Publicidad

Jeep Cherokee

La nueva generación del Jeep Cherokee está diseñada para, sin perder ni un ápice de su talante y planteamiento de vehículo 4x4, hacer que su uso diario sea también tan placentero como cuando dejamos el asfalto y nos adentramos en los caminos de tierra.
-
Jeep Cherokee
La anterior generación del Jeep Cherokee tenía una imagen mucho más arraigada en la definición habitual de un todo terreno. En el nuevo se ha cambiado por completo su definición, algo que no ha sido fácil ya que los clientes de Jeep siguen queriendo que los coches de “su marca” mantengan viva su leyenda de vehículo para el todo terreno.

Galería relacionada

jeepcherokee

El nuevo Jeep Cherokee ha pasado de parecerse al Jeep Compass a vestirse con un traje más parecido al de su hermano mayor el Patriot. Aunque, eso sí, todo ello sin perder sus tradicionales siete barras verticales de la parrilla o las aletas con formas rectas y trapezoidales. Los faros delanteros abandonan su individualidad y se juntan en el interior de una sola óptica los faros de carretera y los antiniebla. La concesión a su nueva imagen ha implicado la reubicación de la rueda de repuesto del exterior y colgada del portón trasero a debajo del maletero. Una solución que mejora, sobre todo, su seguridad ya que ahora es más difícil de ser sustraída.

En el interior también se ha cambiado por completo su diseño. El salpicadero, así como el volante, recibe una dualidad de tono, se reubican algunos mandos y se cambian las formas de algunos de sus elementos; eso sí, se mantienen los plásticos duros típicos de los coches americanos que deslucen un poco su calidad visual. Los asientos delanteros resultan cómodos y amplios aunque no cuentan con una gran sujeción lateral en curva. La sensación de espacio es bastante buena, tanto en las plazas delanteras como traseras, destacando la del espacio para las piernas y la altura en éstas últimas.

Lo único que el nuevo Jeep Cherokee ha mantenido de la anterior generación es la ausencia de reposapié izquierdo en el puesto de conducción, con lo que nunca sabremos dónde dejar este pie en conducción en carretera, algo que se vuelve ciertamente incómodo cuando salimos del asfalto y hacemos uso de sus facultades de todo terreno. La anterior generación del Jeep Cherokee tenía una imagen mucho más arraigada en la definición habitual de un todo terreno. En el nuevo se ha cambiado por completo su definición, algo que no ha sido fácil ya que los clientes de Jeep siguen queriendo que los coches de “su marca” mantengan viva su leyenda de vehículo para el todo terreno. El nuevo Jeep Cherokee ha pasado de parecerse al Jeep Compass a vestirse con un traje más parecido al de su hermano mayor el Patriot. Aunque, eso sí, todo ello sin perder sus tradicionales siete barras verticales de la parrilla o las aletas con formas rectas y trapezoidales. Los faros delanteros abandonan su individualidad y se juntan en el interior de una sola óptica los faros de carretera y los antiniebla. La concesión a su nueva imagen ha implicado la reubicación de la rueda de repuesto del exterior y colgada del portón trasero a debajo del maletero. Una solución que mejora, sobre todo, su seguridad ya que ahora es más difícil de ser sustraída.

En el interior también se ha cambiado por completo su diseño. El salpicadero, así como el volante, recibe una dualidad de tono, se reubican algunos mandos y se cambian las formas de algunos de sus elementos; eso sí, se mantienen los plásticos duros típicos de los coches americanos que deslucen un poco su calidad visual. Los asientos delanteros resultan cómodos y amplios aunque no cuentan con una gran sujeción lateral en curva. La sensación de espacio es bastante buena, tanto en las plazas delanteras como traseras, destacando la del espacio para las piernas y la altura en éstas últimas.

