Publicidad

Infiniti G37

La marca japonesa Infiniti acaba de desembarcar en España tras 20 años de éxitos en el Mercado norteamericano. Equipado con un motor de gasolina V6 que ofrece un excelente rendimiento, se encuentra a la venta en dos configuraciones de carrocería, berlina y coupé, a partir de 42.500 euros.
-
Infiniti G37
Presente en el mercado norteamericano desde hace 20 años y en el asiático desde hace cinco, la marca japonesa perteneciente a Nissan se ha consolidado como una de las más prestigiosas del mundo. No llega al nivel de lujo de Lexus o Acura, divisiones de lujo de Toyota y Honda respectivamente –y también desarrolladas para conquistar al público nortemericano- aunque se encuentra muy cerca, pero su planteamiento se centra más en las prestaciones y en la exclusividad. Según palabras de su máximo responsable “no pretendemos dar todo a todo el mundo sino algo más a una gente determinada”. Tras la experiencia y el prestigio adquirido en USA, Infiniti pretende dar un servicio muy exclusivo, con trato personalizado para que sus clientes disfruten del coche con toda tranquilidad y se sientan respaldados por una marca que atienda sus necesidades.
La gama del G37 se articula en dos variantes de carrocería, berlina y coupé, que ofrecen prestaciones muy significativas –velocidad máxima de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h. en 5,8 segundos- con el comportamiento típico de un modelo de propulsión trasera. Hay tres versiones del G37 berlina; la variante de acceso G37, el G37 GT, más lujoso y equipado con tapicería de cuero y el G37S, de vocación deportiva, equipado con sistema de dirección activa en las cuatro ruedas, diferencial autoblocante y suspensión deportiva. Para los clientes que busquen algo más o circulen habitualmente por zonas complicadas, se ofrece la tracción integral, en las versiones G37 y G37 GT, como una opción por 2.000 euros adicionales. En cuanto a la carrocería de dos puertas existen tres versiones del G37 cupé, el escalón inicial G37, el más lujoso G37 GT, y la versión S, con enfoque más deportivo y dotado con diferencial viscoso de deslizamiento limitado y suspensión deportiva.

Llama la atención por su largo capó con formas suaves y redondeadas, larga distancia entre ejes y sus cortos voladizos, faros en forma de L y parrilla llamativa. Detrás, los pilotos led son otro símbolo que se complementa con un discreto alerón aerodinámico. Unas atractivas llantas de aleación en medida de 18 pulgadas completan el panorama deportivo. El interior ofrece un ambiente selecto, elegante y acogedor. El salpicadero, que se mueve en altura junto al volante para mejorar la visibilidad, presenta un llamativo diseño y una fácil lectura de los instrumentos, y la consola central, característica común de todos los modelos Infiniti, está diseñada para ofrecer un manejo muy sencillo. Tomando su inspiración en el diseño japonés, se incluyen inserciones de aluminio al estilo Washi, un elegante papel japonés hecho a mano, mientras que las versiones con caja de cambios automáticas pueden disponer inserciones en madera de palisandro en opción.

Presenta una batalla de 2.850 mm, lo que permite gran espacio para los pasajeros, aunque el maletero no es uno de sus puntos fuertes, pues se ofrecen 450 litros en el caso de la berlina y 275 en el Coupé. Sólo disponible –berlina y coupé- con motor de gasolina V6, montado en la parte delantera en posición baja y retrasada, con la mayor parte del conjunto situada por detrás del eje delantero, se ha logrado bajar el centro de gravedad mejorar el reparto de pesos. La configuración de 3,7 litros con culata de 24 válvulas y sistema de distribución variable desarrolla una potencia de 320 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 36,7 mkg a 5.200 rpm. Anuncia unas brillantes prestaciones, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con la caja manual de seis marchas. En el caso de equipar la automática de siete, se pierde un poco de aceleración, pero, a cambio, se reduce el nivel de ruido, pues tiene unos desarrollos más largos. El consumo combinado, de 10,5 l/100 km, parece elevado, pero estamos hablando de un V6 de 3,7 litros de capacidad y 320 CV de potencia. El G37 está disponible desde 42.500 en carrocería berlina y 44.500 en el caso del Coupé Emplea la plataforma FM (Front Midship) de Infiniti y dispone de suspensión independiente en los dos ejes con componentes de aluminio: doble brazo oscilante delantero y multibrazo trasero. Las versiones de tracción total (G37 y el G37 GT) disponen de un embrague central capaz de pasar el 50 por ciento del par a las ruedas delanteras desde la configuración tradicional del total a las ruedas traseras. Su comportamiento dinámico es muy predecible, ayudado por la gran batalla, el bajo centro de gravedad y el buen afinado de las suspensiones que, sin ser excesivamente firmes, aunque algo secas, filtran bien y contienen los movimientos de la carrocería en todo momento. Un generoso calzado de neumáticos y unos frenos de grandes dimensiones contribuyen a detener el coche sin esfuerzo. Todas las versiones del G37 disponen de control de estabilidad, ABS con EBD y asistente a la frenada de Emergencia de serie, mientras que las de acabado S incorporan una serie de modificaciones en el chasis de acuerdo a su enfoque deportivo. Además de un tarado especifico de suspensiones, diferencial viscoso de deslizamiento limitado, frenos de mayores dimensiones y neumáticos más grandes, se incluye el sistema 4WAS, de dirección activa a las cuatro ruedas, que permite una mayor agilidad al conjunto. El equipamiento de serie es muy completo e incluye llave inteligente con botón de arranque, sistema de audio con conexión para MP3 y Bluetooth, control de crucero, asientos eléctricos, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llantas de aleación de 18 pulgadas, seis airbags, faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa (AFS) y pintura ‘Scratch Shield’ (autorreparable, incorpora una resina especial elástica para aumentar la flexibilidad). La versión G37 GT añade tapicería de cuero, asientos calefactables, el del conductor eléctrico con diez posibilidades de ajuste, apoyo lumbar, memoria y el del acompañante con ocho regulaciones . La variante S incluye pedales y reposapiés en aluminio y asiento deportivo para el conductor, además de sistema de control de presión de los neumáticos. En opción se ofrece caja de cambios automática de siete marchas con posibilidad de manejo manual mediante levas en el volante, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, sistema de navegación con reconocimiento de voz y una cámara trasera, techo practicable, pintura metalizada y una rueda de recambio de emergencia en lugar de kit de reparación. Presente en el mercado norteamericano desde hace 20 años y en el asiático desde hace cinco, la marca japonesa perteneciente a Nissan se ha consolidado como una de las más prestigiosas del mundo. No llega al nivel de lujo de Lexus o Acura, divisiones de lujo de Toyota y Honda respectivamente –y también desarrolladas para conquistar al público nortemericano- aunque se encuentra muy cerca, pero su planteamiento se centra más en las prestaciones y en la exclusividad. Según palabras de su máximo responsable “no pretendemos dar todo a todo el mundo sino algo más a una gente determinada”. Tras la experiencia y el prestigio adquirido en USA, Infiniti pretende dar un servicio muy exclusivo, con trato personalizado para que sus clientes disfruten del coche con toda tranquilidad y se sientan respaldados por una marca que atienda sus necesidades. La gama del G37 se articula en dos variantes de carrocería, berlina y coupé, que ofrecen prestaciones muy significativas –velocidad máxima de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h. en 5,8 segundos- con el comportamiento típico de un modelo de propulsión trasera. Hay tres versiones del G37 berlina; la variante de acceso G37, el G37 GT, más lujoso y equipado con tapicería de cuero y el G37S, de vocación deportiva, equipado con sistema de dirección activa en las cuatro ruedas, diferencial autoblocante y suspensión deportiva. Para los clientes que busquen algo más o circulen habitualmente por zonas complicadas, se ofrece la tracción integral, en las versiones G37 y G37 GT, como una opción por 2.000 euros adicionales. En cuanto a la carrocería de dos puertas existen tres versiones del G37 cupé, el escalón inicial G37, el más lujoso G37 GT, y la versión S, con enfoque más deportivo y dotado con diferencial viscoso de deslizamiento limitado y suspensión deportiva.

