Publicidad

Hyundai i30 CW

El agradable compacto Hyundai i30 estrena carrocería familiar. Basada por completo en la versión de cinco puertas, la variante CW –apelativo de Crossover Wagon- conserva su buen rendimiento dinámico y calidad de realización, mejorando en capacidad de carga y versatilidad. Ya a la venta a partir de 20.100 euros con motores Diesel y gasolina de entre 115 y 143 CV.
-
Hyundai i30 CW
Poco a poco las carrocerías familiares van ganando protagonismo en un mercado español históricamente muy reticente -a diferencia de países como Italia o Alemania donde ocupan los primeros puestos de ventas- a sus indudables cualidades prácticas y dinámicas. Esta mayor repercusión se refleja no sólo entre las berlinas, quizás las mejor dotadas por capacidad para explotar sus virtudes funcionales, sino ya incluso en el segmento más demandado de nuestra industria, el de los compactos. Frente a años donde ocupaban cuotas prácticamente testimoniales en la categoría, en 2007 se aproximaron al 10 por ciento de sus ventas totales. Y en un segmento que matriculó cerca de 400.000 unidades, requiere tomarlas ya en gran consideración.

Galería relacionada

Hyundai i30 CW_2

La última alternativa en llegar al mercado viene bajo la propuesta de Hyundai. Tras iniciar en julio del pasado año la comercialización de su nuevo compacto i30, ahora lanza su carrocería familiar (más adelante llegarán otras como la de tres puertas y, probablemente, también un descapotable y un SUV), retornando a un segmento que había abandonado desde el fin de la producción del Lantra SW. Y cómo han cambiado los tiempos para el fabricante coreano, que esta vez sí se dispone a competir con un producto de plena garantía y del que aspira a comercializar 1.500 unidades de aquí a final de año.

Basado por completo en las versión “hatchback” de cinco puertas, y por tanto prácticamente gemelo del recientemente lanzado Kia Cee’d Sporty Wagon –con el que comparte plataforma y motores-, el nuevo i30 CW mantiene la amplitud y el agrado del i30 berlina, pero remodelada para ofrecer una mayor versatilidad. Estéticamente mantiene su mismo frontal y lateral hasta el pilar C –con la única modificación de unos nuevos intermitentes integrados en los retrovisores y barras de techo de serie en todas las versiones-. Eso sí, obviamente la trasera adquiere su personalidad wagon con el habitual aumento del voladizo posterior, aunque incluso aquí Hyundai conserva claros rasgos de la berlina, como unos grupos ópticos verticales y un portón posterior con mucha chapa y un pliegue inferior. La verdad es que resulta atractivo, aunque quizás no tan dinámico como su primo Cee’d SW, donde la luneta posterior se prolonga levemente hacia los laterales. Para su adaptación a carrocería familiar, Hyundai ha aumentado las dimensiones de su compacto. El i30 CW crece así 22 centímetros en longitud –mide 4,48 metros-, con una batalla alargada también, a diferencia del Cee’d, en 5 cm -2,70 m totales-. Por dimensiones se sitúa así entre los más grandes de la categoría; no así en capacidad de carga. Sus mayores dimensiones se traducen en un maletero que gana oficialmente 75 litros con respecto al i30 de cinco puertas, para ofrecer unos correctos 415 litros totales. Sin embargo, quedan aún lejos de los más de 500 litros anunciados por sus principales rivales (Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW, Renault Mégane Grand Tour), incluso sorprendentemente por su gemelo Cee’d SW que eleva la capacidad a 534 litros. Lo comprobaremos cuando pase por nuestro Centro Técnico.

Una de las principales diferencias con el Kia la encontramos bajo el piso, donde aparece un menor espacio compartimentado –útil esta vez para alojar los triángulos y alguna pequeña herramienta- para dejar hueco a una rueda de repuesto convencional en lugar de emergencia. ¡Bien sin embargo por la seguridad! Pero también mantiene muchas de sus virtudes prácticas, como dos cofres cerrados superiores de almacenamiento, red de sujeción de equipaje de serie, una toma de corriente de 12v o la posibilidad de abatir los asientos traseros en secciones asimétricas (60/40) para ampliar el espacio de carga hasta 1.395 litros. Estos no recurren a modernos sistemas de plegado, sino que se abaten de manera tradicional con un tirador, quedando una superficie prácticamente plana. Aunque su maletero no es de los más capaces de la categoría, su amplio portón posterior, el bajo plano de carga y unas formas simétricas muy aprovechables convierten a este amplio i30 CW es un familiar muy útil y agradable. En lo que sí sale realmente bien parado este i30 CW con respecto a sus más directos rivales es en la amplitud interior en sus dos filas de asientos. En este caso el aumento de dimensiones no sólo por detrás del eje trasero, también de batalla, trae consigo algún centímetro más de espacio que el i30 berlina, ya de por sí uno de los más amplios de su categoría. El espacio delante es muy amplio y desahogado, mientras que detrás la distancia para piernas es excelente y se ha ganado en altura, suficiente para alojar cómodamente pasajeros de más de 1,85 metros de estatura.

El diseño interior es idéntico al actual i30, con una presentación moderna, un acabado de muy buena calidad percibida y donde sobresalen plásticos de mullido blando en las zonas de mayor contacto y una postura de conducción muy cómoda. A los reglajes del volante en altura y profundidad, se unen los de altura y zona lumbar de unos asientos, por otra parte, muy cómodos para largos desplazamientos. El habitáculo cuenta además con detalles muy prácticos, como mucho hueco de almacenamiento (incluye dos guanteras refrigeradas, posavasos, portagafas, dos cofres cerrados en la consola central y amplios espacios en los paneles de las cuatro puertas para colocar botellas de 1,5 litros), conexión USB para iPods y MP3, toma auxiliar, avisador de la utilización del cinturón de seguridad en cada una de las plazas y hasta un sistema de seguridad en la ventanillas para evitar la subida del cristal si algo se interpone en la operación. Con respecto al i30 de cinco puertas Hyundai tampoco introduce cambios con respecto a acabados y equipamientos, con tres niveles que sitúan de nuevo a la variante CW entre las mejor dotadas de su segmento. El primero, Comfort (sólo disponible junto al motor 1.6 CRDi), incluye ya una completa dotación de serie con ESP, 8 airbags, radio CD MP3, ordenador de viaje y climatizador, entre otros elementos. El intermedio Style añade además asientos en tela y cuero, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, asientos calefactables o llantas de 17”. Por último el más extenso, Premium (sólo disponible con los motores superiores Diesel y gasolina), donde los asientos son completamente en piel y se incluye techo eléctrico y control de crucero. A continuación os mostramos la lista de precios anunciada por Hyundai, donde no se incluyen los descuentos de 1.500 euros que comenzará a aplicar en todas las versiones. Con respecto al i30 berlina, todas las versiones aumentan su precio en 950 euros a igualdad de motor y equipamiento. También son sensiblemente superiores a los de su rival y compañero Kia Cee’d SW. Hyundai i30 CW 1.6 Style Sport: 20.550 euros
Hyundai i30 2.0 Premium: 22.450 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Comfort: 20.100 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Sport: 22.050 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Automático: 22.550 euros
Hyundai i30 CW 2.0 CRDi Premium: 23.950 euros
Motores y comportamiento
Poco a poco las carrocerías familiares van ganando protagonismo en un mercado español históricamente muy reticente -a diferencia de países como Italia o Alemania donde ocupan los primeros puestos de ventas- a sus indudables cualidades prácticas y dinámicas. Esta mayor repercusión se refleja no sólo entre las berlinas, quizás las mejor dotadas por capacidad para explotar sus virtudes funcionales, sino ya incluso en el segmento más demandado de nuestra industria, el de los compactos. Frente a años donde ocupaban cuotas prácticamente testimoniales en la categoría, en 2007 se aproximaron al 10 por ciento de sus ventas totales. Y en un segmento que matriculó cerca de 400.000 unidades, requiere tomarlas ya en gran consideración. La última alternativa en llegar al mercado viene bajo la propuesta de Hyundai. Tras iniciar en julio del pasado año la comercialización de su nuevo compacto i30, ahora lanza su carrocería familiar (más adelante llegarán otras como la de tres puertas y, probablemente, también un descapotable y un SUV), retornando a un segmento que había abandonado desde el fin de la producción del Lantra SW. Y cómo han cambiado los tiempos para el fabricante coreano, que esta vez sí se dispone a competir con un producto de plena garantía y del que aspira a comercializar 1.500 unidades de aquí a final de año.

