Publicidad

Lexus IS 250C

A comienzos de julio llega la tercera versión de la familia IS de Lexus, el nuevo coupé cabrio de la marca japonesa. Con un motor V6 de gasolina y 208 CV de potencia, el IS 250C proporciona un excelente refinamiento y verdadero placer de conducción. Su precio de partida es de 54.000 euros.
-
Lexus IS 250C
Se reconoce claramente como un Lexus IS, pero sólo los faros, el capó delantero y los tiradores de las puertas son idénticos a los de la berlina. El resto de los componentes de la carrocería han sido completamente modificados para conformar este elegante modelo, capaz de transformarse en un coupé o en un cabrio o viceversa, en sólo 20 segundos. El mecanismo de la capota de aluminio plegable cuenta con 15 motores y 37 sensores y dispone de un sistema especial de “freno” que ralentiza gradualmente el cierre del techo al acercarse al parabrisas. El incremento de peso de la versión cabrio respecto a la berlina es de unos 130 kg, de los cuales 60 kg corresponden al techo, otros 60 provienen de los refuerzos del bastidor y unos 10 kg se añaden de los mecanismos de apertura y control del dispositivo. Para evitar posibles golpes, dado que el sistema de plegado del techo desplaza el maletero más allá del parachoques trasero, se ha incorporado un sistema de seguridad con sensores de proximidad que detiene la operación en caso de no existir espacio suficiente para garantizar la operación sin riesgo.

Galería relacionada

Lexus IS 250C: detalles

El nuevo IS 250C promete el menor coeficiente aerodinámico del segmento —0,29 Cd con el techo desplegado— y la bajo nivel de turbulencias cuando se circula a cielo abierto, incluso sin montar un cortavientos posterior, como suelen hacer la mayoría de los rivales del segmento. Destaca especialmente el ínfimo nivel de ruido y vibraciones que transmite el nuevo modelo, gracias a la revisión del bastidor, que ha sido reforzado con la inclusión de nuevos perfiles reforzados en los largueros laterales, en los pilares del parabrisas y en la tabica posterior, además de incluir materiales fonoabsorbentes en pilares, paneles de puertas, pasos de rueda, etc, para lograr similares características de confort NVH (ruido, vibración y dureza) que la berlina de la cual deriva. Para ello, algunos sistemas han sido revisados, como el equipo de climatización, especialmente adaptado para la conducción a cielo abierto, en el que el sistema ajusta de manera automática la temperatura y el caudal en función de la temperatura exterior, de la velocidad del vehículo, de la cantidad de luz solar y de la posición del techo. Algo similar ocurre con el sistema de sonido, que dispone de una configuración automática según la posición del techo para ofrecer elevada calidad de sonido tanto con el techo abierto como cerrado, o con la iluminación interior, adaptable para aumentar la visibilidad durante la conducción con el techo abierto, ya que se ha incrementado el contraste de la iluminación del cuadro de instrumentos. Las diferencias en el interior responden a las exigencias de la carrocería transformable, pero mantiene el estándar habitual en la marca. Cuenta con asientos delanteros con reglaje eléctrico, ventilados y calefactados, y con un sistema de avance y plegado para facilitar el acceso a las plazas posteriores. Los traseros se encuentran 30 mm retrasados respecto a la berlina con el fin de mejorar el espacio. Dispone de buena cota de anchura en las plazas posteriores —sólo dos plazas— y suficiente espacio para las piernas, pero se quedan un poco justos en cuanto a altura para ocupantes que superen los 1,75 metros de altura. Los reposacabezas traseros se pueden plegar de forma automática desde el asiento del conductor —hasta 65 grados— para mejorar la visibilidad trasera. En cuanto al maletero, anuncia 583 litros en configuración de techo cerrado y de 235 litros, ya que en España sólo estará disponible sin rueda de repuesto, es decir, con el poco práctico kit mal llamado antipinchazos.