Llama la atención por su largo capó con formas suaves y redondeadas, larga distancia entre ejes y sus cortos voladizos, faros en forma de L y parrilla llamativa. Detrás, los pilotos led son otro símbolo que se complementa con un discreto alerón aerodinámico. Unas atractivas llantas de aleación en medida de 18 pulgadas completan el panorama deportivo. El interior ofrece un ambiente selecto, elegante y acogedor. El salpicadero, que se mueve en altura junto al volante para mejorar la visibilidad, presenta un llamativo diseño y una fácil lectura de los instrumentos, y la consola central, característica común de todos los modelos Infiniti, está diseñada para ofrecer un manejo muy sencillo. Tomando su inspiración en el diseño japonés, se incluyen inserciones de aluminio al estilo Washi, un elegante papel japonés hecho a mano, mientras que las versiones con caja de cambios automáticas pueden disponer inserciones en madera de palisandro en opción.

Presenta una batalla de 2.850 mm, lo que permite gran espacio para los pasajeros, aunque el maletero no es uno de sus puntos fuertes, pues se ofrecen 450 litros en el caso de la berlina y 275 en el Coupé. Sólo disponible –berlina y coupé- con motor de gasolina V6, montado en la parte delantera en posición baja y retrasada, con la mayor parte del conjunto situada por detrás del eje delantero, se ha logrado bajar el centro de gravedad mejorar el reparto de pesos. La configuración de 3,7 litros con culata de 24 válvulas y sistema de distribución variable desarrolla una potencia de 320 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 36,7 mkg a 5.200 rpm. Anuncia unas brillantes prestaciones, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con la caja manual de seis marchas. En el caso de equipar la automática de siete, se pierde un poco de aceleración, pero, a cambio, se reduce el nivel de ruido, pues tiene unos desarrollos más largos. El consumo combinado, de 10,5 l/100 km, parece elevado, pero estamos hablando de un V6 de 3,7 litros de capacidad y 320 CV de potencia. El G37 está disponible desde 42.500 en carrocería berlina y 44.500 en el caso del Coupé Emplea la plataforma FM (Front Midship) de Infiniti y dispone de suspensión independiente en los dos ejes con componentes de aluminio: doble brazo oscilante delantero y multibrazo trasero. Las versiones de tracción total (G37 y el G37 GT) disponen de un embrague central capaz de pasar el 50 por ciento del par a las ruedas delanteras desde la configuración tradicional del total a las ruedas traseras. Su comportamiento dinámico es muy predecible, ayudado por la gran batalla, el bajo centro de gravedad y el buen afinado de las suspensiones que, sin ser excesivamente firmes, aunque algo secas, filtran bien y contienen los movimientos de la carrocería en todo momento. Un generoso calzado de neumáticos y unos frenos de grandes dimensiones contribuyen a detener el coche sin esfuerzo. Todas las versiones del G37 disponen de control de estabilidad, ABS con EBD y asistente a la frenada de Emergencia de serie, mientras que las de acabado S incorporan una serie de modificaciones en el chasis de acuerdo a su enfoque deportivo. Además de un tarado especifico de suspensiones, diferencial viscoso de deslizamiento limitado, frenos de mayores dimensiones y neumáticos más grandes, se incluye el sistema 4WAS, de dirección activa a las cuatro ruedas, que permite una mayor agilidad al conjunto. El equipamiento de serie es muy completo e incluye llave inteligente con botón de arranque, sistema de audio con conexión para MP3 y Bluetooth, control de crucero, asientos eléctricos, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llantas de aleación de 18 pulgadas, seis airbags, faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa (AFS) y pintura ‘Scratch Shield’ (autorreparable, incorpora una resina especial elástica para aumentar la flexibilidad). La versión G37 GT añade tapicería de cuero, asientos calefactables, el del conductor eléctrico con diez posibilidades de ajuste, apoyo lumbar, memoria y el del acompañante con ocho regulaciones . La variante S incluye pedales y reposapiés en aluminio y asiento deportivo para el conductor, además de sistema de control de presión de los neumáticos. En opción se ofrece caja de cambios automática de siete marchas con posibilidad de manejo manual mediante levas en el volante, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, sistema de navegación con reconocimiento de voz y una cámara trasera, techo practicable, pintura metalizada y una rueda de recambio de emergencia en lugar de kit de reparación. Presente en el mercado norteamericano desde hace 20 años y en el asiático desde hace cinco, la marca japonesa perteneciente a Nissan se ha consolidado como una de las más prestigiosas del mundo. No llega al nivel de lujo de Lexus o Acura, divisiones de lujo de Toyota y Honda respectivamente –y también desarrolladas para conquistar al público nortemericano- aunque se encuentra muy cerca, pero su planteamiento se centra más en las prestaciones y en la exclusividad. Según palabras de su máximo responsable “no pretendemos dar todo a todo el mundo sino algo más a una gente determinada”. Tras la experiencia y el prestigio adquirido en USA, Infiniti pretende dar un servicio muy exclusivo, con trato personalizado para que sus clientes disfruten del coche con toda tranquilidad y se sientan respaldados por una marca que atienda sus necesidades. La gama del G37 se articula en dos variantes de carrocería, berlina y coupé, que ofrecen prestaciones muy significativas –velocidad máxima de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h. en 5,8 segundos- con el comportamiento típico de un modelo de propulsión trasera. Hay tres versiones del G37 berlina; la variante de acceso G37, el G37 GT, más lujoso y equipado con tapicería de cuero y el G37S, de vocación deportiva, equipado con sistema de dirección activa en las cuatro ruedas, diferencial autoblocante y suspensión deportiva. Para los clientes que busquen algo más o circulen habitualmente por zonas complicadas, se ofrece la tracción integral, en las versiones G37 y G37 GT, como una opción por 2.000 euros adicionales. En cuanto a la carrocería de dos puertas existen tres versiones del G37 cupé, el escalón inicial G37, el más lujoso G37 GT, y la versión S, con enfoque más deportivo y dotado con diferencial viscoso de deslizamiento limitado y suspensión deportiva.

