Publicidad

Primera prueba: DS3 1.2 PureTech 110 EAT6

El DS3 estrena nueva caja de cambios automática ligada al 1.2 PureTech de 110 CV. Magnífico funcionamiento de esta asociación, a años luz de lo que había antes.
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

Primera prueba: DS3 1.2 PureTech 110 EAT6

No me llames Citroën, llámame DS. Con estas dos siglas, estrenadas en los años 50 para identificar a un modelo dotado del motor D y que, en francés, vienen a leerse como déesse (diosa), se identificó al que aquí se conociera como Citroën Tiburón. Hace apenas unos años, en 2009, y dentro de la marca de los chevrones, se recuperaron esas dos letras para identificar a una línea de productos, Citroën más exclusivos y Premium que podían ser identificados como los Distinctive Series. Ahora, PSA toma la decisión de convertirla en una marca en si misma,  independiente y pretendidamente a un nivel orgánico semejante al de la misma Citroën y Peugeot.

En este contexto, DS ya ha mostrado con el restying de DS5 el lenguaje de diseño distintivo que volcará en sus productos y que, en este modelo, llegará al mercado en junio. Sin embargo, no será ahora cuando se aplique sobre el que es el más pequeño de los modelos que componen su gama, el DS3. Eso podría ocurrir el año que viene, en 2016, cuando adoptase la nueva calandra, ya desalojados de ella los chevrones, dado que el restyling de 2014 estaba demasiado reciente para dar hoy ese salto estético.

DS3Sin embargo, sí se producen novedades en estos tiempos de cambios, de autonomía para los DS. La primera, en el plano mecánico, es la ligazón al motor de gasolina 1.2 PueTech de 110 CV con una nueva caja de cambios automática, la EAT6 (Efficient Automatic Transmission 6). Estas siglas esconden a un cambio con un convertidor de par como elemento de unión entre el motor y la transmisión y engranajes epicicloidales para definir las seis relaciones de cambio.

Estrenada, dentro del grupo PSA, en el Peugeot 308 combinando con el motor 1.2 de 130 CV, esta caja fabricada por Aisin sustituirá a dos cambios automáticos: en el DS3 en concreto, y en este segmento de potencia, a la de convertidor de par de cuatro velocidades que se ligaba al motor 1.6 VTi de 120 CV; en otros casos, también a la ETG6 (Efficient Tronic Gearbox 6). Ésta es una caja robotizada o pilotada, sustituta a su vez de la CMP6 que, pese a su lentitud de funcionamiento (y, consecuentemente, propiciando interrupciones en la entrega de fuerza que se sentían como tirones) se ha mantenido en PSA, asociada con distintos motores, a lo largo de casi de una década. Su mejor virtud es (pues aún se mantiene en algunos modelos) su baja repercusión en el consumo, pero su brusquedad si no se hacía uso manual de ella y se atinaba a hacer coincidir el momento preciso del cambio de marcha con un aligeramiento del pedal del acelerador, no la hacía recomendable desde el punto de vista del agrado de conducción.

Está precisamente aquí la mayor aportación de la nueva caja de cambios que se asocia, en este primer momento, al 1.2 PureTech de 110 CV con el que se jubila al motor 1.6 VTi de 120 CV en el DS3.

Ya por si sólo, el tricilíndrico añade agrado de conducción. Lo hace porque ni suena ni vibra de modo distinto a lo esperable en un cuatro cilindros… salvo que le dejemos caer en exceso de vueltas, situación rápidamente remediada por el cambio automático. Pero aún más, porque parece empujar con determinación desde un poquito antes de la zona de medio régimen. Por comparación, es más elástico de lo que lo era el 1.6, que obligaba a moverse a regímenes más altos para conseguir una respuesta semejante. 

Evolución importante

DS3En cuanto al cambio, es suave en la inserción de las marchas, incluso cuando reducimos, y moderadamente rápida en la respuesta a la intensidad del acelerador, para reducir una o varias marchas en la maniobra de 'kick-down' aportando la máxima aceleración posible, encaja con lo esperable en un cambio moderno. Y más cuando ha de montarse en un coche que pretende conquistar a quienes busquen un utilitario premium por la atención al detalle, entre otros factores. Tampoco hay reproche a cómo responde al manejo a mano, situación en la que además de admitir esa acción de 'kick-down' como si estuviera trabajando en modo automático, mantiene las marchas siempre que no pasemos de 6.000 rpm o no dejemos caer el motor de las 1.000 rpm: si se dan esos casos, sube o baja, respectivamente, de marchas automáticamente.

La EAT6 soporta hasta 25,5 mkg de par máximo (el 1.2 PureTech 110 aporta 20,9 mkg) y, de ella, hay una versión más para los motores capaces de proporcionar más fuerza, como el 2.0 HDi de 180 CV que alcanza los 40,8 mkg. Ambas tendrán seis velocidades y la ya comentada posibilidad de selección manual de las marchas, bien con levas, bien como ocurre en el caso del DS3, sólo con el uso secuencial del pomo del cambio.

Emerge de una rejilla que no varía respecto a la caja de cuatro marchas sustituida, aspecto que podría enmendarse a no mucho tardar, no porque el actual laberinto de guiado genere problemas de funcionalidad, sino para remarcar ese cambio generacional de transmisión que supone la EAT6: la premisa de que lo que se modifica no sólo debe sentirse, también debe verse, parece que se impondrá.

La elección de esta caja automática con convertidor de par es una decisión estratégica para PSA. Daniel Herrero, ingeniero del grupo que ha trabajado en la adaptación de la EAT6 para el DS3, afirma que no han influido los costes en su elección frente a otras posibilidades y sí más, frente las cajas de doble embrague, la búsqueda de la fiabilidad.

Consumos reducidos

Con esta caja, el tricilíndrico de 1,2 litros y 110 CV alcanza un consumo homologado semejante al cambio manual. Es meritorio dada la utilización de un convertidor de par (un sistema en el que es una corriente de aceite la que liga a parte solidaria al motor a la de la transmisión), siempre propenso a mayores pérdidas de transmisión que un embrague. En este sentido, ayuda la incorporación de un bloqueo en el convertidor, una especie de embrague interno, que funciona en todas las marchas, impidiendo lo excesos de resbalamiento, por ejemplo, en las arrancadas.

Con 5,8 l/100 km de consumo urbano homologado y 4,1 en carretera, la combinación del 1.2 PureTech y la EAT6 destroza los registros de la 1.6 con la caja CAS. Especialmente ocurre en el caso del gasto en ciudad, pues se reduce 3,5 l/100  km, en buena parte por la aportación que supone la incorporación en el nuevo cambio de la función Stop & Start. También por la reducción de peso de 75 kg: 55 de ellos corresponden al cambio de motor, 20 al del cambio. En carretera el consumo se rebaja menos: 0,8 l/100 km. En el gasto medio homologado, la diferencia entre cajas es de 1,8 l/100 km.

La EAT6 supondrá, aunque al cierre de este artículo no hay confirmación oficial, un sobrecoste para el comprador de 1.200 euros en relación a la caja manual con el mismo motor de tres cilindros: es lo que vale en Peugeot y 200 euros menos de lo que supone en Citroën.

Está ya disponible para los DS3 berlina (21.475 euros), inicialmente, con el nivel de equipamiento Style; en tanto que para el DS3 Cabrio llegará el mes que viene ligada a una versión especial. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.