Sólo se ofrecerá con motor de gasolina V6 de 208 CV de potencia, en dos diferentes niveles de terminación, Luxury y President. El IS 250C, que se ofrece en dos niveles de terminación, Luxury (54.000 euros) y President (62.500 euros), cuenta desde el acabado inferior con un completo equipamiento de serie que incluye seis airbags de serie, sistema de control de estabilidad avanzado VDIM (incluye control de tracción, sistema de asistencia a la frenada de emergencia y distribuidor electrónico de frenada), dirección asistida EPS con tres vueltas de volante, llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro, indicador de presión de neumáticos, etc. En opción se ofrece el sistema de navegación por 3.000 euros. La versión tope de gama, President, añade navegador con disco duro multimedia, sistema de visión posterior con cámara, llave tarjeta “inteligente”, tapicería de cuero, inserciones de madera, pedalier de aluminio, sensor de limpiaparabrisas, espejo fotocromático y equipo de sonido de alta potencia. En opción, por 3.600 euros adicionales, se ofrece el sistema precolisión, capaz de detectar y ayudar a prevenir accidentes —incorpora las funciones de pretensado eléctrico del cinturón, asistencia de frenada de emergencia y frenado automático de precolisión además del sistema de control de crucero adaptativo. El Lexus IS 250C incorpora el conocido motor de gasolina V6 de inyección directa de 2,5 litros y 208 CV de potencia acoplado a una caja de cambios automática de 6 velocidades con levas en el volante, que ofrece una suavidad y un placer de conducción excelentes. No es un prodigio en prestaciones, pues promete una aceleración de 0 a 100 km/h en 9 segundos y una velocidad máxima de 210 km/h, con un gasto de combustible de 9,3 l/100 km en ciclo mixto, pero cumple a la perfección las expectativas del modelo. En marcha se siente el comportamiento habitual de los modelos de la marca japonesa, es decir, suavidad, confort y silencio de marcha tanto con el techo abierto como cerrado. Suspensiones de suave tarado y gran eficacia permiten circular con decisión en tramos virados sin que los pasajeros se resientan lo más mínimo, mientras que una dirección bastante directa y rápida facilita el guiado del coche por la trayectoria deseada con la máxima facilidad. En general, el conjunto que resulta sumamente placentero y brillante en todos los aspectos, siendo únicamente criticable –y comprensible– la altura en las plazas traseras.

Los responsables de la marca afirman que el V6 de 208 CV será el único motor disponible para el descapotable pequeño de la marca, aunque no es descartable a medio plazo una variante IS F cabrio ni tampoco una Diesel, como han hecho la mayoría de sus competidores. No obstante, los volúmenes de ventas del modelo no son muy ambiciosos, pues de las 20.000 unidades que se producirán anualmente sólo se estiman unas ventas de 75 unidades anuales en España. Se reconoce claramente como un Lexus IS, pero sólo los faros, el capó delantero y los tiradores de las puertas son idénticos a los de la berlina. El resto de los componentes de la carrocería han sido completamente modificados para conformar este elegante modelo, capaz de transformarse en un coupé o en un cabrio o viceversa, en sólo 20 segundos. El mecanismo de la capota de aluminio plegable cuenta con 15 motores y 37 sensores y dispone de un sistema especial de “freno” que ralentiza gradualmente el cierre del techo al acercarse al parabrisas. El incremento de peso de la versión cabrio respecto a la berlina es de unos 130 kg, de los cuales 60 kg corresponden al techo, otros 60 provienen de los refuerzos del bastidor y unos 10 kg se añaden de los mecanismos de apertura y control del dispositivo. Para evitar posibles golpes, dado que el sistema de plegado del techo desplaza el maletero más allá del parachoques trasero, se ha incorporado un sistema de seguridad con sensores de proximidad que detiene la operación en caso de no existir espacio suficiente para garantizar la operación sin riesgo. El nuevo IS 250C promete el menor coeficiente aerodinámico del segmento —0,29 Cd con el techo desplegado— y la bajo nivel de turbulencias cuando se circula a cielo abierto, incluso sin montar un cortavientos posterior, como suelen hacer la mayoría de los rivales del segmento. Destaca especialmente el ínfimo nivel de ruido y vibraciones que transmite el nuevo modelo, gracias a la revisión del bastidor, que ha sido reforzado con la inclusión de nuevos perfiles reforzados en los largueros laterales, en los pilares del parabrisas y en la tabica posterior, además de incluir materiales fonoabsorbentes en pilares, paneles de puertas, pasos de rueda, etc, para lograr similares características de confort NVH (ruido, vibración y dureza) que la berlina de la cual deriva. Para ello, algunos sistemas han sido revisados, como el equipo de climatización, especialmente adaptado para la conducción a cielo abierto, en el que el sistema ajusta de manera automática la temperatura y el caudal en función de la temperatura exterior, de la velocidad del vehículo, de la cantidad de luz solar y de la posición del techo. Algo similar ocurre con el sistema de sonido, que dispone de una configuración automática según la posición del techo para ofrecer elevada calidad de sonido tanto con el techo abierto como cerrado, o con la iluminación interior, adaptable para aumentar la visibilidad durante la conducción con el techo abierto, ya que se ha incrementado el contraste de la iluminación del cuadro de instrumentos. Las diferencias en el interior responden a las exigencias de la carrocería transformable, pero mantiene el estándar habitual en la marca. Cuenta con asientos delanteros con reglaje eléctrico, ventilados y calefactados, y con un sistema de avance y plegado para facilitar el acceso a las plazas posteriores. Los traseros se encuentran 30 mm retrasados respecto a la berlina con el fin de mejorar el espacio. Dispone de buena cota de anchura en las plazas posteriores —sólo dos plazas— y suficiente espacio para las piernas, pero se quedan un poco justos en cuanto a altura para ocupantes que superen los 1,75 metros de altura. Los reposacabezas traseros se pueden plegar de forma automática desde el asiento del conductor —hasta 65 grados— para mejorar la visibilidad trasera. En cuanto al maletero, anuncia 583 litros en configuración de techo cerrado y de 235 litros, ya que en España sólo estará disponible sin rueda de repuesto, es decir, con el poco práctico kit mal llamado antipinchazos.