Llama la atención por su largo capó con formas suaves y redondeadas, larga distancia entre ejes y sus cortos voladizos, faros en forma de L y parrilla llamativa. Detrás, los pilotos led son otro símbolo que se complementa con un discreto alerón aerodinámico. Unas atractivas llantas de aleación en medida de 18 pulgadas completan el panorama deportivo. El interior ofrece un ambiente selecto, elegante y acogedor. El salpicadero, que se mueve en altura junto al volante para mejorar la visibilidad, presenta un llamativo diseño y una fácil lectura de los instrumentos, y la consola central, característica común de todos los modelos Infiniti, está diseñada para ofrecer un manejo muy sencillo. Tomando su inspiración en el diseño japonés, se incluyen inserciones de aluminio al estilo Washi, un elegante papel japonés hecho a mano, mientras que las versiones con caja de cambios automáticas pueden disponer inserciones en madera de palisandro en opción.

Presenta una batalla de 2.850 mm, lo que permite gran espacio para los pasajeros, aunque el maletero no es uno de sus puntos fuertes, pues se ofrecen 450 litros en el caso de la berlina y 275 en el Coupé. Sólo disponible –berlina y coupé- con motor de gasolina V6, montado en la parte delantera en posición baja y retrasada, con la mayor parte del conjunto situada por detrás del eje delantero, se ha logrado bajar el centro de gravedad mejorar el reparto de pesos. La configuración de 3,7 litros con culata de 24 válvulas y sistema de distribución variable desarrolla una potencia de 320 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 36,7 mkg a 5.200 rpm. Anuncia unas brillantes prestaciones, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con la caja manual de seis marchas. En el caso de equipar la automática de siete, se pierde un poco de aceleración, pero, a cambio, se reduce el nivel de ruido, pues tiene unos desarrollos más largos. El consumo combinado, de 10,5 l/100 km, parece elevado, pero estamos hablando de un V6 de 3,7 litros de capacidad y 320 CV de potencia. El G37 está disponible desde 42.500 en carrocería berlina y 44.500 en el caso del Coupé Emplea la plataforma FM (Front Midship) de Infiniti y dispone de suspensión independiente en los dos ejes con componentes de aluminio: doble brazo oscilante delantero y multibrazo trasero. Las versiones de tracción total (G37 y el G37 GT) disponen de un embrague central capaz de pasar el 50 por ciento del par a las ruedas delanteras desde la configuración tradicional del total a las ruedas traseras. Su comportamiento dinámico es muy predecible, ayudado por la gran batalla, el bajo centro de gravedad y el buen afinado de las suspensiones que, sin ser excesivamente firmes, aunque algo secas, filtran bien y contienen los movimientos de la carrocería en todo momento. Un generoso calzado de neumáticos y unos frenos de grandes dimensiones contribuyen a detener el coche sin esfuerzo. Todas las versiones del G37 disponen de control de estabilidad, ABS con EBD y asistente a la frenada de Emergencia de serie, mientras que las de acabado S incorporan una serie de modificaciones en el chasis de acuerdo a su enfoque deportivo. Además de un tarado especifico de suspensiones, diferencial viscoso de deslizamiento limitado, frenos de mayores dimensiones y neumáticos más grandes, se incluye el sistema 4WAS, de dirección activa a las cuatro ruedas, que permite una mayor agilidad al conjunto. El equipamiento de serie es muy completo e incluye llave inteligente con botón de arranque, sistema de audio con conexión para MP3 y Bluetooth, control de crucero, asientos eléctricos, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llantas de aleación de 18 pulgadas, seis airbags, faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa (AFS) y pintura ‘Scratch Shield’ (autorreparable, incorpora una resina especial elástica para aumentar la flexibilidad). La versión G37 GT añade tapicería de cuero, asientos calefactables, el del conductor eléctrico con diez posibilidades de ajuste, apoyo lumbar, memoria y el del acompañante con ocho regulaciones . La variante S incluye pedales y reposapiés en aluminio y asiento deportivo para el conductor, además de sistema de control de presión de los neumáticos. En opción se ofrece caja de cambios automática de siete marchas con posibilidad de manejo manual mediante levas en el volante, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, sistema de navegación con reconocimiento de voz y una cámara trasera, techo practicable, pintura metalizada y una rueda de recambio de emergencia en lugar de kit de reparación. Presente en el mercado norteamericano desde hace 20 años y en el asiático desde hace cinco, la marca japonesa perteneciente a Nissan se ha consolidado como una de las más prestigiosas del mundo. No llega al nivel de lujo de Lexus o Acura, divisiones de lujo de Toyota y Honda respectivamente –y también desarrolladas para conquistar al público nortemericano- aunque se encuentra muy cerca, pero su planteamiento se centra más en las prestaciones y en la exclusividad. Según palabras de su máximo responsable “no pretendemos dar todo a todo el mundo sino algo más a una gente determinada”. Tras la experiencia y el prestigio adquirido en USA, Infiniti pretende dar un servicio muy exclusivo, con trato personalizado para que sus clientes disfruten del coche con toda tranquilidad y se sientan respaldados por una marca que atienda sus necesidades. La gama del G37 se articula en dos variantes de carrocería, berlina y coupé, que ofrecen prestaciones muy significativas –velocidad máxima de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h. en 5,8 segundos- con el comportamiento típico de un modelo de propulsión trasera. Hay tres versiones del G37 berlina; la variante de acceso G37, el G37 GT, más lujoso y equipado con tapicería de cuero y el G37S, de vocación deportiva, equipado con sistema de dirección activa en las cuatro ruedas, diferencial autoblocante y suspensión deportiva. Para los clientes que busquen algo más o circulen habitualmente por zonas complicadas, se ofrece la tracción integral, en las versiones G37 y G37 GT, como una opción por 2.000 euros adicionales. En cuanto a la carrocería de dos puertas existen tres versiones del G37 cupé, el escalón inicial G37, el más lujoso G37 GT, y la versión S, con enfoque más deportivo y dotado con diferencial viscoso de deslizamiento limitado y suspensión deportiva.