Basado por completo en las versión “hatchback” de cinco puertas, y por tanto prácticamente gemelo del recientemente lanzado Kia Cee’d Sporty Wagon –con el que comparte plataforma y motores-, el nuevo i30 CW mantiene la amplitud y el agrado del i30 berlina, pero remodelada para ofrecer una mayor versatilidad. Estéticamente mantiene su mismo frontal y lateral hasta el pilar C –con la única modificación de unos nuevos intermitentes integrados en los retrovisores y barras de techo de serie en todas las versiones-. Eso sí, obviamente la trasera adquiere su personalidad wagon con el habitual aumento del voladizo posterior, aunque incluso aquí Hyundai conserva claros rasgos de la berlina, como unos grupos ópticos verticales y un portón posterior con mucha chapa y un pliegue inferior. La verdad es que resulta atractivo, aunque quizás no tan dinámico como su primo Cee’d SW, donde la luneta posterior se prolonga levemente hacia los laterales. Para su adaptación a carrocería familiar, Hyundai ha aumentado las dimensiones de su compacto. El i30 CW crece así 22 centímetros en longitud –mide 4,48 metros-, con una batalla alargada también, a diferencia del Cee’d, en 5 cm -2,70 m totales-. Por dimensiones se sitúa así entre los más grandes de la categoría; no así en capacidad de carga. Sus mayores dimensiones se traducen en un maletero que gana oficialmente 75 litros con respecto al i30 de cinco puertas, para ofrecer unos correctos 415 litros totales. Sin embargo, quedan aún lejos de los más de 500 litros anunciados por sus principales rivales (Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW, Renault Mégane Grand Tour), incluso sorprendentemente por su gemelo Cee’d SW que eleva la capacidad a 534 litros. Lo comprobaremos cuando pase por nuestro Centro Técnico.

Una de las principales diferencias con el Kia la encontramos bajo el piso, donde aparece un menor espacio compartimentado –útil esta vez para alojar los triángulos y alguna pequeña herramienta- para dejar hueco a una rueda de repuesto convencional en lugar de emergencia. ¡Bien sin embargo por la seguridad! Pero también mantiene muchas de sus virtudes prácticas, como dos cofres cerrados superiores de almacenamiento, red de sujeción de equipaje de serie, una toma de corriente de 12v o la posibilidad de abatir los asientos traseros en secciones asimétricas (60/40) para ampliar el espacio de carga hasta 1.395 litros. Estos no recurren a modernos sistemas de plegado, sino que se abaten de manera tradicional con un tirador, quedando una superficie prácticamente plana. Aunque su maletero no es de los más capaces de la categoría, su amplio portón posterior, el bajo plano de carga y unas formas simétricas muy aprovechables convierten a este amplio i30 CW es un familiar muy útil y agradable. En lo que sí sale realmente bien parado este i30 CW con respecto a sus más directos rivales es en la amplitud interior en sus dos filas de asientos. En este caso el aumento de dimensiones no sólo por detrás del eje trasero, también de batalla, trae consigo algún centímetro más de espacio que el i30 berlina, ya de por sí uno de los más amplios de su categoría. El espacio delante es muy amplio y desahogado, mientras que detrás la distancia para piernas es excelente y se ha ganado en altura, suficiente para alojar cómodamente pasajeros de más de 1,85 metros de estatura.

El diseño interior es idéntico al actual i30, con una presentación moderna, un acabado de muy buena calidad percibida y donde sobresalen plásticos de mullido blando en las zonas de mayor contacto y una postura de conducción muy cómoda. A los reglajes del volante en altura y profundidad, se unen los de altura y zona lumbar de unos asientos, por otra parte, muy cómodos para largos desplazamientos. El habitáculo cuenta además con detalles muy prácticos, como mucho hueco de almacenamiento (incluye dos guanteras refrigeradas, posavasos, portagafas, dos cofres cerrados en la consola central y amplios espacios en los paneles de las cuatro puertas para colocar botellas de 1,5 litros), conexión USB para iPods y MP3, toma auxiliar, avisador de la utilización del cinturón de seguridad en cada una de las plazas y hasta un sistema de seguridad en la ventanillas para evitar la subida del cristal si algo se interpone en la operación. Con respecto al i30 de cinco puertas Hyundai tampoco introduce cambios con respecto a acabados y equipamientos, con tres niveles que sitúan de nuevo a la variante CW entre las mejor dotadas de su segmento. El primero, Comfort (sólo disponible junto al motor 1.6 CRDi), incluye ya una completa dotación de serie con ESP, 8 airbags, radio CD MP3, ordenador de viaje y climatizador, entre otros elementos. El intermedio Style añade además asientos en tela y cuero, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, asientos calefactables o llantas de 17”. Por último el más extenso, Premium (sólo disponible con los motores superiores Diesel y gasolina), donde los asientos son completamente en piel y se incluye techo eléctrico y control de crucero. A continuación os mostramos la lista de precios anunciada por Hyundai, donde no se incluyen los descuentos de 1.500 euros que comenzará a aplicar en todas las versiones. Con respecto al i30 berlina, todas las versiones aumentan su precio en 950 euros a igualdad de motor y equipamiento. También son sensiblemente superiores a los de su rival y compañero Kia Cee’d SW. Hyundai i30 CW 1.6 Style Sport: 20.550 euros
Hyundai i30 2.0 Premium: 22.450 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Comfort: 20.100 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Sport: 22.050 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Automático: 22.550 euros
Hyundai i30 CW 2.0 CRDi Premium: 23.950 euros
Motores y comportamiento
Poco a poco las carrocerías familiares van ganando protagonismo en un mercado español históricamente muy reticente -a diferencia de países como Italia o Alemania donde ocupan los primeros puestos de ventas- a sus indudables cualidades prácticas y dinámicas. Esta mayor repercusión se refleja no sólo entre las berlinas, quizás las mejor dotadas por capacidad para explotar sus virtudes funcionales, sino ya incluso en el segmento más demandado de nuestra industria, el de los compactos. Frente a años donde ocupaban cuotas prácticamente testimoniales en la categoría, en 2007 se aproximaron al 10 por ciento de sus ventas totales. Y en un segmento que matriculó cerca de 400.000 unidades, requiere tomarlas ya en gran consideración. La última alternativa en llegar al mercado viene bajo la propuesta de Hyundai. Tras iniciar en julio del pasado año la comercialización de su nuevo compacto i30, ahora lanza su carrocería familiar (más adelante llegarán otras como la de tres puertas y, probablemente, también un descapotable y un SUV), retornando a un segmento que había abandonado desde el fin de la producción del Lantra SW. Y cómo han cambiado los tiempos para el fabricante coreano, que esta vez sí se dispone a competir con un producto de plena garantía y del que aspira a comercializar 1.500 unidades de aquí a final de año.