Sólo se ofrecerá con motor de gasolina V6 de 208 CV de potencia, en dos diferentes niveles de terminación, Luxury y President. El IS 250C, que se ofrece en dos niveles de terminación, Luxury (54.000 euros) y President (62.500 euros), cuenta desde el acabado inferior con un completo equipamiento de serie que incluye seis airbags de serie, sistema de control de estabilidad avanzado VDIM (incluye control de tracción, sistema de asistencia a la frenada de emergencia y distribuidor electrónico de frenada), dirección asistida EPS con tres vueltas de volante, llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro, indicador de presión de neumáticos, etc. En opción se ofrece el sistema de navegación por 3.000 euros. La versión tope de gama, President, añade navegador con disco duro multimedia, sistema de visión posterior con cámara, llave tarjeta “inteligente”, tapicería de cuero, inserciones de madera, pedalier de aluminio, sensor de limpiaparabrisas, espejo fotocromático y equipo de sonido de alta potencia. En opción, por 3.600 euros adicionales, se ofrece el sistema precolisión, capaz de detectar y ayudar a prevenir accidentes —incorpora las funciones de pretensado eléctrico del cinturón, asistencia de frenada de emergencia y frenado automático de precolisión además del sistema de control de crucero adaptativo. El Lexus IS 250C incorpora el conocido motor de gasolina V6 de inyección directa de 2,5 litros y 208 CV de potencia acoplado a una caja de cambios automática de 6 velocidades con levas en el volante, que ofrece una suavidad y un placer de conducción excelentes. No es un prodigio en prestaciones, pues promete una aceleración de 0 a 100 km/h en 9 segundos y una velocidad máxima de 210 km/h, con un gasto de combustible de 9,3 l/100 km en ciclo mixto, pero cumple a la perfección las expectativas del modelo. En marcha se siente el comportamiento habitual de los modelos de la marca japonesa, es decir, suavidad, confort y silencio de marcha tanto con el techo abierto como cerrado. Suspensiones de suave tarado y gran eficacia permiten circular con decisión en tramos virados sin que los pasajeros se resientan lo más mínimo, mientras que una dirección bastante directa y rápida facilita el guiado del coche por la trayectoria deseada con la máxima facilidad. En general, el conjunto que resulta sumamente placentero y brillante en todos los aspectos, siendo únicamente criticable –y comprensible– la altura en las plazas traseras.

