Publicidad

Golf TDI frente a Volvo C30

La funcionalidad del Golf se enfrenta en esta comparativa al rompedor diseño del C30. Uno es práctico; el otro menos. En uno impera la razón y en el otro la pasión. Uno es como los demás y el otro diferente al resto ¿Necesidad o deseo?
-
Golf TDI frente a Volvo C30
Con un mercado saturado de coches funcionales, es lógico pensar que si hay uno diferente, pueda optar ese público que, o bien busca separarse del resto, o bien no precisa aspectos para otros fundamentales, como un maletero super capaz o tres plazas traseras completas. No es muy común, pero es una fórmula perfectamente válida. Eso sí, puede ser un rotundo éxito, como ha sido el caso del Mini, o un tremendo fracaso, como el de tantos coches que han sido ignorados en la historia del automóvil.

Galería relacionada

Volvo C30 o VW Golf TDI

Confiamos en que este último no sea el caso de Volvo que, con el C30, ha apostado con fuerza por el diseño, sacrificando deliberadamente la capacidad del maletero o las plazas traseras. Obtiene así un coche diferente que destaca entre los compactos por una estética en su parte trasera que se sale de lo común, pero con la clase necesaria para apuntar directamente a modelos como el Golf, el Audi A3 o el BMW Serie 1.

Sin embargo, su particular zaga, que retoma intencionadamente el estilo y capacidad del antiguo 480, nos hace pensar en el Mini como auténtico rival del C30; de acuerdo, son coches distintos en tamaño, pero tienen en común un diseño muy personal, el maletero pequeño y dos únicas plazas traseras, detalles que restan funcionalidad en el día a día y pueden convertirlo en un capricho. Pero no se asuste, que eso no significa que el coche no sea bueno, sólo es diferente y está lleno de personalidad. Así y todo, como primer rival, en AUTOPISTA hemos optado por enfrentarlo al Golf, a nuestro entender uno de los modelos más equilibrados del segmento; no es tan caro como el A3 o el Serie 1 pero, sin dejar de lado la calidad, obtiene muy buena nota en prácticamente todos los apartados. No cabe duda que la estética en esta generación Golf no emociona tanto como lo puede hacer la del C30, pero hay que reconocer que es un coche que combina muy bien la funcionalidad alemana con la tradición y el carisma que para muchos siempre acompañó al compacto alemán. La comparativa se realiza sobre los motores Diesel intermedios que ambos disponen, con 140 y 136 CV respectivamente. La carrocería elegida es la de tres puertas –la única posible para el sueco-, aunque para la sesión de fotos que ilustra este texto y los datos del centro técnico, sólo pudimos optar por la de cinco en el Golf.

Con un mercado saturado de coches funcionales, es lógico pensar que si hay uno diferente, pueda optar ese público que, o bien busca separarse del resto, o bien no precisa aspectos para otros fundamentales, como un maletero super capaz o tres plazas traseras completas. No es muy común, pero es una fórmula perfectamente válida. Eso sí, puede ser un rotundo éxito, como ha sido el caso del Mini, o un tremendo fracaso, como el de tantos coches que han sido ignorados en la historia del automóvil. Confiamos en que este último no sea el caso de Volvo que, con el C30, ha apostado con fuerza por el diseño, sacrificando deliberadamente la capacidad del maletero o las plazas traseras. Obtiene así un coche diferente que destaca entre los compactos por una estética en su parte trasera que se sale de lo común, pero con la clase necesaria para apuntar directamente a modelos como el Golf, el Audi A3 o el BMW Serie 1.

Sin embargo, su particular zaga, que retoma intencionadamente el estilo y capacidad del antiguo 480, nos hace pensar en el Mini como auténtico rival del C30; de acuerdo, son coches distintos en tamaño, pero tienen en común un diseño muy personal, el maletero pequeño y dos únicas plazas traseras, detalles que restan funcionalidad en el día a día y pueden convertirlo en un capricho. Pero no se asuste, que eso no significa que el coche no sea bueno, sólo es diferente y está lleno de personalidad. Así y todo, como primer rival, en AUTOPISTA hemos optado por enfrentarlo al Golf, a nuestro entender uno de los modelos más equilibrados del segmento; no es tan caro como el A3 o el Serie 1 pero, sin dejar de lado la calidad, obtiene muy buena nota en prácticamente todos los apartados. No cabe duda que la estética en esta generación Golf no emociona tanto como lo puede hacer la del C30, pero hay que reconocer que es un coche que combina muy bien la funcionalidad alemana con la tradición y el carisma que para muchos siempre acompañó al compacto alemán. La comparativa se realiza sobre los motores Diesel intermedios que ambos disponen, con 140 y 136 CV respectivamente. La carrocería elegida es la de tres puertas –la única posible para el sueco-, aunque para la sesión de fotos que ilustra este texto y los datos del centro técnico, sólo pudimos optar por la de cinco en el Golf.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.