Basado por completo en las versión “hatchback” de cinco puertas, y por tanto prácticamente gemelo del recientemente lanzado Kia Cee’d Sporty Wagon –con el que comparte plataforma y motores-, el nuevo i30 CW mantiene la amplitud y el agrado del i30 berlina, pero remodelada para ofrecer una mayor versatilidad. Estéticamente mantiene su mismo frontal y lateral hasta el pilar C –con la única modificación de unos nuevos intermitentes integrados en los retrovisores y barras de techo de serie en todas las versiones-. Eso sí, obviamente la trasera adquiere su personalidad wagon con el habitual aumento del voladizo posterior, aunque incluso aquí Hyundai conserva claros rasgos de la berlina, como unos grupos ópticos verticales y un portón posterior con mucha chapa y un pliegue inferior. La verdad es que resulta atractivo, aunque quizás no tan dinámico como su primo Cee’d SW, donde la luneta posterior se prolonga levemente hacia los laterales. Para su adaptación a carrocería familiar, Hyundai ha aumentado las dimensiones de su compacto. El i30 CW crece así 22 centímetros en longitud –mide 4,48 metros-, con una batalla alargada también, a diferencia del Cee’d, en 5 cm -2,70 m totales-. Por dimensiones se sitúa así entre los más grandes de la categoría; no así en capacidad de carga. Sus mayores dimensiones se traducen en un maletero que gana oficialmente 75 litros con respecto al i30 de cinco puertas, para ofrecer unos correctos 415 litros totales. Sin embargo, quedan aún lejos de los más de 500 litros anunciados por sus principales rivales (Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW, Renault Mégane Grand Tour), incluso sorprendentemente por su gemelo Cee’d SW que eleva la capacidad a 534 litros. Lo comprobaremos cuando pase por nuestro Centro Técnico.

Una de las principales diferencias con el Kia la encontramos bajo el piso, donde aparece un menor espacio compartimentado –útil esta vez para alojar los triángulos y alguna pequeña herramienta- para dejar hueco a una rueda de repuesto convencional en lugar de emergencia. ¡Bien sin embargo por la seguridad! Pero también mantiene muchas de sus virtudes prácticas, como dos cofres cerrados superiores de almacenamiento, red de sujeción de equipaje de serie, una toma de corriente de 12v o la posibilidad de abatir los asientos traseros en secciones asimétricas (60/40) para ampliar el espacio de carga hasta 1.395 litros. Estos no recurren a modernos sistemas de plegado, sino que se abaten de manera tradicional con un tirador, quedando una superficie prácticamente plana. Aunque su maletero no es de los más capaces de la categoría, su amplio portón posterior, el bajo plano de carga y unas formas simétricas muy aprovechables convierten a este amplio i30 CW es un familiar muy útil y agradable. En lo que sí sale realmente bien parado este i30 CW con respecto a sus más directos rivales es en la amplitud interior en sus dos filas de asientos. En este caso el aumento de dimensiones no sólo por detrás del eje trasero, también de batalla, trae consigo algún centímetro más de espacio que el i30 berlina, ya de por sí uno de los más amplios de su categoría. El espacio delante es muy amplio y desahogado, mientras que detrás la distancia para piernas es excelente y se ha ganado en altura, suficiente para alojar cómodamente pasajeros de más de 1,85 metros de estatura.

El diseño interior es idéntico al actual i30, con una presentación moderna, un acabado de muy buena calidad percibida y donde sobresalen plásticos de mullido blando en las zonas de mayor contacto y una postura de conducción muy cómoda. A los reglajes del volante en altura y profundidad, se unen los de altura y zona lumbar de unos asientos, por otra parte, muy cómodos para largos desplazamientos. El habitáculo cuenta además con detalles muy prácticos, como mucho hueco de almacenamiento (incluye dos guanteras refrigeradas, posavasos, portagafas, dos cofres cerrados en la consola central y amplios espacios en los paneles de las cuatro puertas para colocar botellas de 1,5 litros), conexión USB para iPods y MP3, toma auxiliar, avisador de la utilización del cinturón de seguridad en cada una de las plazas y hasta un sistema de seguridad en la ventanillas para evitar la subida del cristal si algo se interpone en la operación. Con respecto al i30 de cinco puertas Hyundai tampoco introduce cambios con respecto a acabados y equipamientos, con tres niveles que sitúan de nuevo a la variante CW entre las mejor dotadas de su segmento. El primero, Comfort (sólo disponible junto al motor 1.6 CRDi), incluye ya una completa dotación de serie con ESP, 8 airbags, radio CD MP3, ordenador de viaje y climatizador, entre otros elementos. El intermedio Style añade además asientos en tela y cuero, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, asientos calefactables o llantas de 17”. Por último el más extenso, Premium (sólo disponible con los motores superiores Diesel y gasolina), donde los asientos son completamente en piel y se incluye techo eléctrico y control de crucero. A continuación os mostramos la lista de precios anunciada por Hyundai, donde no se incluyen los descuentos de 1.500 euros que comenzará a aplicar en todas las versiones. Con respecto al i30 berlina, todas las versiones aumentan su precio en 950 euros a igualdad de motor y equipamiento. También son sensiblemente superiores a los de su rival y compañero Kia Cee’d SW. Hyundai i30 CW 1.6 Style Sport: 20.550 euros
Hyundai i30 2.0 Premium: 22.450 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Comfort: 20.100 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Sport: 22.050 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Automático: 22.550 euros
Hyundai i30 CW 2.0 CRDi Premium: 23.950 euros
Motores y comportamiento
Poco a poco las carrocerías familiares van ganando protagonismo en un mercado español históricamente muy reticente -a diferencia de países como Italia o Alemania donde ocupan los primeros puestos de ventas- a sus indudables cualidades prácticas y dinámicas. Esta mayor repercusión se refleja no sólo entre las berlinas, quizás las mejor dotadas por capacidad para explotar sus virtudes funcionales, sino ya incluso en el segmento más demandado de nuestra industria, el de los compactos. Frente a años donde ocupaban cuotas prácticamente testimoniales en la categoría, en 2007 se aproximaron al 10 por ciento de sus ventas totales. Y en un segmento que matriculó cerca de 400.000 unidades, requiere tomarlas ya en gran consideración. La última alternativa en llegar al mercado viene bajo la propuesta de Hyundai. Tras iniciar en julio del pasado año la comercialización de su nuevo compacto i30, ahora lanza su carrocería familiar (más adelante llegarán otras como la de tres puertas y, probablemente, también un descapotable y un SUV), retornando a un segmento que había abandonado desde el fin de la producción del Lantra SW. Y cómo han cambiado los tiempos para el fabricante coreano, que esta vez sí se dispone a competir con un producto de plena garantía y del que aspira a comercializar 1.500 unidades de aquí a final de año.