Los responsables de la marca afirman que el V6 de 208 CV será el único motor disponible para el descapotable pequeño de la marca, aunque no es descartable a medio plazo una variante IS F cabrio ni tampoco una Diesel, como han hecho la mayoría de sus competidores. No obstante, los volúmenes de ventas del modelo no son muy ambiciosos, pues de las 20.000 unidades que se producirán anualmente sólo se estiman unas ventas de 75 unidades anuales en España. Se reconoce claramente como un Lexus IS, pero sólo los faros, el capó delantero y los tiradores de las puertas son idénticos a los de la berlina. El resto de los componentes de la carrocería han sido completamente modificados para conformar este elegante modelo, capaz de transformarse en un coupé o en un cabrio o viceversa, en sólo 20 segundos. El mecanismo de la capota de aluminio plegable cuenta con 15 motores y 37 sensores y dispone de un sistema especial de “freno” que ralentiza gradualmente el cierre del techo al acercarse al parabrisas. El incremento de peso de la versión cabrio respecto a la berlina es de unos 130 kg, de los cuales 60 kg corresponden al techo, otros 60 provienen de los refuerzos del bastidor y unos 10 kg se añaden de los mecanismos de apertura y control del dispositivo. Para evitar posibles golpes, dado que el sistema de plegado del techo desplaza el maletero más allá del parachoques trasero, se ha incorporado un sistema de seguridad con sensores de proximidad que detiene la operación en caso de no existir espacio suficiente para garantizar la operación sin riesgo. El nuevo IS 250C promete el menor coeficiente aerodinámico del segmento —0,29 Cd con el techo desplegado— y la bajo nivel de turbulencias cuando se circula a cielo abierto, incluso sin montar un cortavientos posterior, como suelen hacer la mayoría de los rivales del segmento. Destaca especialmente el ínfimo nivel de ruido y vibraciones que transmite el nuevo modelo, gracias a la revisión del bastidor, que ha sido reforzado con la inclusión de nuevos perfiles reforzados en los largueros laterales, en los pilares del parabrisas y en la tabica posterior, además de incluir materiales fonoabsorbentes en pilares, paneles de puertas, pasos de rueda, etc, para lograr similares características de confort NVH (ruido, vibración y dureza) que la berlina de la cual deriva. Para ello, algunos sistemas han sido revisados, como el equipo de climatización, especialmente adaptado para la conducción a cielo abierto, en el que el sistema ajusta de manera automática la temperatura y el caudal en función de la temperatura exterior, de la velocidad del vehículo, de la cantidad de luz solar y de la posición del techo. Algo similar ocurre con el sistema de sonido, que dispone de una configuración automática según la posición del techo para ofrecer elevada calidad de sonido tanto con el techo abierto como cerrado, o con la iluminación interior, adaptable para aumentar la visibilidad durante la conducción con el techo abierto, ya que se ha incrementado el contraste de la iluminación del cuadro de instrumentos. Las diferencias en el interior responden a las exigencias de la carrocería transformable, pero mantiene el estándar habitual en la marca. Cuenta con asientos delanteros con reglaje eléctrico, ventilados y calefactados, y con un sistema de avance y plegado para facilitar el acceso a las plazas posteriores. Los traseros se encuentran 30 mm retrasados respecto a la berlina con el fin de mejorar el espacio. Dispone de buena cota de anchura en las plazas posteriores —sólo dos plazas— y suficiente espacio para las piernas, pero se quedan un poco justos en cuanto a altura para ocupantes que superen los 1,75 metros de altura. Los reposacabezas traseros se pueden plegar de forma automática desde el asiento del conductor —hasta 65 grados— para mejorar la visibilidad trasera. En cuanto al maletero, anuncia 583 litros en configuración de techo cerrado y de 235 litros, ya que en España sólo estará disponible sin rueda de repuesto, es decir, con el poco práctico kit mal llamado antipinchazos.