Lo único que el nuevo Jeep Cherokee ha mantenido de la anterior generación es la ausencia de reposapié izquierdo en el puesto de conducción, con lo que nunca sabremos dónde dejar este pie en conducción en carretera, algo que se vuelve ciertamente incómodo cuando salimos del asfalto y hacemos uso de sus facultades de todo terreno. La anterior generación del Jeep Cherokee tenía una imagen mucho más arraigada en la definición habitual de un todo terreno. En el nuevo se ha cambiado por completo su definición, algo que no ha sido fácil ya que los clientes de Jeep siguen queriendo que los coches de “su marca” mantengan viva su leyenda de vehículo para el todo terreno. El nuevo Jeep Cherokee ha pasado de parecerse al Jeep Compass a vestirse con un traje más parecido al de su hermano mayor el Patriot. Aunque, eso sí, todo ello sin perder sus tradicionales siete barras verticales de la parrilla o las aletas con formas rectas y trapezoidales. Los faros delanteros abandonan su individualidad y se juntan en el interior de una sola óptica los faros de carretera y los antiniebla. La concesión a su nueva imagen ha implicado la reubicación de la rueda de repuesto del exterior y colgada del portón trasero a debajo del maletero. Una solución que mejora, sobre todo, su seguridad ya que ahora es más difícil de ser sustraída.

En el interior también se ha cambiado por completo su diseño. El salpicadero, así como el volante, recibe una dualidad de tono, se reubican algunos mandos y se cambian las formas de algunos de sus elementos; eso sí, se mantienen los plásticos duros típicos de los coches americanos que deslucen un poco su calidad visual. Los asientos delanteros resultan cómodos y amplios aunque no cuentan con una gran sujeción lateral en curva. La sensación de espacio es bastante buena, tanto en las plazas delanteras como traseras, destacando la del espacio para las piernas y la altura en éstas últimas.

Lo único que el nuevo Jeep Cherokee ha mantenido de la anterior generación es la ausencia de reposapié izquierdo en el puesto de conducción, con lo que nunca sabremos dónde dejar este pie en conducción en carretera, algo que se vuelve ciertamente incómodo cuando salimos del asfalto y hacemos uso de sus facultades de todo terreno. La anterior generación del Jeep Cherokee tenía una imagen mucho más arraigada en la definición habitual de un todo terreno. En el nuevo se ha cambiado por completo su definición, algo que no ha sido fácil ya que los clientes de Jeep siguen queriendo que los coches de “su marca” mantengan viva su leyenda de vehículo para el todo terreno. El nuevo Jeep Cherokee ha pasado de parecerse al Jeep Compass a vestirse con un traje más parecido al de su hermano mayor el Patriot. Aunque, eso sí, todo ello sin perder sus tradicionales siete barras verticales de la parrilla o las aletas con formas rectas y trapezoidales. Los faros delanteros abandonan su individualidad y se juntan en el interior de una sola óptica los faros de carretera y los antiniebla. La concesión a su nueva imagen ha implicado la reubicación de la rueda de repuesto del exterior y colgada del portón trasero a debajo del maletero. Una solución que mejora, sobre todo, su seguridad ya que ahora es más difícil de ser sustraída.

En el interior también se ha cambiado por completo su diseño. El salpicadero, así como el volante, recibe una dualidad de tono, se reubican algunos mandos y se cambian las formas de algunos de sus elementos; eso sí, se mantienen los plásticos duros típicos de los coches americanos que deslucen un poco su calidad visual. Los asientos delanteros resultan cómodos y amplios aunque no cuentan con una gran sujeción lateral en curva. La sensación de espacio es bastante buena, tanto en las plazas delanteras como traseras, destacando la del espacio para las piernas y la altura en éstas últimas.

Lo único que el nuevo Jeep Cherokee ha mantenido de la anterior generación es la ausencia de reposapié izquierdo en el puesto de conducción, con lo que nunca sabremos dónde dejar este pie en conducción en carretera, algo que se vuelve ciertamente incómodo cuando salimos del asfalto y hacemos uso de sus facultades de todo terreno.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.