuatro altavoces, faros antiniebla, ordenador de viaje, volante y pomo del cambio tapizados en cuero y espejos retrovisores calefactados. El escalón superior, denominado Sportive, añade llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos específicos Bridgestone 205/50 de bajo nivel de ruido, sistema de apertura con tarjeta electrónica inteligente y dispositivo de control de crucero, además de sensor de lluvia y de encendido de luces y sistema de doble cierre de seguridad. Como ocurría en las versiones conocidas, la política de opciones es muy cerrada y sólo contempla pintura metalizada para todas las versiones (300 €) y faros de xenón con equipo de audio Bose en el acabado Sportive (1.295 €), además de una amplia gama de accesorios de personalización disponibles en concesionario. Como en la anterior generación del modelo, está disponible desde este momento en dos carrocerías, la de cuatro puertas -denominada Sportsedán-, que tiene una especial acogida en el mercado español –en torno al 30 por ciento de las ventas del Mazda3-, y la de cinco puertas, más vendida en toda Europa y con un aspecto más juvenil. El Mazda3 es el modelo más importante de la marca, con una representación del 40 por ciento de las ventas totales de Mazda en nuestro país, es decir, más de 7.000 unidades anuales vendidas en 2006 y se estima finalizar el ejercicio 2007 con una cifra cercana a las 8.000. Las modificaciones estéticas realizadas en el modelo son las mismas que conocimos hace unos meses en el modelo año 2007, es decir, pequeños retoques en la zona frontal para realzar la línea –paragolpes, parrilla y faros antiniebla-, mientras que en la trasera se incorporaron nuevos paragolpes y embellecedores negros para los grupos ópticos que, en las versiones Sportive, están constituidos por diodos electroluminiscentes.

El interior sigue manteniendo ese aire deportivo que siempre le ha caracterizado, con relojes independientes en el cuadro de instrumentos de aspecto moderno y llamativo. Como en el anterior, el Sportive ofrece el sistema de arranque mediante botón con tarjeta “inteligente”. Con la intención de dotar al modelo de las condiciones de seguridad y dinamismo necesarias, se han llevado a cabo algunas mejoras en el chasis de la versión CRTD 2.0, como la instalación de refuerzos en la carrocería tomados del Mazda3 MPS, es decir, en las torretas de la suspensión y anclajes inferiores de los amortiguadores, barras estabilizadoras de mayores dimensiones (2 mm más de diámetro en cada eje), muelles más firmes, amortiguadores de nuevo tarado y discos de freno de mayor diámetro (300 mm de diámetro en el tren delantero y de 280 mm en el trasero en lugar de los de 278 y 265 mm empleados en la variante Diesel de 109 CV). Las versiones CRTD 2.0 se benefician de algunas mejoras efectuadas recientemente en otros modelos de la gama destinadas a reducir la sonoridad, como la instalación de un nuevo alternador eléctrico, mejoras de los soportes y nuevos materiales de aislamiento en el capó delantero.

Los acabados y equipamientos son bastante completos, con nivel de terminación para las variantes Diesel 2.0 CRTD Active+ y Sportive en carrocerías 5 puertas y SportSedán, esta última con un incremento de precio de 475 euros adicionales a las variantes de cinco puertas. El primer nivel de terminación Active+, incorpora llantas de aleación de 16 pulgadas con neumáticos Bridgestone 205/55, sistema de control de tracción y estabilidad, ocho airbags, climatizador automático, equipo de sonido con CD, mandos en el volante y cuatro altavoces, faros antiniebla, ordenador de viaje, volante y pomo del cambio tapizados en cuero y espejos retrovisores calefactados. El escalón superior, denominado Sportive, añade llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos específicos Bridgestone 205/50 de bajo nivel de ruido, sistema de apertura con tarjeta electrónica inteligente y dispositivo de control de crucero, además de sensor de lluvia y de encendido de luces y sistema de doble cierre de seguridad. Como ocurría en las versiones conocidas, la política de opciones es muy cerrada y sólo contempla pintura metalizada para todas las versiones (300 €) y faros de xenón con equipo de audio Bose en el acabado Sportive (1.295 €), además de una amplia gama de accesorios de personalización disponibles en concesionario. Como en la anterior generación del modelo, está disponible desde este momento en dos carrocerías, la de cuatro puertas -denominada Sportsedán-, que tiene una especial acogida en el mercado español –en torno al 30 por ciento de las ventas del Mazda3-, y la de cinco puertas, más vendida en toda Europa y con un aspecto más juvenil. El Mazda3 es el modelo más importante de la marca, con una representación del 40 por ciento de las ventas totales de Mazda en nuestro país, es decir, más de 7.000 unidades anuales vendidas en 2006 y se estima finalizar el ejercicio 2007 con una cifra cercana a las 8.000. Las modificaciones estéticas realizadas en el modelo son las mismas que conocimos hace unos meses en el modelo año 2007, es decir, pequeños retoques en la zona frontal para realzar la línea –paragolpes, parrilla y faros antiniebla-, mientras que en la trasera se incorporaron nuevos paragolpes y embellecedores negros para los grupos ópticos que, en las versiones Sportive, están constituidos por diodos electroluminiscentes.