Sólo se ofrecerá con motor de gasolina V6 de 208 CV de potencia, en dos diferentes niveles de terminación, Luxury y President. El IS 250C, que se ofrece en dos niveles de terminación, Luxury (54.000 euros) y President (62.500 euros), cuenta desde el acabado inferior con un completo equipamiento de serie que incluye seis airbags de serie, sistema de control de estabilidad avanzado VDIM (incluye control de tracción, sistema de asistencia a la frenada de emergencia y distribuidor electrónico de frenada), dirección asistida EPS con tres vueltas de volante, llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro, indicador de presión de neumáticos, etc. En opción se ofrece el sistema de navegación por 3.000 euros. La versión tope de gama, President, añade navegador con disco duro multimedia, sistema de visión posterior con cámara, llave tarjeta “inteligente”, tapicería de cuero, inserciones de madera, pedalier de aluminio, sensor de limpiaparabrisas, espejo fotocromático y equipo de sonido de alta potencia. En opción, por 3.600 euros adicionales, se ofrece el sistema precolisión, capaz de detectar y ayudar a prevenir accidentes —incorpora las funciones de pretensado eléctrico del cinturón, asistencia de frenada de emergencia y frenado automático de precolisión además del sistema de control de crucero adaptativo. El Lexus IS 250C incorpora el conocido motor de gasolina V6 de inyección directa de 2,5 litros y 208 CV de potencia acoplado a una caja de cambios automática de 6 velocidades con levas en el volante, que ofrece una suavidad y un placer de conducción excelentes. No es un prodigio en prestaciones, pues promete una aceleración de 0 a 100 km/h en 9 segundos y una velocidad máxima de 210 km/h, con un gasto de combustible de 9,3 l/100 km en ciclo mixto, pero cumple a la perfección las expectativas del modelo. En marcha se siente el comportamiento habitual de los modelos de la marca japonesa, es decir, suavidad, confort y silencio de marcha tanto con el techo abierto como cerrado. Suspensiones de suave tarado y gran eficacia permiten circular con decisión en tramos virados sin que los pasajeros se resientan lo más mínimo, mientras que una dirección bastante directa y rápida facilita el guiado del coche por la trayectoria deseada con la máxima facilidad. En general, el conjunto que resulta sumamente placentero y brillante en todos los aspectos, siendo únicamente criticable –y comprensible– la altura en las plazas traseras.

Los responsables de la marca afirman que el V6 de 208 CV será el único motor disponible para el descapotable pequeño de la marca, aunque no es descartable a medio plazo una variante IS F cabrio ni tampoco una Diesel, como han hecho la mayoría de sus competidores. No obstante, los volúmenes de ventas del modelo no son muy ambiciosos, pues de las 20.000 unidades que se producirán anualmente sólo se estiman unas ventas de 75 unidades anuales en España. Se reconoce claramente como un Lexus IS, pero sólo los faros, el capó delantero y los tiradores de las puertas son idénticos a los de la berlina. El resto de los componentes de la carrocería han sido completamente modificados para conformar este elegante modelo, capaz de transformarse en un coupé o en un cabrio o viceversa, en sólo 20 segundos. El mecanismo de la capota de aluminio plegable cuenta con 15 motores y 37 sensores y dispone de un sistema especial de “freno” que ralentiza gradualmente el cierre del techo al acercarse al parabrisas. El incremento de peso de la versión cabrio respecto a la berlina es de unos 130 kg, de los cuales 60 kg corresponden al techo, otros 60 provienen de los refuerzos del bastidor y unos 10 kg se añaden de los mecanismos de apertura y control del dispositivo. Para evitar posibles golpes, dado que el sistema de plegado del techo desplaza el maletero más allá del parachoques trasero, se ha incorporado un sistema de seguridad con sensores de proximidad que detiene la operación en caso de no existir espacio suficiente para garantizar la operación sin riesgo. El nuevo IS 250C promete el menor coeficiente aerodinámico del segmento —0,29 Cd con el techo desplegado— y la bajo nivel de turbulencias cuando se circula a cielo abierto, incluso sin montar un cortavientos posterior, como suelen hacer la mayoría de los rivales del segmento. Destaca especialmente el ínfimo nivel de ruido y vibraciones que transmite el nuevo modelo, gracias a la revisión del bastidor, que ha sido reforzado con la inclusión de nuevos perfiles reforzados en los largueros laterales, en los pilares del parabrisas y en la tabica posterior, además de incluir materiales fonoabsorbentes en pilares, paneles de puertas, pasos de rueda, etc, para lograr similares características de confort NVH (ruido, vibración y dureza) que la berlina de la cual deriva. Para ello, algunos sistemas han sido revisados, como el equipo de climatización, especialmente adaptado para la conducción a cielo abierto, en el que el sistema ajusta de manera automática la temperatura y el caudal en función de la temperatura exterior, de la velocidad del vehículo, de la cantidad de luz solar y de la posición del techo. Algo similar ocurre con el sistema de sonido, que dispone de una configuración automática según la posición del techo para ofrecer elevada calidad de sonido tanto con el techo abierto como cerrado, o con la iluminación interior, adaptable para aumentar la visibilidad durante la conducción con el techo abierto, ya que se ha incrementado el contraste de la iluminación del cuadro de instrumentos. Las diferencias en el interior responden a las exigencias de la carrocería transformable, pero mantiene el estándar habitual en la marca. Cuenta con asientos delanteros con reglaje eléctrico, ventilados y calefactados, y con un sistema de avance y plegado para facilitar el acceso a las plazas posteriores. Los traseros se encuentran 30 mm retrasados respecto a la berlina con el fin de mejorar el espacio. Dispone de buena cota de anchura en las plazas posteriores —sólo dos plazas— y suficiente espacio para las piernas, pero se quedan un poco justos en cuanto a altura para ocupantes que superen los 1,75 metros de altura. Los reposacabezas traseros se pueden plegar de forma automática desde el asiento del conductor —hasta 65 grados— para mejorar la visibilidad trasera. En cuanto al maletero, anuncia 583 litros en configuración de techo cerrado y de 235 litros, ya que en España sólo estará disponible sin rueda de repuesto, es decir, con el poco práctico kit mal llamado antipinchazos.

