Publicidad

Fiat Bravo 1.9 JTD 150

Con el motor Diesel de 150 CV y el acabado Emotion de nuestra primera unidad traída de Italia, el nuevo Bravo se ha mostrado como un compacto muy competitivo en todos los frentes. Si Fiat mantiene también en sus versiones básicas las buenas aptitudes mostradas por este Bravo casi definitivo, tiene el éxito asegurado.
-
Fiat Bravo 1.9 JTD 150
Ver vídeosVer vídeo

Galería relacionada

FiatBravo_ab1

La habitabilidad está a la altura de lo visto en la competencia, siendo mejor que la de un C4 o un Mégane, y tratando de tú a tú a modelos como el León, el Golf, el Focus o el 307 en lo que a espacio interior se refiere. Además, añade un excelente maletero de 415 litros que, salvo el Focus o el Civic, el resto seguro que mirarán con envidia, y más cuando descubran que bajo su fondo hay espacio de sobra para alojar una rueda de repuesto de medida normal -así y todo esta unidad contaba con una de emergencia-.

Tenemos ciertas dudas sobre los asientos, sobre todo los delanteros. Durante la presentación de este modelo ya observamos que la parte baja del respaldo estaba demasiado abultada, aunque en esa ocasión no se disponía de reglaje lumbar. Ahora, a pesar de tenerlo, seguimos acusando esta característica, siendo un tanto complicado encontrar la postura idónea de conducción. Nada como sentarse en el concesionario para averiguarlo. De lo que no nos cabe duda es que los asientos no sujetan mucho el cuerpo, sobre todo estos de cuero.

Los traseros son cómodos en las dos plazas principales, pero en la central el respaldo está más duro de lo normal, debido a que el propio respaldo se convierte en un reposabrazos, con posavasos y una pequeña guantera. Por lo demás, los tres cuentan con su reposacabezas escamoteable y su cinturón de seguridad de tres puntos, como es debido. La sonoridad es algo elevada cuando el motor está en la zona alta del cuentavueltas, y eso que se aprecia un buen trabajo de insonorización en puertas y ventanas, que además contribuye a una destacable sensación de solidez.
Ver vídeosVer vídeo
La habitabilidad está a la altura de lo visto en la competencia, siendo mejor que la de un C4 o un Mégane, y tratando de tú a tú a modelos como el León, el Golf, el Focus o el 307 en lo que a espacio interior se refiere. Además, añade un excelente maletero de 415 litros que, salvo el Focus o el Civic, el resto seguro que mirarán con envidia, y más cuando descubran que bajo su fondo hay espacio de sobra para alojar una rueda de repuesto de medida normal -así y todo esta unidad contaba con una de emergencia-.

Tenemos ciertas dudas sobre los asientos, sobre todo los delanteros. Durante la presentación de este modelo ya observamos que la parte baja del respaldo estaba demasiado abultada, aunque en esa ocasión no se disponía de reglaje lumbar. Ahora, a pesar de tenerlo, seguimos acusando esta característica, siendo un tanto complicado encontrar la postura idónea de conducción. Nada como sentarse en el concesionario para averiguarlo. De lo que no nos cabe duda es que los asientos no sujetan mucho el cuerpo, sobre todo estos de cuero.

Los traseros son cómodos en las dos plazas principales, pero en la central el respaldo está más duro de lo normal, debido a que el propio respaldo se convierte en un reposabrazos, con posavasos y una pequeña guantera. Por lo demás, los tres cuentan con su reposacabezas escamoteable y su cinturón de seguridad de tres puntos, como es debido. La sonoridad es algo elevada cuando el motor está en la zona alta del cuentavueltas, y eso que se aprecia un buen trabajo de insonorización en puertas y ventanas, que además contribuye a una destacable sensación de solidez.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.