Publicidad

Ferrari FF

El Ferrari FF cuenta con cuatro plazas y amplio maletero, tiene una longitud que roza los cinco metros y pesa cerca de dos toneladas. Animado por un V12 de 660 CV a 8.000 rpm, cuenta con cambio de doble embrague de siete marchas y tracción total; gracias a ello es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, mientras que la velocidad máxima se cifra en 335 km/h. Casi todo es excesivo, el precio también.
-
Ferrari FF

Lo primero que llama la atención cuando se observa el FF en vivo y en directo es su espectacular diseño. De todas formas y aunque esté mal decirlo, recuerda de alguna manera al del BMW Z4 Coupé. El coche es, no obstante, mucho más grande y también mucho más llamativo. Aunque cuenta con un morro muy alargado, dispone de cuatro plazas y un amplio maletero —de 450 litros— resultando, por tanto, bastante práctico para lo que se puede esperar de un Ferrari. Se puede incluso tumbar los asientos posteriores, con lo que el espacio reservado para carga aumenta considerablemente; para hacerse una idea, se puede transportar una bicicleta. Se trata, por tanto, del primer Ferrari que permite viajar cómodamente a cuatro personas con su correspondiente equipaje y que ofrece bastantes concesiones desde el punto de vista práctico. Un deportivo con el que Ferrari entra en competencia directa con los Aston Martin Rapide, Bentley Continental GT o incluso con el Porsche Panamera Turbo.

Galería relacionada

Ferrari FF total

Pero si el FF llama la atención por sus dimensiones e imponente aspecto, todavía sorprenden mucho más cuando se conocen sus «intimidades» técnicas. El motor, por ejemplo, es un nuevo V12 atmosférico de inyección directa de 6,3 litros que desarrolla nada menos que 660 CV a 8.000 rpm.  Es decir, los mismos que entregaba en su día el Enzo, lo que supone un rendimiento de 105 CV/litro, sin olvidarnos que el par máximo roza los 70 mkg a 6.000 rpm, aunque desde 1.750 rpm entrega ya el 80 por ciento del valor máximo. Este motor va asociado a un nuevo cambio de doble embrague con siete velocidades que permite aprovechar al máximo el rendimiento mecánico y reducir al mínimo los consumos a velocidad legal y que es un verdadero prodigio de suavidad y rapidez.

Pero no cabe duda que lo que más sorprende del nuevo FF es el sistema de tracción total que incorpora. Tanto por su configuración, como por su funcionamiento, éste no puede ser más original. Y es que la idea no era construir un coche de tracción total convencional; en ningún momento se ha pretendido que pierda el carácter que se espera de un Ferrari. Lo que se buscaba es que el FF no fuera un coche demasiado exigente en su conducción y que permitiera circular por carreteras con escasa adherencia. Y para conseguir este objetivo, se ha desarrollado un sistema de tracción total tan sencillo como ligero y eficaz.

De esta manera, el FF dispone de una configuración mecánica clásica con el motor colocado en la parte delantera longitudinalmente, mientras que la caja de cambios se ubica en posición transaxle, en el puente trasero. El V12 va, no obstante, muy retrasado y gracias a ello se ha podido instalar en la parte delantera, justo en la punta del cigüeñal, el diferencial que manda la fuerza al tren delantero. Este cuenta con dos velocidades y un embrague de accionamiento electrohidráulico que se va bloqueando según las necesidades de tracción. La primera velocidad de esta transmisión sirve así para evitar pérdidas de motricidad cuando se circula en la 1ª y 2ª marcha, mientras que la segunda velocidad del diferencial delantero hace lo propio en 3ª y 4ª. En 5ª, 6ª y 7ª el FF únicamente dispone de propulsión trasera. Se trata, por tanto, de un sistema de tracción total bastante sencillo, pensado para garantizar la motricidad y evitar que la trasera se desmande demasiado en las marchas más cortas. Dada su simplicidad, resulta también muy ligero y prueba de ello es que todo el sistema, incluidos palieres y el sistema hidráulico pesan tan sólo 45 kg. Como se puede imaginar, este deportivo también dispone de un diferencial trasero autoblocante electrónico y un elaborado sistema de control de tracción y estabilidad que se regula a través del Manettino (diales de ajuste montados en el volante). 

Este último va colocado como siempre en el volante y dispone de cinco posiciones: Ice, Wet, Confort, Sport y ESC Off. Pero con el Manettino no sólo se controlan las ayudas a la conducción, este también varía el sonido y la respuesta del V12, el tarado de la amortiguación y la velocidad con la que se insertan las marchas, especialmente rápida en los modos Sport y ESC Off.