Basado por completo en las versión “hatchback” de cinco puertas, y por tanto prácticamente gemelo del recientemente lanzado Kia Cee’d Sporty Wagon –con el que comparte plataforma y motores-, el nuevo i30 CW mantiene la amplitud y el agrado del i30 berlina, pero remodelada para ofrecer una mayor versatilidad. Estéticamente mantiene su mismo frontal y lateral hasta el pilar C –con la única modificación de unos nuevos intermitentes integrados en los retrovisores y barras de techo de serie en todas las versiones-. Eso sí, obviamente la trasera adquiere su personalidad wagon con el habitual aumento del voladizo posterior, aunque incluso aquí Hyundai conserva claros rasgos de la berlina, como unos grupos ópticos verticales y un portón posterior con mucha chapa y un pliegue inferior. La verdad es que resulta atractivo, aunque quizás no tan dinámico como su primo Cee’d SW, donde la luneta posterior se prolonga levemente hacia los laterales. Para su adaptación a carrocería familiar, Hyundai ha aumentado las dimensiones de su compacto. El i30 CW crece así 22 centímetros en longitud –mide 4,48 metros-, con una batalla alargada también, a diferencia del Cee’d, en 5 cm -2,70 m totales-. Por dimensiones se sitúa así entre los más grandes de la categoría; no así en capacidad de carga. Sus mayores dimensiones se traducen en un maletero que gana oficialmente 75 litros con respecto al i30 de cinco puertas, para ofrecer unos correctos 415 litros totales. Sin embargo, quedan aún lejos de los más de 500 litros anunciados por sus principales rivales (Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW, Renault Mégane Grand Tour), incluso sorprendentemente por su gemelo Cee’d SW que eleva la capacidad a 534 litros. Lo comprobaremos cuando pase por nuestro Centro Técnico.

Una de las principales diferencias con el Kia la encontramos bajo el piso, donde aparece un menor espacio compartimentado –útil esta vez para alojar los triángulos y alguna pequeña herramienta- para dejar hueco a una rueda de repuesto convencional en lugar de emergencia. ¡Bien sin embargo por la seguridad! Pero también mantiene muchas de sus virtudes prácticas, como dos cofres cerrados superiores de almacenamiento, red de sujeción de equipaje de serie, una toma de corriente de 12v o la posibilidad de abatir los asientos traseros en secciones asimétricas (60/40) para ampliar el espacio de carga hasta 1.395 litros. Estos no recurren a modernos sistemas de plegado, sino que se abaten de manera tradicional con un tirador, quedando una superficie prácticamente plana. Aunque su maletero no es de los más capaces de la categoría, su amplio portón posterior, el bajo plano de carga y unas formas simétricas muy aprovechables convierten a este amplio i30 CW es un familiar muy útil y agradable. En lo que sí sale realmente bien parado este i30 CW con respecto a sus más directos rivales es en la amplitud interior en sus dos filas de asientos. En este caso el aumento de dimensiones no sólo por detrás del eje trasero, también de batalla, trae consigo algún centímetro más de espacio que el i30 berlina, ya de por sí uno de los más amplios de su categoría. El espacio delante es muy amplio y desahogado, mientras que detrás la distancia para piernas es excelente y se ha ganado en altura, suficiente para alojar cómodamente pasajeros de más de 1,85 metros de estatura.

El diseño interior es idéntico al actual i30, con una presentación moderna, un acabado de muy buena calidad percibida y donde sobresalen plásticos de mullido blando en las zonas de mayor contacto y una postura de conducción muy cómoda. A los reglajes del volante en altura y profundidad, se unen los de altura y zona lumbar de unos asientos, por otra parte, muy cómodos para largos desplazamientos. El habitáculo cuenta además con detalles muy prácticos, como mucho hueco de almacenamiento (incluye dos guanteras refrigeradas, posavasos, portagafas, dos cofres cerrados en la consola central y amplios espacios en los paneles de las cuatro puertas para colocar botellas de 1,5 litros), conexión USB para iPods y MP3, toma auxiliar, avisador de la utilización del cinturón de seguridad en cada una de las plazas y hasta un sistema de seguridad en la ventanillas para evitar la subida del cristal si algo se interpone en la operación. Con respecto al i30 de cinco puertas Hyundai tampoco introduce cambios con respecto a acabados y equipamientos, con tres niveles que sitúan de nuevo a la variante CW entre las mejor dotadas de su segmento. El primero, Comfort (sólo disponible junto al motor 1.6 CRDi), incluye ya una completa dotación de serie con ESP, 8 airbags, radio CD MP3, ordenador de viaje y climatizador, entre otros elementos. El intermedio Style añade además asientos en tela y cuero, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, asientos calefactables o llantas de 17”. Por último el más extenso, Premium (sólo disponible con los motores superiores Diesel y gasolina), donde los asientos son completamente en piel y se incluye techo eléctrico y control de crucero. A continuación os mostramos la lista de precios anunciada por Hyundai, donde no se incluyen los descuentos de 1.500 euros que comenzará a aplicar en todas las versiones. Con respecto al i30 berlina, todas las versiones aumentan su precio en 950 euros a igualdad de motor y equipamiento. También son sensiblemente superiores a los de su rival y compañero Kia Cee’d SW. Hyundai i30 CW 1.6 Style Sport: 20.550 euros
Hyundai i30 2.0 Premium: 22.450 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Comfort: 20.100 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Sport: 22.050 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Automático: 22.550 euros
Hyundai i30 CW 2.0 CRDi Premium: 23.950 euros
Motores y comportamiento
Poco a poco las carrocerías familiares van ganando protagonismo en un mercado español históricamente muy reticente -a diferencia de países como Italia o Alemania donde ocupan los primeros puestos de ventas- a sus indudables cualidades prácticas y dinámicas. Esta mayor repercusión se refleja no sólo entre las berlinas, quizás las mejor dotadas por capacidad para explotar sus virtudes funcionales, sino ya incluso en el segmento más demandado de nuestra industria, el de los compactos. Frente a años donde ocupaban cuotas prácticamente testimoniales en la categoría, en 2007 se aproximaron al 10 por ciento de sus ventas totales. Y en un segmento que matriculó cerca de 400.000 unidades, requiere tomarlas ya en gran consideración. La última alternativa en llegar al mercado viene bajo la propuesta de Hyundai. Tras iniciar en julio del pasado año la comercialización de su nuevo compacto i30, ahora lanza su carrocería familiar (más adelante llegarán otras como la de tres puertas y, probablemente, también un descapotable y un SUV), retornando a un segmento que había abandonado desde el fin de la producción del Lantra SW. Y cómo han cambiado los tiempos para el fabricante coreano, que esta vez sí se dispone a competir con un producto de plena garantía y del que aspira a comercializar 1.500 unidades de aquí a final de año.