Llama la atención por su largo capó con formas suaves y redondeadas, larga distancia entre ejes y sus cortos voladizos, faros en forma de L y parrilla llamativa. Detrás, los pilotos led son otro símbolo que se complementa con un discreto alerón aerodinámico. Unas atractivas llantas de aleación en medida de 18 pulgadas completan el panorama deportivo. El interior ofrece un ambiente selecto, elegante y acogedor. El salpicadero, que se mueve en altura junto al volante para mejorar la visibilidad, presenta un llamativo diseño y una fácil lectura de los instrumentos, y la consola central, característica común de todos los modelos Infiniti, está diseñada para ofrecer un manejo muy sencillo. Tomando su inspiración en el diseño japonés, se incluyen inserciones de aluminio al estilo Washi, un elegante papel japonés hecho a mano, mientras que las versiones con caja de cambios automáticas pueden disponer inserciones en madera de palisandro en opción.

Presenta una batalla de 2.850 mm, lo que permite gran espacio para los pasajeros, aunque el maletero no es uno de sus puntos fuertes, pues se ofrecen 450 litros en el caso de la berlina y 275 en el Coupé. Sólo disponible –berlina y coupé- con motor de gasolina V6, montado en la parte delantera en posición baja y retrasada, con la mayor parte del conjunto situada por detrás del eje delantero, se ha logrado bajar el centro de gravedad mejorar el reparto de pesos. La configuración de 3,7 litros con culata de 24 válvulas y sistema de distribución variable desarrolla una potencia de 320 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 36,7 mkg a 5.200 rpm. Anuncia unas brillantes prestaciones, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con la caja manual de seis marchas. En el caso de equipar la automática de siete, se pierde un poco de aceleración, pero, a cambio, se reduce el nivel de ruido, pues tiene unos desarrollos más largos. El consumo combinado, de 10,5 l/100 km, parece elevado, pero estamos hablando de un V6 de 3,7 litros de capacidad y 320 CV de potencia. El G37 está disponible desde 42.500 en carrocería berlina y 44.500 en el caso del Coupé Emplea la plataforma FM (Front Midship) de Infiniti y dispone de suspensión independiente en los dos ejes con componentes de aluminio: doble brazo oscilante delantero y multibrazo trasero. Las versiones de tracción total (G37 y el G37 GT) disponen de un embrague central capaz de pasar el 50 por ciento del par a las ruedas delanteras desde la configuración tradicional del total a las ruedas traseras. Su comportamiento dinámico es muy predecible, ayudado por la gran batalla, el bajo centro de gravedad y el buen afinado de las suspensiones que, sin ser excesivamente firmes, aunque algo secas, filtran bien y contienen los movimientos de la carrocería en todo momento. Un generoso calzado de neumáticos y unos frenos de grandes dimensiones contribuyen a detener el coche sin esfuerzo. Todas las versiones del G37 disponen de control de estabilidad, ABS con EBD y asistente a la frenada de Emergencia de serie, mientras que las de acabado S incorporan una serie de modificaciones en el chasis de acuerdo a su enfoque deportivo. Además de un tarado especifico de suspensiones, diferencial viscoso de deslizamiento limitado, frenos de mayores dimensiones y neumáticos más grandes, se incluye el sistema 4WAS, de dirección activa a las cuatro ruedas, que permite una mayor agilidad al conjunto. El equipamiento de serie es muy completo e incluye llave inteligente con botón de arranque, sistema de audio con conexión para MP3 y Bluetooth, control de crucero, asientos eléctricos, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llantas de aleación de 18 pulgadas, seis airbags, faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa (AFS) y pintura ‘Scratch Shield’ (autorreparable, incorpora una resina especial elástica para aumentar la flexibilidad). La versión G37 GT añade tapicería de cuero, asientos calefactables, el del conductor eléctrico con diez posibilidades de ajuste, apoyo lumbar, memoria y el del acompañante con ocho regulaciones . La variante S incluye pedales y reposapiés en aluminio y asiento deportivo para el conductor, además de sistema de control de presión de los neumáticos. En opción se ofrece caja de cambios automática de siete marchas con posibilidad de manejo manual mediante levas en el volante, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, sistema de navegación con reconocimiento de voz y una cámara trasera, techo practicable, pintura metalizada y una rueda de recambio de emergencia en lugar de kit de reparación. Presente en el mercado norteamericano desde hace 20 años y en el asiático desde hace cinco, la marca japonesa perteneciente a Nissan se ha consolidado como una de las más prestigiosas del mundo. No llega al nivel de lujo de Lexus o Acura, divisiones de lujo de Toyota y Honda respectivamente –y también desarrolladas para conquistar al público nortemericano- aunque se encuentra muy cerca, pero su planteamiento se centra más en las prestaciones y en la exclusividad. Según palabras de su máximo responsable “no pretendemos dar todo a todo el mundo sino algo más a una gente determinada”. Tras la experiencia y el prestigio adquirido en USA, Infiniti pretende dar un servicio muy exclusivo, con trato personalizado para que sus clientes disfruten del coche con toda tranquilidad y se sientan respaldados por una marca que atienda sus necesidades. La gama del G37 se articula en dos variantes de carrocería, berlina y coupé, que ofrecen prestaciones muy significativas –velocidad máxima de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h. en 5,8 segundos- con el comportamiento típico de un modelo de propulsión trasera. Hay tres versiones del G37 berlina; la variante de acceso G37, el G37 GT, más lujoso y equipado con tapicería de cuero y el G37S, de vocación deportiva, equipado con sistema de dirección activa en las cuatro ruedas, diferencial autoblocante y suspensión deportiva. Para los clientes que busquen algo más o circulen habitualmente por zonas complicadas, se ofrece la tracción integral, en las versiones G37 y G37 GT, como una opción por 2.000 euros adicionales. En cuanto a la carrocería de dos puertas existen tres versiones del G37 cupé, el escalón inicial G37, el más lujoso G37 GT, y la versión S, con enfoque más deportivo y dotado con diferencial viscoso de deslizamiento limitado y suspensión deportiva.

