Publicidad

Lexus LS 460

El LS 460, la berlina más grande de Lexus, representa el mejor y mayor contenido tecnológico de la rama noble de Toyota, todo ello aplicado para ofrecer un automóvil en el que el lujo y el confort son sus dos pilares fundamentales.
-
Lexus LS 460
Pero donde este LS toca el sibaritismo, por si antes no lo habíamos dicho, es en su exquisitamente suave y filtrado rodar. Lexus siempre se ha vanagloriado de fabricar los coches más silenciosos del mundo y aunque ahora no lo pregonan, nosotros no dudamos que sigan siéndolo. Todo empieza por un bajísimo coeficiente aerodinámico de 0,26. Los cristales son dobles y toda fuente de ruido, incluso la de los motores eléctricos de los asientos o de las ventanillas, siempre parece más filtrada que en sus rivales alemanes.

Galería relacionada

Lexus LS 460: interiores

El LS sigue sustentándose sobre “muelles” neumáticos, lo que procura un mayor aislamiento de cualquier fricción de los trenes rodantes que un muelle convencional. El tarado está claramente orientado hacia el confort de marcha, pero esta generación LS ha apostado por un rango más firme que le reporta una mayor precisión cuando se rueda rápido. No es un Serie 7 ni esos otros alemanes disimulando sus dos toneladas de peso, pero sólo en carreteras secundarias este gran LS se siente, por comparación, desubicado, por sus mayores bamboleos y retrasos de apoyos. En su hábitat natural es un impecable vagón de lujo de tren de alta velocidad, en el que hay que destacar, por la mejora aportada, el tacto riguroso de su dirección eléctrica.

Dispone de tres modos seleccionables de amortiguación: confort, automático y sport, aunque en todos los casos la prioridad es la comodidad. De todas formas, seguimos comprobando que las suspensiones neumáticas –todas en general- no consiguen un funcionamiento uniforme en todas las situaciones que nos depara el asfalto y reaccionan con cierta sequedad en baches puntuales. No nos sorprende que, antes que por las muchas aportaciones técnicas que estrena la nueva mecánica del LS, la exquisita finura de giro sea el rasgo más significativo de su motor. Y eso que esas innovaciones antes comentadas aportan, entre otras cosas, un nivel de prestaciones (ha ganado 100 CV) muy superior al de su antecesor, en sintonía con sus rivales alemanes. Con 380 CV, la capacidad de acelerar de este 4.6 V8 es exuberante. Su respuesta es muy suave, pero a la vez muy espontánea… absolutamente sedoso de respuesta, pero con mucha rabia si lo demandamos.

Su inédita caja de cambios automática de 8 velocidades permite recurrir a un desarrollo larguísimo, tanto como que a 120 km/h el motor “ralentiza” en 8ª a menos de 1.900 revoluciones. Pero no es una 8ª que suma desarrollo comparado con las 7 velocidades de un Mercedes S 500, sino que ha servido para acercar los saltos entre las restantes. El resultado es una aceleración muy uniforme, con saltos imperceptibles y que por tanto armonizan mejor, como no podía ser de otra manera, con el confort de marcha. — Confort interior
— Filtración de rodadura y acústica
— Carga tecnológica — Maletero versión President
— Órdenes vocales sin español
— Reacciones suspensión neumática Pero donde este LS toca el sibaritismo, por si antes no lo habíamos dicho, es en su exquisitamente suave y filtrado rodar. Lexus siempre se ha vanagloriado de fabricar los coches más silenciosos del mundo y aunque ahora no lo pregonan, nosotros no dudamos que sigan siéndolo. Todo empieza por un bajísimo coeficiente aerodinámico de 0,26. Los cristales son dobles y toda fuente de ruido, incluso la de los motores eléctricos de los asientos o de las ventanillas, siempre parece más filtrada que en sus rivales alemanes. El LS sigue sustentándose sobre “muelles” neumáticos, lo que procura un mayor aislamiento de cualquier fricción de los trenes rodantes que un muelle convencional. El tarado está claramente orientado hacia el confort de marcha, pero esta generación LS ha apostado por un rango más firme que le reporta una mayor precisión cuando se rueda rápido. No es un Serie 7 ni esos otros alemanes disimulando sus dos toneladas de peso, pero sólo en carreteras secundarias este gran LS se siente, por comparación, desubicado, por sus mayores bamboleos y retrasos de apoyos. En su hábitat natural es un impecable vagón de lujo de tren de alta velocidad, en el que hay que destacar, por la mejora aportada, el tacto riguroso de su dirección eléctrica.

Dispone de tres modos seleccionables de amortiguación: confort, automático y sport, aunque en todos los casos la prioridad es la comodidad. De todas formas, seguimos comprobando que las suspensiones neumáticas –todas en general- no consiguen un funcionamiento uniforme en todas las situaciones que nos depara el asfalto y reaccionan con cierta sequedad en baches puntuales. No nos sorprende que, antes que por las muchas aportaciones técnicas que estrena la nueva mecánica del LS, la exquisita finura de giro sea el rasgo más significativo de su motor. Y eso que esas innovaciones antes comentadas aportan, entre otras cosas, un nivel de prestaciones (ha ganado 100 CV) muy superior al de su antecesor, en sintonía con sus rivales alemanes. Con 380 CV, la capacidad de acelerar de este 4.6 V8 es exuberante. Su respuesta es muy suave, pero a la vez muy espontánea… absolutamente sedoso de respuesta, pero con mucha rabia si lo demandamos.

Su inédita caja de cambios automática de 8 velocidades permite recurrir a un desarrollo larguísimo, tanto como que a 120 km/h el motor “ralentiza” en 8ª a menos de 1.900 revoluciones. Pero no es una 8ª que suma desarrollo comparado con las 7 velocidades de un Mercedes S 500, sino que ha servido para acercar los saltos entre las restantes. El resultado es una aceleración muy uniforme, con saltos imperceptibles y que por tanto armonizan mejor, como no podía ser de otra manera, con el confort de marcha. — Confort interior
— Filtración de rodadura y acústica
— Carga tecnológica — Maletero versión President
— Órdenes vocales sin español
— Reacciones suspensión neumática
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.