Sólo se ofrecerá con motor de gasolina V6 de 208 CV de potencia, en dos diferentes niveles de terminación, Luxury y President. El IS 250C, que se ofrece en dos niveles de terminación, Luxury (54.000 euros) y President (62.500 euros), cuenta desde el acabado inferior con un completo equipamiento de serie que incluye seis airbags de serie, sistema de control de estabilidad avanzado VDIM (incluye control de tracción, sistema de asistencia a la frenada de emergencia y distribuidor electrónico de frenada), dirección asistida EPS con tres vueltas de volante, llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro, indicador de presión de neumáticos, etc. En opción se ofrece el sistema de navegación por 3.000 euros. La versión tope de gama, President, añade navegador con disco duro multimedia, sistema de visión posterior con cámara, llave tarjeta “inteligente”, tapicería de cuero, inserciones de madera, pedalier de aluminio, sensor de limpiaparabrisas, espejo fotocromático y equipo de sonido de alta potencia. En opción, por 3.600 euros adicionales, se ofrece el sistema precolisión, capaz de detectar y ayudar a prevenir accidentes —incorpora las funciones de pretensado eléctrico del cinturón, asistencia de frenada de emergencia y frenado automático de precolisión además del sistema de control de crucero adaptativo. El Lexus IS 250C incorpora el conocido motor de gasolina V6 de inyección directa de 2,5 litros y 208 CV de potencia acoplado a una caja de cambios automática de 6 velocidades con levas en el volante, que ofrece una suavidad y un placer de conducción excelentes. No es un prodigio en prestaciones, pues promete una aceleración de 0 a 100 km/h en 9 segundos y una velocidad máxima de 210 km/h, con un gasto de combustible de 9,3 l/100 km en ciclo mixto, pero cumple a la perfección las expectativas del modelo. En marcha se siente el comportamiento habitual de los modelos de la marca japonesa, es decir, suavidad, confort y silencio de marcha tanto con el techo abierto como cerrado. Suspensiones de suave tarado y gran eficacia permiten circular con decisión en tramos virados sin que los pasajeros se resientan lo más mínimo, mientras que una dirección bastante directa y rápida facilita el guiado del coche por la trayectoria deseada con la máxima facilidad. En general, el conjunto que resulta sumamente placentero y brillante en todos los aspectos, siendo únicamente criticable –y comprensible– la altura en las plazas traseras.

Los responsables de la marca afirman que el V6 de 208 CV será el único motor disponible para el descapotable pequeño de la marca, aunque no es descartable a medio plazo una variante IS F cabrio ni tampoco una Diesel, como han hecho la mayoría de sus competidores. No obstante, los volúmenes de ventas del modelo no son muy ambiciosos, pues de las 20.000 unidades que se producirán anualmente sólo se estiman unas ventas de 75 unidades anuales en España.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.