Basado por completo en las versión “hatchback” de cinco puertas, y por tanto prácticamente gemelo del recientemente lanzado Kia Cee’d Sporty Wagon –con el que comparte plataforma y motores-, el nuevo i30 CW mantiene la amplitud y el agrado del i30 berlina, pero remodelada para ofrecer una mayor versatilidad. Estéticamente mantiene su mismo frontal y lateral hasta el pilar C –con la única modificación de unos nuevos intermitentes integrados en los retrovisores y barras de techo de serie en todas las versiones-. Eso sí, obviamente la trasera adquiere su personalidad wagon con el habitual aumento del voladizo posterior, aunque incluso aquí Hyundai conserva claros rasgos de la berlina, como unos grupos ópticos verticales y un portón posterior con mucha chapa y un pliegue inferior. La verdad es que resulta atractivo, aunque quizás no tan dinámico como su primo Cee’d SW, donde la luneta posterior se prolonga levemente hacia los laterales. Para su adaptación a carrocería familiar, Hyundai ha aumentado las dimensiones de su compacto. El i30 CW crece así 22 centímetros en longitud –mide 4,48 metros-, con una batalla alargada también, a diferencia del Cee’d, en 5 cm -2,70 m totales-. Por dimensiones se sitúa así entre los más grandes de la categoría; no así en capacidad de carga. Sus mayores dimensiones se traducen en un maletero que gana oficialmente 75 litros con respecto al i30 de cinco puertas, para ofrecer unos correctos 415 litros totales. Sin embargo, quedan aún lejos de los más de 500 litros anunciados por sus principales rivales (Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW, Renault Mégane Grand Tour), incluso sorprendentemente por su gemelo Cee’d SW que eleva la capacidad a 534 litros. Lo comprobaremos cuando pase por nuestro Centro Técnico.

Una de las principales diferencias con el Kia la encontramos bajo el piso, donde aparece un menor espacio compartimentado –útil esta vez para alojar los triángulos y alguna pequeña herramienta- para dejar hueco a una rueda de repuesto convencional en lugar de emergencia. ¡Bien sin embargo por la seguridad! Pero también mantiene muchas de sus virtudes prácticas, como dos cofres cerrados superiores de almacenamiento, red de sujeción de equipaje de serie, una toma de corriente de 12v o la posibilidad de abatir los asientos traseros en secciones asimétricas (60/40) para ampliar el espacio de carga hasta 1.395 litros. Estos no recurren a modernos sistemas de plegado, sino que se abaten de manera tradicional con un tirador, quedando una superficie prácticamente plana. Aunque su maletero no es de los más capaces de la categoría, su amplio portón posterior, el bajo plano de carga y unas formas simétricas muy aprovechables convierten a este amplio i30 CW es un familiar muy útil y agradable. En lo que sí sale realmente bien parado este i30 CW con respecto a sus más directos rivales es en la amplitud interior en sus dos filas de asientos. En este caso el aumento de dimensiones no sólo por detrás del eje trasero, también de batalla, trae consigo algún centímetro más de espacio que el i30 berlina, ya de por sí uno de los más amplios de su categoría. El espacio delante es muy amplio y desahogado, mientras que detrás la distancia para piernas es excelente y se ha ganado en altura, suficiente para alojar cómodamente pasajeros de más de 1,85 metros de estatura.

El diseño interior es idéntico al actual i30, con una presentación moderna, un acabado de muy buena calidad percibida y donde sobresalen plásticos de mullido blando en las zonas de mayor contacto y una postura de conducción muy cómoda. A los reglajes del volante en altura y profundidad, se unen los de altura y zona lumbar de unos asientos, por otra parte, muy cómodos para largos desplazamientos. El habitáculo cuenta además con detalles muy prácticos, como mucho hueco de almacenamiento (incluye dos guanteras refrigeradas, posavasos, portagafas, dos cofres cerrados en la consola central y amplios espacios en los paneles de las cuatro puertas para colocar botellas de 1,5 litros), conexión USB para iPods y MP3, toma auxiliar, avisador de la utilización del cinturón de seguridad en cada una de las plazas y hasta un sistema de seguridad en la ventanillas para evitar la subida del cristal si algo se interpone en la operación. Con respecto al i30 de cinco puertas Hyundai tampoco introduce cambios con respecto a acabados y equipamientos, con tres niveles que sitúan de nuevo a la variante CW entre las mejor dotadas de su segmento. El primero, Comfort (sólo disponible junto al motor 1.6 CRDi), incluye ya una completa dotación de serie con ESP, 8 airbags, radio CD MP3, ordenador de viaje y climatizador, entre otros elementos. El intermedio Style añade además asientos en tela y cuero, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, asientos calefactables o llantas de 17”. Por último el más extenso, Premium (sólo disponible con los motores superiores Diesel y gasolina), donde los asientos son completamente en piel y se incluye techo eléctrico y control de crucero. A continuación os mostramos la lista de precios anunciada por Hyundai, donde no se incluyen los descuentos de 1.500 euros que comenzará a aplicar en todas las versiones. Con respecto al i30 berlina, todas las versiones aumentan su precio en 950 euros a igualdad de motor y equipamiento. También son sensiblemente superiores a los de su rival y compañero Kia Cee’d SW. Hyundai i30 CW 1.6 Style Sport: 20.550 euros
Hyundai i30 2.0 Premium: 22.450 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Comfort: 20.100 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Sport: 22.050 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Automático: 22.550 euros
Hyundai i30 CW 2.0 CRDi Premium: 23.950 euros
Motores y comportamiento
Poco a poco las carrocerías familiares van ganando protagonismo en un mercado español históricamente muy reticente -a diferencia de países como Italia o Alemania donde ocupan los primeros puestos de ventas- a sus indudables cualidades prácticas y dinámicas. Esta mayor repercusión se refleja no sólo entre las berlinas, quizás las mejor dotadas por capacidad para explotar sus virtudes funcionales, sino ya incluso en el segmento más demandado de nuestra industria, el de los compactos. Frente a años donde ocupaban cuotas prácticamente testimoniales en la categoría, en 2007 se aproximaron al 10 por ciento de sus ventas totales. Y en un segmento que matriculó cerca de 400.000 unidades, requiere tomarlas ya en gran consideración. La última alternativa en llegar al mercado viene bajo la propuesta de Hyundai. Tras iniciar en julio del pasado año la comercialización de su nuevo compacto i30, ahora lanza su carrocería familiar (más adelante llegarán otras como la de tres puertas y, probablemente, también un descapotable y un SUV), retornando a un segmento que había abandonado desde el fin de la producción del Lantra SW. Y cómo han cambiado los tiempos para el fabricante coreano, que esta vez sí se dispone a competir con un producto de plena garantía y del que aspira a comercializar 1.500 unidades de aquí a final de año.