Llama la atención por su largo capó con formas suaves y redondeadas, larga distancia entre ejes y sus cortos voladizos, faros en forma de L y parrilla llamativa. Detrás, los pilotos led son otro símbolo que se complementa con un discreto alerón aerodinámico. Unas atractivas llantas de aleación en medida de 18 pulgadas completan el panorama deportivo. El interior ofrece un ambiente selecto, elegante y acogedor. El salpicadero, que se mueve en altura junto al volante para mejorar la visibilidad, presenta un llamativo diseño y una fácil lectura de los instrumentos, y la consola central, característica común de todos los modelos Infiniti, está diseñada para ofrecer un manejo muy sencillo. Tomando su inspiración en el diseño japonés, se incluyen inserciones de aluminio al estilo Washi, un elegante papel japonés hecho a mano, mientras que las versiones con caja de cambios automáticas pueden disponer inserciones en madera de palisandro en opción.

Presenta una batalla de 2.850 mm, lo que permite gran espacio para los pasajeros, aunque el maletero no es uno de sus puntos fuertes, pues se ofrecen 450 litros en el caso de la berlina y 275 en el Coupé. Sólo disponible –berlina y coupé- con motor de gasolina V6, montado en la parte delantera en posición baja y retrasada, con la mayor parte del conjunto situada por detrás del eje delantero, se ha logrado bajar el centro de gravedad mejorar el reparto de pesos. La configuración de 3,7 litros con culata de 24 válvulas y sistema de distribución variable desarrolla una potencia de 320 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 36,7 mkg a 5.200 rpm. Anuncia unas brillantes prestaciones, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con la caja manual de seis marchas. En el caso de equipar la automática de siete, se pierde un poco de aceleración, pero, a cambio, se reduce el nivel de ruido, pues tiene unos desarrollos más largos. El consumo combinado, de 10,5 l/100 km, parece elevado, pero estamos hablando de un V6 de 3,7 litros de capacidad y 320 CV de potencia. El G37 está disponible desde 42.500 en carrocería berlina y 44.500 en el caso del Coupé Emplea la plataforma FM (Front Midship) de Infiniti y dispone de suspensión independiente en los dos ejes con componentes de aluminio: doble brazo oscilante delantero y multibrazo trasero. Las versiones de tracción total (G37 y el G37 GT) disponen de un embrague central capaz de pasar el 50 por ciento del par a las ruedas delanteras desde la configuración tradicional del total a las ruedas traseras. Su comportamiento dinámico es muy predecible, ayudado por la gran batalla, el bajo centro de gravedad y el buen afinado de las suspensiones que, sin ser excesivamente firmes, aunque algo secas, filtran bien y contienen los movimientos de la carrocería en todo momento. Un generoso calzado de neumáticos y unos frenos de grandes dimensiones contribuyen a detener el coche sin esfuerzo. Todas las versiones del G37 disponen de control de estabilidad, ABS con EBD y asistente a la frenada de Emergencia de serie, mientras que las de acabado S incorporan una serie de modificaciones en el chasis de acuerdo a su enfoque deportivo. Además de un tarado especifico de suspensiones, diferencial viscoso de deslizamiento limitado, frenos de mayores dimensiones y neumáticos más grandes, se incluye el sistema 4WAS, de dirección activa a las cuatro ruedas, que permite una mayor agilidad al conjunto. El equipamiento de serie es muy completo e incluye llave inteligente con botón de arranque, sistema de audio con conexión para MP3 y Bluetooth, control de crucero, asientos eléctricos, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llantas de aleación de 18 pulgadas, seis airbags, faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa (AFS) y pintura ‘Scratch Shield’ (autorreparable, incorpora una resina especial elástica para aumentar la flexibilidad). La versión G37 GT añade tapicería de cuero, asientos calefactables, el del conductor eléctrico con diez posibilidades de ajuste, apoyo lumbar, memoria y el del acompañante con ocho regulaciones . La variante S incluye pedales y reposapiés en aluminio y asiento deportivo para el conductor, además de sistema de control de presión de los neumáticos. En opción se ofrece caja de cambios automática de siete marchas con posibilidad de manejo manual mediante levas en el volante, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, sistema de navegación con reconocimiento de voz y una cámara trasera, techo practicable, pintura metalizada y una rueda de recambio de emergencia en lugar de kit de reparación. Presente en el mercado norteamericano desde hace 20 años y en el asiático desde hace cinco, la marca japonesa perteneciente a Nissan se ha consolidado como una de las más prestigiosas del mundo. No llega al nivel de lujo de Lexus o Acura, divisiones de lujo de Toyota y Honda respectivamente –y también desarrolladas para conquistar al público nortemericano- aunque se encuentra muy cerca, pero su planteamiento se centra más en las prestaciones y en la exclusividad. Según palabras de su máximo responsable “no pretendemos dar todo a todo el mundo sino algo más a una gente determinada”. Tras la experiencia y el prestigio adquirido en USA, Infiniti pretende dar un servicio muy exclusivo, con trato personalizado para que sus clientes disfruten del coche con toda tranquilidad y se sientan respaldados por una marca que atienda sus necesidades. La gama del G37 se articula en dos variantes de carrocería, berlina y coupé, que ofrecen prestaciones muy significativas –velocidad máxima de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h. en 5,8 segundos- con el comportamiento típico de un modelo de propulsión trasera. Hay tres versiones del G37 berlina; la variante de acceso G37, el G37 GT, más lujoso y equipado con tapicería de cuero y el G37S, de vocación deportiva, equipado con sistema de dirección activa en las cuatro ruedas, diferencial autoblocante y suspensión deportiva. Para los clientes que busquen algo más o circulen habitualmente por zonas complicadas, se ofrece la tracción integral, en las versiones G37 y G37 GT, como una opción por 2.000 euros adicionales. En cuanto a la carrocería de dos puertas existen tres versiones del G37 cupé, el escalón inicial G37, el más lujoso G37 GT, y la versión S, con enfoque más deportivo y dotado con diferencial viscoso de deslizamiento limitado y suspensión deportiva.

