Publicidad

KYMCO Yager 125

Después del «boom» de ventas de los scooters de 125, el mercado está cambiando y KYMCO lo sabe. Por eso ha decidido presentar el KYMCO Yager 125 un scooter con cualidades de "grande" pero precio 'pequeño'.
-
KYMCO Yager 125
La tendencia parece que se dirije, por una parte, a las 125 de marchas y, por otra, a los modelos de scooter más económicos, debido al cada vez mayor número de modelos «baratos» procedentes de China y que, por ahora, parece que están aportando nuevas personas a las dos ruedas (lo cual es bueno, más clientes, más motos en las calles).
Para responder a esa nueva demanda, KYMCO nos presenta el «heredero» de aquél Dink 125 que hace diez años ayuda revolucionó el mercado: el KYMCO Yager 125. Fue desvelado en el pasado Salón de Madrid y ya está en las tiendas a un precio de 2.299. Ahora, hemos podido tener una primera toma de contacto. Se sitúa en precio justo por debajo del Grand Dink, al que no sustituye, y es el eslabón que le faltaba a KYMCO, entre este Grand Dinky los más deportivos y económicos Bet&Win o Movie. Nada en el KYMCO Yager 125 es “revolucionario”, pero todo está muy madurado. El motor comparte base con el del Grand Dink, aunque ha recibido algunos retoques: carburador mayor y con mucha electrónica de control, prácticamente a un solo paso de la inyección pero sin adoptarla todavía porque se pasa con esto y el escape específico la norma Euro 3. El chasis es el tradicional simple cuna desdoblada, realizado en tubo de acero de mayor sección que el Grand Dink, mientras las suspensiones delante y detrás son equivalentes. La diferencia está en un equipamiento mucho más sencillo. No hay ningún lujo, como esos retrovisores plegables automáticos del hermano mayor. Una rueda delantera mayor (13 pulgadas, la trasera se mantiene con 12) le permite montar un disco de freno también más grande (240mm, detrás 220mm), y presenta un diseño general más compacto, más estrecho sobre todo. Todo esto permite ofrecer este KYMCO Yager 125 por unos 300 euros menos que el Grand Dink: su precio de venta al público es pues de 2.299 euros, realmente ajustado siendo de una marca establecida y llevando un motor refrigerado por agua… En parado la estética -todavía muy “oriental”- del KYMCO Yager 125puede o no pasar desapercibida, pero es en marcha cuando este nuevo KYMCO da lo mejor de sí, especialmente cuando el atasco es tan intenso como el que me encontré por las madrileñas calles del barrio de Salamanca el día de la prueba. Su estrechez y el buen radio de giro, unido a la suavísima respuesta del motor, ayudaban a hacer maravillas para pasar entre coches. Y cuando el tráfico se despejaba, el motor empujaba con energía hasta pasados los 80 km/h de marcador, velocidad a la que «si nos pillan» en ciudad perdemos la mitad de puntos del carné… En las salidas de los semáforos nos chocó que, siendo todos los KYMCO muy agresivos en ese momento (embrague puesto a punto «duro»), el KYMCO Yager 125 sólo empujaba suavemente pero con menos decisión. Lo cierto es que «suave» es la palabra que mejor le describe, porque en ningún momento percibes vibraciones del motor, y la posición de pilotaje es perfecta para cualquier talla, con el manillar «elevado» para evitar chocar con las rodillas si eres alto. Con este Yager 125, KYMCO «llena» una gama de 125 que ya era bastante completa, consiguiendo un excelente equilibrio entre la agilidad de sus modelos más económicos (Agility y Movie) y el acabado o comodidad del superventas Grand Dink, con una suavidad de marcha que supera a todos los modelos de la marca taiwanesa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.