Basado por completo en las versión “hatchback” de cinco puertas, y por tanto prácticamente gemelo del recientemente lanzado Kia Cee’d Sporty Wagon –con el que comparte plataforma y motores-, el nuevo i30 CW mantiene la amplitud y el agrado del i30 berlina, pero remodelada para ofrecer una mayor versatilidad. Estéticamente mantiene su mismo frontal y lateral hasta el pilar C –con la única modificación de unos nuevos intermitentes integrados en los retrovisores y barras de techo de serie en todas las versiones-. Eso sí, obviamente la trasera adquiere su personalidad wagon con el habitual aumento del voladizo posterior, aunque incluso aquí Hyundai conserva claros rasgos de la berlina, como unos grupos ópticos verticales y un portón posterior con mucha chapa y un pliegue inferior. La verdad es que resulta atractivo, aunque quizás no tan dinámico como su primo Cee’d SW, donde la luneta posterior se prolonga levemente hacia los laterales. Para su adaptación a carrocería familiar, Hyundai ha aumentado las dimensiones de su compacto. El i30 CW crece así 22 centímetros en longitud –mide 4,48 metros-, con una batalla alargada también, a diferencia del Cee’d, en 5 cm -2,70 m totales-. Por dimensiones se sitúa así entre los más grandes de la categoría; no así en capacidad de carga. Sus mayores dimensiones se traducen en un maletero que gana oficialmente 75 litros con respecto al i30 de cinco puertas, para ofrecer unos correctos 415 litros totales. Sin embargo, quedan aún lejos de los más de 500 litros anunciados por sus principales rivales (Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW, Renault Mégane Grand Tour), incluso sorprendentemente por su gemelo Cee’d SW que eleva la capacidad a 534 litros. Lo comprobaremos cuando pase por nuestro Centro Técnico.

Una de las principales diferencias con el Kia la encontramos bajo el piso, donde aparece un menor espacio compartimentado –útil esta vez para alojar los triángulos y alguna pequeña herramienta- para dejar hueco a una rueda de repuesto convencional en lugar de emergencia. ¡Bien sin embargo por la seguridad! Pero también mantiene muchas de sus virtudes prácticas, como dos cofres cerrados superiores de almacenamiento, red de sujeción de equipaje de serie, una toma de corriente de 12v o la posibilidad de abatir los asientos traseros en secciones asimétricas (60/40) para ampliar el espacio de carga hasta 1.395 litros. Estos no recurren a modernos sistemas de plegado, sino que se abaten de manera tradicional con un tirador, quedando una superficie prácticamente plana. Aunque su maletero no es de los más capaces de la categoría, su amplio portón posterior, el bajo plano de carga y unas formas simétricas muy aprovechables convierten a este amplio i30 CW es un familiar muy útil y agradable. En lo que sí sale realmente bien parado este i30 CW con respecto a sus más directos rivales es en la amplitud interior en sus dos filas de asientos. En este caso el aumento de dimensiones no sólo por detrás del eje trasero, también de batalla, trae consigo algún centímetro más de espacio que el i30 berlina, ya de por sí uno de los más amplios de su categoría. El espacio delante es muy amplio y desahogado, mientras que detrás la distancia para piernas es excelente y se ha ganado en altura, suficiente para alojar cómodamente pasajeros de más de 1,85 metros de estatura.

El diseño interior es idéntico al actual i30, con una presentación moderna, un acabado de muy buena calidad percibida y donde sobresalen plásticos de mullido blando en las zonas de mayor contacto y una postura de conducción muy cómoda. A los reglajes del volante en altura y profundidad, se unen los de altura y zona lumbar de unos asientos, por otra parte, muy cómodos para largos desplazamientos. El habitáculo cuenta además con detalles muy prácticos, como mucho hueco de almacenamiento (incluye dos guanteras refrigeradas, posavasos, portagafas, dos cofres cerrados en la consola central y amplios espacios en los paneles de las cuatro puertas para colocar botellas de 1,5 litros), conexión USB para iPods y MP3, toma auxiliar, avisador de la utilización del cinturón de seguridad en cada una de las plazas y hasta un sistema de seguridad en la ventanillas para evitar la subida del cristal si algo se interpone en la operación. Con respecto al i30 de cinco puertas Hyundai tampoco introduce cambios con respecto a acabados y equipamientos, con tres niveles que sitúan de nuevo a la variante CW entre las mejor dotadas de su segmento. El primero, Comfort (sólo disponible junto al motor 1.6 CRDi), incluye ya una completa dotación de serie con ESP, 8 airbags, radio CD MP3, ordenador de viaje y climatizador, entre otros elementos. El intermedio Style añade además asientos en tela y cuero, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, asientos calefactables o llantas de 17”. Por último el más extenso, Premium (sólo disponible con los motores superiores Diesel y gasolina), donde los asientos son completamente en piel y se incluye techo eléctrico y control de crucero. A continuación os mostramos la lista de precios anunciada por Hyundai, donde no se incluyen los descuentos de 1.500 euros que comenzará a aplicar en todas las versiones. Con respecto al i30 berlina, todas las versiones aumentan su precio en 950 euros a igualdad de motor y equipamiento. También son sensiblemente superiores a los de su rival y compañero Kia Cee’d SW. Hyundai i30 CW 1.6 Style Sport: 20.550 euros
Hyundai i30 2.0 Premium: 22.450 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Comfort: 20.100 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Sport: 22.050 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Automático: 22.550 euros
Hyundai i30 CW 2.0 CRDi Premium: 23.950 euros
Motores y comportamiento
Poco a poco las carrocerías familiares van ganando protagonismo en un mercado español históricamente muy reticente -a diferencia de países como Italia o Alemania donde ocupan los primeros puestos de ventas- a sus indudables cualidades prácticas y dinámicas. Esta mayor repercusión se refleja no sólo entre las berlinas, quizás las mejor dotadas por capacidad para explotar sus virtudes funcionales, sino ya incluso en el segmento más demandado de nuestra industria, el de los compactos. Frente a años donde ocupaban cuotas prácticamente testimoniales en la categoría, en 2007 se aproximaron al 10 por ciento de sus ventas totales. Y en un segmento que matriculó cerca de 400.000 unidades, requiere tomarlas ya en gran consideración. La última alternativa en llegar al mercado viene bajo la propuesta de Hyundai. Tras iniciar en julio del pasado año la comercialización de su nuevo compacto i30, ahora lanza su carrocería familiar (más adelante llegarán otras como la de tres puertas y, probablemente, también un descapotable y un SUV), retornando a un segmento que había abandonado desde el fin de la producción del Lantra SW. Y cómo han cambiado los tiempos para el fabricante coreano, que esta vez sí se dispone a competir con un producto de plena garantía y del que aspira a comercializar 1.500 unidades de aquí a final de año.

