Publicidad

Land Rover Freelander2 2.2 Td4 frente a VW Tiguan 2.0 TDI

Los SUV están de moda y, por este motivo, en Autopista hemos enfrentado dos modelos de última generación con muchos atractivos. Automóviles para todo, aunque no para todos.
-
Land Rover Freelander2 2.2 Td4 frente a VW Tiguan 2.0 TDI
Una imagen vale más que mil palabras. Los vídeos grabados durante la prueba en el circuito de todoterreno dejan claro las aptitudes camperas de los protagonistas de esta comparativa.

El sistema de control de descenso no es tan efectivo como en su rival. Además, los neumáticos son para asfalto, por lo que en este terreno no ofrecen mucho agarre.

Con un eficiente sistema de tracción integral y la posibilidad de elegir entre diferentes programas de funcionamiento, el Freelander se desenvuelve muy bien en campo.

Con un poco de técnica al volante es posible subir con el Tiguan por sitios más duros de lo que nos imaginábamos. El diferencial Haldex se encarga de realizar el reparto óptimo de par entre ambos trenes.

Además de una altura libre al suelo inferior a la del Freelander, el modelo de Volkswagen no alcanza el grado de eficacia de su rival, en gran parte por falta de motricidad en determinadas situaciones.

Sólo tendremos que activar, mediante la tecla correspondiente, el sistema de control de descenso para poder bajar con seguridad y sin que, por la inercia, se incremente la velocidad más de lo deseado.

Si le ayudamos con la dirección en los momentos en los que pierde motricidad continua traccionando poco a poco. En cualquier caso, esta prueba es muy exigente para ambos modelos.

Coches para todo...
...aunque no para todos
Una imagen vale más que mil palabras. Los vídeos grabados durante la prueba en el circuito de todoterreno dejan claro las aptitudes camperas de los protagonistas de esta comparativa.

El sistema de control de descenso no es tan efectivo como en su rival. Además, los neumáticos son para asfalto, por lo que en este terreno no ofrecen mucho agarre.

Con un eficiente sistema de tracción integral y la posibilidad de elegir entre diferentes programas de funcionamiento, el Freelander se desenvuelve muy bien en campo.

Con un poco de técnica al volante es posible subir con el Tiguan por sitios más duros de lo que nos imaginábamos. El diferencial Haldex se encarga de realizar el reparto óptimo de par entre ambos trenes.

Además de una altura libre al suelo inferior a la del Freelander, el modelo de Volkswagen no alcanza el grado de eficacia de su rival, en gran parte por falta de motricidad en determinadas situaciones.

Sólo tendremos que activar, mediante la tecla correspondiente, el sistema de control de descenso para poder bajar con seguridad y sin que, por la inercia, se incremente la velocidad más de lo deseado.

Si le ayudamos con la dirección en los momentos en los que pierde motricidad continua traccionando poco a poco. En cualquier caso, esta prueba es muy exigente para ambos modelos.

Coches para todo...
...aunque no para todos
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.