Publicidad

Ford Focus 2.0 TDCI Powershift

El Ford Focus Sedán que a continuación probamos, combina con acierto el motor Diesel de 2 litros y 136 caballos con la suavidad de cambio de la caja Powershift. Además, aporta un buen maletero a las conocidas excelencias del Focus convencional.
-
Ford Focus 2.0 TDCI Powershift
Cuando una marca innova con una tecnología y tiene éxito, el resto de la competencia ni lo duda. Ocurrió con el ABS, los airbag, el control de estabilidad o el Common Rail, por citar algunos ejemplos más conocidos, y ahora le ha tocado el turno a las cajas de cambios de doble embrague que, además de estar de moda, apuntan a ser el futuro inmediato de las transmisiones, por lo menos a corto plazo. Este tipo de cambios no sólo aportan velocidad y precisión en su funcionamiento, sino que además permiten rebajar consumos y, por tanto, emisiones, una moda muy demandada hoy en día.

Galería relacionada

Ford Focus TDCi PSHIFT detalles

El grupo Ford no iba a ser menos y ha desarrollado, en conjunto con el especialista Getrag, una caja de doble embrague denominada Powershift, que distribuirá entre distintos modelos del grupo. Dentro de Ford, en principio, hay una sola combinada con los motores Diesel de 110 y 136 CV, y gasolina de 100 y 145 caballos, aunque está perfectamente preparada para recibir las nuevas mecánicas que han de llegar. Su funcionamiento teórico no difiere de lo visto en la competencia. Básicamente, emplea dos árboles de transmisión acoplados a un embrague multidisco en baño de aceite cada uno; el primer árbol mueve las marchas pares y el segundo las impares y la marcha atrás. Tiene 6 velocidades y toda la gestión la realiza una unidad de control que es la que calcula, en función de si se está en fase de aceleración, retención, frenada o demandas del conductor cuando circula en modo manual, qué marcha ha de llevar engranada en cada momento. Así, por ejemplo, cuando circulamos en fase de aceleración y en 3ª velocidad, el cambio ya tiene engranada la 4ª con su correspondiente embrague «pisado» para que, llegado el momento de cambio, se limite únicamente a desembragar la 3ª y embragar la 4ª simultáneamente; evita así las pérdidas de par, gana en velocidad de cambio y quita cualquier tipo de tirón.

Confort de marcha
Cuando una marca innova con una tecnología y tiene éxito, el resto de la competencia ni lo duda. Ocurrió con el ABS, los airbag, el control de estabilidad o el Common Rail, por citar algunos ejemplos más conocidos, y ahora le ha tocado el turno a las cajas de cambios de doble embrague que, además de estar de moda, apuntan a ser el futuro inmediato de las transmisiones, por lo menos a corto plazo. Este tipo de cambios no sólo aportan velocidad y precisión en su funcionamiento, sino que además permiten rebajar consumos y, por tanto, emisiones, una moda muy demandada hoy en día. El grupo Ford no iba a ser menos y ha desarrollado, en conjunto con el especialista Getrag, una caja de doble embrague denominada Powershift, que distribuirá entre distintos modelos del grupo. Dentro de Ford, en principio, hay una sola combinada con los motores Diesel de 110 y 136 CV, y gasolina de 100 y 145 caballos, aunque está perfectamente preparada para recibir las nuevas mecánicas que han de llegar. Su funcionamiento teórico no difiere de lo visto en la competencia. Básicamente, emplea dos árboles de transmisión acoplados a un embrague multidisco en baño de aceite cada uno; el primer árbol mueve las marchas pares y el segundo las impares y la marcha atrás. Tiene 6 velocidades y toda la gestión la realiza una unidad de control que es la que calcula, en función de si se está en fase de aceleración, retención, frenada o demandas del conductor cuando circula en modo manual, qué marcha ha de llevar engranada en cada momento. Así, por ejemplo, cuando circulamos en fase de aceleración y en 3ª velocidad, el cambio ya tiene engranada la 4ª con su correspondiente embrague «pisado» para que, llegado el momento de cambio, se limite únicamente a desembragar la 3ª y embragar la 4ª simultáneamente; evita así las pérdidas de par, gana en velocidad de cambio y quita cualquier tipo de tirón.

Confort de marcha
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.