Publicidad

Comparativa: Ford Grand C-Max 1.6 TDCi vs Renault Grand Scénic 1.6 dCi y Toyota Verso 120D

Los exitosos SUV's les han robado protagonismo, en muchos casos cumpliendo sus mismos objetivos, pero Grand C-Max, Grand Scénic y Verso agudizan su ingenio y cada uno a su manera, nos recuerdan que los monovolúmenes siguen siendo los familiares por excelencia.
Lorenzo Alcocer Fotos: Juan Sanz -
Comparativa: Ford Grand C-Max 1.6 TDCi vs Renault Grand Scénic 1.6 dCi y Toyota Verso 120D

No creo que descubramos nada diciendo que los grandes damnificados con la llegada de los SUV´s que han inundado nuestras calles es­tán siendo los monovolúmenes. Pero si a capacidad y versatilidad nos referimos, sus carrocerías si­guen siendo el mejor punto de partida (prácti­camente no hay versión de hasta 7 plazas, como las que aquí juntamos), aunque estilísticamente el caparazón de todoterreno es el que se ha im­puesto en el mercado... sin necesidad de acom­pañarse de una tracción integral. El demérito de los monovolúmenes debe estar entonces en que gustan menos, porque como decía, su prac­ticidad y comodidad de habitáculo sigue sien­do inigualable por otros tipos de carrocerías. A partir de ahí, luego cada modelo de los que aquí hemos juntado aporta algo más.

El Renault Grand Scénic es de los pocos modelos que siguen uti­lizando butacas centrales totalmente desmon­tables, por lo que te deja configurarlo a la carta. Las posibilidades de combinar pasajeros y bultos parecen infinitas. Y si necesitamos el máximo es­pacio de carga, el volumen libre que te deja des­montando por completo la fila central es propio de una furgoneta de carga. Vamos, que para ir a Ikea, el Grand Scéncic es tu coche.
 

Cuestión de puertas

Por su parte, la principal singularidad del Ford Grand C-Max está es sus puertas correderas. Puede parecer nimio, pero el espacio que libe­ran para acceder al habitáculo resulta ergonó­micamente comodísimo para nuestro propio ac­ceso y salida, como para quienes en el día a día manejan sillas infantiles o deben subir y bajar niños. También sus puertas correderas son muy cómodas de manejar cuando estamos en zonas estrechas, como también más pesadas de des­plazar si está el coche en cuesta.

El renovado Toyota Verso sigue haciendo de sus pro­porciones una mezcla de monovolumen y com­pacto familiar que dinamiza y resta peso a su imagen, pero sobre todo destaca por su generosísima cota de anchura interior, que te permite acoplar fácil y cómodamente incluso tres silli­tas infantiles como en ninguno de sus rivales.

En este sentido, en el Grand C-Max casi ha­bría que tratar su fila central como un 2+1 pla­zas. La butaca central es muy estrecha y espe­cialmente incómoda para toda persona que allí se siente. Por ello, parece prestarse a hacer de esto otra curiosa singularidad: se puede escon­der la butaca central bajo las de los extremos y configurar una fila de dos butacas con mu­cho espacio perimetral, que de alguna manera transmite un mayor confort para dos pasajeros.


En los tres casos, la terce­ra fila se compone de dos asientos escamotables de fácil manejo. Otra vez la generosa cota de an­chura del Verso las hace mejores que en sus ri­vales, pero en cualquier caso por acceso y colo­cación de los pies, están destinadas a pasajeros "flexibles" en los tres modelos. Siguiendo con el espacio, el destinado al maletero en el Grand Scénic es claramente el más generoso, toda una cueva de 550 litros con las dos butacas traseras recogidas sobre el piso. Si con esta configura­ción los 450 y 470 litros del Ford y Toyota, res­pectivamente, son igualmente bue­nos, con las 7 plazas ocupadas, sólo el Renault se presta a seguir llamando maletero a los 225 litros que quedan (70 Y 140 litros en C-Max y Verso).
 

El conductor también encontrará tres am­bientes significativamente diferentes. El Grand C-Max se asemeja mucho a un Focus, tanto por diseño de salpicadero como por ergonomía y en este sentido, el conductor entusiasta se encon­trará muy bien integrado en su tarea: asiento, volante, cambio, pedales... tanto por ubicación, como por tacto mecánico, te transmite cierta deportividad. En el otro extremo, el Verso dispone de una postura más de "monovolumen". Te sientes más sentado, frente a un salpicade­ro con mucho fondo que ubica en el centro el cuadro de relojes. Con esta disposición y con re­glajes más limitados de volante y asientos, con­diciona encontrar la mejor posición. El Grand Scénic es una mezcla de ambos; ergonómica­mente te sientes tan bien integrado como en el Gran C-Max y "respiras" profundidad con su cuadro de relojes, también desplazado al centro.


Dinámicamente, el avance de los monovolúmenes ha sido espectacular. Se sienten prácticamente como compactos, sencillos y eficaces sin que su mayor altura los comprometa. De nuevo, el Grand C-Max muestra unas maneras sorpren­dentes, por lo ligero que resulta su guiado y lo aplomado que se siente en todos los trazados. Tiene un tren delantero muy rápido y no esconde una tra­sera con cierto regusto por ayudar a girar. Se siente muy estable y su confort de marcha y calidad de rodadura terminan por firmar una dinámica muy buena. El Grand Scénic resul­ta prácticamente similar al Ford. Se siente ligero, aplomado, cómodo y reactivo y entre curvas se lleva con total naturalidad y senci­llez. En rápidas autopistas brilla por su esta­bilidad lineal y entre curvas por sus rápidos y preciso apoyos. El Verso igualmente muestra un muy buen equilibrio en cualquier circuns­tancia y sólo cuando empezamos a rodar muy rápido, marca sus límites antes, pero sin una mala reacción de bastidor. De hecho, su zaga es la más estable. Su dirección no es tan rápi­da como sus rivales y en zonas de curvas pue­de sentirse más perezoso, pero en cualquier caso combina mucha comodidad, con eficacia y seguridad. Frenando es increíblemente bue­no, y eso que el tacto de su pedal, con mucho recorrido "muerto" y mucha mordiente poste­rior, exige tomarle el pulso.

Elige motor

Hay una gran variedad de mecánicas Diesel en los tres modelos y los que aquí juntamos no son necesariamente rivales entre ellos. El 1.6 TDCi de 115 CV del Grand C-Max me parece un excelente motor, por agrado de conducción, equilibradas prestaciones y ajustados consu­mos, pero no sería mi opción si habitualmente te mueves en carretera variada con 7 plazas (o mucho peso). El Toyota Verso recurre a un motor de 2 litros para una comedida potencia de 126 CV, que resulta más adecuado para cualquier cir­cunstancia de uso. Quizás como motor de 2 li­tros no es especialmente rotundo, pero te ase­gura una respuesta mucho más despreocupada que el 1.6 TDCi del Ford. El 2.0 del Toyota es una mecánica, en general, también agradable y sólo su consumo urbano empaña un buen con­junto. El 1.6 dCi del Renault parece la mejor op­ción, tanto por su muy buena prestación, como por sus consumos. Es el motor más moderno del lote y algo tiene que influir en el resulta­do final. Además, como buena mecánica dCi, la suavidad de giro es otro buen argumento.

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.