Llama la atención por su largo capó con formas suaves y redondeadas, larga distancia entre ejes y sus cortos voladizos, faros en forma de L y parrilla llamativa. Detrás, los pilotos led son otro símbolo que se complementa con un discreto alerón aerodinámico. Unas atractivas llantas de aleación en medida de 18 pulgadas completan el panorama deportivo. El interior ofrece un ambiente selecto, elegante y acogedor. El salpicadero, que se mueve en altura junto al volante para mejorar la visibilidad, presenta un llamativo diseño y una fácil lectura de los instrumentos, y la consola central, característica común de todos los modelos Infiniti, está diseñada para ofrecer un manejo muy sencillo. Tomando su inspiración en el diseño japonés, se incluyen inserciones de aluminio al estilo Washi, un elegante papel japonés hecho a mano, mientras que las versiones con caja de cambios automáticas pueden disponer inserciones en madera de palisandro en opción.

Presenta una batalla de 2.850 mm, lo que permite gran espacio para los pasajeros, aunque el maletero no es uno de sus puntos fuertes, pues se ofrecen 450 litros en el caso de la berlina y 275 en el Coupé. Sólo disponible –berlina y coupé- con motor de gasolina V6, montado en la parte delantera en posición baja y retrasada, con la mayor parte del conjunto situada por detrás del eje delantero, se ha logrado bajar el centro de gravedad mejorar el reparto de pesos. La configuración de 3,7 litros con culata de 24 válvulas y sistema de distribución variable desarrolla una potencia de 320 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 36,7 mkg a 5.200 rpm. Anuncia unas brillantes prestaciones, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con la caja manual de seis marchas. En el caso de equipar la automática de siete, se pierde un poco de aceleración, pero, a cambio, se reduce el nivel de ruido, pues tiene unos desarrollos más largos. El consumo combinado, de 10,5 l/100 km, parece elevado, pero estamos hablando de un V6 de 3,7 litros de capacidad y 320 CV de potencia. El G37 está disponible desde 42.500 en carrocería berlina y 44.500 en el caso del Coupé Emplea la plataforma FM (Front Midship) de Infiniti y dispone de suspensión independiente en los dos ejes con componentes de aluminio: doble brazo oscilante delantero y multibrazo trasero. Las versiones de tracción total (G37 y el G37 GT) disponen de un embrague central capaz de pasar el 50 por ciento del par a las ruedas delanteras desde la configuración tradicional del total a las ruedas traseras. Su comportamiento dinámico es muy predecible, ayudado por la gran batalla, el bajo centro de gravedad y el buen afinado de las suspensiones que, sin ser excesivamente firmes, aunque algo secas, filtran bien y contienen los movimientos de la carrocería en todo momento. Un generoso calzado de neumáticos y unos frenos de grandes dimensiones contribuyen a detener el coche sin esfuerzo. Todas las versiones del G37 disponen de control de estabilidad, ABS con EBD y asistente a la frenada de Emergencia de serie, mientras que las de acabado S incorporan una serie de modificaciones en el chasis de acuerdo a su enfoque deportivo. Además de un tarado especifico de suspensiones, diferencial viscoso de deslizamiento limitado, frenos de mayores dimensiones y neumáticos más grandes, se incluye el sistema 4WAS, de dirección activa a las cuatro ruedas, que permite una mayor agilidad al conjunto. El equipamiento de serie es muy completo e incluye llave inteligente con botón de arranque, sistema de audio con conexión para MP3 y Bluetooth, control de crucero, asientos eléctricos, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llantas de aleación de 18 pulgadas, seis airbags, faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa (AFS) y pintura ‘Scratch Shield’ (autorreparable, incorpora una resina especial elástica para aumentar la flexibilidad). La versión G37 GT añade tapicería de cuero, asientos calefactables, el del conductor eléctrico con diez posibilidades de ajuste, apoyo lumbar, memoria y el del acompañante con ocho regulaciones . La variante S incluye pedales y reposapiés en aluminio y asiento deportivo para el conductor, además de sistema de control de presión de los neumáticos. En opción se ofrece caja de cambios automática de siete marchas con posibilidad de manejo manual mediante levas en el volante, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, sistema de navegación con reconocimiento de voz y una cámara trasera, techo practicable, pintura metalizada y una rueda de recambio de emergencia en lugar de kit de reparación. Presente en el mercado norteamericano desde hace 20 años y en el asiático desde hace cinco, la marca japonesa perteneciente a Nissan se ha consolidado como una de las más prestigiosas del mundo. No llega al nivel de lujo de Lexus o Acura, divisiones de lujo de Toyota y Honda respectivamente –y también desarrolladas para conquistar al público nortemericano- aunque se encuentra muy cerca, pero su planteamiento se centra más en las prestaciones y en la exclusividad. Según palabras de su máximo responsable “no pretendemos dar todo a todo el mundo sino algo más a una gente determinada”. Tras la experiencia y el prestigio adquirido en USA, Infiniti pretende dar un servicio muy exclusivo, con trato personalizado para que sus clientes disfruten del coche con toda tranquilidad y se sientan respaldados por una marca que atienda sus necesidades. La gama del G37 se articula en dos variantes de carrocería, berlina y coupé, que ofrecen prestaciones muy significativas –velocidad máxima de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h. en 5,8 segundos- con el comportamiento típico de un modelo de propulsión trasera. Hay tres versiones del G37 berlina; la variante de acceso G37, el G37 GT, más lujoso y equipado con tapicería de cuero y el G37S, de vocación deportiva, equipado con sistema de dirección activa en las cuatro ruedas, diferencial autoblocante y suspensión deportiva. Para los clientes que busquen algo más o circulen habitualmente por zonas complicadas, se ofrece la tracción integral, en las versiones G37 y G37 GT, como una opción por 2.000 euros adicionales. En cuanto a la carrocería de dos puertas existen tres versiones del G37 cupé, el escalón inicial G37, el más lujoso G37 GT, y la versión S, con enfoque más deportivo y dotado con diferencial viscoso de deslizamiento limitado y suspensión deportiva.

