Publicidad

Mazda CX-3 1.5D 105 2WD contra Nissan Juke 1.5 dCi 110 4x2

Las versiones Diesel del Nissan Juke y del recién llegado Mazda CX-3 son las más lógicas de sus gamas, pero hay matices que resultan claves en su compra.
J. Carlos González .

. Fotos: Ángel Yuste. -

Mazda CX-3 1.5D 105 2WD contra Nissan Juke 1.5 dCi 110 4x2

Nissan Juke y Mazda CX-3 están en un segmento de éxito, el de los SUV urbanos. Los datos no engañan: en lo que llevamos de 2015 el segmento que más crece en España en cuanto a ventas es el de los SUV de pequeñas dimensiones, con un 70 por ciento de incremento respecto al año anterior. Estos coches ya representan un 8,5 por ciento de cuota de mercado, es decir, después de los utilitarios y los compactos, las marcas tienen en ellos un importante foco de atención

 

 

 

El Nissan Juke ha ostentado el liderazgo de la categoría y sigue manteniendo su pujanza, pero hay otros modelos que se han situado a su altura en el interés de los compradores, como los Renault Captur, Peugeot 2008 y Opel Mokka. El Mazda CX-3 es un recién llegado a esta «tribu», aunque muestra una idiosincrasia peculiar frente a los que serían sus rivales naturales. 

Panorama en Mazda CX-3 y Nissan Juke

Mazda CX-3 1.5D 105 2WD y Nissan Juke 1.5 dCi 110 4x2: comparamos los DieselPor ejemplo, a pesar de los aditamentos estéticos de estilo campero o de ir más lejos del suelo que un Mazda 2, la posición de conducción del Mazda CX-3 se asemeja más a la de un turismo. En el Nissan Juke el asiento —también la carrocería— queda algo más elevado, lo que permite un campo de visión más alejado y una perspectiva del entorno que también resulta diferente.

Es sencillo sentirse a gusto a los mandos de ambos, aunque el volante del Nissan Juke sólo se regula en altura, mientras que el del Mazda CX-3 también lo hace en profundidad. Los controles principales quedan a mano en los dos modelos y ofrecen un tacto agradable, con un diseño más sencillo y funcional en el Mazda CX-3, aunque la instrumentación del Nissan nos parece más acertada. Y dentro de la buena presencia y el cuidado puesto en los ajustes de ambos SUV, el Mazda CX-3 parece sacar ligera ventaja en refinamiento, a pesar de que, por ejemplo, la tapicería de cuero es de serie en el Nissan Juke 1.5 dCi 110 Tekna Premium probado y opcional en el Mazda CX-3 1.5D 105 Luxury. 

Espacio en Mazda CX-3 y Nissan Juke

Mazda CX-3¿Qué ocurre con el espacio para los pasajeros? De partida, la carrocería del Mazda CX-3 es 13 cm más larga que la del Nissan Juke (éste es 2 cm más alto), pero la distancia entre ejes sólo es 4 cm mayor en el Mazda, de forma que la habitabilidad es similar. En las plazas delanteras igualdad; en los asientos traseros la diferencia más importante está en la distancia al techo, con mayor holgura para el Mazda CX-3, y con la idea de que ambos modelos admiten con comodidad a dos pasajeros en la parte posterior, pues un tercero exigirá apreturas.

Según las mediciones de nuestro Centro Técnico, el Nissan Juke se impone ligeramente en capacidad de maletero, con un volumen para equipaje que se sitúa en un término medio dentro de la categoría. Esto exige aprovechar bien cada litro, pues para un uso cotidiano todo irá bien, pero en caso de viajar andaremos algo justos, aunque ambos cuentan con pequeños espacios adicionales bajo el suelo de carga —y sin rueda de repuesto; con kit reparapinchazos—.  Los conductores que precisen de un uso bastante familiar deberían plantearse mejor a sus hermanos mayores, los Mazda CX-5 y Nissan Qashqai

