Publicidad

Mazda3

Suspensiones más suaves, dirección más precisa, mayor estabilidad lineal y nivel sonoro más contenido caracterizan al nuevo Mazda3, que estrena una carrocería con una ‘cara’ muy diferente y audaz estilo exterior. Se pone a la venta en abril-mayo con 5 motores, dos carrocerías y 4 niveles de equipamiento.
-
Mazda3
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive.

Galería relacionada

Nuevo Mazda3: habitáculo

El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Mazda tiene prevista la comercialización de su nuevo modelo compacto, el Mazda3, coincidiendo con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Esta nueva generación, que contará con las tradicionales carrocerías SportSedán (de cuatro puertas) y hatcback cinco puertas, se ofrecerá con motores de gasolina de 1,6 y 2,0 litros con potencias de 105 y 151 CV en cuatro diferentes niveles de terminación, denominados Pulse, Active, Luxury y Sportive. El motor 2.0, estará disponible con sistema de alimentación por inyección indirecta de combustible y caja de cambios automática de cinco velocidades o bien con inyección directa de gasolina y caja de cambios manual, en cuyo caso dispondrá de sistema i-Stop, es decir un sistema de parada y arranque automático. La oferta de motores Diesel será aún más ambiciosa, con mecánicas 1.6 CRTD de 109 CV de potencia y 2.2 CRTD en variantes de 150 y 185 CV, todas ellas con cajas de cambio manuales de cinco o seis marchas y en cinco posibles acabados –dependiendo de la mecánica asociada-. El nivel de equipamiento que se ofrece desde la versión básica, denominada Pulse, es bastante completo, incorporando de serie elementos como los controles de tracción y estabilidad TCS y DSC, airbags frontales, laterales y de cortina, ordenador de viaje con pantalla multifunción, aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, equipo de sonido con entrada auxiliar para reproductores mp3, etc.

A partir de ahí se irán ofreciendo multitud de elementos hasta llegar al acabado Sportive, tope de gama, asociado al 2.0 de gasolina y al 2.2 CRTD en los dos niveles de potencia, 150 y 185 CV. Para aumentar el equipamiento en las versiones básicas se ofrece un atractivo pack, denominado Active + que incluye llantas de aleación de 17pulgadas, climatizador dual, faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, retrovisor interior fotosensible, sistema de ayuda al aparcamiento y dispositivo de comunicación Bluetooth por 1.480 euros, que puede ser completado con un navegador GPS con pantalla en color y gráficos muy claros e intuitivos que se encuentra situada muy cerca de la luna delantera y actualizable mediante tarjeta de memoria SD, disponible por 780 euros adicionales sobre el pack Active +. Las versiones en carrocería SportSedán están disponibles con los mismos motores y en los mismos niveles de acabado pero, en este caso, tienen un coste adicional de 500 euros sobre la carrocería de cinco puertas. Los precios anunciados por Mazda, que en principio no tienen promoción por parte de la marca (el concesionario sí aplica una ayuda de fidelización a los clientes), son muy atractivos, arrancando en 17.300 euros en el caso del 1.6 Pulse de gasolina y 105 CV de potencia hasta los 23.200 euros del 2.0 Sportive de 151 CV. Entre los Diesel, la oferta se inicia con el 1.6 CRTD Pulse, de 109 CV, por 18.800 euros y llega hasta los 25.500 euros que cuesta el 2.2 CRTD Sportive de 185 CV.
Diseño
Innovaciones
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.