Llama la atención por su largo capó con formas suaves y redondeadas, larga distancia entre ejes y sus cortos voladizos, faros en forma de L y parrilla llamativa. Detrás, los pilotos led son otro símbolo que se complementa con un discreto alerón aerodinámico. Unas atractivas llantas de aleación en medida de 18 pulgadas completan el panorama deportivo. El interior ofrece un ambiente selecto, elegante y acogedor. El salpicadero, que se mueve en altura junto al volante para mejorar la visibilidad, presenta un llamativo diseño y una fácil lectura de los instrumentos, y la consola central, característica común de todos los modelos Infiniti, está diseñada para ofrecer un manejo muy sencillo. Tomando su inspiración en el diseño japonés, se incluyen inserciones de aluminio al estilo Washi, un elegante papel japonés hecho a mano, mientras que las versiones con caja de cambios automáticas pueden disponer inserciones en madera de palisandro en opción.

Presenta una batalla de 2.850 mm, lo que permite gran espacio para los pasajeros, aunque el maletero no es uno de sus puntos fuertes, pues se ofrecen 450 litros en el caso de la berlina y 275 en el Coupé. Sólo disponible –berlina y coupé- con motor de gasolina V6, montado en la parte delantera en posición baja y retrasada, con la mayor parte del conjunto situada por detrás del eje delantero, se ha logrado bajar el centro de gravedad mejorar el reparto de pesos. La configuración de 3,7 litros con culata de 24 válvulas y sistema de distribución variable desarrolla una potencia de 320 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 36,7 mkg a 5.200 rpm. Anuncia unas brillantes prestaciones, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con la caja manual de seis marchas. En el caso de equipar la automática de siete, se pierde un poco de aceleración, pero, a cambio, se reduce el nivel de ruido, pues tiene unos desarrollos más largos. El consumo combinado, de 10,5 l/100 km, parece elevado, pero estamos hablando de un V6 de 3,7 litros de capacidad y 320 CV de potencia. El G37 está disponible desde 42.500 en carrocería berlina y 44.500 en el caso del Coupé Emplea la plataforma FM (Front Midship) de Infiniti y dispone de suspensión independiente en los dos ejes con componentes de aluminio: doble brazo oscilante delantero y multibrazo trasero. Las versiones de tracción total (G37 y el G37 GT) disponen de un embrague central capaz de pasar el 50 por ciento del par a las ruedas delanteras desde la configuración tradicional del total a las ruedas traseras. Su comportamiento dinámico es muy predecible, ayudado por la gran batalla, el bajo centro de gravedad y el buen afinado de las suspensiones que, sin ser excesivamente firmes, aunque algo secas, filtran bien y contienen los movimientos de la carrocería en todo momento. Un generoso calzado de neumáticos y unos frenos de grandes dimensiones contribuyen a detener el coche sin esfuerzo. Todas las versiones del G37 disponen de control de estabilidad, ABS con EBD y asistente a la frenada de Emergencia de serie, mientras que las de acabado S incorporan una serie de modificaciones en el chasis de acuerdo a su enfoque deportivo. Además de un tarado especifico de suspensiones, diferencial viscoso de deslizamiento limitado, frenos de mayores dimensiones y neumáticos más grandes, se incluye el sistema 4WAS, de dirección activa a las cuatro ruedas, que permite una mayor agilidad al conjunto. El equipamiento de serie es muy completo e incluye llave inteligente con botón de arranque, sistema de audio con conexión para MP3 y Bluetooth, control de crucero, asientos eléctricos, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llantas de aleación de 18 pulgadas, seis airbags, faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa (AFS) y pintura ‘Scratch Shield’ (autorreparable, incorpora una resina especial elástica para aumentar la flexibilidad). La versión G37 GT añade tapicería de cuero, asientos calefactables, el del conductor eléctrico con diez posibilidades de ajuste, apoyo lumbar, memoria y el del acompañante con ocho regulaciones . La variante S incluye pedales y reposapiés en aluminio y asiento deportivo para el conductor, además de sistema de control de presión de los neumáticos. En opción se ofrece caja de cambios automática de siete marchas con posibilidad de manejo manual mediante levas en el volante, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, sistema de navegación con reconocimiento de voz y una cámara trasera, techo practicable, pintura metalizada y una rueda de recambio de emergencia en lugar de kit de reparación. Presente en el mercado norteamericano desde hace 20 años y en el asiático desde hace cinco, la marca japonesa perteneciente a Nissan se ha consolidado como una de las más prestigiosas del mundo. No llega al nivel de lujo de Lexus o Acura, divisiones de lujo de Toyota y Honda respectivamente –y también desarrolladas para conquistar al público nortemericano- aunque se encuentra muy cerca, pero su planteamiento se centra más en las prestaciones y en la exclusividad. Según palabras de su máximo responsable “no pretendemos dar todo a todo el mundo sino algo más a una gente determinada”. Tras la experiencia y el prestigio adquirido en USA, Infiniti pretende dar un servicio muy exclusivo, con trato personalizado para que sus clientes disfruten del coche con toda tranquilidad y se sientan respaldados por una marca que atienda sus necesidades. La gama del G37 se articula en dos variantes de carrocería, berlina y coupé, que ofrecen prestaciones muy significativas –velocidad máxima de 250 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h. en 5,8 segundos- con el comportamiento típico de un modelo de propulsión trasera. Hay tres versiones del G37 berlina; la variante de acceso G37, el G37 GT, más lujoso y equipado con tapicería de cuero y el G37S, de vocación deportiva, equipado con sistema de dirección activa en las cuatro ruedas, diferencial autoblocante y suspensión deportiva. Para los clientes que busquen algo más o circulen habitualmente por zonas complicadas, se ofrece la tracción integral, en las versiones G37 y G37 GT, como una opción por 2.000 euros adicionales. En cuanto a la carrocería de dos puertas existen tres versiones del G37 cupé, el escalón inicial G37, el más lujoso G37 GT, y la versión S, con enfoque más deportivo y dotado con diferencial viscoso de deslizamiento limitado y suspensión deportiva.