Agrado y ahorro en Mazda CX-3 y Nissan Juke

Nissan JukeLos dos recurren a motores Diesel de 1,5 litros, anunciando 105 CV en el Mazda CX-3 y 110 en el Nissan Juke. En el Nissan Juke encontramos un bloque de fundición y una culata de dos válvulas por cilindro, mientras que en el Mazda CX-3 1.5D 105 es de aluminio y con una arquitectura de cuatro válvulas por cilindro. En nuestro banco de rodillos, el Nissan Juke 1.5 dCi 110 ha dado 14 CV más que el Mazda CX-3, pero el par máximo ha sido casi idéntico, mientras que al pasar por la báscula el Nissan Juke ha superado en 37 kg a su rival. Con estos ingredientes y sus cajas de cambio de seis velocidades, las diferencias en prestaciones han sido mínimas. Analizando sus registros en aceleración y recuperación, es evidente que ambos se posicionan bien frente a la competencia, destacando el mayor empuje del Mazda CX-3 al adelantar en 5ª, ya que en 4ª y 6ª el Nissan Juke está a la par.

Al volante resultan agradables. El motor dCi es algo más rumoroso al ralentí que el del Mazda CX-3, pero a cruceros sostenidos se igualan y su funcionamiento general convence. Además, su buen rendimiento lo redondean ambos SUV con un consumo bastante contenido, como constata que la media real tanto del Mazda CX-3 como del Nissan Juke ha rondado los 5,2 l/100 km. Por lo demás, la suspensión del Mazda CX-3 muestra una buena capacidad de filtrado, con poco balanceo de la carrocería y ayudando a obtener precisión sobre la trayectoria, gracias también al buen tacto de la dirección. El aspecto menos brillante ha sido el de las distancias de frenado, algo que atribuimos a la mejorable calidad de los neumáticos de nuestra unidad.

En el Nissan Juke se pueden seleccionar tres programas de funcionamiento (Normal, Sport y Eco) que modifican ligeramente la respuesta de acelerador, dirección y climatizador. La puesta a punto de su chasis tiene un enfoque más deportivo, con un tarado más firme de la suspensión, lo que le proporciona algo más de agilidad cuando enlazamos curvas a ritmo rápido, pero llevando también menos confort a los pasajeros si rodamos por un asfalto demasiado roto. Estética aparte, son dos modelos hechos para la carretera, más en estas versiones de tracción delantera, que admiten bien caminos sin dificultad pero no mayores aventuras

Precios en Mazda CX-3 y Nissan Juke

Las unidades probadas —con acabados Luxury, en el Mazda CX-3, y Tekna Premium, en el Nissan Juke— se distancian en 2.770 euros siempre que en el precio del Mazda ya se incluya el descuento de 1.800 euros que la marca aplica actualmente. Para conocer la promoción del Nissan Juke habría que visitar un concesionario, ya que la marca no indica cuál es el descuento lineal para este modelo, y tras restarlo a la tarifa inicial ambos estarán más próximos.

En cualquier caso, los protagonistas de este duelo cuentan con un equipamiento sobresaliente. El Mazda CX-3 suma, por ejemplo, a los elementos primordiales: asistente de cambio involuntario de carril, ayuda al arranque en cuesta, cámara de visión trasera, sensor de aparcamiento trasero, Head-Up Display, navegador, faros Full Led, tapicería mixta tela-cuero... El Nissan Juke «engorda» su dotación con: asistente de cambio involuntario de carril, control del ángulo muerto, cámara de visión periférica, faros de xenón, navegador, tapicería de cuero, asientos calefactables, techo corredizo...

Y para quienes sea prioritario ajustar más el presupuesto, tanto en el Mazda CX-3 como en el Nissan Juke se pueden encontrar acabados más sencillos y baratos combinados con los recomendables motores Diesel comparados.

También te puede interesar

Nissan Gripz, los secretos del futuro Juke 

Nissan Juke R 2.0, un coche musculoso

Comparativa: Mini Cooper D 5 p vs Nissan Juke 1.5 DCI 4x2 

Mazda CX-3 frente a Renault Captur y Suzuki Vitara 

Prueba: Mazda CX-3 1.5 Skyactiv-D 2WD, hermano menor

Cómo funciona la tracción 4x4 predictiva del Mazda CX-3

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.