El interior sigue manteniendo ese aire deportivo que siempre le ha caracterizado, con relojes independientes en el cuadro de instrumentos de aspecto moderno y llamativo. Como en el anterior, el Sportive ofrece el sistema de arranque mediante botón con tarjeta “inteligente”. Con la intención de dotar al modelo de las condiciones de seguridad y dinamismo necesarias, se han llevado a cabo algunas mejoras en el chasis de la versión CRTD 2.0, como la instalación de refuerzos en la carrocería tomados del Mazda3 MPS, es decir, en las torretas de la suspensión y anclajes inferiores de los amortiguadores, barras estabilizadoras de mayores dimensiones (2 mm más de diámetro en cada eje), muelles más firmes, amortiguadores de nuevo tarado y discos de freno de mayor diámetro (300 mm de diámetro en el tren delantero y de 280 mm en el trasero en lugar de los de 278 y 265 mm empleados en la variante Diesel de 109 CV). Las versiones CRTD 2.0 se benefician de algunas mejoras efectuadas recientemente en otros modelos de la gama destinadas a reducir la sonoridad, como la instalación de un nuevo alternador eléctrico, mejoras de los soportes y nuevos materiales de aislamiento en el capó delantero.

Los acabados y equipamientos son bastante completos, con nivel de terminación para las variantes Diesel 2.0 CRTD Active+ y Sportive en carrocerías 5 puertas y SportSedán, esta última con un incremento de precio de 475 euros adicionales a las variantes de cinco puertas. El primer nivel de terminación Active+, incorpora llantas de aleación de 16 pulgadas con neumáticos Bridgestone 205/55, sistema de control de tracción y estabilidad, ocho airbags, climatizador automático, equipo de sonido con CD, mandos en el volante y cuatro altavoces, faros antiniebla, ordenador de viaje, volante y pomo del cambio tapizados en cuero y espejos retrovisores calefactados. El escalón superior, denominado Sportive, añade llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos específicos Bridgestone 205/50 de bajo nivel de ruido, sistema de apertura con tarjeta electrónica inteligente y dispositivo de control de crucero, además de sensor de lluvia y de encendido de luces y sistema de doble cierre de seguridad. Como ocurría en las versiones conocidas, la política de opciones es muy cerrada y sólo contempla pintura metalizada para todas las versiones (300 €) y faros de xenón con equipo de audio Bose en el acabado Sportive (1.295 €), además de una amplia gama de accesorios de personalización disponibles en concesionario. Como en la anterior generación del modelo, está disponible desde este momento en dos carrocerías, la de cuatro puertas -denominada Sportsedán-, que tiene una especial acogida en el mercado español –en torno al 30 por ciento de las ventas del Mazda3-, y la de cinco puertas, más vendida en toda Europa y con un aspecto más juvenil. El Mazda3 es el modelo más importante de la marca, con una representación del 40 por ciento de las ventas totales de Mazda en nuestro país, es decir, más de 7.000 unidades anuales vendidas en 2006 y se estima finalizar el ejercicio 2007 con una cifra cercana a las 8.000. Las modificaciones estéticas realizadas en el modelo son las mismas que conocimos hace unos meses en el modelo año 2007, es decir, pequeños retoques en la zona frontal para realzar la línea –paragolpes, parrilla y faros antiniebla-, mientras que en la trasera se incorporaron nuevos paragolpes y embellecedores negros para los grupos ópticos que, en las versiones Sportive, están constituidos por diodos electroluminiscentes.

El interior sigue manteniendo ese aire deportivo que siempre le ha caracterizado, con relojes independientes en el cuadro de instrumentos de aspecto moderno y llamativo. Como en el anterior, el Sportive ofrece el sistema de arranque mediante botón con tarjeta “inteligente”. Con la intención de dotar al modelo de las condiciones de seguridad y dinamismo necesarias, se han llevado a cabo algunas mejoras en el chasis de la versión CRTD 2.0, como la instalación de refuerzos en la carrocería tomados del Mazda3 MPS, es decir, en las torretas de la suspensión y anclajes inferiores de los amortiguadores, barras estabilizadoras de mayores dimensiones (2 mm más de diámetro en cada eje), muelles más firmes, amortiguadores de nuevo tarado y discos de freno de mayor diámetro (300 mm de diámetro en el tren delantero y de 280 mm en el trasero en lugar de los de 278 y 265 mm empleados en la variante Diesel de 109 CV). Las versiones CRTD 2.0 se benefician de algunas mejoras efectuadas recientemente en otros modelos de la gama destinadas a reducir la sonoridad, como la instalación de un nuevo alternador eléctrico, mejoras de los soportes y nuevos materiales de aislamiento en el capó delantero.

Los acabados y equipamientos son bastante completos, con nivel de terminación para las variantes Diesel 2.0 CRTD Active+ y Sportive en carrocerías 5 puertas y SportSedán, esta última con un incremento de precio de 475 euros adicionales a las variantes de cinco puertas. El primer nivel de terminación Active+, incorpora llantas de aleación de 16 pulgadas con neumáticos Bridgestone 205/55, sistema de control de tracción y estabilidad, ocho airbags, climatizador automático, equipo de sonido con CD, mandos en el volante y cuatro altavoces, faros antiniebla, ordenador de viaje, volante y pomo del cambio tapizados en cuero y espejos retrovisores calefactados. El escalón superior, denominado Sportive, añade llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos específicos Bridgestone 205/50 de bajo nivel de ruido, sistema de apertura con tarjeta electrónica inteligente y dispositivo de control de crucero, además de sensor de lluvia y de encendido de luces y sistema de doble cierre de seguridad. Como ocurría en las versiones conocidas, la política de opciones es muy cerrada y sólo contempla pintura metalizada para todas las versiones (300 €) y faros de xenón con equipo de audio Bose en el acabado Sportive (1.295 €), además de una amplia gama de accesorios de personalización disponibles en concesionario.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.