Llama la atención por su largo capó con formas suaves y redondeadas, larga distancia entre ejes y sus cortos voladizos, faros en forma de L y parrilla llamativa. Detrás, los pilotos led son otro símbolo que se complementa con un discreto alerón aerodinámico. Unas atractivas llantas de aleación en medida de 18 pulgadas completan el panorama deportivo. El interior ofrece un ambiente selecto, elegante y acogedor. El salpicadero, que se mueve en altura junto al volante para mejorar la visibilidad, presenta un llamativo diseño y una fácil lectura de los instrumentos, y la consola central, característica común de todos los modelos Infiniti, está diseñada para ofrecer un manejo muy sencillo. Tomando su inspiración en el diseño japonés, se incluyen inserciones de aluminio al estilo Washi, un elegante papel japonés hecho a mano, mientras que las versiones con caja de cambios automáticas pueden disponer inserciones en madera de palisandro en opción.

Presenta una batalla de 2.850 mm, lo que permite gran espacio para los pasajeros, aunque el maletero no es uno de sus puntos fuertes, pues se ofrecen 450 litros en el caso de la berlina y 275 en el Coupé. Sólo disponible –berlina y coupé- con motor de gasolina V6, montado en la parte delantera en posición baja y retrasada, con la mayor parte del conjunto situada por detrás del eje delantero, se ha logrado bajar el centro de gravedad mejorar el reparto de pesos. La configuración de 3,7 litros con culata de 24 válvulas y sistema de distribución variable desarrolla una potencia de 320 CV a 7.000 rpm y un par máximo de 36,7 mkg a 5.200 rpm. Anuncia unas brillantes prestaciones, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con la caja manual de seis marchas. En el caso de equipar la automática de siete, se pierde un poco de aceleración, pero, a cambio, se reduce el nivel de ruido, pues tiene unos desarrollos más largos. El consumo combinado, de 10,5 l/100 km, parece elevado, pero estamos hablando de un V6 de 3,7 litros de capacidad y 320 CV de potencia. El G37 está disponible desde 42.500 en carrocería berlina y 44.500 en el caso del Coupé Emplea la plataforma FM (Front Midship) de Infiniti y dispone de suspensión independiente en los dos ejes con componentes de aluminio: doble brazo oscilante delantero y multibrazo trasero. Las versiones de tracción total (G37 y el G37 GT) disponen de un embrague central capaz de pasar el 50 por ciento del par a las ruedas delanteras desde la configuración tradicional del total a las ruedas traseras. Su comportamiento dinámico es muy predecible, ayudado por la gran batalla, el bajo centro de gravedad y el buen afinado de las suspensiones que, sin ser excesivamente firmes, aunque algo secas, filtran bien y contienen los movimientos de la carrocería en todo momento. Un generoso calzado de neumáticos y unos frenos de grandes dimensiones contribuyen a detener el coche sin esfuerzo. Todas las versiones del G37 disponen de control de estabilidad, ABS con EBD y asistente a la frenada de Emergencia de serie, mientras que las de acabado S incorporan una serie de modificaciones en el chasis de acuerdo a su enfoque deportivo. Además de un tarado especifico de suspensiones, diferencial viscoso de deslizamiento limitado, frenos de mayores dimensiones y neumáticos más grandes, se incluye el sistema 4WAS, de dirección activa a las cuatro ruedas, que permite una mayor agilidad al conjunto. El equipamiento de serie es muy completo e incluye llave inteligente con botón de arranque, sistema de audio con conexión para MP3 y Bluetooth, control de crucero, asientos eléctricos, sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llantas de aleación de 18 pulgadas, seis airbags, faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa (AFS) y pintura ‘Scratch Shield’ (autorreparable, incorpora una resina especial elástica para aumentar la flexibilidad). La versión G37 GT añade tapicería de cuero, asientos calefactables, el del conductor eléctrico con diez posibilidades de ajuste, apoyo lumbar, memoria y el del acompañante con ocho regulaciones . La variante S incluye pedales y reposapiés en aluminio y asiento deportivo para el conductor, además de sistema de control de presión de los neumáticos. En opción se ofrece caja de cambios automática de siete marchas con posibilidad de manejo manual mediante levas en el volante, sistema de sonido Bose con 10 altavoces, sistema de navegación con reconocimiento de voz y una cámara trasera, techo practicable, pintura metalizada y una rueda de recambio de emergencia en lugar de kit de reparación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.