Basado por completo en las versión “hatchback” de cinco puertas, y por tanto prácticamente gemelo del recientemente lanzado Kia Cee’d Sporty Wagon –con el que comparte plataforma y motores-, el nuevo i30 CW mantiene la amplitud y el agrado del i30 berlina, pero remodelada para ofrecer una mayor versatilidad. Estéticamente mantiene su mismo frontal y lateral hasta el pilar C –con la única modificación de unos nuevos intermitentes integrados en los retrovisores y barras de techo de serie en todas las versiones-. Eso sí, obviamente la trasera adquiere su personalidad wagon con el habitual aumento del voladizo posterior, aunque incluso aquí Hyundai conserva claros rasgos de la berlina, como unos grupos ópticos verticales y un portón posterior con mucha chapa y un pliegue inferior. La verdad es que resulta atractivo, aunque quizás no tan dinámico como su primo Cee’d SW, donde la luneta posterior se prolonga levemente hacia los laterales. Para su adaptación a carrocería familiar, Hyundai ha aumentado las dimensiones de su compacto. El i30 CW crece así 22 centímetros en longitud –mide 4,48 metros-, con una batalla alargada también, a diferencia del Cee’d, en 5 cm -2,70 m totales-. Por dimensiones se sitúa así entre los más grandes de la categoría; no así en capacidad de carga. Sus mayores dimensiones se traducen en un maletero que gana oficialmente 75 litros con respecto al i30 de cinco puertas, para ofrecer unos correctos 415 litros totales. Sin embargo, quedan aún lejos de los más de 500 litros anunciados por sus principales rivales (Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW, Renault Mégane Grand Tour), incluso sorprendentemente por su gemelo Cee’d SW que eleva la capacidad a 534 litros. Lo comprobaremos cuando pase por nuestro Centro Técnico.

Una de las principales diferencias con el Kia la encontramos bajo el piso, donde aparece un menor espacio compartimentado –útil esta vez para alojar los triángulos y alguna pequeña herramienta- para dejar hueco a una rueda de repuesto convencional en lugar de emergencia. ¡Bien sin embargo por la seguridad! Pero también mantiene muchas de sus virtudes prácticas, como dos cofres cerrados superiores de almacenamiento, red de sujeción de equipaje de serie, una toma de corriente de 12v o la posibilidad de abatir los asientos traseros en secciones asimétricas (60/40) para ampliar el espacio de carga hasta 1.395 litros. Estos no recurren a modernos sistemas de plegado, sino que se abaten de manera tradicional con un tirador, quedando una superficie prácticamente plana. Aunque su maletero no es de los más capaces de la categoría, su amplio portón posterior, el bajo plano de carga y unas formas simétricas muy aprovechables convierten a este amplio i30 CW es un familiar muy útil y agradable. En lo que sí sale realmente bien parado este i30 CW con respecto a sus más directos rivales es en la amplitud interior en sus dos filas de asientos. En este caso el aumento de dimensiones no sólo por detrás del eje trasero, también de batalla, trae consigo algún centímetro más de espacio que el i30 berlina, ya de por sí uno de los más amplios de su categoría. El espacio delante es muy amplio y desahogado, mientras que detrás la distancia para piernas es excelente y se ha ganado en altura, suficiente para alojar cómodamente pasajeros de más de 1,85 metros de estatura.

El diseño interior es idéntico al actual i30, con una presentación moderna, un acabado de muy buena calidad percibida y donde sobresalen plásticos de mullido blando en las zonas de mayor contacto y una postura de conducción muy cómoda. A los reglajes del volante en altura y profundidad, se unen los de altura y zona lumbar de unos asientos, por otra parte, muy cómodos para largos desplazamientos. El habitáculo cuenta además con detalles muy prácticos, como mucho hueco de almacenamiento (incluye dos guanteras refrigeradas, posavasos, portagafas, dos cofres cerrados en la consola central y amplios espacios en los paneles de las cuatro puertas para colocar botellas de 1,5 litros), conexión USB para iPods y MP3, toma auxiliar, avisador de la utilización del cinturón de seguridad en cada una de las plazas y hasta un sistema de seguridad en la ventanillas para evitar la subida del cristal si algo se interpone en la operación. Con respecto al i30 de cinco puertas Hyundai tampoco introduce cambios con respecto a acabados y equipamientos, con tres niveles que sitúan de nuevo a la variante CW entre las mejor dotadas de su segmento. El primero, Comfort (sólo disponible junto al motor 1.6 CRDi), incluye ya una completa dotación de serie con ESP, 8 airbags, radio CD MP3, ordenador de viaje y climatizador, entre otros elementos. El intermedio Style añade además asientos en tela y cuero, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, asientos calefactables o llantas de 17”. Por último el más extenso, Premium (sólo disponible con los motores superiores Diesel y gasolina), donde los asientos son completamente en piel y se incluye techo eléctrico y control de crucero. A continuación os mostramos la lista de precios anunciada por Hyundai, donde no se incluyen los descuentos de 1.500 euros que comenzará a aplicar en todas las versiones. Con respecto al i30 berlina, todas las versiones aumentan su precio en 950 euros a igualdad de motor y equipamiento. También son sensiblemente superiores a los de su rival y compañero Kia Cee’d SW. Hyundai i30 CW 1.6 Style Sport: 20.550 euros
Hyundai i30 2.0 Premium: 22.450 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Comfort: 20.100 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Sport: 22.050 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Automático: 22.550 euros
Hyundai i30 CW 2.0 CRDi Premium: 23.950 euros
Motores y comportamiento
Poco a poco las carrocerías familiares van ganando protagonismo en un mercado español históricamente muy reticente -a diferencia de países como Italia o Alemania donde ocupan los primeros puestos de ventas- a sus indudables cualidades prácticas y dinámicas. Esta mayor repercusión se refleja no sólo entre las berlinas, quizás las mejor dotadas por capacidad para explotar sus virtudes funcionales, sino ya incluso en el segmento más demandado de nuestra industria, el de los compactos. Frente a años donde ocupaban cuotas prácticamente testimoniales en la categoría, en 2007 se aproximaron al 10 por ciento de sus ventas totales. Y en un segmento que matriculó cerca de 400.000 unidades, requiere tomarlas ya en gran consideración. La última alternativa en llegar al mercado viene bajo la propuesta de Hyundai. Tras iniciar en julio del pasado año la comercialización de su nuevo compacto i30, ahora lanza su carrocería familiar (más adelante llegarán otras como la de tres puertas y, probablemente, también un descapotable y un SUV), retornando a un segmento que había abandonado desde el fin de la producción del Lantra SW. Y cómo han cambiado los tiempos para el fabricante coreano, que esta vez sí se dispone a competir con un producto de plena garantía y del que aspira a comercializar 1.500 unidades de aquí a final de año.

