Publicidad

Mazda3

Suspensiones más suaves, dirección más precisa, mayor estabilidad lineal y nivel sonoro más contenido caracterizan al nuevo Mazda3, que estrena una carrocería con una ‘cara’ muy diferente y audaz estilo exterior. Se pone a la venta en abril-mayo con 5 motores, dos carrocerías y 4 niveles de equipamiento.
-
Mazda3
La plataforma deriva directamente del modelo anterior, pero tiene numerosos refuerzos y evoluciones, como nuevos aceros de ultra elevada resistencia y estampados en caliente. Estos últimos ofrecen un aguante de 1.480 MPa (mega Pascal); se utilizan en la traviesa delantera situada tras el parachoques, en la traviesa posterior y en las barras anti-intrusión de las puertas. Otra mejora importante: los puntos de soldadura están más cercanos entre sí, y las copelas de los amortiguadores están conectadas por barras (delante) o estampaciones de chapa específicas (detrás), al más puro estilo de competición. El nuevo Mazda3 pesa 15 kg menos que el anterior.

Galería relacionada

Nuevo Mazda3: habitáculo

El nuevo monocasco, al ser más rígido, ofrece más seguridad en caso de choque y permite trabajar con más precisión a los trenes rodantes. A menos flexiones y torsiones, hay también menos ruidos y vibraciones. Lo cierto es que Mazda parece decidida a sacudirse de encima la fama de que sus coches son ruidosos, para lo cual ha reducido también decibelios, tanto de origen aerodinámico como de rodadura. Pero lo mejor de todo es el silencio de funcionamiento del nuevo motor MZR-CD 2.2 Diesel. Las suspensiones derivan del anterior modelo. Los cambios más notables son los soportes de mayor tamaño en la delantera, y la traviesa central más gruesa y con pletinas oblicuas en la posterior. También son nuevos los soportes de las barras estabilizadoras y todas las articulaciones. La columna de la dirección va montada sobre tres apoyos en vez de dos, pero los casquillos son más blandos. El coche pretende ser ahora algo menos vivo del tren trasero. A cambio, es más cómodo, tiene mejor estabilidad lineal y la dirección es más precisa. Mazda asegura también haber reducido el balanceo de la carrocería. Es un más que digno propulsor para los que quieran gasolina. La unidad probada parecía acelerar más que los discretos 12,2 segundos homologados de 0 a 100 km/h. Ya habrá tiempo de comprobarlo. Potencia y par no han cambiado respecto al anterior modelo, pero el consumo medio ha bajado de 6,9 a 6,3 l/100 km

Mazda estrena un nuevo tipo de catalizador, que utiliza un 90 por ciento menos de materiales preciosos gracias a la nanotecnología. Se utiliza en el motor 2 litros gasolina de 150 CV. Debutó en el antiguo Mazda3 y marcó una nueva referencia en la cilindrada. Este motor de origen PSA Peugeot Citroën no ha perdido nada de su elevado rendimiento, y ha bajado de 129 a 119 gr/km sus emisiones de CO2. El intercooler incorpora un ventilador para ser más eficiente a bajas velocidades. Refleja el refinamiento alcanzado por la marca japonesa en materia de motores Diesel. Es sorprendentemente suave, progresivo y silencioso. Sus dos versiones (150 CV/360 Nm y 185 CV/400 Nm) son las de mejores prestaciones en toda la gama. Estrenan filtro de partículas de alta resistencia térmica y mayor velocidad en la combustión de las partículas. Las labores de mantenimiento en todos los motores están estipuladas cada 20.000 km.
Muchas opciones
Diseño
La plataforma deriva directamente del modelo anterior, pero tiene numerosos refuerzos y evoluciones, como nuevos aceros de ultra elevada resistencia y estampados en caliente. Estos últimos ofrecen un aguante de 1.480 MPa (mega Pascal); se utilizan en la traviesa delantera situada tras el parachoques, en la traviesa posterior y en las barras anti-intrusión de las puertas. Otra mejora importante: los puntos de soldadura están más cercanos entre sí, y las copelas de los amortiguadores están conectadas por barras (delante) o estampaciones de chapa específicas (detrás), al más puro estilo de competición. El nuevo Mazda3 pesa 15 kg menos que el anterior. El nuevo monocasco, al ser más rígido, ofrece más seguridad en caso de choque y permite trabajar con más precisión a los trenes rodantes. A menos flexiones y torsiones, hay también menos ruidos y vibraciones. Lo cierto es que Mazda parece decidida a sacudirse de encima la fama de que sus coches son ruidosos, para lo cual ha reducido también decibelios, tanto de origen aerodinámico como de rodadura. Pero lo mejor de todo es el silencio de funcionamiento del nuevo motor MZR-CD 2.2 Diesel. Las suspensiones derivan del anterior modelo. Los cambios más notables son los soportes de mayor tamaño en la delantera, y la traviesa central más gruesa y con pletinas oblicuas en la posterior. También son nuevos los soportes de las barras estabilizadoras y todas las articulaciones. La columna de la dirección va montada sobre tres apoyos en vez de dos, pero los casquillos son más blandos. El coche pretende ser ahora algo menos vivo del tren trasero. A cambio, es más cómodo, tiene mejor estabilidad lineal y la dirección es más precisa. Mazda asegura también haber reducido el balanceo de la carrocería. Es un más que digno propulsor para los que quieran gasolina. La unidad probada parecía acelerar más que los discretos 12,2 segundos homologados de 0 a 100 km/h. Ya habrá tiempo de comprobarlo. Potencia y par no han cambiado respecto al anterior modelo, pero el consumo medio ha bajado de 6,9 a 6,3 l/100 km

Mazda estrena un nuevo tipo de catalizador, que utiliza un 90 por ciento menos de materiales preciosos gracias a la nanotecnología. Se utiliza en el motor 2 litros gasolina de 150 CV. Debutó en el antiguo Mazda3 y marcó una nueva referencia en la cilindrada. Este motor de origen PSA Peugeot Citroën no ha perdido nada de su elevado rendimiento, y ha bajado de 129 a 119 gr/km sus emisiones de CO2. El intercooler incorpora un ventilador para ser más eficiente a bajas velocidades. Refleja el refinamiento alcanzado por la marca japonesa en materia de motores Diesel. Es sorprendentemente suave, progresivo y silencioso. Sus dos versiones (150 CV/360 Nm y 185 CV/400 Nm) son las de mejores prestaciones en toda la gama. Estrenan filtro de partículas de alta resistencia térmica y mayor velocidad en la combustión de las partículas. Las labores de mantenimiento en todos los motores están estipuladas cada 20.000 km.
Muchas opciones
Diseño

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.