Para rodar en la pista de nieve, lógicamente escogíamos el modo Ice del Manettino, con el que se suaviza la respuesta del motor y el sistema de tracción trabaja con el objetivo de obtener la máxima motricidad. Calzado con neumáticos de invierno, el FF se puede conducir sobre el hielo con total facilidad y seguridad, demostrando una capacidad de tracción impresionante y absolutamente sorprendente, que poco o nada tiene que envidiar a la de los mejores todo terreno en este tipo de escenarios.

Tras la demostración, quedaba por delante una larga jornada de pruebas que incluía un largo recorrido por carretera de aproximadamente 350 km. Para los primeros kilómetros por los alrededores de Brunico (Italia) escogíamos el modo automático, conduciendo a ritmo tranquilo y disfrutando de un paisaje espectacular. En estas condiciones, el manejo del coche es una verdadera delicia y la suavidad la nota dominante en todo momento; un deportivo para viajar como un señor.     

Ahora bien, no cabe duda que se trata de un coche con una doble personalidad y cuando llega la hora de disfrutar, se convierte en uno de los deportivos más rápidos y eficaces que se pueden conducir. Los 660 CV que desarrolla el refinado y elástico V12 le permiten acelerar como un auténtico misil y prueba de ello es que si se exprimen las marchas hasta el corte, tan sólo emplea 3,7 sg para pasar de 0 a 100 km/h. La experiencia resulta impresionante, poco apta para los que tengan problemas de corazón y eso que la sensación a los mandos es siempre la de estar siempre viajando a una velocidad mucho menor a la real, dado que ofrece un aplomo extraordinario y una conducción absolutamente precisa. Con un trazado propio de un tramo de rallye, nos quedamos muy lejos de los 335 km/h que se declaran como velocidad máxima, pero las carreteras que circundan los Dolomitas permitían disfrutar al máximo del FF. Lo más sorprendente es que a pesar de la descomunal caballería es un coche fácil de pilotar, que gracias al ESP y a la tracción total, difícilmente pone en apuros al conductor. Eso sí, cuando se conduce en el modo Sport la trasera tiende a deslizar a la salida de los virajes si se pisa el acelerador sin contemplaciones en las marchas más cortas; afortunadamente cuando lo hace, es siempre con suavidad y de forma controlable. La tracción delantera se encarga de tirar de coche hacia delante, mientras que la electrónica consigue que, llegado un punto, los ‘desmanes’ no pasen a mayores. Pero incluso cuando se anulan por completo las ayudas a la conducción, el coche resulta fácil y progresivo en sus reacciones, permitiendo a los más avezados disfrutar de lo lindo con espectaculares derrapadas que se controlan con un ligero contravolante y modulando con el gas. Placer de conducción en estado puro.

El FF inspira tanta confianza que invita a atacar al máximo en todo momento. Lógicamente conviene tener la cabeza fría y rodar con mucho margen, ya que el ritmo al que se rueda es verdaderamente alto, algo que se aprecia especialmente en las frenadas. Y es que si bien es verdad que el impresionante equipo de discos cerámicos que incorpora es muy potente y prácticamente inacabable, es un coche bastante pesado y que en ocasiones cuesta detener.

Con el FF Ferrari ha demostrado una vez más que está a la última, desarrollando el deportivo más moderno, vanguardista y avanzado que se puede conducir en la actualidad. El FF lo tiene todo para conquistar al público más sibarita y exigente, aunque tanta exclusividad hay que pagarla. Y el precio se sitúa nada menos que en 287.730 €, cifra que fácilmente se puede incrementar si se echa mano de la lista de opciones, que incluye elementos tan apetecibles como un precioso juego de maletas de piel que cuesta la friolera de 11.284 €. Estaremos en crisis, pero la producción del año está prácticamente. Será por dinero.                  

- Definición: Doce cilindros en V a 65º, colocado en posición longitudinal delantera; refrigerado por agua con intercambiador agua/aceite.
- Potencia: 660 CV a 8.000 rpm.
- Par máximo: 69,69 mkg a 6.000 rpm.
- Velocidad máxima: 235 Km/h.
- De 0 a 100 km/h: 3 s 7/10
- Largo x Ancho x Alto: 4.907 x 1.953 x 1.379 mm
- Peso: 1.880 kilos.
- Batalla • Vías: 2.990 x 1.676/1.660 mm.
- Depósito: 91 litros.
- Consumo combinado: 15,4 litros /100
- Neumáticos: 245/35 ZR20 delante y 295/35 ZR20 detrás.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.