Basado por completo en las versión “hatchback” de cinco puertas, y por tanto prácticamente gemelo del recientemente lanzado Kia Cee’d Sporty Wagon –con el que comparte plataforma y motores-, el nuevo i30 CW mantiene la amplitud y el agrado del i30 berlina, pero remodelada para ofrecer una mayor versatilidad. Estéticamente mantiene su mismo frontal y lateral hasta el pilar C –con la única modificación de unos nuevos intermitentes integrados en los retrovisores y barras de techo de serie en todas las versiones-. Eso sí, obviamente la trasera adquiere su personalidad wagon con el habitual aumento del voladizo posterior, aunque incluso aquí Hyundai conserva claros rasgos de la berlina, como unos grupos ópticos verticales y un portón posterior con mucha chapa y un pliegue inferior. La verdad es que resulta atractivo, aunque quizás no tan dinámico como su primo Cee’d SW, donde la luneta posterior se prolonga levemente hacia los laterales. Para su adaptación a carrocería familiar, Hyundai ha aumentado las dimensiones de su compacto. El i30 CW crece así 22 centímetros en longitud –mide 4,48 metros-, con una batalla alargada también, a diferencia del Cee’d, en 5 cm -2,70 m totales-. Por dimensiones se sitúa así entre los más grandes de la categoría; no así en capacidad de carga. Sus mayores dimensiones se traducen en un maletero que gana oficialmente 75 litros con respecto al i30 de cinco puertas, para ofrecer unos correctos 415 litros totales. Sin embargo, quedan aún lejos de los más de 500 litros anunciados por sus principales rivales (Ford Focus Sportbreak, Opel Astra SW, Peugeot 307 SW, Renault Mégane Grand Tour), incluso sorprendentemente por su gemelo Cee’d SW que eleva la capacidad a 534 litros. Lo comprobaremos cuando pase por nuestro Centro Técnico.

Una de las principales diferencias con el Kia la encontramos bajo el piso, donde aparece un menor espacio compartimentado –útil esta vez para alojar los triángulos y alguna pequeña herramienta- para dejar hueco a una rueda de repuesto convencional en lugar de emergencia. ¡Bien sin embargo por la seguridad! Pero también mantiene muchas de sus virtudes prácticas, como dos cofres cerrados superiores de almacenamiento, red de sujeción de equipaje de serie, una toma de corriente de 12v o la posibilidad de abatir los asientos traseros en secciones asimétricas (60/40) para ampliar el espacio de carga hasta 1.395 litros. Estos no recurren a modernos sistemas de plegado, sino que se abaten de manera tradicional con un tirador, quedando una superficie prácticamente plana. Aunque su maletero no es de los más capaces de la categoría, su amplio portón posterior, el bajo plano de carga y unas formas simétricas muy aprovechables convierten a este amplio i30 CW es un familiar muy útil y agradable. En lo que sí sale realmente bien parado este i30 CW con respecto a sus más directos rivales es en la amplitud interior en sus dos filas de asientos. En este caso el aumento de dimensiones no sólo por detrás del eje trasero, también de batalla, trae consigo algún centímetro más de espacio que el i30 berlina, ya de por sí uno de los más amplios de su categoría. El espacio delante es muy amplio y desahogado, mientras que detrás la distancia para piernas es excelente y se ha ganado en altura, suficiente para alojar cómodamente pasajeros de más de 1,85 metros de estatura.

El diseño interior es idéntico al actual i30, con una presentación moderna, un acabado de muy buena calidad percibida y donde sobresalen plásticos de mullido blando en las zonas de mayor contacto y una postura de conducción muy cómoda. A los reglajes del volante en altura y profundidad, se unen los de altura y zona lumbar de unos asientos, por otra parte, muy cómodos para largos desplazamientos. El habitáculo cuenta además con detalles muy prácticos, como mucho hueco de almacenamiento (incluye dos guanteras refrigeradas, posavasos, portagafas, dos cofres cerrados en la consola central y amplios espacios en los paneles de las cuatro puertas para colocar botellas de 1,5 litros), conexión USB para iPods y MP3, toma auxiliar, avisador de la utilización del cinturón de seguridad en cada una de las plazas y hasta un sistema de seguridad en la ventanillas para evitar la subida del cristal si algo se interpone en la operación. Con respecto al i30 de cinco puertas Hyundai tampoco introduce cambios con respecto a acabados y equipamientos, con tres niveles que sitúan de nuevo a la variante CW entre las mejor dotadas de su segmento. El primero, Comfort (sólo disponible junto al motor 1.6 CRDi), incluye ya una completa dotación de serie con ESP, 8 airbags, radio CD MP3, ordenador de viaje y climatizador, entre otros elementos. El intermedio Style añade además asientos en tela y cuero, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, asientos calefactables o llantas de 17”. Por último el más extenso, Premium (sólo disponible con los motores superiores Diesel y gasolina), donde los asientos son completamente en piel y se incluye techo eléctrico y control de crucero. A continuación os mostramos la lista de precios anunciada por Hyundai, donde no se incluyen los descuentos de 1.500 euros que comenzará a aplicar en todas las versiones. Con respecto al i30 berlina, todas las versiones aumentan su precio en 950 euros a igualdad de motor y equipamiento. También son sensiblemente superiores a los de su rival y compañero Kia Cee’d SW. Hyundai i30 CW 1.6 Style Sport: 20.550 euros
Hyundai i30 2.0 Premium: 22.450 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Comfort: 20.100 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Sport: 22.050 euros
Hyundai i30 CW 1.6 CRDi Style Automático: 22.550 euros
Hyundai i30 CW 2.0 CRDi Premium: 23.950 euros
Motores y comportamiento
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.