Publicidad

Ford Focus II vs Focus III: los comparamos

Todos los fabricantes de coches, cuando presentan una nueva generación de sus modelos, nos cuentan todo lo que ha avanzado respecto al modelo al que sustituye. No decimos que esa información sea falsa o que no nos fiemos de lo que nos cuentan, pero en esta ocasión hemos aprovechado la presentación de la tercera generación del Ford Focus para aparecer con el modelo que encontramos en la actualidad en los concesionarios, la actual segunda generación, y realmente ver qué nos aporta el Focus III.
-
Ford Focus II vs Focus III: los comparamos
Las primeras diferencias las encontramos en el diseño. Es cierto que para el conductor poco avezado pueden ser sutiles, pero, si los ponemos uno junto a otro, es claro el avance estético. El nuevo Focus goza de unas líneas más agresivas y una mayor musculatura, dándonos la sensación de estar contemplando la versión ST aunque estemos viendo un Focus convencional.

Galería relacionada

Ford Focus 2011, el contacto

No se preocupen aquellos aficionados que después de ver las fotos del nuevo Focus se sintieron decepcionados. En directo el coche gana muchos enteros, aunque es cierto que tampoco se diferencia en exceso de la línea estética predominante en el segmento y que vemos representada en Mégane o Astra. Nos llama la atención sobremanera la trasera del nuevo Focus, sobre todo si la comparamos con la del actual. En aras del diseño, se abandonan los faros elevados sobre el portón: se gana en aspecto deportivo, aunque quizás se pierda en seguridad respecto a los coches que nos sigan –los faros no están tan elevados-.


Interiores

En el interior, observamos un salto cualitativo significativo. No es que el Focus actual esté mal acabado, ni mucho menos, sino que la tercera generación del compacto de Ford está a un nivel superior, tanto en aspecto como en calidad percibida, con una consola más vistosa y un tacto de los mandos algo mejor. El único ‘pero’ lo podemos encontrar en el volante. La cantidad de tecnología que equipa este nuevo Focus –de la que te hablaremos después- tiene que pagar el peaje de convertir el volante en una zona con demasiados botones, algo parecido, salvando las distancias, a un volante de F-1


Maleteros

A la hora de analizar el maletero, se pierde capacidad, en torno a 30 litros, aunque en el nuevo Focus hay mayor anchura para meter objetos voluminosos. Puestos en marcha, realmente se nota que estamos ante un coche de nueva factura. El Focus ‘viejo’ ha sido una de las referencias en cuanto a comportamiento en los últimos años. Casi todas las marcas –los propios ingenieros nos lo han confesado- habían tomado el Focus como referencia a la hora de afinar los chasis de sus modelos. Ahora, el paso es casi de gigante. El nuevo Focus se percibe como un coche aún más aplomado, da la sensación de estar conduciéndose un vehículo de un segmento superior, con sensaciones deportivas y, sobre todo, sin perder un ápice de confort. Te bajas del actual Focus y te subes en el nuevo y las diferencias son palpables. Se puede rodar muy rápido sin que el chasis muestre debilidad en ningún momento y dentro no lo notas, por la buena insonorización del habitáculo. En cuanto a las motorizaciones, no podemos compararlos. El Focus II equipaba un 1.6 TDCi de 109 CV mientras que la unidad que teníamos del Focus III montaba el nuevo 2.0 TDCi de 163 CV. Lo que sí podemos contarte es que este motor Diesel es una maravilla con un gran rango de utilización y una respuesta inmediata. Al mismo tiempo, el consumo no parece un problema. Declara, de media, 5,3 l cada 100 km, y en las mediciones recogidas por nuestro ordenador de abordo, a un ritmo bastante vivo, las cifras únicamente llegaban a los 7 l/100 km.

Un apartado que no debemos pasar por alto es la elevada dotación tecnológica de la que hace gala el nuevo Focus. Este es, sin duda, uno de sus puntos fuertes: aviso del ángulo muerto, torque vectoring system, city safe mode, sistema de ayuda al mantenimiento de carril, aviso de salida del mismo, reconocimiento de señales, cambio de luces automático, active park assist, hill start assist, botón de arranque, iluminación ambiental LED multicolor en el interior… la lista es casi interminable y lo coloca como líder en este apartado en comparación con su competencia. Cierto que muchos de estos elementos son opcionales o se ‘venden’ en paquetes, pero es el único compacto que es capaz de ofrecerlos todos. Y de precios, ¿qué tal? Pues la verdad es que el cambio de generación no ha supuesto un incremento notable en las tarifas del nuevo Focus. Comparando versiones similares, con algo más de equipamiento de serie en el caso del Focus III, se produce un ligero incremento que está entre los 300 euros. Insignificante. Estamos hablando, obviamente, de precios oficiales, aunque estamos seguros que de aquí a abril, fecha en la que se pone a la venta en España el nuevo Focus, podrás lograr descuentos interesantes en el Focus II. Nuestro consejo, no obstante, es que te esperes al nuevo: merece la pena. Focus 1.6 105 CV Trend: 17.700 euros.
Focus 1.6 125 CV Trend: 18.700 euros.
Focus 1.6 Flexifuel 125 CV Trend: 18.700 euros.
Focus 1.6 TDCI 95 CV Trend: 19.200 euros.
Focus 1.6 150 CV Trend: 17.700 euros.
Focus 1.6 TDCI 115 CV Trend: 20.200 euros.
Focus 1.6 125 CV Titanium: 20.200 euros.
Focus 1.6 150 CV Titanium: 21.700 euros.
Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium: 21.700 euros.
Focus 1.6 180 CV Titanium: 22.700 euros.
Focus 2.0 TDCi 163 CV Titanium: 23.700 euros.
La carrocería sedán cuesta 750 euros más y la inclusión del cambio automático, sólo disponible para el 2.0 TDCi, cuesta 1.500 euros más.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.